Pedroso de la Abadesa (52 km)

El Pedroso de la Abadesa es un pueblecito cercano a Matilla de los Caños y a Tordesillas. Encima de la puerta de la iglesia hay una lápida en la que se dice que la iglesia y la villa fueron restauradas en 1787 para continuar con la repoblación de la zona. El pueblo estaba ligado de alguna manera al convento de  las Claras de la cercana Tordesillas.

Está a unos 26 km del sur de Valladolid, así que ir y volver suponen 52 km. En el mapa se muestra la ruta y pinchando sobre cada uno de los tramos se puede ver su distancia.

Pedroso de la Abadesa


Salimos de Valladolid por el carril bici, lo seguimos hasta su fin, cruzamos la carretera y llegamos a Simancas después de cruzar el puente sobre el Pisuerga. El ciclista no ha de iniciar la subida hacia el castillo, sino que tomará la primera desviación a la izquierda y pasará por el túnel que forma la aceña sobre la carretera. Cuando esta carretera gira a la izquierda, el ciclista buscará un camino que sale por la izquierda y lo tomará.

Lo primero que encontramos en este camino es una granja que vende productos biológicos. Seguiremos el camino y, para no equivocarnos, nos fijaremos en el plano de arriba. El camino que seguimos nos lleva a Villamarciel, pero antes de llegar podemos ver algunas cosas interesantes en el camino.

Después de recorrer unos 2,5 km llegaremos a una salida que nos llevaría a Panorama, si la tomásemos, pero el ciclista continuará adelante otros 2.5 km. En este punto, más o menos, nos encontraremos con una encrucijada. Si toma el camino de la derecha, el ciclista se encontrará en Ventas de Geria, después de haber pasado por encima de la autovía de Castilla. Pero el ciclista, que  quiere seguir adelante, se desviará brevemente por el camino de la izquierda y llegará, después de recorrer unos 200 metros, a una antigua aceña reconvertida en central hidroeléctrica y aparentemente en desuso. Estaremos junto al Duero y podremos ver, al otro lado del río, la desembocadura del Pisuerga. Si avanzamos un poco más por el camino que nos ha llevado hasta la aceña podremos verlo mejor, aunque sea a través de los árboles.

Regresaremos al camino que dejamos y después de recorrer otros tres kilómetros, si no nos equivocamos en algún cruce de caminos, llegaremos a Villamarciel. El camino que hemos seguido desde Simancas es llano, aunque tiene alguna subida y bajada. El firme del mismo tiene grava y en algunos puntos es bastante densa. Es un camino con bastante tráfico, sobre todo relacionado con la actividad agrícola en esta fértil vega, y podremos encontrarnos hasta con la Guardia Civil.

Después de dar unas vueltas por Villamarciel, el ciclista tomará la VP-9802 que le llevará hasta la autovía de Castilla y pasará por encima de ella. Desde Villamarciel hasta el Pedroso el camino es cuesta arriba con alguna bajada intermedia. Pero como la mayor de las pendientes que encontraremos está en torno al 5% y es una carretera asfaltada, el ciclista dominguero será capaz de hacer el camino a una velocidad interesante deteniéndose sólo alguna vez con la excusa de admirar el paisaje.




La carretera que seguiremos para llegar al Pedroso es la VP-5804 y no tiene arcén. La visibilidad en algunos de sus puntos es reducida, pero la baja intensidad del tráfico hacen de ella una carretera razonablemente segura para el ciclista prudente.

Según nos vayamos acercando al Pedroso hemos de fijarnos en la estampa del pueblecito. Y una vez allí no hemos de olvidar leer la lápida que está en la fachada de la iglesia.

Pare regresar al punto de partida, el ciclista dominguero puede sentir el deseo de hacerlo a través Velliza y Geria hasta Simancas. Pero el ciclista dominguero, guiado por una sabia prudencia, preferirá regresar por el camino por el que llegó, ahorrándose las cuestas que hay después de Velliza y aprovechando la cuesta abajo que antes subió desde Villamarciel.







Comments