Las leyes Bahá'ís indican que el espíritu de las Casas de Adoración sea el de un lugar para que la gente de todas las religiones se reúna para adorar a Dios. Las leyes Bahá'ís también estipulan que solo las sagradas escrituras de la Fe Bahá'í y las de cualquier otra religión pueden ser leídas o cantadas allí dentro; y en cualquier idioma; no obstante, no se permite tocar ningún instrumento estando adentro ni tampoco pueden realizarse sermones o cualquier otra ceremonia o practica ritualista.

    Todas se caracterizan por disponer de 9 entradas y estar situadas en bellos jardines.