COLECCION DE BUENAS MANERAS

En época de abundancia no derroches tu dinero que lo necesitarás en las difíciles.

Continúa con tu plan de controlar los costos de tu organización. En esto no puedes bajar la guardia.

¿Has revisado qué elementos van a la basura de tu empresa que podrías convertir en fuente significativa de ingreso?

¿Cuánto hace que no le das mantenimiento a las señales de peligro, en tu empresa?


Hay que revisar:

El uso político del sistema “yo denuncio para que tú me denuncies” y así aparecer en las primeras páginas del diario.

La capacidad del Ministerio de Agricultura para garantizar la salida digna del sector agropecuario, de los riesgos del T.L.C.

La capacidad que ha demostrado el gobierno nacional para rescatar a sus policías, hace años secuestrados. ¡Qué tristeza! Que seas feliz en todo momento de tu vida.

Que la paz anide en tu corazón para que la derrames.

Que el dolor no toque tu puerta y si llegare, que tengas valor para afrontarlo.

Que seas muy, pero muy amado.


Qué cantidad de personas y organizaciones, las que viven de la guerra.

Centenares de miles de combatientes legales o no legales, devengan su salario de la existencia de la guerra.

Algunos medios de comunicación, escritos, radiales, televisivos, y algunas organizaciones sin ánimo de lucro subsisten por la guerra.

Las empresas que proporcionan, alimentación, calzado y vestido para los combatientes, viven de la guerra.

Organizaciones nacionales e internacionales legales o no, que venden armamentos, viven de la guerra.

Los productores, comercializadores, transportadores de droga aumentan sus ganancias por la guerra.

Se hace difícil acabar con la guerra cuando hay tántos interesados en ella.


Qué cantidad de gente la que hay en el país atizando el odio: Políticos, gobernantes, medios de comunicación, publicistas, telenovelas.

Qué silencio tan inmenso guardan los empresarios cuando sus arcas se están llenando por la bonanza económica que se viene registrando.

Qué indiferencia la de las personas que trabajan y tienen asegurada su mesa y su vivienda, con aquellos que nada poseen.

Qué hermoso es ver a las religiones trabajando a favor de los pobres en vez de estar embarcadas en temas de sexo.

Qué admirable la actividad de la Iglesia católica en busca de la paz, aunque la paz aparezca tan remisa.


Cuando recibas un correo electrónico, en términos irónicos o groseros, revisa su contenido para ver qué puede tener de verdad y luego elimínalo.

No respondas ni guardes los correos electrónicos que, sin razón, te molestan. Acostúmbrate a no recibir, ni a dejarte influenciar por tanta basura humana.

Hay quienes frente al computador se desahogan primariamente y se deshacen de su rabia regalándosela a otros. No se la recibas.

A ese pordiosero que te pide limosna, y al cual tú cortésmente se la negaste, pero te insulta, también ignóralo. No recibas la rabia que tiene contra la humanidad por su culpa o no.

Los dineros extras que esperas recibir en época de Navidad, no los comprometas en gastos innecesarios. Piensa en tu futuro y en el de los tuyos.

Puedes ser feliz sin necesidad de embriagarte.


Es admirable la cantidad de taxistas respetuosos, decentes, compresivos que uno encuentra en las vías de la ciudad.

Los programas de empresarismo tienen que verificar bien la vocación de los aspirantes, para que no basen su interés sólo en su necesidad de trabajar, de lo contrario el bien que se pretende, se convierte en un estruendoso fracaso personal.

Se está haciendo creer que cualquiera puede ser empresario, independientemente de sus competencias.

Es como triste ver que mujeres ejecutivas de empresas, aún las más feministas y consideradas maduras, caigan en la trampa que le tienden los medios de comunicación para desnudarse como muestra de su liberación femenina.

No se entiende que una universidad enseñe las más modernas teorías administrativas a sus estudiantes, y ella no las ponga en práctica.


Cuando sientas que la fatiga te impide estar de buen humor, de inmediato busca cómo deshacerte de ella.

Tienes que poner cuidado en tu grupo para que la amistad que tienes con algunos, no lastime a aquellos con los que apenas tienes una relación de compañeros.

¿Le has dicho a tu jefe, a quien consideras que es el mejor jefe del mundo, cuánto lo aprecias por serlo?

