La conectividad

ūüēė Tiempo de lectura 5 min.

Fecha: 4 abril 2020

Conectividad

El COVID19 naci√≥ como una epidemia localizada en la ciudad m√°s poblada en la zona central de la Rep√ļblica Popular China y se ha transformado en pandemia mundial ‚Äėgracias‚Äô a que cada vez gozamos de una mayor y mejor conectividad en cuanto a carreteras, ferrocarriles, aeropuertos, oleoductos y gasoductos, redes el√©ctricas, cables de internet y dem√°s etc.

Esto significa que cualquier ‚Äúinteracci√≥n social o epidemiol√≥gica pueda‚ÄĚ cruzar pa√≠ses sin conocer fronteras de manera cada vez m√°s y m√°s r√°pida.

La conectividad entre los mundos es un tema que desde hace bastante ocupa gran parte de mis pensamientos y lecturas as√≠ es como conoc√≠ los excelentes trabajos de gente tan brillante como Parag Khanna, un estratega reconocido mundialmente como el gran gur√ļ del an√°lisis geoestrat√©gico.

Parag Khanna en su libro ¬ęConnectography: Mapping the Future of Global Civilization¬Ľ (Conectograf√≠a: Mapeando el Futuro de la Civilizaci√≥n Global), redefine de manera magistral la forma en la que hoy en d√≠a estamos organizados de acuerdo a las l√≠neas de las infraestructuras y la conectividad, en lugar de nuestras obsoletas fronteras pol√≠tica.

Un dato curioso, tenemos 75 veces m√°s kil√≥metros construidos en infraestructura de conectividad ‚Äďautopistas, v√≠as f√©rreas, oleoductos, cables de Internet, redes de electricidad, etc.‚Äď que en fronteras.

En definitiva, en la medida que nuestras ciudades crecen cada d√≠a m√°s conectadas a trav√©s de las redes de transporte, la energ√≠a y las comunicaciones, evolucionamos a partir de la geograf√≠a a la que √©l denomina ‚Äúconectograf√≠a‚ÄĚ.

Mi propia experiencia de hace unas semanas durante un traslado desde el Reino Unido a Espa√Īa, me sirvi√≥ para validar que en tan s√≥lo 2 horas y media un virus ‚Äėpodr√≠a‚Äô haberse trasladado de un pa√≠s a otro sin conocer fronteras.

Ahora si les parece podríamos simular otro viaje, pero esta vez alrededor del mundo:

Impulsados por un golpe de tos; desde la ciudad China de Wuham, llegar√≠amos al barrio de Shibuya, Tokyo o la plaza de Silom, Bangkok en tan s√≥lo 3 horas. Si desde aqu√≠ nos apetece pasear por las calles de B√©rgamo, Italia s√≥lo tardar√≠amos otras 14 horas en un vuelo comercial. Despu√©s en s√≥lo 2 horas m√°s de trayecto estar√≠amos tomando un ‚Äėrelaxing cup of caf√© con leche in Plaza Mayor‚Äô como dec√≠a una alcaldesa de Madrid, Espa√Īa. Y si por √ļltimo pens√°bamos llegar a Nueva York a dormir, podr√≠amos coger cualquiera de los numerosos vuelos transatl√°nticos que conectan a ambas ciudades en tan s√≥lo 8 horas.

Este itinerario de arriba podría haber servido perfectamente como conectividad para la expansión del actual Covid19 en menos de 24 horas.

Como comenta Parag Khanna, observar este mundo a través del prisma de la conectividad generaría nuevas visiones sobre nuestra forma de organizarnos como especie.

No se conoce mejor inversión que la conectividad

El gasto p√ļblico en infraestructuras f√≠sicas como carreteras y los puentes (lo que se conoce como formaci√≥n bruta de capital fijo), y en infraestructuras sociales como sanidad y educaci√≥n, se considera inversi√≥n porque a la larga genera ahorro en costes y beneficios para la sociedad en su conjunto que las √ļltimas d√©cadas demuestran m√°s all√° de toda duda que, la conectividad es la forma en que las regiones pasan de las econom√≠as valoradas en miles de millones, a las valoradas en billones.

Que he aprendido de esta reflexión

  • A trascender con nuestras barreras metales y a saber que los posibles efectos de ‚Äėun golpe de tos‚Äô en China o cualquier pa√≠s vecino, podr√≠a recorrer el mundo de lado a lado en menos de 24 horas y juntos deber√≠amos aprender a que los problemas de hoy de nuestros vecinos, casi con total probabilidad, ser√°n nuestros problemas ma√Īana o lo que es lo mismo, en las pr√≥ximas 24 horas.

  • No se conoce mejor inversi√≥n que la conectividad.

  • ¬ęLa conectividad es nuestro destino¬Ľ. - Parag Khanna


Autor: Jose Galvan