Apartamentos Borgia



LOS APARTAMENTOS BORGIA    
                                                                                                                                        

    Los Apartamentos Borgia fueron construidos por Alejandro VI desde el mismo momento que llegó al pontificado. Están en parte dentro de la torre que él mismo construyera donde se ubican dos de las salas. Otras tres están en el palacio de Nicolás V, sobre las que luego Julio II edificara las Cámaras de Rafael y otra mayor que ya era más antigua. Los pisos de las salas están por ello a diferente nivel.
   Entre los años 1492 y 1495 Bernardino di Betto, el Pinturichio, con sus discípulos se dedicó a decorar las salas con frescos, por lo que durante este tiempo el Papa y sus familiares convivieron con el pintor, los botes de pintura, y los olores de la misma. La familia del Papa, él mismo y visitantes ocasionales sirvieron de modelos para las figuras.
   La primera es la Sala de las Sibilas donde las sibilas van acompañando a profetas y apóstoles. Se debe a discípulos de Pinturichio y es la más austera.
    La Sala de las Artes Liberales se ideó como despacho del pontífice y en ella se representan las artes del Trivio y el Cuadrivio. Está llena de los escudos y la simbología familiar como puede verse en esta fotografía de la Astronomía (arriba) en la que aparece el escudo del Papa en el techo y se ve alguna doble corona. Tiene una notable chimenea de mármol esculpido.
    La Sala de la Vida de los Santos tiene representaciones mitológicas y en los lunetos episodios de la vida de algunos santos. Como los temas mitológicos no se entendieron en su tiempo el propio Rodrigo Borja pidió al humanista Pomponio Laeto que escribiera unos comentarios para explicar que los mitos de Isis y Osiris representaban el misterio de la muerte y la resurrección. El ser humano podía escapar del demonio y renacer a la eternidad.
    El fresco de la "Disputa de Santa Catalina de Alejandría", (abajo) es una de las obras maestras de Pinturichio. Los personajes de esta escena suelen identificarse con varios personajes de los que aparecen en este diario. Los más probables son Lucrecia en la figura de la santa y el propio Pinturichio. Al fondo de la escena se ve un arco igual que el de Constantino con un inevitable toro y la inscripción "Pacis cultoris".         
               
   El "Martirio de San Sebastián", es de Pinturichio y sitúa al santo sobre el monte Palatino con el Coliseo al fondo. Una foto del mismo puede verse aquí al lado derecho.    

   En esta sala Pinturichio pintó en la salida una imagen con marco redondo representando a la virgen con el niño, donde parece haber usado de modelo a Julia Farnese. 
   En la Sala de los Misterios de la Fe se ve: la Resurrección con el mejor retrato de Alejandro VI con su capa ceremonial y donde los soldados de la tumba pudieran ser tres de sus hijos, la Adoración de los Magos, la Natividad,
la Anunciación, aquí mostrada más abajo a la izquierda, repleta de toros, coronas con los rayos verticales y el tan repetido escudo del Papa, la Asunción, Pentecostés y la Ascensión.  

Toda la sala aparece llena de arabescos dorados sobre fondo verde. Esta sala da al patio del Belvedere, como la de los Santos y la de las Artes.
   La Sala de los Pontífices es la más grande, de 200 metros cuadrados, y se llama así por ser la destinada a las ceremonias oficiales. Fue en ella donde el Papa escapó de milagro al derrumbe de una chimenea que atravesó el techo, matando a dos servidores e hiriendo al Papa en junio de 1500. Por ello el techo actual no es el original sino otro del pontificado de León X.
   Solo queda la pequeña Sala del Credo dentro de la Torre Borgia construida en 1494, donde también está la de las Sibilas. La del Credo tiene unos 95 metros cuadrados y se usaba para recepciones. Tiene tres ventanas.
   Cuando después de muerto Rodrigo Borja subió al papado Julio II, su enconado enemigo, evitó instalarse en las habitaciones hasta entonces ocupadas por el odiado papa Borja por lo que se hizo decorar otras encima de los Apartamentos Borja a las que decoró Rafael, por lo que son conocidas como las Estancias Rafael. Cuenta Paolo Govio que el papa Julio "Non volebat videre omnia hora... figuram Alexandri praedecessoris sui, inimici sui, quem marranum et judeum appellabat et circumcisum".

   Las salas Borja fueron reacondicionadas y abiertas al público en 1897 por León XIII como uno de los más hermosos logros del renacimiento romano.
   El historiador británico Marc Phillips dice de estas salas: "Es posible que no haya en Roma otro lugar donde uno se sienta transportado al corazón mismo de la vida del Renacimiento, como en esas habitaciones. Durante el recorrido, cuando, en esa larga serie de aposentos, el silencio sólo es quebrado por el ruido del agua que cae de la fuente situada en el centro del patio, se presenta al espíritu la presencia de quienes han vivido aquí. Aquí es donde la luz jugó en la cabellera rubia de Lucrecia, donde el famoso pontífice paseó sus vestiduras de brocado, donde César Borgia mostró sus armaduras doradas... "



















LA ARITMÉTICA EN LA SALA DE LAS CIENCIAS Y LAS ARTES                                                                                                                                                LA GRAMÁTICA EN LA SALA DE LAS CIENCIAS Y LAS ARTES


   Los turistas que visitan el Vaticano, suelen pasar a la carrera por estas salas, tras haber visitado las cercanas Estancias Rafael camino de la  Capilla Sixtina, sin pararse a contemplar estas pinturas en los lunetos del techo. Pecado de mayor gravedad si se es español y mayor aún si se es valenciano, perdiéndose una parte importante de su propia historia.

   Si este ha sido vuestro caso o no tenéis oportunidad de verlos directamente, aquí van algunos sitios donde verlos: