Jueves 29
 

Hora 08:00 tomamos un desayuno de jugo con pan flauta ya que aún no había pasado la  gente  de la cocina. Ultimas fotos con panza

 

 

La llevaron al Block de Parto nuevamente. Le dieron café con leche  y  pan  ( horribles  según  Fa ), suero y a esperar. Hice campamento afuera del Block a la  espera  de  novedades.  A media mañana me dejaron pasar a verla y estuve  como  2  horas  de  charla.  Salvo las  contracciones,  que  eran bastante seguidas y sin mucho dolor, todo parecía ir  normalmente.  No  había  dilatación aún, cero. Apareció la ginecóloga de guardia ( Andrea )  y  la  revisó.  Decidieron  romperle  la  bolsa  a  ver  si progresaba más rápido. Le dijeron que a partir de ahí las contracciones  iban  a  ser  más  dolorosas ( cosa que fue verdad ). Me hicieron salir y veo que  está  Leticia  afuera.  Charlamos  un rato, le dije las novedades ( o sea ninguna ) y nos quedamos ahí, tomando mate.

 

 

Me dejaron  pasar luego de varias horas y seguimos charlando. Dolían bastante  las  contracciones.  Apareció  otra parturienta y yo tuve que irme. Luego aparecieron Elizabeth y sus muñecas, Yanela y Malé. Después de un rato vino Carlitos.

 

Como a las 17:30 me dijeron que le habían sacado la inducción  y  que  se  iba  a  proceder  con  la cesárea en una hora y media aproximadamente,  porque tenían  que  reunir  todo  el  equipo.  Cinco minutos después me confirman que procedía ahora mismo porque tenía  al  anestesista,  que  era  lo que les faltaba. 17:58 apareció la enfermera y dijo:

-Padre !! Venga.”.

Ahí conocimos a Julietta !! Chiquitita y toda rosadita. Obvio que no fui  el  único  que  entró .  Entró toda la patota y nos  sacamos fotos alternativamente con la pequeña. Luego salimos y festejamos.

   

    

 Al rato  aparecieron  Romina  y Emib ( hermana de Fa y su padre ). Empecé a mandar mensajes con mi celular y cuando  iba  por  la tercera parte me llaman nuevamente.

-Padre, venga”.

Me encontré con Fa  acostada  sobre  una camilla temblando como una vara. “-Efecto de la anestesia”, me dijo la enfermera,  “-Se  le  pasa en seguida”. “-Le voy a enseñar cómo tiene que  hacer  para  que  amamante  la  bebé”.  Me mostró como ponía a la nena sobre la teta. Como sobre la izquierda no quería,  la pusimos  sobre  la derecha ( que me quedaba del otro lado de la camilla ), súper incómodo. Doblado  sobre  la  camilla, aguantando la bebé para que agarrara la teta. Una lucha ¡! Hasta que al final lo  hizo.  O  al  menos eso parecía……

 

Luego de 2 horas y  media  ahí,  nos  llevaron  a  la  Sala  315  otra  vez.  Estaban  Emib  y  Leticia esperándonos felices con su nieta. La Fa quedó  horizontal  y  no  podía  enderezarse  por  6  horas más por lo menos. Debido a la anestesia le habían  indicado  que  si  se  incorporaba  antes  de  ese tiempo le iba a dar un terrible dolor de cabeza, así que por las dudas, no lo hizo.

 

Buscamos los métodos para que pudiera darle teta a la bebé  y  listo.  Vino  la  pediatra  y  nos  fue dando indicaciones de los procedimientos generales. Pañales, limpieza, amamantamiento, etc. Durante  los  2  días  que estuvimos ahí,  pasaron como 4 pediatras y 4 ó 6 enfermeros de pediatría  distintos. Todos dijeron procedimientos distintos para los tiempos  de  amamantamiento  y  cuidados en  general,  unos  que  a demanda, otros que 5 minutos en cada teta y nada  más,  etc.,  así  que optamos por manejarnos por los tiempos de Julietta y listo. Con decirles que luego de todo el tiempo de la primer teta  que  tomó Julietta, estuvo 5 horas durmiendo. No había forma de  despertarla.  La pediatra de turno nos  dijo que de ninguna manera podíamos dejarla sin tomar leche, y por las dudas mandó el primer control de glicemia, que consiste en un pinchazo en el talón de la bebé  para  sacar una gota de sangre. Con un aparatito miden  y  te  dicen  en  el  instante  si  está  bien  o  no.  Dio perfecto. Gritó la guacha como loca ,  pero  increíblemente  no  lloraba  mucho.  Lo  suficiente  para mostrarse y luego  una  paz total. Llegó Fabricio de visita, que durante un rato hizo rabiar  de  dolor a Fa por sus ocurrencias.

 

 

Se vino mi primer cambio de pañal. Obviamente no tenía nada de todo lo que necesitaba al  alcance de la mano, así que Fa me iba dando indicaciones.  Es claro que necesitaba al menos 4 manos  más, pero tenía que arreglarme con las que tenía. Para colmo la guacha se vomitó y  parecía que  se  me ahogaba. Un cagazo total. Dominé la situación, la limpié debidamente y quedó  cambiada. Dos veces me pasó lo mismo, todo un tema el vómito justo en ese momento.  Luego  se  lo  comentamos  a  la pediatra pero nos dijo que todo era normal. Dormimos con un ojo abierto  pendientes  de  los  ruidos que hacía Julietta y de sus tiempos. Un cansancio total, pero de a ratos logramos dormir.