7.Diseño hidráulico

El diseño hidráulico de un humedal artificial es crítico para el éxito de su rendimiento. Todos los modelos de diseño que se usan actualmente asumen condiciones uniformes de flujo a pistón y que además no existen restricciones para el contacto entre los constituyentes del agua residual y los organismos responsables del tratamiento.

En un humedal SFS este concepto es necesario para asegurar que las condiciones de flujo subsuperficial se mantienen en circunstancias normales durante todo el periodo de funcionamiento del sistema. Esto solo es posible a través de un cuidadoso diseño hidráulico y unos métodos constructivos apropiados.

El flujo a través del humedal debe superar la resistencia por fricción del mismo sistema. Esta resistencia es impuesta por la vegetación y la capa de sedimentos en los FWS, y el medio, las raíces de las plantas y los sólidos acumulados en los SFS. La energía necesaria para superar esta resistencia viene dada por la perdida de carga entre la entrada y la salida del sistema. La mejor solución en lo referente a construcción, es proveer al humedal de un fondo con una inclinación que sea suficiente para permitir un drenaje completo cuando sea necesario y una salida de altura variable con el nivel de agua.

La relación largo-ancho tiene una gran influencia en el régimen hidráulico y en la resistencia al flujo del sistema. En teoría grandes relaciones largo:ancho 10:1 o mayores asegurarían un flujo a pistón, pero tienen el inconveniente de que en la parte alta se desbordan debido al incremento en la resistencia al flujo causado por la acumulación de residuos de vegetación, principalmente en sistemas FWS, Por tanto, relaciones de 1:1 hasta aproximadamente 3:1 o 4:1 son aceptables. Los cortocircuitos pueden ser minimizados con una cuidadosa construcción y mantenimiento del fondo del humedal, con el uso de múltiples celdas, y con la intercalación de zonas abiertas (sin vegetación) para la redistribución del flujo.

7.1 Humedales de flujo libre

El flujo de agua en un humedal FWS es descrito por la ecuación de Manning, que define el flujo en canales abiertos. La velocidad de flujo en el humedal es descrita por la ecuación (5), depende de la profundidad del agua, de la pendiente de la superficie del agua y de la densidad de la vegetación. Otras aplicaciones de la ecuación de Manning para canales abiertos suponen que la resistencia por fricción solamente ocurre en el fondo y en las paredes del canal. En los humedales artificiales FWS la resistencia está distribuida sobre la totalidad de la columna de agua, ya que las plantas emergentes y los restos de vegetación están presentes en todo el espacio. La ecuación de Manning también asume flujo turbulento, lo que no es completamente válido pero es una aproximación aceptable.

(5)

donde:

v: velocidad de flujo, m/s

n: coeficiente de Manning, s/m1/3

y: profundidad del agua en el humedal, m

s: gradiente hidráulico, o pendiente de la superficie del agua, m/m

Para los humedales, el número de Manning (n) es función de la profundidad del agua debido a la resistencia impuesta por la vegetación emergente. La resistencia también depende de la densidad de la vegetación y de la capa de residuos que puede variar según la localización o la estación. La relación está definida por:

(6)

donde:

a: factor de resistencia,

0.4 para vegetación escasa y y>0.4 m

1.6 para vegetación moderadamente densa con profundidades de agua residual de y= 0.3 m


6.4 para vegetación muy densa y capa de residuos, en humedales con y 0.3 m

En muchas situaciones, con vegetación emergente típica, es aceptable asumir para propósitos de diseño valores de a entre 1 y 4. Sustituyendo la ecuación (6) en la ecuación (5) tenemos.

(7)

Sustituyendo y reorganizando términos es posible llegar a una ecuación para determinar la longitud máxima de una celda de humedal.

donde:

Q: Caudal, m3/d

W: Ancho de la celda de humedal, m

As: área superficial de la celda de humedal, m2

L: Longitud de la celda de humedal, m

m: pendiente del fondo del lecho, % expresado como decimal

substituyendo en la ecuación (7) y reordenando obtenemos:

(8)

El área superficial del humedal (As) se determina primero mediante el modelo de diseño de remoción del contaminante limitante. La ecuación (8) permite el cálculo directo de la longitud máxima aceptable de una celda de humedal compatible con el gradiente hidráulico seleccionado. Es aconsejable usar el gradiente hidráulico más pequeño posible para tener una reserva en caso de necesitarse ajustes futuros. Una relación largo-ancho 3:1 suele ser la mejor selección desde el punto de vista costo eficiencia, pero otras combinaciones de longitud y gradiente hidráulico son posibles también de modo que se pueda ajustar la forma del humedal al sitio y su topografía. El valor de (m) usado en la ecuación, está típicamente entre 10 y 30% de la perdida de carga disponible. La máxima perdida de carga disponible es igual al total de la profundidad del agua (y) del humedal cuando m=100%. Este no sería un diseño conservador, porque el humedal podría estar seco al final y no tendría capacidad de reserva si la resistencia al flujo aumentara en el futuro.

