La Iglesia y la Ermita


SANTA MARÍA DEL VALLE

La Iglesia de Santa Mª del Valle es de la primera mitad del siglo XVI, de una nave, rectangular de dos tramos y en mampostería. Los arcos descansan en pilastras prismáticas y ménsulas y acaban en crucerías de terceletes.






Pórtico de la Iglesia


Puerta de entrada a la Iglesia


Suelo del pórtico

La torre es de tres cuerpos, el coro está sobre madera y la sacristía al sur de la cabecera. 

La sacristía de Santa Mª del Valle es de pequeñas dimensiones. Se encuentra en ella un cáliz donado por Carlos IV en el año 1800. Y una arqueta romanista de madera decorada con estucos de plata en el siglo XVII.



Retablo mayor rococó de tres calles del siglo XVIII.

El descendiente y bienhechor del pueblo D. Manuel Martínez, residente en Zafra, fervoroso devoto de esta Virgen , robada no hace muchos años, donó 6.600 reales para realizar este retablo. 
Del dorado se encargaría Juan Gallardo que también trabajaría en las iglesias de Leza, Briones, etc..




Réplica deSanta María del Valle


Según nos relata Madoz se arregló el órgano, a fines del XVIII con dinero de D. Matías.



Suelo de la Iglesia, con grandes tablones



Pila bautismal de esta Iglesia














Volver al principio de la página






LA ERMITA DE SANTA ANA

Unos álamos que se plantaron a la entrada de esta Ermita, después de las vicisitudes para su subsistencia que sus ramas cortadas varias veces a lo largo de los años, nos revelan, siguen dando una entrada original a esta Ermita. También esto contribuiría en su tiempo a darle un aire de modernidad al entorno. No obstante con el grosor, vemos  falta de amplitud.




Es un edificio construido en piedra de sillería en la fachada principal y en mampostería en el edificio en general. Se observan en las paredes del edificio sus reconstrucciones y al igual que en otras poblaciones cameranas hubo también en esta población unos benefactores, Matías Manuel de la Peña y su padre Manuel de la Peña, dejaron reconstruida y embellecida esta Ermita, al estilo de la Villa y Corte de Madrid (otro ejemplo cercano la Ermita de Los Nogales en Villanueva).




En la fachada principal la puerta en arco de medio punto, con un óculo o rosetón en el centro y con moldura en la parte superior. A partir de ella emerge una esbelta espadaña de dos cuerpos, el primero, mucho más grande y con huecos para dos campanas, y el segundo más pequeño y con cavidad para un campanillo. Este último con un frontón o frontispicio triangular en la cima.


El retablo es rococó de finales del XVIII.



Santa Ana. Imagen romanista del XVII.

Los tejados con aleros de ladrillo con esquinillas. El principal es a dos aguas, octogonal el de encima de la cúpula y acabado en un pináculo con bola, y a tres aguas y bastante bajo el de la sacristía.

La cabecera tiene dos ventanas, una al Sur y otra al Norte. La nave otra al Sur y la sacristía al Norte.


Tejado octogonal sobre la cúpula

Interiormente se ve una nave de dos tramos, bóvedas de lunetos, con cabecera cuadrada y ángulos “achaflados”, y con la sacristía al final.

La capilla mayor es la que centraliza toda la atención de la Ermita. Tiene una cúpula, ciega, sin tambor y sobre pechinas. Pilastras toscanas soportan frisos y cornisas, éstas bastante voladas, y un arco triunfal de medio punto.

Al entrar por la puerta, encima, está situado el coro.


Tiene pinturas relativas a los Reyes de Israel en las pechinas. Así se observa a David tocando el arpa, que es la única que se conserva bien. De Josué, por ejemplo en otra, solo queda la cabeza.


Pechina con la imagen de David

En la cabecera tiene una inscripción por la que conocemos a los benefactores ya señalados y los años de la reconstrucción: Entre 1775 y 1778.



D. Manuel de la Peña

Hay unos lienzos de San Joaquín y San José; y un lienzo del XIX de la Virgen de La Leche.















Comments