1. INTRODUCCIÓN: MISMO MOTOR, NUEVOS ENGRANAJES.


        Desde que nos constituyeramos como grupo de reflexión e investigación en el aula, allá por el año 2009, toda nuestra energía ha estado orientada en localizar aquellas metodologías (y/o procesos de aprendizaje en el aula) que permitieran el desarrollo competencial del alumnado, así como en considerar la forma de valorar dicho desarrollo de la manera más oportuna. 
        Esta disposición siempre ha sido realizada atendiendo a la necesidad de eliminar la “brecha digital” existente entre las aulas de los centros escolares y la actual sociedad de la información en la que vivimos, valiéndonos para ello, de los recursos que esta última nos ofrece y que en muchos centros siguen olvidados (siempre presuponiendo los ritmos y la progresión necesaria en la  transición de una escuela tradicional a una “digitalizada”). 

        Entendemos pues, que para alcanzar nuestro objetivo, hemos de fijarnos en la cantidad de códigos que el ámbito digital nos proporciona. Ámbito que se nos antoja, sin caer en el error de considerarlo como único precursor, como una herramienta ventajosa y muy valiosa para el desarrollo de gran parte de las competencias o capacidades de la persona, así como un potente instrumento para el conocimiento del entorno menos accesible y facilitador del trabajo cooperativo.

         Nuestros primeros trabajos estuvieron centrados en estrategias metodológicas para el desarrollo de las competencias básicas, descripción de tareas por competencias y adecuación del concepto al aula. Más adelante creamos un laboratorio de herramientas y unas  orientaciones metodológicas para el trabajo digital en los centros, relacionándolo con las competencias. 

        Actualmente nos encontramos en un nuevo proyecto bianual. Sí habíamos valorado diferentes enfoques de herramientas digitales y percibido diferentes lenguajes y destrezas  empleadas en diferentes aplicaciones de  las Tecnologías de la Información y Comunicación (las cuales representan y nos ayudan a concebir la realidad desde diversas manifestaciones y expresiones culturales) nos planteamos la siguiente hipótesis ¿Cómo encajaría nuestra propuesta de trabajo digital dentro del concepto de múltiples inteligencias, que a su vez ya concreta el término competencia)? Esta hipótesis nos llevó a profundizar en la obra del psicólogo y profesor estadounidense Howard Gardner, padre de la conocida Teoría de las Inteligencias Múltiples, y cuyas bases fundamentarán nuestra nueva propuesta: el desarrollo de las inteligencias múltiples desde una metodología digital, siempre en dirección hacia la “Escuela 2.0” que  respaldamos. 

    BRICOLAJE DIGITAL - MAYO 2013

     ¿Para saber quienes forman bricolaje digital?