JUVENTUDES SOCIALISTAS DE LEÓN

Notas para la Historia de Juventudes Socialistas en la Provincia de León

Agrupaciones hasta la Guerra Civil

Localidad

Denominación

Estatutos

León

Juventud Socialista Leonesa

09-01-10

La Pola de Gordón

Juventud Socialista de Santa Lucia

06-11-18

Trobajo del Camino

San Andrés del Rabanedo

Juventud Socialista de Trobajo del Camino

28-06-20

Villaseca de Laciana

Juventud Socialista de Villaseca

17-10-30

León

Partido Socialista Obrero Juventud Leonesa

07-04-31

Candanedo de Fenar

Juventud Socialista

16-12-31

Cistierna

Juventud Socialista

24-12-31

La Bañeza

Juventud Socialista

24-12-31

Sabero

Juventud Socialista Saberense

16-01-32

León

Fed. Prov. De Juv. Socialistas

05-07-32

Torre del Bierzo

Juventud Socialista

09-03-33

Jiménez de Jamuz

Juventud Socialista

01-06-33

Santa María del Páramo

Juventud Socialista

21-08-33

Astorga

Juventud Socialista

13-10-33

Matarrosa del Sil

Juventud Socialista

28-08-34

Colle

Juventud Socialista

13-05-36

JÓVENES ORGANIZADOS

 

La primera prueba que encontramos de la organización de una agrupación de Juventudes Socialistas en León la constituye una ficha de registro de asociaciones obreras. Este documento encontramos la denominación de Juventud Socialista Leonesa fundada el 9 de enero de 1910. También destacamos la cantidad de socios tan alta que da, nada menos que 62, un número nada desdeñable para una organización recién surgida.

Otra de las fuentes que encontramos es un anuncio aparecido en prensa en el que la Conjunción republicano-socialista convoca una manifestación para el 3 de julio de 1910 por el que conocemos el nombre de uno de sus dirigentes, Porfirio de Cela, posiblemente su secretario local o presidente, que representa a la Juventud Socialista entre los convocantes.

No conocemos el alcance de la organización, ni la labor de proselitismo que pudo realizar en otras localidades de la provincia. En las cuencas mineras las protestas eran frecuentes desde comienzos de siglo por las precarias condiciones laborales y por la falta de seguridad. La primera gran huelga minera se produjo en 1915 en Santa Lucia de Gordón, en la que 1.500 trabajadores pararon durante 38 días. En 1916 se convocó una huelga de ferrocarril en León, que terminó con la declaración del estado de sitio en la provincia cuando los mineros de Santa Lucía anunciaron su intención de unirse a la protesta.

Quizá estos hechos sean los desencadenantes de que en 1916 podamos encontrar en Santa Lucía de Gordón la redacción de un reglamento para formar una Juventud Socialista que se conserva en la Biblioteca Nacional. A pesar de ello no la encontramos constituida formalmente hasta 1918. En 1920 se constituyen las Juventudes Socialistas de Trobajo del Camino. A pesar de ello, el crecimiento del número de agrupaciones es lento hasta el advenimiento de la República, apareciendo y desapareciendo distintas agrupaciones, aunque destaca la tenacidad de las zonas mineras.

Desconocemos la influencia que pudo tener la escisión comunista de los años 20 en el seno de las Juventudes Socialistas de la provincia de León, pero si que notamos el vacío de formación de nuevas secciones a lo largo de la década propiciado, sin duda, por el retraimiento durante la Dictadura de Primo de Ribera.

Respecto a la participación a nivel orgánico dentro de la Federación Nacional encontramos tan sólo representada a la de Santa Lucía de Gordón en el II Congreso celebrado entre el 11 y el 17 de mayo de 1927 y  que tiene 45 afiliados. En el III Congreso, en mayo de 1929, no encontramos representación leonesa de las juventudes. Sin embargo, ya en el IV Congreso que tuvo lugar a partir del 11 de febrero de 1932 en la Casa del Pueblo de Madrid encontramos representadas las secciones de Villaseca de Laciana, León y Ponferrada (de la que no tenemos constancia de su fecha de constitución) incluidas en la Federación de Castilla la Vieja.

En julio de 1932 se produce la constitución de la Federación Provincial de Juventudes Socialistas de León, a la sazón del crecimiento que desde la proclamación de la República se estaba produciendo tanto en el número de afiliados como de agrupaciones. También destaca el factor que constituye el fortalecimiento del Partido Socialista en la provincia, que en mayo de 1932 había inaugurado en León la Casa del Pueblo, centro que sería el núcleo en el que se concentrarían todas las organizaciones socialistas y donde tenían también su sede las Juventudes.

En el V Congreso de Juventudes que se celebra en Madrid en marzo de 1934 se da cuenta de la constitución de la Federación Leonesa. También deja constancia de los actos de propaganda de los miembros del Comité Nacional en localidades leonesas: León, Ponferrada, Villaseca, Astorga o Santa Lucía. En este congreso las secciones leonesas representadas participan activamente elaborando o firmando con otras secciones numerosas resoluciones.

Los sucesos de octubre de 1934 debieron de tener un gran seguimiento entre las Juventudes leonesas, cuya implantación era bastante más fuerte en las zonas mineras y recibían la influencia directa de lo que sucedía en Asturias. Afectada por la posterior represión y el cierre de la Casa del Pueblo y los Centros Obreros, no será hasta 1936 cuando vuelva a reorganizarse.

