Comunicaus
 


       DECLARACIÓN SOBRE LA CREACIÓN 
DE UNA OFICINA DE LA LENGUA ARAGONESA EN HUESCA

La reciente creación de una Oficina de la Lengua Aragonesa en Huesca −esto es: un servicio de asesoramiento lingüístico para la promoción del aragonés−, por parte del tripartito en el gobierno, ha suscitado algunas reacciones discrepantes. 

La Sociedat de Lingüística Aragonesa, entidad científica, y por tanto apolítica y apartidista, desea manifestar al respecto lo siguiente:

No puede denominarse a tal iniciativa una utilización partidista por el mero hecho de que únicamente una parte de los grupos parlamentarios la hayan aprobado. Del mismo modo que tampoco fue una utilización partidista la presencia, por primera vez, en el curriculum escolar de una asignatura optativa de aragonés, que, recordemos, fue iniciativa de un gobierno bipartito del PP y del PAR, ante las discrepancias, entonces, de otras opciones políticas. 

En todo caso, se trata de una iniciativa socialmente incompleta. Y es lo primero que lamentamos: que el aragonés siga siendo instrumentalizado políticamente por unos y otros, pero no podemos lamentar la creación de dicha Oficina de la Lengua Aragonesa, por las siguientes razones:

Primero: cualquier oscense de más de cincuenta años recordará con afecto a Pedro Lafuente y su programa Altoaragón, que durante tantos años estuvo en antena en Radio Huesca. Allí se podía oír cada fin de semana el habla altoaragonesa que hasta la primera mitad del siglo xx todavía era usada por las clases más humildes de la capital oscense, entre ellos los hortelanos.

Segundo: el aragonés de la comarca oscense constituye un habla real, histórica, no una invención, y ha sido lengua cultivada en lo literario, destacando la obra de Agliberto Garcés, (Bolea, 1908-Huesca, 2002) así como otros autores de obra menor.

Tercero: la toponimia menor de Huesca así como la macrotoponimia de su término municipal, y de toda la comarca de la que Huesca es capital, es abrumadoramente toponimia en aragonés.

Por otra parte, no nos parece en absoluto que un contrato de 21.000€  para gestionar un presupuesto de solo 5.000€ sea dilapidar el dinero, y menos sabiendo que la persona responsable está muy preparada y está capacitada para dicho puesto. Algo que, en nuestra tierra, se puede contar con los dedos de las manos, pues es habitual constatar un amateurismo irresponsable,  falta de rigor académico y la instrumentalización política de la lengua aragonesa (o de la fabla, neolengua construida a partir de aquella). 

Consideramos pues que es una suma despreciable, máxime si tenemos en cuenta los recursos económicos que se gastan en otros asuntos.

Consiguientemente, nos felicitamos por que un ayuntamiento haya tenido la iniciativa de pasar de las palabras a los hechos en lo que se refiere a una promoción efectiva del aragonés. 

Deseamos que tal iniciativa se extienda como un buen ejemplo en aquellos municipios donde todavía se habla una variedad de aragonés.                                                                                    


* * *

Comunicado conjunto de las asociaciones 

Sociedat de Lingüistica Aragonesa y Estudio de Filolochía Aragonesa


Reunidos en Graus el 27 de junio de 2015 las asociaciones Sociedat de Lingüística Aragonesa y Estudio de Filolochía Aragonesa declaramos que el aragonés necesita con urgencia una política de planificación lingüística enfocada de forma prioritaria hacia las zonas de uso donde todavía pervive.

Ambas asociaciones declaramos una voluntad común de trabajar conjuntamente en esa dirección; labor a la que llamamos a otras entidades, agentes sociales y personas.

Pensamos que es necesario superar modelos artificiosos de lengua y grafías que se alejan del espacio románico al que pertenece nuestro idioma.

Reconocemos la existencia de una visión plural de la lengua y de los procesos de codificación, pero ello no debe obstaculizar la pervivencia del aragonés ni ser excusa permanente para la confrontación.

El patrimonio lingüístico constituye una riqueza cultural para todos, por lo que solicitamos al Gobierno de Aragón que se va a constituir en las próximas fechas que adopte las medidas necesarias y que tenga en cuenta la urgencia histórica, a fin de garantizar que no se rompa la transmisión generacional del idioma. Para ello resulta de evidente necesidad la celebración de actos culturales con el protagonismo del idioma, la redacción de una ley de lenguas y la institucionalización de una autoridad lingüística para el aragonés.

                  

* * *

              Comunicado de prensa

 La Sociedat de Lingüística Aragonesa (SLA), reunida en su VI Asamblea General, en Estadilla el pasado sábado 13 de septiembre de 2008  desea hacer públicas las siguientes consideraciones en relación con las recientes noticias aparecidas este verano que hablaban de una hipotética puesta en marcha de la Ley de Lenguas.

 

Esperamos que este enésimo anuncio de dicha Ley no sea una vez más la habitual serpiente de verano en que esa noticia se ha transformado. Máxime si se tiene en cuenta la repetida dilación y pusilanimidad en su puesta en marcha.

Consideramos muy preocupante la ausencia en dicho borrador de una mención expresa a la cooficialidad de las lenguas autóctonas, (que es especialmente grave para el aragonés y el benasqués). Es una noticia muy lamentable. Creemos que sin un estatus legal en todos los ámbitos sociales el borrador está más próximo a devenir una cínica declaración de defunción que un texto que proteja y dinamice un patrimonio cultural que se halla en una situación extrema.

