Música de Rafael Francisco Góchez


Biografía

Literatura

Docencia

• Música

Libros

Ajedrez

Mi blog




El inicio musical de RFG se remonta a unas lejanas vacaciones de 1977, cuando tomó un curso informal de guitarra y se incorporó, al año siguiente, al grupo musical que había en su colegio. Estando allí, en los años sucesivos aprendió otros instrumentos (guitarra-bajo, percusiones y teclados) y ya entrada la adolescencia empezó a experimentar con el difícil arte de la composición. Dato curioso es que sus primeras canciones originales las estrenó en un grupo juvenil que amenizaba misas dominicales, hecho que fue conocido por muy pocas personas.

En 1985 participó por primera vez en las eliminatorias nacionales para elegir al representante salvadoreño en el Festival OTI de la Canción Iberoamericana. Llegó hasta semifinales con una canción de título extraño, "Ideas que vienen mientras voy caminando", pero de agradable melodía y ritmo. Desafortunadamente, por ese tiempo tenía la pretensión de "componer-y-cantar", cosa esta última en la cual –sin ser del todo indigerible– su timbre de voz no pareció ser el adecuado. En 1986 llegó también a semifinales en el mismo evento con "Somos".

Siguiendo consejos sobre la "fórmula ganadora", que pasaba necesariamente por un buen cantante, en 1987 formó equipo con Marco Antonio Chacón y, con el tema "Siempre un cantor estará", llegaron hasta el 4º lugar. La canción era buena, pero la falta de experiencia de ambos, compositor y cantante, en las lides y argucias competitivas, no permitieron que llegaran más alto. En 1989 un nuevo "team" con Manuel Gómez, una de las mejores voces nacionales, pareció acariciar el triunfo con el tema "Oración". Música, letra, arreglo y cantante lucían incuestionables para lograr la representación del país en el OTI, pero no se contaba con el imponderable criterio del jurado calificador, el cual les adjudicó sólo un tímido tercer lugar.

Pero no fueron las eliminatorias OTI el único espacio generado en la época para expresar su creatividad musical. Hubo además algunos festivales universitarios de la canción, en dos de los cuales obtuvo el primer lugar: en 1986 con el tema "Algo sencillo", sobre letra de un texto de su hermana Delfy, cantado por Antonieta Pinto; y en 1988 con "Clamor de las hojas", en dúo con Nora Méndez. De la singular experiencia de "Chubasco", hay aquí algo interesante.

En la misma universidad y ya para finalizar la década de los '80, formó el grupo "Sinapsis", con el cual dieron varios conciertos y participaron con tres temas suyos en la producción "Asaltando un cielo nuevo", un LP patrocinado por el Decanato de Estudiantes de la UCA, en homenaje a los mártires jesuitas.


Luego de años de aparente retiro, en 2007 recupera y graba sus composiciones más audibles en el CD "No hemos olvidado", disco del que se pueden escuchar algunas piezas completas en la sección de trova de la página www.musica.com.sv.

CD "No hemos olvidado", memorias en canto nuevo.


En 2010 lanza el proyecto musical "Balada Poética", música y poesía de perfil humanista y esperanzador.