Cuando en una reunión de trabajo la discusión te haga ofuscar con un compañero, antes de terminar la reunión presenta tus excusas sinceras. Así la discusión no se vuelve personal.

Recuerda que tu conciencia es el primer juez de tus actos.

Siempre se ha dicho que lo más importante de la vida es la actitud positiva que tengas hacia ella.- No juzgues a las personas por la primera impresión. La nobleza exige conocerlas más a fondo primero.


- Se está acostumbrando el trabajador de muchos años de servicio, a bajar su rendimiento so pretexto de su antigüedad. Está equivocado. En el mundo de hoy, por la flexibilidad, todos estamos en “período de prueba”.

- Hay empresas que de buena fe mantienen vigente el paternalismo. El paternalismo compra afectos, pero no desarrolla lealtad y compromiso.

- Un trabajador leal con la empresa y comprometido con su oficio, muestra un nivel de madurez mayor que aquel que dice querer mucho su empresa pero mantiene bajo su compromiso con la tarea y su lealtad con la empresa.

- Cuando aquí usamos el vocablo trabajador lo entendemos aplicable desde el que realiza el oficio más duro hasta el de presidente de la compañía.


Se está necesitando y con urgencia mayor alineamiento de la nación para la solución de los problemas que aquejan al país.

Se está notando demasiado empeño político en los beneficios para los partidos y poco empeño en los beneficios para los ciudadanos.

Se está jugando con candela cuando no hay una unidad nacional mientras las instituciones están amenazadas.

Los coqueteos de los políticos a los subversivos, de cualquier denominación, para sacar ventaja propia es una ignominia para la patria.

Los políticos que en el pasado tuvieron todo el poder y no hicieron nada por los pobres, suenan ridículos cuando demandan o prometen acabar con la pobreza del país.

La empresa privada tiene gran responsabilidad social en la disminución de la pobreza nacional a través de la generación de empleo.

Al sistema bancario nacional privado, con ánimo de lucro, hay que hacerle veeduría ciudadana para que no se chupe el ahorro de los particulares.


Tus maestros agregaron valor a tu vida. Guarda al menos en tu corazón un recuerdo para ellos.

Aquel trabajador que para todo error siempre está buscando una justificación, y nunca lo asume como su responsabilidad, siéndolo, necesita disciplina formativa para ayudarle a madurar.

Aquel jefe que observe que un trabajador en todo le está concediendo la razón tiene que verificar si lo hace por convicción o por estrategia. Cuando es por estrategia no hay lealtad.

¿Por qué es tan común que todo trabajador espere estímulo y reconocimiento de su superior, en cambio por qué es tan escaso el estímulo y el reconocimiento del trabajador hacia su superior?

Quien afirme que el superior no tiene que hacer reconocimientos al buen trabajador, porque por eso le pagan, todavía tiene rezagos administrativos de capataz.

Si usted cree que a la gente no le gusta asumir responsabilidades, será siempre un administrador agobiado por las tareas diarias.


Cuando por culpa de decisiones equivocadas de los directores del tránsito, ocurren accidentes graves para la vida y bienes de la ciudadanía, y ellos, Pilatos, se lavan las manos olímpicamente ante su comunidad, mucho anda mal.

Cuando crecen las denuncias de abuso sexual de niños por parte de los pastores de las iglesias, mucho continúa andando mal.

Cuando la solidaridad de los compañeros en una empresa, sólo se limita a asistir a los entierros de sus familiares, cuando ellos se realizan en horas de trabajo, mucho anda mal.

Cuando no se estimula la dignidad, el decoro, el honor en los cuerpos armados de un país y solo se miden sus resultados por los subversivos muertos, mucho anda mal.

Cuando los trabajadores de una empresa sólo obtienen alto rendimiento cuando son supervisados o vigilados estrechamente, mucho anda mal.

Cuando sale el maestro o profesor del aula y los alumnos no son capaces de continuar ordenadamente con su labor, mucho anda mal.


Cuando tantos comerciantes ven como viveza, y no como engaño, el colocar un precio promocional sobre un precio anterior mentiroso, mucho anda mal.

Cuando tantas personas en las empresas gozan con el “dulce sabor del chisme”, mucho anda mal.

