El objeto primario de los sindicatos es la defensa de los derechos de sus asociados, y derivados de esta función relacionado con la autonomía sindical, es que se pueden determinar beneficios por negociación colectiva, y otros directos.