Miércoles 28
 

Inicialmente la idea era sólo un control. Llegamos temprano,  8:30  aproximadamente,  pasó  a  tomar  su peso y presión. Había bajado otros 600  grs.  ( un  total  de  1.200  Kgrs.  en  dos  semanas ).  Lo  demás estaba bien. Esperamos al doctor y nos hizo pasar bastante rápido. Escuchó los latidos del corazón de la pequeña, hizo el tacto para verificar el estado de la membrana  y  estimular  las  contracciones.  Dijo  que todo estaba bien, que iba a  perder  un  poco  de  algo  como  un  "moco",  pero  que  todo  estaba  bien. "-Bueno... que hacemos ?" preguntó, "-Esperamos hasta el viernes y...."

"-No,  no  quiero  ir  y  volver otra vez", dijo Fabiana.

"-Bueno, entonces te internás hoy".

Así con toda mi sorpresa terminamos en sala de espera a que nos dieran  ingreso.  Una  enfermera  tomó los datos de la Fa ( le erró la digitación de la cédula, y eso que  lo  hacía  con  un  dedo )  y  simplemente, esperamos..... 45 minutos. Por suerte  pasó José y nos "apuró el trámite, nos adelantó que la sala  iba  a ser la 315  ( pa'  los  quinieleros ).  A  los  15 minutos nos hizo  pasar  y  fuimos  hasta  Block  de  Partos porque le iban a  hacer  otro  monitoreo.

En el inicio de la espera

Eso  era como a las 11 y poco. Las dos oportunidades anteriores habían  demorado  20  minutos  uno,  1  hora el otro, supuse que este no iba a ser muy diferente. Luego de  2  horas  y  que  me  devolvieron  su  ropa empecé a preocuparme (nunca me habían dado la ropa antes). Para  que  me  devolvían  la  ropa  si sólo era un control. Quise preguntar pero estaban con una cesárea y más gente  adentro  y  demoraban  en darte cualquier respuesta, o simplemente no te contestaban nada, con la simple  frase  “-La  doctora  ahora sale y le dice”.

Luego de varias horas apareció una enfermera y me dijo que de parte de  Fabiana,  tenía que ir a buscar el bolso de la bebé. Le dije “-Pero esto era sólo un control, no le vayan a hacer una cesárea todavía !!La de cesárea era otra muchacha !!”, entonces se  rió  y  dijo  “-Estamos poniéndole inducción, así que por las dudas…”.

“-Y  como  está  ella  ?”  pregunté. 

“-La  doctora  no  le contó ?”, 

“-Nooo”. 

-Bueno, ahora sale y le cuenta”.  Me  quedé  tan  tranquilo……. 

Mandé  mensaje  a Leticia ( mi suegra ) que necesitaba que alguien me arrimara el bolso de la  bebé. Ella le pidió a Romina y apareció a los pocos minutos tan preocupada como yo.  Le  expliqué  lo poco  que sabía  ( nada !! )  y  quedamos ambos esperando. Llegó Romina con el bolso y la abuela René.

Luego de un par de horas  de espera, apareció la doctora y me dijo que estaban dándole  oxitocina  para inducirle  las  contracciones y que así iban a estar hasta las 20:00.

Apareció Emib y nos trajo el mate, que tanto  necesitábamos  ya.  A eso de las 18:00 me dejaron pasar a verla, enfundado en camisa y pantalón, gorra y zapatos, de esos de cirujía. Charlamos durante una hora y media y me hicieron salir porque venía  otra  parturienta.

 

 

A  las 20:00 suspendieron todo, nos fuimos a la Sala 315 a descansar y  esperar  el  otro  día  a  ver  que pasaba. Nos quedamos allí, a compañados de un par de jóvenes muy planchas, ella de 16 años y el chico ( padre de la criatura ), con 21 años. La madre de la muchacha, ni les cuento….  A  dormir  entonces.

Fa  tuvo alguna que  otra  contracción,  pero  nada  nuevo  ni  doloroso,  aunque  ya  sabíamos  que iba a pasar mientras siguiera el efecto de la oxitocina. Yo por las dudas había llevado la computadora con unas películas y me puse a mirar “Los Infiltrados”, muy buena y luego a dormir.