Cuando una administración municipal de tránsito pide paciencia a los conductores, en vez de planear mejor la ejecución de las obras públicas, mucho anda mal.

Cuando un gobierno amenaza permanentemente, con cargar con impuestos aún a los más pobres, mucho anda mal.

Cuando son recurrentes los enfrentamientos entre las mismas fuerzas públicas del Estado, mucho anda mal.

Cuando los políticos se enfrentan en mutuas y torpes recriminaciones, en vez de trabajar por la patria, mucho anda mal.

Cuando autoridades de tránsito lo primero que preguntan al ciudadano que acaban de ver cometer una infracción es “¿cómo arreglamos?”, mucho anda mal.


Cuando tantas empresas engañan con su publicidad mentirosa, con las pequeñas letras de las promociones, mucho anda mal.

Cuando tantas personas que se dicen buenas, restan importancia a sus deberes de justicia social, mucho anda mal.

Cuando se da mayor énfasis a lo sexual por sobre toda realización humana del ser, mucho anda mal.

Cuando se cree que engañar a otro es viveza o malicia indígena, mucho anda mal.

Cuando todo lo que sucede se achaca a la voluntad divina, mucho anda mal.

Cuando se guarda un silencio inocente cómplice, mucho anda mal.

Cuando se comete abuso sexual de los padres a sus hijos, mucho anda mal.


Cuando un bombero es capaz de crear sus propios incendios para tener el placer de salir a combatirlos, mucho anda mal.

Cuando unos miembros del ejército son capaces de crear sus propias farsas de artefactos explosivos para hacer creer que se amenaza una institución de un país, mucho anda mal.

Cuando unos empresarios hacen creer a sus socios que están en quiebra para sacar provecho sobre ellos, cuando realmente no lo están, mucho anda mal.

Cuando un presidente de un país dice que no hay asesinatos buenos, ni hay asesinatos malos, mucho anda mal.

Cuando crecen los escándalos de pastores de distintas religiones sobre el abuso sexual de menores, mucho anda mal.

Cuando las autoridades hablan con jactancia y alardean por los mínimos porcentajes de reducción de los delitos, siendo su obligación constitucional cero delitos, mucho anda mal.

Cuando hay tantos niños que están iniciando su vida sexual, el uso de drogas y de alcohol a tan temprana edad, mucho anda mal.


No hagas charlas pesadas a compañeros a quienes les desagrada este tipo de diversión.

Trabaja en tu empresa para que se use un lenguaje respetuoso, no contaminado con las palabras soeces que vienen tomando posición en todos los niveles de la sociedad.

Como líder sindical, no te dejes llevar por la tentación del beneficio personal tuyo, por encima del beneficio comunitario de los que te eligieron como su representante.

Nadie te exige que tengas amigos en la empresa, pero sí que debes tratar a los demás como compañeros.

Las cosas que te encuentras en la empresa hay que llevarlas donde puedan ser reclamadas por su legítimo dueño.

No es fácil denunciar a un compañero que está cometiendo un acto ilícito en la empresa, pero no puedes convertirte en su cómplice. Corrígelo o denúncialo si persiste en su actitud errada.

Obra con prudencia cuando pienses en la decisión de abandonar tu puesto de trabajo, por problemas de salario. Puestos de trabajo no se encuentran en todas la esquinas.


Es inexplicable que medios de comunicación, periodistas, artistas y hombres y mujeres de la farándula, que uno cree de bien, presionen, con protestas públicas u otras formas, las decisiones de los jueces de la república frente a los delitos que se investigan.

Los hombres y mujeres de bien tienen que ser celosamente respetuosos de la justicia, o si no, tendremos unos jueces pintados en la pared y una justicia impartida por los poderosos medios.

Es inexplicable que se critiquen fallos de la justicia cuando algún periodista ha sido condenado por difamación o violación de los derechos individuales, con sus chismes.

¿Dónde está el respeto que merece la Justicia?

¿O es que nuestra Justicia, cuando investiga a quienes pudieron haber cometido un delito, se abstiene de aplicar la ley si siente la presión de los poderosos?

Con Cicerón, nos preguntamos, entonces: ¿Entre qué gente estamos? ¿Qué República tenemos?


