Susurradores de versos

"...si teniendo en mis manos las tuyas / pudiera al oído cantártelo a solas". G. A. Bécquer

Origen de los susurradores de versos

Los susurradores surgieron en Francia. Les Souffleurs, que así se llamaron, eran unos personajes vestidos de negro, con paraguas y largas cerbatanas, que proponían a los viandantes de camino al trabajo susurrarles poemas al oído.

¿Cómo se fabrica un susurrador?

Un  susurrador es un tubo largo de cartón, de entre metro y metro y medio, que utilizaremos para susurrar nuestros poemas. Para su elaboración se necesitan los siguientes materiales:
  • Tubos de cartón (tela, rollos de cocina, papel higiénico...), que uniremos hasta alcanzar la extensión adecuada.
  • Papeles de colores, telas, pinturas, lana... para decorarlos.

Se unen los distintos tubos hasta alcanzar la longitud deseada y se decoran al gusto.

En qué consiste la actividad

Vamos a susurrar poemas a nuestros compañeros y compañeras durante los recreos. Para ello, procederemos del siguiente modo:
  • Selecciona tres poemas de Gloria Fuertes que te gusten de entre los que estamos leyendo. Es mejor que no sean muy largos. Intenta aprendértelos.
  • Prepara su recitación, de modo que pronuncies correctamente y despacio las palabras que lo componen, intentando subrayar su ritmo y revelar su significado.
  • Al mismo tiempo, fabrica el susurrador que vas a utilizar.
  • El día indicado, acude al recreo con tu susurrador. Pregunta a las personas que encuentres si quieres que les susurres un poema y hazlo si aceptan: verás cómo cambian sus caras a medida que vas susurrando los versos. 
  • Agradece siempre la colaboración de las personas que se prestan a esta actividad.
Comments