Las Casas del Pueblo en León

Los Centros de sociabilidad Obrera Socialista por excelencia

Casas del Pueblo y Centros Obreros en la Provincia de León

Centro Obrero de León

Centro Obrero de Astorga

Centro Obrero de Candanedo de Fenar

Centro Obrero de Cistierna

Centro Obrero de Matarrosa del Sil

Centro Obrero de Orzonaga

Centro Obrero de Torre (del Bierzo)

Centro Obrero de Mansilla de las Mulas "La Igualdad"

Centro Obrero de Villamañán

Casa del Pueblo de León

Casa del Pueblo de Valderas

Casa del Pueblo de La Bañeza

Casa del Pueblo de Villager de Laciana

Casa del Pueblo de La Ercina

Casa del Pueblo de Grajal de Campos

Casa del Pueblo de Ponferrada

Casa del pueblo de Cacabelos

Casa del pueblo de La Ribera

Casa del Pueblo de Villaseca de Laciana (O Centro Obrero)

Casa del Pueblo de Santa Lucía de Gordón

Casa del Pueblo de Veneros

Casa del Pueblo de Villablino

Casa del Pueblo de Galleguillos de Campos

Casa del Pueblo de Matarrosa del Sil

 

Sedes Socialistas después de la Dictadura

 

Bibliografía

LUIS MARTÍN, F. de y ARIAS GONZÁLEZ, L.: Las Casas del Pueblo socialistas en España (1900-1936), Barcelona, Ariel, 1997.

MARTÍNEZ ENCINAS, Vicente: Grajal De Campos: La Decada Conflictiva 1930-1939, Instituto Leonés de Cultura, Diputación de León, 2006, León.

Himno a la Casa del Pueblo

(con motivo de la inauguración de la Casa del Pueblo de Madrid en 1908)

 

Cantemos hoy con alegría

un himno indómito y triunfal

a los que luchan con denuedo

por la República social.

Hoy inauguran su palacio,

hermoso templo de la Unión;

cantémosle con entusiasmo

y exáltele nuestra canción.

 

Cantemos también nosotros,

pues mañana hemos de ser

los soldados de la Idea

que en la lucha han de vencer.

Afirmemos, porque somos

los hombres del porvenir,

que la bestia explotadora

cobarde se ha de rendir.

 

La fortaleza proletaria

altiva y firme se elevó;

será del pueblo que trabaja

radiante foro salvador.

Será baluarte inexpugnable

donde su ley proclamará

el mundo obrero que prepara

el triunfo de la Libertad.

 

Juan Almela Meliá

 

A la busqueda del patrimonio socialista incautado

 Cuando hablamos de las Casas del Pueblo Socialistas nos encontramos con la plasmación más original e interesante de los principios socialistas. Constituyeron estos centros un espacio específicamente socialista en el que tenían desarrollo y cabida tanto la actividad política y sindical, como otro tipos de actividades de carácter cultural y social con marcado tinte ideológico muchas veces, aunque también en muchos casos como medio de extensión de la cultura, la educación y el conocimiento a los obreros.

Casa del Pueblo de Mieres

Su extensión y construcción a lo largo y ancho de todo el país es un signo de fortalecimineto y de consolidación del Partido Socialista. Al tiempo que se convierte en focos de atracción para los obreros se convierten en un patrimonio propio y en una infraestructura propia sobre la que sustentar toda la acción política y sindical.

El mayor logro de una agrupación socialista se convirtió en tener su propia Casa del Pueblo y si era posible tenerla en propiedad mejor aun. Es por ello que en muchas localidades se proyectan estos centros, que a casi siempre son construidas con mano de obra gratuita prestada por los propios afiliados y con las cuotas de los mismos.

Pablo Iglesias se dirige al público desde la Casa del Pueblo de Madrid

Su construcción recibe la supervisión de los órganos centrales del Partido y la UGT, que además se hacen responsables de decidir sobre su hipoteca o enajenación. Su importancia llega al punto que la Cooperativa de Casas Baratas Pablo Iglesias incluye entre sus fines el financiar o apoyar su construcción en función de las posibilidades.

En el caso de León su desarrollo es dispar. Encontramos ejemplos en distintas localidades de la provincia sobre los que hablaremos de forma particular. No todas las localidades son las más destacadas en otros aspectos y tampoco sabemos si en otras localidades donde no había posibilidades de construir se funcionaba en otros inmuebles de la misma forma que en las casas del pueblo.

Inicialmente podemos considerar como paso intermedio la creación de los Centros Obreros, a manos de las Sociedades de Trabajadores y las Agrupaciones Socialistas a veces y otras en unión de los sindicatos anarquistas como CNT, siendo más un lugar de reunión que de sociabilidad. Su evolución pasa en muchos casos por convertirse en centros exclusivamente socialistas, dejando fuera a comunistas y cenetistas.

Estos nuevos centros de carácter exclusivo asumen nuevas funciones y actividades. Se dotan de bibliotecas, de cinematógrafos e incluso de talleres y aulas donde impartir clase. Son lugares de reunión pero también de esparcimiento, algunas cooperativas obreras establecen en ellos sus economatos para obreros, etc.