El valor de Q en la ecuación (8) es el caudal promedio entre la entrada y la salida, para tener en cuenta las pérdidas o ganancias de agua debidas a la evapotranspiración, filtración y precipitación. Es usualmente aceptable para un diseño preliminar suponer los caudales de entrada y salida iguales. Para el diseño final del sistema será necesario tener en cuenta estas pérdidas y ganancias.

7.2 Humedales de flujo subsuperficial

La ley de Darcy, que esta definida en la ecuación (9),describe el régimen de flujo en un medio poroso que es lo generalmente aceptado para el diseño de humedales tipo SFS usando suelo y arena como medio del lecho. El mayor nivel de turbulencia en el flujo ocurre en lechos que usan piedra muy gruesa; entonces la ecuación de Ergun es más apropiada para este caso.

La ley de Darcy no es estrictamente aplicable a los humedales de flujo subsuperficial dadas las limitaciones físicas en el actual sistema. Este asume condiciones de flujo laminar, pero el flujo turbulento puede darse con gravas muy gruesas cuando el diseño usa un gradiente hidráulico alto. La ley de Darcy también asume que el flujo en el sistema es constante y uniforme, pero en la realidad puede variar por la precipitación, evaporación y filtración; así como por los cortocircuitos en el flujo que pueden llegar a presentarse por una desigual porosidad o mala construcción. Si se utiliza una grava de tamaño pequeño o medio, si el sistema está apropiadamente construido para minimizar los cortocircuitos, si el sistema esta diseñado para tener una mínima dependencia del gradiente hidráulico y si las pérdidas y ganancias del sistema están adecuadamente reconocidas, la ley de Darcy puede dar una aproximación razonable a las condiciones hidráulicas en el humedal tipo SFS.

y dado que:

Entonces:

(9)

donde:

Q: Caudal promedio a través del humedal, m3/d [(Qo+Qe)/2]

ks: Conductividad hidráulica de una unidad de área del humedal perpendicular a la dirección de flujo, m3/m2/d.

Ac: área de la sección transversal perpendicular al flujo, m2

s: Gradiente hidráulico o "pendiente" de la superficie del agua en el sistema. m/m

v: Velocidad de "Darcy", la velocidad aparente de flujo a través de la totalidad del área de la sección transversal del lecho, m/d

Sustituyendo y reorganizando los términos es posible desarrollar una ecuación que determine de manera aceptable el ancho mínimo de una celda de humedal SFS que sea compatible con el gradiente hidráulico seleccionado para el diseño, partiendo de:

donde:

W: Ancho de una celda del humedal, m

As: área superficial del humedal, m2

L: Longitud de la celda de humedal, m

m: pendiente del fondo del lecho, % expresado como decimal.

y: profundidad del agua en el humedal, m

(10)

El área superficial del humedal(As) se determina en primer lugar, usando el modelo de diseño limitante para remoción de contaminantes. La ecuación (10) permite calcular directamente el ancho mínimo absoluto aceptable de una celda de humedal compatible con el gradiente hidráulico seleccionado. Otras combinaciones de ancho - gradiente hidráulico pueden ser posibles a fin de ajustar el diseño a las condiciones topográficas existentes en el sitio propuesto. El valor de m en la ecuación (10) típicamente se encuentra entre 5 y 20% de la perdida de carga potencial. En este caso se aplica la misma recomendación acerca de la no selección de la máxima perdida de carga disponible. Es realmente recomendable tomar un valor de la conductividad hidráulica efectiva (ks) 1/3 y que m no sea mayor del 20% para tener un factor de seguridad suficiente contra potenciales atascamientos, efectos de la viscosidad y otras contingencias que pueden llegar a ser desconocidas en el momento del diseño.

