Carlos y el Tigre cruzaron sus vidas en el desarrollo de unas actuaciones disciplinarias. Al no acceder a las pretensiones del senador, el investigador entró en la órbita de la ignominia oficial que aquel le tejió, hasta llevarlo tras las rejas, y más allá.


Misión que Túnez Congótez le encargó a Oskartes de la Santísima Trinidad Tajada Torres, quien fue promovido por el Viejo Tigre a un ministerio, al tiempo que lo llevó de segundo en una organización criminal (FADCC) que el senador comandaba, también lo promovió como candidato presidencial.


Oskartes fue presidencia de la República durante dos periodos consecutivos, y dos más como segunda fuerza electoral nacional. Esto lo convirtió en un exmandatario con inmenso poder e influencia mediática, política y “moral”, incluso tras su muerte, pese al irreversible “descuadernamiento” del que fue objeto aquel país subcontinental durante su gestión.

Pedidos directos al autor, tapa blanda, en: autor1958@gmail.com, Facebook,  X (Twitter) e Instagram 

También, en:  Amazon, Barnes&Noble, Book-A-Millon, Books&Books, Saxo y AutoresEditores.com