NUESTROS PROYECTOS EN 2018

(haga click en los íconos para obtener información de los avances individuales de cada proyecto)

DESTACADOS POR PROGRAMA

El programa de caña de azúcar se enfoca en el desarrollo de soluciones digitales que proveen inteligencia para enfocar de forma costo eficiente la asistencia técnica. De este modo se busca acelerar los procesos de mejora contínua hacia una gestión y producción sostenible, cubriendo la mayor cantidad de productores posible.

En Brasil, ELO, el modelo de asistencia técnica inteligente desarrollado con Raízen cumplió cinco años y alcanzó en 2018 al 90% de sus proveedores independientes de caña de azúcar. Se produjeron 24 millones de toneladas de caña de azúcar bajo prácticas sostenibles, de las cuales 2,9 millones de toneladas cumplieron con los estándares de Bonsucro.

El uso de soluciones digitales, también ayudó a la asociación Socicana a aumentar la productividad de sus miembros en un 16%. Su proyecto en conjunto con Solidaridad, Top Cana, ganó el premio a la innovación otorgado por Bonsucro. Un nuevo proyecto de mejora continua con Orplana, MudaCana, busca capacitar a sus 32 asociaciones con un potencial de impacto sobre 65 millones de toneladas en la mayor región de producción de caña de Brasil. En 2018, el programa se presentó a tres de las asociaciones, que suman 1.000 productores

Se desarrolló también el denominado Índice de Inteligencia Climática (Climate Smart Index, CSI), una metodología para cuantificar la adopción de prácticas climáticamente inteligentes. El mismo se probó entre 1.586 productores brasileños atendidos con soluciones digitales entre 2014 y 2017. El índice busca demostrar si el desempeño climático de los productores mejoró como resultado de las visitas de extensión, la capacitación recibida y la aplicación de los aprendizajes entre visitas.

Por otro lado, se realizó un estudio para evaluar la posibilidad de producir pellets a partir de bagazo de caña de azúcar para la empresa RWE en los Países Bajos, dado que la compañía está buscando fuentes alternativas de energía renovable para sustituir el carbón en el futuro.

En Colombia, el programa piloto en conjunto con Procaña denominado Fénix, contaba, a diciembre de 2018, con 65 productores vinculados y cubría más de 8.800 hectáreas de cultivos.

El objetivo de nuestro programa de café es proporcionar un modelo de asistencia técnica inteligente que fomente las buenas prácticas en el contexto de una agricultura baja en carbono que fortalezca la resiliencia de pequeños productores.

En 2018, Solidaridad asistió a 117.733 caficultores en Colombia y 16.923 en Perú, cubriendo 265.000 y 50.316 hectáreas bajo manejo sostenible, respectivamente. Esto se realizó a través de talleres vivenciales y módulos de educación online.

Asimismo, se estableció una nueva alianza con la cooperación noruega para escalar los resultados del proyecto de caficultura climáticamente inteligente ejecutado en Colombia y Perú entre 2013 y 2016.

El programa de café finalmente se ha extendido a Brasil, donde se han realizado alianzas con el SENAR de Minas Gerais, organismo nacional que brinda asistencia a productores rurales, y con Imaflora. El objetivo de la alianza es complementar los programas del SENAR con prácticas climáticamente inteligentes, desarrollar incentivos para una mayor participación de jóvenes y mujeres, y promover el acceso a mercados de cafés especiales.

En Brasil seguimos trabajando junto a la Fundación C&A para desarrollar un modelo rentable de cotonicultura familiar adaptada a las condiciones del semiárido. Seis de los siete productores piloto que adoptaron el uso de riego por goteo en Minas Gerais y registraron aumentos en su productividad. El uso de riego también incrementó la longitud de la fibra, la finura, el brillo y el color por encima de los requisitos mínimos de calidad establecidos por la institución nacional de investigación agrícola, EMBRAPA.

Nuestro programa de cacao está ligado a una estrategia para desarrollar un modelo de agricultura familiar de bajo carbono en el contexto de la Amazonía brasileña, iniciada hace tres años.

En 2018, La adopción de prácticas climáticamente inteligentes como la poda y el manejo de la fertilidad del suelo, alcanzó el 88% y el 50% de los agricultores familiares que participan de nuestro proyecto Territorios Inclusivos y Sostenibles. Esto ha dado lugar a aumentos de los rendimientos del 19% y a una mayor calidad en las almendras de cacao. Esto, a su vez, ha abierto la oportunidad de acceso al mercado "Bean to Bar". Las almendras de cacao de Zezinho, uno de los productores apoyados por el programa, fueron reconocidas en la Semana de Chocolate Bean to Bar 2018 y se convirtieron en la primera barra de chocolate del asentamiento Tuerê presente en el Salon du Chocolat en París.