Las ecuaciones (9) y (10) son válidas cuando el flujo es laminar a lo largo de los espacios vacáos del medio, es decir, cuando el numero de Reynolds es menor a 10. El numero de Reynolds es función de la velocidad de flujo, del tamaño de los espacios vacáos y de la viscosidad cinemática del agua, como se muestra en la ecuación (11). En muchos casos NR será mucho menor de 1, en cuyo caso el flujo laminar impera y la ley de Darcy es válida. Si el flujo es turbulento, entonces la conductividad hidráulica efectiva será significativamente menor que la predicha por la ley de Darcy.

(11)

donde:

NR: Numero de Reynolds, adimensional

v: Velocidad de Darcy (de la ecuación (9)), m/s

D: Diámetro de los vacíos del medio, tomarlo igual al tamaño medio del medio, m

: Viscosidad cinemática del agua, m2/s (Ver Tabla 3)

La conductividad hidráulica (ks) en las ecuaciones (9) y (10) varía directamente con la viscosidad del agua, que a su vez es función de la temperatura del agua:

(12)

donde:

ks: Conductividad hidráulica a una temperatura T y 20º C.

: Viscosidad del agua a una temperatura T y 20º C. (Ver Tabla 3)

Tabla 3 Propiedades físicas del agua.

Temperatura

(º C)

Densidad

(kg/m3)

Viscosidad dinámica

x103

(N*s/m2)

Viscosidad cinemática

x10-6

(m2/s)

0

999.8

1.781

1.785

5

1000.0

1.518

1.519

10

999.7

1.307

1.306

15

999.1

1.139

1.139

20

998.2

1.102

1.003

25

997.0

0.890

0.893

30

995.7

0.708

0.800

40

992.2

0.653

0.658

50

988.0

0.547

0.553

60

983.2

0.466

0.474

70

977.8

0.404

0.413

80

971.8

0.354

0.364

90

965.3

0.315

0.326

100

958.4

0.282

0.294

Los efectos de la viscosidad pueden ser significativos en climas fríos, con humedales SFS operando durante los meses de invierno. Por ejemplo, la conductividad hidráulica de un agua a una temperatura de 5º C podría ser el 66% de la de a 20º C. Este efecto ya esta considerado en la recomendación previa del factor de seguridad (diseñar con ks 1/3 del ks efectivo).

La conductividad hidráulica (ks) en las ecuaciones (9) y (10) también varía con el número y tamaño de vacíos en el medio usado para el humedal. La Tabla 4 presenta órdenes de magnitud estimados para un rango de materiales granulares que podrían ser usados en un humedal SFS. Es recomendable que la conductividad hidráulica se mida en el terreno o en laboratorio antes del diseño final.

Tabla 4 Características típicas de los medios para humedales SFS

Tipo de material

Tamaño efectivo

D10 (mm)

Porosidad, n

(%)

Conductividad hidráulica, ks

(m3/m2/d)

Arena gruesa

2

28-32

100-1.000

Arena gravosa

8

30-35

500-5.000

Grava fina

16

35-38

1.000-10.000

Grava media

32

36-40

10.000-50.000

Roca gruesa

128

38-45

50.000-250.000

Es aconsejable que la porosidad (n) del medio también se mida en el laboratorio antes de hacer el diseño final. Esta puede ser medida usando el procedimiento estándar de la ASTM. Valores de porosidad para estos tipos de suelo y grava están publicados en muchas referencias, pero pueden ser mucho menores que los de la Tabla 4 ya que pueden estar dados para depósitos naturales de suelo y grava que han pasado por un proceso de consolidación natural y, por tanto, esos valores no son los apropiados para el diseño de un humedal tipo SFS. Es posible usar una relación basada en la ecuación de Ergun, para estimar la conductividad hidráulica cuando se usan gravas gruesas o rocas:

Esta ecuación, así como los valores de la Tabla 4 son útiles solamente para un diseño preliminar o para estimar un orden de magnitud. El diseño final de un humedal SFS debe basarse en mediciones reales de los dos parámetros, conductividad hidráulica y porosidad.

La recomendación previa de que el gradiente hidráulico de diseño se limite a no más del 20% de la perdida de carga disponible es el efecto parcial de limitar la relación de forma del sistema a valores relativamente bajos (3:1 para lechos de 0.6 m de profundidad, 0.75:1 para lechos de 0.3 m de profundidad). En Europa, se han construido sistemas SFS usando suelo en lugar de grava, con pendientes del 8% para asegurar un adecuado gradiente hidráulico y continúan experimentando flujo superficial causado por un inadecuado factor de seguridad en el diseño. 1

Comments