Echarle a los demás la culpa de tus errores no es buen comienzo para unas buenas relaciones en el trabajo.

Cuando alguien te responsabilice de algo de lo cual él es el responsable, tienes que tener toda la claridad mental para manifestar tus argumentos. Si te ofuscas pierdes la claridad. Muchas veces eso es lo que ellos quieren.

Claro que las empresas también cometen errores, son manejadas por seres humanos. Por eso las buenas empresas buscan afanosamente reducirlos.

Recuerda, permanentemente, ese mensaje que recibimos cuando recién ingresamos a la empresa, si tienes algo de que quejarte de tu empresa, hazlo por el conducto regular, no des rienda suelta a tu lengua.

Cuando uno trabaja en una empresa y no puede retirarse por la dificultad de conseguir otro empleo, es pésima táctica trabajar mal o estar hablando mal de ella.

Nunca olvides las ansias, los sueños, los propósitos, las necesidades que tenías antes de conseguir tu actual empleo. Todo ello te seguirá dando fuerzas para valorar el trabajo que tienes, cuando se presente el desaliento.


¿Por qué, usted que tanto bien ha recibido de la comunidad, no pertenece, aún, a grupos filantrópicos que trabajan por ella?

¿Por qué usted no es rotario, león, kiwanis, miembro de la acción comunal de su barrio o participa en una obra social de beneficio?

¿Por qué usted que se jubiló con su mente todavía clara, con buena salud, no está haciendo nada por la comunidad que ha contribuido a que usted pueda gozar de ese beneficio, con más de lo que usted cree?

¿Cuántas horas de la semana dedica usted a obras de beneficio por los demás, en comparación con las que dedica a conseguir fortuna?

¿Usted que ya tiene sus hijos profesionales y exitosos, qué está haciendo por la niñez desamparada?

¿Qué es lo que usted está haciendo para que haya menos pobreza en su país?

¿Se cansó usted de trabajar por el bien común, porque cree que es inútil lo que se haga para hacer mejor esta humanidad?

No se siente a esperar la paz, ella no llegará, si usted no trabaja para ella.


Es muy común observar que servidores públicos se defiendan de su incompetencia en garantizar la convivencia ciudadana, atacando a la comunidad por los errores que ellos debieran prevenir.

Hay doble moral en el servidor público que por una parte emborracha a su gente en las fiestas populares que él mismo organiza y con el licor que el monopolio estatal produce, y por la otra le enrostra su embriaguez.

El servidor público que usa la mentira para sobre ella edificar una acusación por su incapacidad de velar por la vida y los bienes de los demás, es perverso.

En las fiestas populares la gente tiene que redoblar su espíritu de convivencia ciudadana.

Muchas veces los errores que se cometen cuando se maneja un vehículo, son involuntarios. Esto es importante comprenderlo.

Servidor público: Nunca trates de sobresalir, pisoteando la honra y la fama de quienes buscan el verdadero beneficio de la comunidad.

Ayer te oí defender a la institución que te había maltratado, y volví a sentir renovada la nobleza de tu espíritu.


Cuando ofrezcas ayuda a un discapacitado, cerciórate de si él la desea realmente.

El servidor público debe entender su papel de servicio. Hay quienes todavía se creen amos.

En los modernos tiempos el ciudadano es usuario de los servicios del Estado.

Es vergonzoso ver, al entrar a algunas empresas, cómo las materas están convertidas en inmundos ceniceros.

Si has colocado carteleras en los corredores de tu empresa, verifica su permanente actualización.

Evita imponer en tu empresa, tus propias creencias religiosas. Es muestra de respeto a quienes profesan distintas creencias.

Nunca cites a una reunión si no tienes claros los objetivos que se persiguen con ella.

Evita la “reunionitis” en tu empresa utilizando el sistema de Equipos interactivos de ejecución y evaluación estratégica -EQUIPESE-.

Cuando contestes al teléfono utiliza las prácticas internacionales y haz que todos en la empresa las utilicen. Para ello, colócalas muy cerca de los teléfonos.


Mantenga en las carteleras de su empresa frases que inviten a la reflexión y el buen comportamiento. Esos mensajes calan y calan profundamente.

Aunque sienta que predica en el desierto, no deje de pregonar los valores que quiere que comparta la gente de su empresa. Terminará por crear cultura empresarial valiosa.