Alertamos igualmente ante la habitual confusión de términos existente bajo el adjetivo aragonés, que se da entre los dialectos constitutivos aragoneses, esto es históricos, derivados del latín, y el esperpéntico amasijo lingüístico que presenta la pintoresca lengua neoaragonesa temerariamente construida y que hace gala de una grafía que causa sonrojo. Ciertos sectores promueven este peculiar constructo, arrogándose astutamente la representatividad de la lengua histórica con una denominada, pomposamente, “academia”, la cual carece de reconocimiento oficial alguno.

 Nuestra entidad lamenta la inaudita mediocridad en todo este proceso de Ley de Lenguas, y reclama el reconocimiento oficial del aragonés hablado en algunos valles pirenaicos, con una especial atención a las particularidades que presenta un habla de dificultosa clasificación como es el benasqués.

Cualquier otro proceso requeriría, a nuestro modo de ver, la aplicación de una planificación lingüística muy bien gestionada, para la que –sinceramente– creemos que no se dan en estos momentos los necesarios requisitos de rigor científico, debido a las muchas lagunas existentes en el conocimiento de la gramática histórica y la toponimia, entre otros puntos.

 

 * * *

Comunicado de la V Asamblea, Fonz, 17 de noviembre de 2007

La Sociedat de Lingüística Aragonesa en su quinta asamblea celebrada el  sábado 17 de noviembre de 2007 en Fonz acordó cinco puntos básicos que considera necesarios para ser aplicados en una adecuada planificación lingüística del aragonés, esto es, de las hablas vivas altoaragonesas:

 

Cinco propuestas básicas  para la Ley de Lenguas

 

1.           Sin transmisión generacional una lengua no pervive. La escolarización en la lengua autóctona -fundamental en primaria, necesaria en secundaria-, debe constituir una prioridad en aquellas zonas donde es hablado algún dialecto aragonés

 

2.           Si no se fomenta su uso social y su empleo mediático, relegamos a la lengua autóctona a una esfera marginal de la comunicación, e impedimos su pleno desarrollo social.  

 

3.           Para ello es necesario un proceso de codificación, gráfica, morfosintáctica y léxica que cohesione las hablas vivas, restaurando aquellos elementos perdidos por el contacto con el castellano.  Un proceso conducente a un modelo referencial de lengua comarcal, que, socialmente afianzada, sí sería susceptible de conformar una lengua común.

 

4.           Sin un estatus legal territorial (zonas de uso actual o reciente) y personal en que la lengua autóctona sea oficial junto al castellano, aquella estará siempre en situación de subordinación.  

5.           El habla benasquesa, debería poseer una planificación lingüística específica, puesto que difiere considerablemente tanto de los dialectos de filiación aragonesa como de los de filiación catalana.


* * *

Comunicado del 27 de febrero de 2005

RESOLUCIÓN DE LA SLA

    Ante las últimas informaciones aparecidas en diversos medios de comunicación en las que diferentes asociaciones, que postulan el afianzamiento de un modelo estándard de aragonés, convocan un Congreso de la lengua aragonesa, al que por otra parte, hemos sido amablemente invitados a participar, la Asamblea General de la Sociedat de Lingüistica Aragonesa (SLA), reunida en Estadilla el día 27 de febrero de 2005, manifiesta públicamente:

  • Que la SLA rehúsa participar en tal Congreso puesto que entiende que no se dan las mínimas condiciones científicas y de consenso social para ello. 
  • Si bien los colectivos que lo promueven postulan la unidad del aragonés, en la que la SLA coincide, (con excepción del benasqués) no ve ahora la necesidad de un estándard, y menos todavía como el del neoaragonés que se desea afianzar. 
  • Creemos que se trata de un modelo de lengua realizado con premura, sin la necesaria pericia lingüística  y que no representa al aragonés en cada uno de sus dialectos constitutivos.
  • Por otra parte, los colectivos que firmaron un manifiesto por el aragonés el pasado domingo 13 de febrero, no han realizado la necesaria autocrítica que reconozca los fallos y carencias de su modelo, así como de la ortografía promovida para él.
  • La SLA considera que la realidad social del aragonés aconseja trabajar por las hablas vivas en sus zonas de uso, elaborando, en todo caso, paraestándares territoriales en zonas de uso concreto. En el caso del benasqués, lengua de transición entre el aragonés y el catalán, creemos que es necesario un estatuto lingüístico propio. 
  • No obstante, la SLA participaría gustosamente en un simposio o congreso, surgido a iniciativa del Gobierno de Aragón y de la Universidad de Zaragoza, en el que se den las necesarias condiciones científicas y donde concurran todas las partes implicadas, en especial los representantes de las zonas aragonesófonas nativas, y, con la asesoría previa de un comité de sabios formado por lingüistas de probada solvencia e imparcialidad.
  • Por último, la SLA hace un llamamiento a la sociedad aragonesa y en particular al Gobierno aragonés, para que retome el acuerdo de las Cortes de Aragón de hace unos años y, de una manera valiente pero consensuada, escuchando a todas las partes, empiece a sentar las bases de una auténtica planificación lingüistica de Aragón tanto para el catalán, como para el aragonés y el benasqués.
  • Teniendo muy en cuenta la diferente realidad de cada lengua y respetando especialmente la diversidad del aragonés en su fragmentada unidad. Por todo ello la SLA cree que no caben concesiones a experimentos lingüísticos particulares que carecen del necesario consenso científico y la imprescindible aceptación entre las personas que hablamos las diversas variedades de aragonés, especialmente en Sobrarbe, Ribagorza y Echo, donde se concentra la mayoría de hablantes de este romance.

Sociedat de Lingüistica Aragonesa

Estadilla, 27 de febrero de 2005