 

LA GUERRA CIVIL

 

El triunfo del Frente Popular supone la salida de las cárceles de varios miles de obreros y militantes socialistas, entre los que se encuentran también militantes de las Juventudes leonesas. La reorganización coincide en el tiempo con el debate interno acerca de la Unificación con las Juventudes Comunistas, debate que en León se salda con el apoyo de la iniciativa, constituyéndose la Federación Provincial de Juventudes Socialistas Unificadas.

El triunfo del alzamiento en la mayor parte de la provincia hace que los miembros de las JSU se replieguen al norte de la Provincia, formando parte de las milicias del Frente Norte, en las que se integran, llegando a constituir un batallón de eminente militancia de las JSU, el «Batallón Iskra». Además la organización se integra en los propios batallones constituyendo pequeñas agrupaciones en algunos de ellos que tienen representación en la Federación.

Una de sus principales iniciativas, que ya se había tomado en el momento de la unificación fue la publicación de un periódico propio, que perdura a lo largo del año largo que dura el Frente Norte, también denominado Iskra y que tuvo una gran circulación entre los batallones del Frente Norte.

En 1937 la directiva provincial se ve impelida por las dificultades de reunirse y de mantener una comunicación fluida entre las agrupaciones, con lo que a mediados de año toma la decisión de ceder el control a la Federación Asturiana, y constituirse en agrupación comarcal de esta.

 

LA REPRESIÓN DE POSGUERRA

 

León es uno de los lugares de España donde la represión tuvo una importancia extrema en el desbaratamiento de las organizaciones socialistas. La presencia del temido campo de concentración de San Marcos, por el que pasaron miles de personas tanto durante la Guerra como en los años posteriores nos lleva a afirmar que hubo un porcentaje bastante importante de militantes de las Juventudes que capturados tras la caída del Frente Norte en octubre de 1937, que pasaron por sus repletas celdas.

En otros casos los que salieron por mar y se incorporaron en otros frentes también terminaron presos o en el exilio al final de la guerra. Tan sólo unos pocos pasaron a las filas de la resistencia interior, cuya importancia es destacable en la provincia de León con la formación del maquis.

Desconocemos si miembros de las Juventudes leonesas se integraron en las federaciones que surgieron en el exilio, pero es bastante plausible que así fuese. Sin embargo, en el interior desaparecieron en la práctica, ni tan siquiera la reorganización de la Federación Asturiana en los 60 tiene reflejo en la provincia de León, ni siquiera en las zonas mineras donde la oposición al franquismo será encabezada por las Comisiones Obreras y auspiciada por el Partido Comunista en el exterior.

 

LA TRANSICIÓN A LA DEMOCRACIA

 

No hay ninguna muestra de reorganización de las Juventudes en León después de la muerte de Franco. Su desarrollo se produce a la par de la reconstrucción del PSOE en la provincia. Participan activamente en la campaña electoral de 1977. En esa época aunque no estaban formalizadas ocupó la dirección Benigno Castro.

En 1979 se produce el paso fugaz de José Luis Rodríguez Zapatero por las Juventudes en las que al parecer ocupo la Secretaría unos meses, pero pronto pasó a cobrar importancia en el Partido.

Poco a poco se van creando nuevas agrupaciones en diferentes localidades de la provincia, mientras que la Federación Provincial tarda en reorganizarse. A principios de los 80 con la creación de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, a nivel orgánico se crea la federación autonómica en la que se integra la federación leonesa.

También destaca la formación de la Federación Comarcal del Bierzo en la que se integran la agrupaciones de dicha comarca.

La actividad reivindicativa se centra sobre todo en el ámbito de la educación en León, para lo que se pide la creación de la universidad, ámbito que a partir de mediados de los ochenta será de donde llegue el mayor aporte de afiliados a la organización juvenil.

Con la creación de los órganos de representación estudiantil en la Universidad se produce una participación activa en ellos de militantes de las juventudes, ocupando desde finales de los 90 varios secretarios provinciales la presidencia de la Junta de Estudiantes.

 

LA SITUACIÓN ACTUAL

 

A lo largo de los primeros años  del siglo XXI, Juventudes Socialistas de León va creciendo en participación en el Partido Socialista, por dos razones fundamentales.

En primer lugar la integración a nivel orgánico con representación en los distintos organos del partido, aprobada en el 35 Congreso del PSOE. Por otro lado los vientos de renovación traídos por José Luis Rodriguez Zapatero hicieron reaccionar a las agrupaciones de la provincia integrando nuevos valores jóvenes en las listas, muchos en las municipales de 2003 y más aun en las de 2007, también tratando de atraer un voto joven, que como se demostró en las generales de 2004 fue decisivo.

Sin duda el mayor logro de las Juventudes de León en toda la década ha sido el colocar en el Congreso de los Diputados a dos representantes tras las elecciones Generales de marzo 2008, por un lado el Secretario Provincial Diego Moreno Castrillo y por otro Elena Castellano, de las Juventudes Socialistas del Bierzo, en este caso por la renuncia a su acta de Amparo Valcarce, nuevamente refrendada por el Gobierno como Secretaria de Estado.

Sin duda, se trata de un resultado histórico, el poder tener representación en el Congreso de los Diputados para un colectivo como Juventudes Socialistas, como altavoz para llevar las reivindicaciones de los jóvenes al Congreso.