Insista en que cada trabajador delinee sus propios objetivos organizacionales en su puesto de trabajo. Su creatividad será de mayor contribución a los resultados empresariales.

¿Ya explicó a sus trabajadores los beneficios de los tratados de libre comercio, o está esperando que otros lo hagan?


Si en SU empresa se están disminuyendo la lealtad y el compromiso de los trabajadores, investigue la responsabilidad que en ello puede tener el área de Gestión Humana

Hay áreas de Gestión Humana que han equivocado sus estrategias, ante un Talento Humano cada día más racional, en el papel que juega el trabajo en su proyecto de vida.

Hay áreas de Gestión Humana que todavía reman en dirección contraria al fomento y desarrollo del trabajo en equipo en las organizaciones.

Hay áreas de Gestión Humana que todavía centran su atención en la vigilancia, supervisión y control policivo.

Hay áreas de Gestión Humana que no han sido capaces de hacer que la evaluación de desempeño se convierta en el mejor instrumento de planeación del mejoramiento de su Talento Humano.


Si eres alto ejecutivo de una empresa no puedes decaer en tu formación administrativa y menos en tu formación administrativa centrada en valores.

¿De qué te sirve cancelar la suscripción del Correo de la Etica, cuando sientes que desde aquí se cuestiona tu actitud ética como administrador?

En cambio, cuando ves que se cuestionan los comportamientos éticos de quienes trabajan contigo o de los sindicatos, sí corres a colocar el Correo de la Etica en el lugar más visible de la cartelera de tu empresa.

El código de ética y el código de buen gobierno, no pueden ser letra muerta en tu organización.

¿Y todavía eres de los que crees que el comercio exterior se mueve como el de los mangos, que los que se muestran por encima son hermosos y los que se entregan, por debajo están deficientes?

¿Y todavía eres de los que crees que para ganar un cliente debes ofrecer el “oro y el moro”, aunque después poco le cumplas?


La empresa no es una familia, por eso la estrategia de fomentar el sentido de pertenencia es equivocada o hipócrita.

En la empresa, donde el nivel de racionalidad debe superar el nivel de las emociones, ha de fomentarse la responsabilidad, el compromiso y la lealtad de sus trabajadores.

En las familias generalmente se aceptan todos sus miembros, sean productivos o no. Son una familia.

En la empresa no se aceptan trabajadores que aunque sean excelentes personas no tienen ninguna productividad. Luego no es una familia.

Las relaciones en las familias nacen del afecto por razón de la concepción, la crianza y el cuidado y apoyo mutuo.

Las relaciones en la empresa nacen del contrato de trabajo, que es una transacción absolutamente racional.

En razón de este contrato, la exigencia de responsabilidad, compromiso y lealtad ha de ser mutua. Hay quienes la exigen pero no la dan.


¿En dónde van tus propósitos de cambiar tu forma de orientar al Talento Humano, después de asistir al curso de liderazgo situacional?

¿Te has preguntado por qué, esa persona que era tan activa, tan comprometida con su labor, ahora no conserva esa misma actitud? ¿O te has conformado con aquello de que “escoba nueva siempre barre mejor”?

¿Por qué siempre estás creyéndote mejor que todos tus compañeros? ¿Realmente los valoras?

¿Si trabajas administrando servicios de una empresa y prefieres usar esos mismos servicios pero de la empresa competidora, qué te está pasando?

¿Cómo estás manejando, al interior de tu equipo de trabajo, las presiones que recibes de tu jefe por los resultados?

¿Todavía eres de los que dices que “manejas personal”?

Te siento falso cuando me dices que tienes un alto sentido de pertenencia a tu empresa, pero veo débil tu lealtad y tu compromiso con tus tareas en ella.


Cuando todo parece que sale mal, siempre hay algo que te recuerda que el mal nunca es eterno.

En medio de tu tribulación, hay siempre un ser que te espera amoroso en la otra orilla.

El dolor, con el paso del tiempo, se olvida.

No hay ningún volcán, que por sí solo sea capaz de arrasar con el mundo. Las penas son así.

En tu desesperanza, piensa, que habrá nuevos motivos de espera.

Siempre habrá momentos para el llanto y la sonrisa.