En Perú, la minera San Luis recibió un reconocimiento de parte del gobierno nacional por haber alcanzado la certificación Fairmined con apoyo de Solidaridad y la Alianza por la Minería Responsable (ARM). También se firmó un convenio de cooperación con la escuela de postgrado GĚRENS para generar conocimientos alrededor de la minería artesanal y de pequeña escala (MAPE), a través de un diplomado que tiene como audiencia ejecutivos del sector privado, representantes del gobierno y ONG's.

Luego de años visbilizando su situación, las "Pallaqueras" del Perú han logrado entrar al Registro Integral de Formalización Minera (REINFO) mediante el Decreto Supremo N° 018-2018-EM. De esta forma son reconocidas como parte de la cadena de producción de oro y podrán acceder al sistema económico formal para vender su mineral a mejores precios.

En el caso de Bolivia se reactivó la "Red Nacional de Mujeres Mineras", para otorgar a la mujeres de la minería artesanal y de pequeña escala representatividad y visibilidad frente al Gobierno y el resto del sector minero. La red realizó capacitaciones en incidencia política, empoderamiento ante la violencia doméstica y liderazgo a más de 200 mujeres mineras. Asimismo, Solidaridad se unió al Grupo Interinstitucional de Trabajo por el Oro Responsable conformado por Better Gold Initiave, Cumbre de Sajama, Fundación MEDMIN, Helvetas, la Universidad Mayor de San Andrés y Wildlife Conservation.

A nivel de políticas, se socializó con representantes del gobierno y federaciones, un documento con 15 recomendaciones de políticas públicas a nivel de producción, medio ambiente y aspectos sociales para una minería cooperativa a pequeña escala más responsable.

En Paraguay, seguimos brindando soluciones digitales para mejorar la sostenibilidad en las cadenas de suministro de los principales traders presentes en el país. MejorAgro, nuestro proyecto conjunto con COFCO y la Cooperativa Colonias Unidas alcanzó 6.100 hectáreas y 21.513 toneladas bajo manejo sostenible. Esto superó los objetivos establecidos con COFCO en un 122% en área y en un 170% en volumen. Estos resultados positivos iniciaron, a su vez, un efecto dominó en la cooperativa Colonias Unidas, lo que llevó a 700 nuevos productores a unirse a las sesiones de capacitación, además de los 100 originales que se espera que participen.

En Bolivia y la provincia de Salta, en Argentina, seguimos facilitando plataformas de diálogo multiactor para mejorar la aplicación de los marcos legales ligados al uso de la tierra y los mecanismos de monitoreo para combatir la deforestación ilegal. En Bolivia se apoyó la implementación de un sistema de calidad ISO 9001 y dos módulos online que mejoraron y acortaron los tiempos de aplicación de tres procesos legales para el cambio de uso del suelo. Asimismo, se mejoró el sistema de monitoreo satelital. Ahora se pueden descargargar imágenes en 15 minutos, en lugar de 6/8 horas, y se redujo el tamaño de las imágenes de 1.6 Gb a 20 Mb.

En Brasil, una alianza con la cooperativa rural Cresol, la empresa belga Colruyt, y la ONG Trias consiguió que 18 pequeños productores cumplieran con los requisitos de la RTRS y certificaran 30.125 toneladas de soja en las regiones de Silvânia y Orizona, Goiás.

Nuestro programa de ganadería está íntimamente ligado a una agenda de adaptación al cambio climático y a una estrategia de agricultura de bajo carbono en biomas clave para la región como lo son la Amazonía y el Chaco.

Nuestra intervención en el Chaco Seco de Paraguay ha entrado en su segundo año de implementación. Las cooperativas de pequeños productores lecheros con quienes trabajamos adoptaron técnicas climáticamente inteligentes para mejorar la resiliencia del ganado a las sequías prolongadas. En consecuencia, se logró un incremento en la productividad del 17%, lo que ha llevado a dos nuevas cooperativas a unirse al proyecto.

Por otro lado, se ha conformado una alianza con CREA Paraguay, un grupo de grandes productores de carne presentes en Chaco, para realizar cuatro pilotos, que abarcan 21.967 hectáreas y alrededor de 10.000 cabezas de ganado. El objetivo de los pilotos es identificar tecnologías que demuestren que la adopción de prácticas climáticamente inteligentes puede disminuir las emisiones GEI incrementando la productividad. En 2018, las fincas modelo incrementaron en un 25% sus rebaños y la productividad de kg de carne por hectárea en un 8%, produciendo más un millón de kilos de carne bajo prácticas climáticamente inteligentes.

