Signos de Alarma

DE 0 A 3 MESES

  • El bebé sordo emite vocalizaciones, sonidos vegetativos y respuestas fonatorias al igual que el bebe oyente.
  • Si su pérdida es severa o profunda, no mostrará respuestas reflejas como el parapadeo o susto ante un sonido.
  • Dependiendo de su pérdida, no le tranquiliza la voz de su madre/padre.

DE 3 A 6 MESES

  • Dependiendo del grado de pérdida, se mantiene indiferente a ruidos familiares. No se orienta hacia la voz de la madre/padre.
  • Disminuyen las vocalizaciones inespecíficas, secuencias fónicas de sonidos vocálicos y consonánticos (ajos).

DE 6 A 9 MESES

  • Las emisiones vocálicas no presentan variaciones de tono e intensidad. No hay melodía.
  • La articulación es imprecisa.
  • No repite las vocalizaciones del adulto.
  • No emite sílabas (pa, ma, ta...).
DE 9 A 12 MESES
  • No reconoce cuando le nombran a papá y mamá.
  • No comprende palabras familiares.
  • No entiende una negación.
DE 1 A 2 AÑOS
  • No ha empezado a hablar.
  • No comprende y/o realiza órdenes sencillas sin gestos.
  • No reconoce su nombre.
  • No identifica las partes del cuerpo.
  • No hace frases de dos palabras.
DE 2 A 3 AÑOS
  • No responde a timbres de puerta y teléfono.
  • No construye frases de dos o más palabras.
  • No contesta preguntas sencillas.
  • No se le entienden palabras que emite.
DE 3 A 4 AÑOS
  • Cuando se le habla, pregunta con frecuencia ¿qué?
  • No construye frases de 3 o más palabras.
  • No sabe explicar lo que le pasa.
  • No es capaz de mantener una conversación sencilla.
GENERALMENTE:
  • Frecuentes resfriados y otitis.
  • Niño/a introvertido, distraído o agresivo.
  • Retraso en el aprendizaje escolar.
  • Dudas de la madre/padre o el maestro/a sobre la audición del niño/a.
  • No conversa con otros niños/as.
  • No manifiesta un lenguaje maduro, solo le entiende su familia.