Larga se vuelve la espera de la madre, pero cuando su hijo nace, la dura espera se recuerda como la más dulce de ellas. Los sueños son así.

De tus fracasos haz siempre un desafío.

A veces el llanto amargo por el dolor del alma, deshace los nubarrones de tu vida. Cuando puedas llorar, llora.

Siempre el dolor acrisola tu esperanza.


Si eres perezoso ¿cómo puedes esperar que, quien te orienta, te entregue nuevas responsabilidades?

Si estás convencido de que los cambios sólo traen dificultades en tu trabajo ¿cómo esperas ser ascendido?

Si siempre tienes que ser empujado para que puedas realizar tus funciones ¿cómo esperas que te entreguen tareas de mayor importancia?

Si no estás comprometido con los objetivos organizacionales de tu empresa ¿cómo puedes esperar mejor compensación por tus logros?

Si permanentemente estás utilizando un estilo de dirección autoritario ¿cómo esperas que la gente tenga confianza en tu mando?

Si crees que la gente no acepta sus responsabilidades con alegría, ¿cómo vas a dejar de ser un gerente agobiado por el trabajo no delegado?

Si no crees que la gente pueda controlar bien, en primera instancia, su propio trabajo ¿cómo esperas que el sistema de control interno de tu organización sea efectivo?


Abre tu corazón a la esperanza y revivirás tus sueños.

Aleja de tu mente las tristezas en que te envuelven los recuerdos y tendrás tu mente siempre joven.

Admira cada paso de tu vida, los aciertos y los errores, como medios para tu triunfo.

Levanta con orgullo tu mirada y desafíate en las dificultades, son tu reto.

Cuando caigas en error, no te quedes allí postrado, levántate con presteza, reconócelo y avanza.

Tolera a los demás como te toleras tú.

Aprende a leer, en los acontecimientos de tu vida, los trazos que preparan tu futuro.

Sé agradecido hasta el extremo con quien, en las dificultades, te tendió la mano.

Y jamás olvides que siempre habrá mucho que hacer por quienes te dieron la vida y te enseñaron el sendero.

Cree en ti.


Si busca un mejor cumplimiento de su plan estratégico: EQUIPESE.

Si desea mayor compromiso y lealtad del Talento Humano con su plan de acción: EQUIPESE.

Si quiere desarrollar un clima de mayor confianza y franqueza que facilite la ejecución y evaluación del plan participativo: EQUIPESE.

Si espera mayor eficacia en la consecución de los objetivos del plan: EQUIPESE.

Si procura aumentar el autocontrol, la autodirección, el autoanális: EQUIPESE.

Si se ha propuesto sincronizar los objetivos individuales con los objetivos organizacionales de sus equipos de trabajo: EQUIPESE.

Si necesita mayor “empoderamiento” de los miembros de su equipo: EQUIPESE


Cuando cometas un error en tu trabajo, no lo escondas, es peor que sea descubierto por otro.

Si quieres alcanzar tu objetivo, lúchalo. Si algo o alguien se interpone, usa la razón, no te dejes llevar por la frustración, porque fácilmente abandonarás tu propósito.

Prefiere ejercer tú mismo el control de tus actividades, para que cuando un organismo de control de la empresa lo haga, tú puedas mostrar, sin temor, los logros alcanzados o las dificultades que tuviste.

Revisor fiscal, contralor, auditor, que jamás el personal de la empresa, que cumple su trabajo a su leal saber y entender, tenga miedo de tus intervenciones.

Revisor fiscal, contralor, auditor, entiende que el control es una ayuda para conseguir los objetivos de todos en la organización.

Revisor fiscal, contralor, auditor, capacita a todos en la empresa sobre el papel de tu cargo, para que ellos vean y sientan el control como ayuda, no como persecución.


Los gestos vulgares que acostumbras hacer cuando te enojas, te restan autoridad.

Es difícil, pero no imposible, permanecer en el camino recto cuando tantos suelen abandonarlo.

Insistir con pasión en lo que anhelas es la clave para lograrlo.

Si apenas empiezas tu camino en la empresa, fórjate una visión a largo plazo y la alcanzarás.

Recuerda que el tiempo parece lento desde la orilla de tu juventud.

