Fernando Alexis Jiménez

Periodista, Escritor y Podcaster. Sus contenidos en multiplataforma se fundamentan en  principios y valores orientados a la familia.  Publica artículos en diarios impresos y portales de Internet de España, Argentina, Ecuador, Costa Rica, Estados Unidos y Colombia, entre otros.  Es el realizador de Vida Familiar, programa que se transmite en estaciones de radio online y en más de veinte plataformas digitales de Podcast. 

Fernando Alexis Jiménez reside en Santiago de Cali. Dirige el Blog Familias Sólidas y es Editor General de la Revista Vida Familiar.

     Por más de 30 años ejerció el ministerio pastoral.  Tiene certificación internacional como Coach de John Maxwell Team Corp. Actualmente sirve a Dios como maestro y expositor en la Misión Edificando Familias Sólidas, ministerio cristiano reconocido por la Dirección de Asuntos Religiosos del Ministerio del Interior, en Colombia. 

     


FacebookYouTubeTwitterInstagramTikTok

Fernando Alexis Jiménez es autor de numerosos libros electrónicos que se pueden descargar gratis. Dirige, así mismo, el Instituto Bíblico Ministerial, que ofrece formación teológica gratuita para quienes desean servir a Dios.

Últimas Publicaciones en el Blog


Aunque nos parezca imposible, arrepentirnos de nuestro pasado de pecado y pedir perdón a Dios, es un paso definitivo para apropiarnos de la gracia de Dios. Él desea perdonarnos y que emprendamos una nueva vida, conforme a Su plan eterno.


Si partimos de la base que el sufrimiento es inevitable en la vida de toda persona, es importante evaluar la forma como lo enfrentamos.

En esa dirección, nuestra actitud debe ser diferente, a lo que debemos sumar nuestra pena confianza en Dios en medio de las dificultades. Él nos ayuda.  

La gracia de Dios está a su disposición. No obstante, aun cuando Él lo escogió desde la eternidad para salvación, no lo obliga a tomar ninguna decisión. El Señor es respetuoso de la determinación de rechazarlo. 

Recursos Gratuitos

Lo más visto en Youtube

Con frecuencia y ante las dificultades que salen al paso, nos desanimamos. Al hacerlo, desestimamos que hay un Dios de poder que siempre nos acompaña.

Con ayuda de Dios no solo podemos soñar en grande, sino que, además, estamos llamados a conquistar esos sueños.  Es hora de revisarnos, dejar de lado el desaliento y, prendidos de la mano de Dios, avanzar.