Sesión clínica del servicio de psiquiatría, hospital Miguel Servet, día 18 noviembre. 

     página principal de psicopatología y fenomenología.  

Docencia residentes mir y pir psiquiatría y psicología de Aragón

 Sesiones clínicas servicio PSIQUIATRÍA

Hospital Universitario  Miguel Servet.  Zaragoza.

 

¡¡Los Martes¡¡.  

De 8:30 a 9:30 hrs.

SALÓN DE ACTOS MUÑOZ Y FERNÁNDEZ

 

Martes 18 de noviembre 2008

  

Autores:

Dr. Alfonso Pérez Poza.

Piquiatra. C.S.M. Las Fuentes y Hospital Miguel Servet.

 

Tema:

Estudio descriptivo de los pacientes psicóticos atendidos en el C.S.Mental de las Fuentes (ZGZ).

 

            Nos vemos.

            jldia@ono.com

En homenaje a Bartolomé LLopis

(1905-1966).  Nacido en Villajollosa (Alicante), con 15 años empezó a trabajar de telegrafista en Alcoy, y con veinte se trasladó a Madrid, donde inició medicina. 

Apasionado por la hipnosis, se desilusionó al percatarse de que todos las psicoterapias (incluido el psicoanálisis) “son meras sugestiones”.  (¿?)

A partir de 1929, fue interno de Sanchís Banús (H. Provincial de Madrid, ver su epónimo o Psicosis paranoides de los ciegos), y discípulo de Láfora y Sacristan. 

En 1934, afiliado a Izquierda Republicana, era Capitán médico y  jefe servicios psiquiátricos Madrid Centro.

En 1940 sufrió un “expediente de depuración”, y vivió su “exilio interior”, retomando el trabajo de telegrafista. Vivió la pobreza, la enfermedad (TBC) y la marginación. Convaleció en el Sanatorio del Dr. Esquerdo, y allí conoció a Castilla del Pino. (ver Pretérito Imperfecto).

 En 1944 se le permitió trabajar de médico, y fue interino del H. Provincial de Madrid (dirigido por J.J. López Ibor). 

En 1959 perdió su plaza, y se dedicó a sus investigaciones psicopatológicas, hasta que le conceden, en 1962, plaza de director del psiquiátrico de Alcohete (Guadalajara) , y con él marchó Antonio Colodrón. Abandonó el cargo en 2 años, y en 1964 se le diagnosticó un carcinoma pulmonar, dedicó sus últimos días a su libro “dialéctica de la psicopatología”.

“le interesaba la filosofía griega y conocía bien a Ortega y a Husserl. Heidegger y Sartre no le agradaban demasiado. Se consideraba deudor de Turró, Cajal, Kraepelin, Bleuler y K. Schneider. Le interesó la nueva farmacología y la irrupción del LSD,...” (comunicación personal de Rafael LLopis). 

Su obra la “Psicosis pelagrosa”, “la Psicosis única”, “la celotipia alcohólica”, “el delirio de los litigantes”, suponen una aportación universal a la psiquiatría. 

Ver texto: La psicosis única. Escritos escogidos de Bartolomé Llopís. Ed. Triacastela. (con introducción de José Lázaro). 

ver. "delirio de infidelidad en el alcoholismo".