Sé profundamente leal con tu empresa y ama inmensamente tu profesión y lo que haces.

Líder: Prefiere la lealtad al sentido de pertenencia.


Si vuelves un hábito el incumplir y luego presentar excusas, nadie creerá en la sinceridad de ellas.

Resulta muy fácil para quien yerra excusar su falta en que es propio del humano errar, pero precisamente cuanto menos errores cometa el ser humano es cuanto más desarrollado está.

Da tristeza ver cómo se rutiniza el acto médico.

El hecho de que muchos cometan la misma falta no te autoriza a cometerla tú.

La ética civil es la práctica, en el aquí y en el ahora, de los valores universales que hay en ti, por el sólo hecho de pertenecer al género humano.

Seis son los grandes valores civiles que debes habituar en ti: La responsabilidad, el respeto por la verdad, por la vida, por los bienes materiales y espirituales de los demás, la solidaridad y la justicia.


¿La violencia verbal de las campañas políticas, contribuyen a la violencia física en las ciudades y campos de la Patria?

¿Cuándo vamos a aprender que para quienes juegan sucio en política, lo que dicen y lo que hacen son siempre montajes para conquistar ingenuos votantes?

¿Acaso desde Maquiavelo no se viene diciendo que el príncipe debe siempre prometer, así no tenga la voluntad de cumplir?

¿Por qué gente tan honesta, tan virtuosa, se deja llevar de la pasión y se parcializa injustamente cuando se trata de valorar a quienes se oponen a sus ideas?

¿El ofrecimiento de muchos políticos de trabajar por los más pobres, todavía convence a los votantes?

¿Es posible, algún día, revestir de toda honestidad el voto ciudadano?

¿Y de qué democracia se habla cuando las urnas todavía soportan el peso de los fraudes electorales?

¿Qué es lo que realmente mueve a los políticos?


Cuando todo mundo incumple una norma, ¿tú terminas también por no cumplirla?

Cuando no te ven ¿tienes actitudes que no tendrías si te vieran?

Cuando ves que tu grupo tiene comportamientos que no crees adecuados ¿revisas tus propios comportamientos?

¿Por qué esperas que otros te digan la verdad, cuando tú siempre andas mintiéndoles?

Cuando los demás no te son leales ¿revisas si has sido leal con ellos?

¿Hay pocas sugerencias de los trabajadores sobre su trabajo o sobre la empresa? Puede ocurrir que o no hay nada que renovar o no has puesto cuidado a sus sugerencias anteriores.


Periodista: Sin pruebas ciertas no puedes estar lanzando informaciones, por afán económico o por ganar lectores con sensacionalismo.

Periodista: No olvides que una fuente de información sin libertad, puede tener poco que perder y mucho que ganar, si puede engañarte a ti y a tu medio.

Periodista: La libertad de prensa no te permite la calumnia, aunque después rectifiques.

Periodista: Si constantemente tu medio está publicando rectificaciones, es que tu investigación es débil o tu información mal intencionada.


Periodista: Tienes que darte cuenta de la forma como te quieren usar los políticos, los empresarios y los combatientes sin conciencia.

Agremiaciones de periodistas: En la defensa de la profesión es preciso estar convencido de que se defiende a quien es honesto.

Periodista: Desprestigias tu profesión cuando sólo te interesa esculcar el lado oscuro de la conciencia humana.

Periodista: Por encima de todo, ama la libertad, la verdad, y la responsabilidad, son la brújula de la razón de ser de tu profesión.


¿Por qué crees que alzando la voz en un diálogo, puedes convencer más fácilmente a los demás?

No es lo mismo dialogar con una persona cultivada intelectualmente que con otra que no ha estudiado, pero en uno y otro caso tiene que haber el debido respeto.

Político: Tus palabras revelan tu integridad, así como el cumplimiento de tus compromisos en el pasado miden tu estatura social.

Abandona tu actitud de estar juzgando a los demás. Empieza a mirarlos como seres humanos, los comprenderás y podrás ayudarles en su desarrollo.


No persistas en mantener mal comunicados a tus colaboradores, por temor a enfrentar conscientemente la realidad de sus inquietudes en grupo.

Los celos que sientes por los colaboradores que tienen algunas competencias más desarrolladas que las tuyas, se te notan en la cara. En el equipo, todos pueden superar tus conocimientos en todo, menos en saberlos orientar.

