Guía para la identificación de setas y hongos

AGARICALES

Las setas más típicas carnosas y putrescibles, con formas más o menos clásicas de paraguas, a veces sin pie, pero generalmente provistas de un pie y un sombrero o expansión provisto por debajo de laminillas o una esponja de tubos donde se encuentran los "basidios" que forman las esporas.

AFILOFORALES

Setas ordinariamente de consistencia de cuero o madera, con forma de costra, concha, estantería o pezuña. Cuando son un poco carnosas son difícilmente agusanables y presentan formas peculiares de coliflor, tripa, cachiporra, o excepcionalmente de seta pero con himenio en pliegues o aguijones. Las esporas las producen en el exterior de células conocidas como "basidios".

GASTEROMICETOS

Setas cuyo interior se vuelve polvo en la madurez, con forma de bola , pera, estrella o pequeños niditos. En los casos que no se vuelven polvo son muy malolientes en la madurez y con formas muy espectaculares de falo, estrella rojiza, cancela o balón. Las esporas las producen en "basidios" que se desintegran en la madurez.

ASCOMICETOS

Setas poco carnosas, membranosas y frágiles, con formas particulares de platos, discos, ollas, sillas de montar a caballo, colmena, tripa, etc, provistas de un pie o sin él. Las esporas las producen en el interior de células alargadas llamadas "ascas".

MIXOMICETOS

Seres vivos que actualmente no se consideran hongos sino Protistas, se inician como una masa viscosa llamada "plasmodio" que en la madurez da lugar a unas estructuras o cuerpos fructíferos, similares a los de los hongos pero de pequeño tamaño y formas muy peculiares donde se forman las esporas