Sobre la autora

No hay mucho que contar sobre mí. Mi nombre es Laura, tengo 27 años y vivo en Madrid. Desde muy niña, casi desde que tengo uso de razón, me ha gustado escribir. Pasaba horas y horas llenando hojas de cuadernos con cientos de historias que se me ocurrían observando la vida cotidiana, incluso a veces durante las horas de clase, si las explicaciones del profesor me resultaban demasiado aburridas, escribía a escondidas. Esta pasión por escribir se contrarrestra por una gran pasión por la lectura, por lo que en ese sentido siempre me he retroalimentado.

Siempre escribí a mano hasta que mi padre me compró una máquina de escribir y empecé a dar la lata todas las tardes, escribiendo sin parar, hasta que por fin, me compraron un ordenador cuando tenía 16 años. En realidad, en esos momentos, lo que más deseaba y lo único que me importaba era tener un procesador de textos con lo que pudiera dejar de gastar dinero en folios y que me librara de los tachones; además, dejaría de llenar los armarios de mi habitación con montones de cuadernos y folios mecanografiados.

Y hace unos años, llegó Internet a mi vida. Descubrí que era una manera de hacer llegar mis escritos a la gente, de poder contar con opiniones de desconocidos que me hicieran ver mis fallos y mis aciertos, y cuyos consejos que pudieran ayudar a mejorar. Es entonces, en 2007, cuando decidí abrir mi blog Desde Dentro y comencé a colgar pequeños textos de apenas dos o tres párrafos, improvisados en momentos de tensión, tristeza, euforia, enfado... Poco a poco la gente fue coociendo mi blog y descubrí que mis pequeñas historias gustaban y llamaban la atención, lo que me hacía esforzarme. Por desgracia, hace unos meses tuve que abandonar ese blog y comenzar otro, con el mismo nombre, pero distinta dirección, y muchos de los que me leían antes, me perdieron la pista, por lo que he tenido que volver al punto de partida.

Espero que esta web sirva para que la gente disfrute leyendo estos pequeños relatos; escribir es mi manera de expresar lo que siento, y es una lástima que actualmente, mis responsabilidades de la vida diaria me impidan pasar horas frente a la pantalla escribiendo como hacía antes. Aunque no he perdido la costumbre de llevar siempre conmigo un cuaderno y un par de bolígrafos, pues nunca se sabe cuándo puede atacar la inspiración...

Fotos hechas por mí

Para escribir me baso en la improvisación y suelo rehuir dar demasiadas explicaciones o un contexto demasiado definido. Mi intención es que la lectura sea ágil y rápida y que pueda provocar una mínima reflexión sobre el antes y el después de la breve historia que se cuenta. Leer los relatos breves es como ver un par de escenas de una película cuyo principio y final debe imaginar el lector.

Aún así, a veces no puedo resistirme a escribir algo más elaborado, o lo que era una pequeña historia crece y adquiere cuerpo; ésas están en el apartado Relatos No Tan Breves. Las he separado de las demás para aquellos que no quieren leer algo demasiado largo.

Tan sólo me queda desear al lector que disfrute con mis relatos.



 
Comments