Recuerda que el colaborador que tiene la gallardía de comentarte el posible error de una orden tuya, es tu gran colaborador, no tu enemigo.

El miedo, la amenaza, la disciplina no formativa hacen de los colaboradores seres incapaces de iniciativa, innovación, autorrealización.

Sé leal con tu empresa.


Está muy de uso un lenguaje vulgar entre los jóvenes universitarios. Ese lenguaje también se está instalando entre los ejecutivos.

Los campos prioritarios de la razón, como las aulas y las empresas, están dejándose invadir por las manifestaciones pasionales.

Cuando alguien te pide una limosna y luego compruebas que engañó tu razón, no endurezcas tu corazón para no perder lo que ganaste con tu intención buena.

Que la parte oscura que hay en ti, jamás vaya a prevalecer sobre toda la luz que irradias cuando orientas por el camino del bien obrar a tus colaboradores.


Cuando un compañero de trabajo presente reacciones que no son las acostumbradas, acércate más a él, puede necesitar tu ayuda.

Después de una discusión, no dejes que el malestar que ella cauce permanezca por mucho tiempo, se convertirá en resentimiento.

Valora a tus compañeros de trabajo. Todos tienen unas capacidades que son las que han hecho que ingresen a tu grupo y permanezcan en él.

No maldigas de tu trabajo, no importa el que sea. Piensa en lo horrendo que sería, para ti y para tu familia, el no tenerlo.

Es importantísimo que tengas aspiraciones, que te prepares para más altos niveles de ejecución, pero hazlo sin ambición, sin envidia, con lealtad. Sólo así podrás triunfar realmente.

No te dejes llevar por el ejemplo de quienes logran resultados en la empresa a base de comportamientos deshonestos. Van por mal camino.


El niño debe encontrar en el aula escolar una relación clara y coherente entre lo que le enseñan y lo que hace quien enseña.

En las aulas el acoso sexual se convierte en una desgarradora experiencia en la vida de los niños o niñas que lo sufren. Nunca lo olvidan.

El trabajo de investigación elemental que se hace en las escuelas, tiene que ser excesivamente respetuoso de la verdad, para no crear tanto científico mentiroso.

En el magisterio, también hay que cernir con mayor rigor para separar la arena fina del arenón, porque sólo la excelencia humana del que enseña garantiza el futuro de una sociedad honesta, comprometida y competitivamente humana.

¿Director: Todo el Talento Humano de tu institución tiene las cuatro características de saber, ser, hacer y servir que se requiere inculcar en las jóvenes generaciones para el bien del país? Si no, ¿para qué sirve tu institución educativa?


Tarde o temprano te darás cuenta, que vales por lo que eres. No por lo que tienes.

En el sufrimiento solo te quedan los que te aman de verdad. Los demás procurarán alejarse de ti.

No confíes en quien, en el momento del dolor, no quiso acompañarte.

Cuando el dolor te prueba, te darás cuenta de que muchos que no sabías que te amaban, te aman de verdad.

El dolor también te hace recordar que no acompañaste suficientemente a aquellos a quienes decías amar.

Valora tu tiempo. A veces lo desperdicias porque no sabes lo que significa para tu vida.

Si no sueñas, careces de futuro.

Sólo los soñadores que son capaces de poner su alma en la realización de sus sueños, alcanzarán su plenitud.

Cree en ti.


Las empresas de salud deben poner especial cuidado en que sus trabajadores no caigan en la rutina en el trato de sus pacientes.

Por la rutina se trata al enfermo como si fuera un mueble más del establecimiento.

Por la rutina no se controlan los ruidos en altas horas de la noche de las puertas dañadas, ni se reportan sus desperfectos, ocasionando desvelos cuando por toda parte abundan avisos de silencio.

Por la rutina los procesos de aseo, de limpieza de los pisos, se hacen con instrumentos que no se adecúan a los procesos de calidad y de buenas prácticas de servicio.

Por la rutina, algunos médicos, paramédicos y personal de servicio, dejan de sonreír, de ser amables, de ser comprensivos.

Por la rutina, se trata al enfermo y a su acompañante como un bulto más, que a veces estorba, pero que paga.



1

Comments