“Conocer las TIC y las redes sociales ayuda a que tus hijos te respeten más”

publicado a la‎(s)‎ 13 oct. 2013 12:18 por Iñigo López de Munain

Pedro García Aguado pide la implicación de padres y docentes para reducir el ciberacoso

Pedro García Aguado, campeón olímpico y mundial con la selecciona española de waterpolo, tuvo que abandonar su carrera deportiva por culpa de la adicción. Superó sus problemas y hoy se dedica a ayudar a chavales conflictivos y a personas drogodependientes. Padre de dos hijas, es coach del programa Hermano Mayor de Cuatro, ha escrito tres libros de ayuda y colabora con diversos proyectos solidarios.

¿Qué le han aportado las redes sociales como padre?

Más cercanía con mis hijas. Estar en redes sociales, conocer y utilizar las TIC hace que los hijos respeten más a sus padres. Yo he notado que mis hijas, desde que estoy en Twitter y en Facebook, me miran con otra cara. Una de las causas de la pérdida de autoridad de padres y profesores respecto a los adolescentes es precisamente el hecho de estar fuera de las TIC. Si un adulto no conoce las nuevas tecnologías, no las utiliza, no sabe ni siquiera de qué se trata, es más probable que tenga menos respeto por parte de sus hijos. En ese sentido, a mí me ha servido, como padre, para no perder autoridad y para sentirme más cercano a mis hijas.

¿Ser amigo de tu hijo en Facebook ayuda a que te respete más?

No, no. No estoy diciendo que te hagas de amigo de tu hijo en redes sociales. Eso es un error que muchos padres cometen. Una cosa es conocer las redes sociales y estar dentro de ellas y otra muy diferente querer formar parte del círculo de amigos de tu hijo en Facebook. Eso es un error. Cada uno debe tener su espacio.

¿Qué puede enseñarle un padre a un hijo sobre redes sociales?

El valor de la privacidad, por ejemplo. Probablemente el hijo sepa mucho más sobre redes sociales que el padre, pero hay valores que necesita aprender y uno de ellos es el valor de la privacidad. Los menores, los adolescentes, tienen el gen de la publicidad. Publican todo. Dónde están, con quién están, qué están haciendo, qué van a hacer mañana, suben fotos, fotos de sus amigos... lo publican todo y la labor de los padres es decirle qué consecuencias puede tener esa actitud. Además, tampoco es cierto que los los hijos lo sepan todo sobre TIC.

Muchas funciones o herramientas que precisamente sirven para navegar de manera más segura, no las conocen porque simplemente no se paran a pensar que sean necesarias. Conocer esos filtros, saber configurar esas opciones de privacidad, es también una labor que deben desarrollar los padres para luego enseñar a sus hijos a usarlas.

¿Se ha encontrado con casos de adolescentes conflictivos que se refugian en las redes sociales?

Me he encontrado con casos de adolescentes, y no tan adolescentes, que son muy introvertidos, que no tienen habilidades sociales y que, por tanto, están más cómodos en las redes sociales que en la vida real. Pero eso no quiere decir que sean conflictivos o agresivos. Lo normal es que sean chavales que no se relacionan bien cara a cara e internet y las redes sociales les brinda la oportunidad de generar un personaje y relacionarse a través de él.

¿Es eso un problema?

Puede llegar a serlo si sólo se relaciona de esa manera. Hay casos en los que el joven apenas sale de su habitación y sólo se relaciona con el exterior a través de esos personajes que crea. Eso es un problema. Pero cuando un chico es muy tímido y acude a las redes sociales para hacer amistad con otras personas, tampoco es un motivo para preocuparse.

¿Por qué el ciberacoso no para de aumentar?

El ciberacoso es un problema grave. Hay que tener en cuenta que, a diferencia del acoso escolar, en el que existe un perfil definido de acosador y de víctima, en el mundo de las redes sociales ese perfil no existe. Cualquiera puede convertirse en víctima y en acosador. Pensamos que el ciberacosador es el malote de clase, pero no tiene por qué ser así. Lo normal es que el malote acose a la cara. En la Red, el acosador puede ser cualquiera, incluyendo a estudiantes muy apocados en clase, con pocos amigos o con un perfil de chaval poco popular.

¿Cómo se puede atajar el ciberacoso?

Creo que es importante la implicación de padres y profesores. Y para ello es fundamental que ellos mismos tengan una correcta educación digital. Muchas veces, los padres compran a sus hijos un ordenador, o un smartphone, o cualquier otro dispositivo digital, se lo regalan y se olvidan. Y eso es un error. Creo que los padres deben de conocer lo que están regalando a sus hijos, qué pueden hacer con ese dispositivo y cómo deben usarlo. Es importante que eduquen a sus hijos para lo utilicen de manera correcta. Y para ello la formación de los propios padres es fundamental. Un buen camino sería empezar a formar a padres y madres a través de las AMPAs.

El problema es que muchos padres no están dispuestos a invertir tiempo en esa formación.

Entonces estarán contribuyendo a ensanchar la brecha digital, además de perder autoridad en casa. Lo he comentado antes: dominar las redes sociales hace que los hijos miren a los padres desde el respeto. Ellos valoran mucho que estés en su mundo, como nos pasaba a nosotros con nuestros padres. Cuando nuestros padres no estaban dentro de nuestro mundo, no compartían nuestros intereses, les decíamos que no estaban en la onda y les teníamos menos respeto. Ahora pasa igual. Un padre que conoce las TIC, que usa las redes sociales, que sabe moverse en ese mundo, es un padre que, a los ojos de su hijo, tiene más autoridad y más respeto, y la relación entre ellos mejorará. Así que animo a todos, padres, madres, docentes, a que traten de acercarse a las TIC.


http://www.chaval.es/chavales/experiencias/educadores/%E2%80%9Cconocer-las-tic-y-las-redes-sociales-ayuda-que-tus-hijos-te-respeten-mas%E2%80%9D

Comments