En Colombia, Henkel y Solidaridad se han aliado para desarrollar una solución digital (Farming Solution), que permite autoevaluar el desempeño de los productores en comparación con los principios de la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO) para Colombia, y que brinda material de apoyo digital a la medida del productor para su mejora contínua. El contenido de esta herramienta fue consensuado con Fedepalma, la federación de productores de aceite de palma, y se probó entre 75 productores, con buena aceptación del sector. Asimismo, en diciembre se firmó un acuerdo con Cenipalma para el desarrollo de otra herramienta digital que también analice los riesgos y costos para cerrar las brechas.

En Perú, donde aún no hay ninguna planta/grupo certificado según los criterios de la RSPO, se ha iniciado el apoyo a Junpalma -el gremio nacional de productores palmeros- para liderar un Acuerdo Nacional de Palma Sostenible y Libre de Deforestación, en el marco de la Declaración de San Martín por un Desarrollo Rural Bajo en Emisiones. Además, Solidaridad y el Grupo Palmas obtuvieron el respaldo de Innóvate Peru para un proyecto que marcará una pauta en la historia de la industria palmera en el Perú, al emprender un proceso de reducción de brechas hacia el cumplimiento de los estándares de producción sostenible de palma aceitera, siguiendo los criterios de la Roundtable Palm Oil (RSPO). Inicialmente, el proyecto contempla capacitar y monitorear a proveedores asociados en la implementación de cierre de brechas RSPO en la región de San Martín, como estrategia para reducir la deforestación, conservar la biodiversidad, y promover buenas prácticas en los cultivos de palma en la Amazonía peruana.

En 2018, 124 productores familiares de té y tres plantas procesadoras adoptaron buenas prácticas en el marco de nuestro proyecto de mejora continua con S&D en la provincia de Misiones, en Argentina. A partir del uso de soluciones digitales para mejorar la asistencia técnica, se alcanzaron 1.099 hectáreas bajo prácticas sostenibles, 749 de las cuales fueron certificadas bajo el estándar de Rainforest Alliance (RA), produciendo 11.233 toneladas de hojas verdes sostenibles. También finalizó el programa de formación de formadores, dejando la capacidad instalada para continuar procesos de mejora continua en 10 compañías de té miembros del Tea Cluster.

En yerba mate, luego de llevar adelante proyectos en Argentina (con Syngenta) y Paraguay (con Colonias Unidas), el programa se ha extendido a Brasil a partir de una alianza con Coca-Cola Brasil y Leão Alimentos e Bebidas. El objetivo del proyecto es catalizar la mejora continua en la región sur de Brasil (Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul), a través del desarrollo e implementación de un modelo de capacitación técnica a gran escala. La iniciativa se basa en los Principios Rectores de la Agricultura Sostenible (SAGP) de Coca-Cola, que abarcan tres pilares: derechos humanos y laborales, medio ambiente y sistemas de gestión eficientes

Ecuador, el primer exportador de bananos del mundo, adoptó de forma oficial el manual sobre salud y seguridad ocupacional del banano desarrollado por Solidaridad, World Banana Forum y Banana Link con el apoyo financiero de IDH. Este manual, considerado un punto de referencia mundial por la FAO, tiene el potencial de impactar positivamente sobre la integridad, la seguridad y el bienestar de 220,000 trabajadores bananeros empleados directamente por las fincas bananeras y 2,5 millones de empleados indirectamente en la industria bananera. Desde que el proyecto inció en 2016, se han capacitado a 2.445 productores, verificándose una disminución en el número de accidentes del 28%. Asimismo, se contó con el apoyo de la Asociación de Exportadores de Banano de Ecuador (AEBE) y la Corporacion regional de bananeros del Ecuador (Agroban), quienes representan más del 90% de la producción de banano a nivel nacional-, para la adopción de buenas prácticas sociales y medio ambientales sobre 42.420 hectáreas.

En Perú, donde se conformó la primera asociación de productores de banano orgánico y la Mesa Técnica de Banano en la región de Piura, se captaron los fondos públicos de Innóvate Peru para el desarrollo de un clúster nacional de banano orgánico. Esta mesa de diálogo reunirá a asociaciones de productores, exportadores, importadores y certificadoras para mejorar la competitividad y sostenibilidad del sector. Adicionalmente, Solidaridad se alió con Earth Innovation Institute en el proyecto "Desarrollo Rural Bajo en Emisiones" (DRBE) que tiene el objetivo de incentivar un desarrollo sostenible y la reducción de la deforestación en las regiones de Piura y San Martín.

2018 también fue un año importante para desarrollar alianzas estratégica en el sector de la naranja en Brasil. Solidaridad fue aceptada como miembro de la Cámara de Cítricos de Brasil en el Ministerio de Agricultura.

CON EL APOYO DE

MIEMBRO DE