Leer y escribir en la era digital

Por lo expuesto en el apartado anterior, este Plan de trabajo pretende ofrecer propuestas para que el alumnado pueda acceder a la lectura y la escritura en el marco de las nuevas alfabetizaciones.

Tenemos que dar a nuestro alumnado necesariamente la posibilidad de rebasar el aspecto puramente lúdico de Internet e incorporar habilidades en el uso y tratamiento de la información para no engrosar las filas de los excluidos de los que hablaba Vattimo.

Las propuestas que se incluyen en el portal Leer.es, del Ministerio de Educación, en su apartado Leer en la era digital, plantean actividades de lectura y escritura, de búsqueda y tratamiento de la información, que tienen en cuenta las nuevas formas de leer y escribir. Webquests, webs, cazas del tesoro, juegos...todo esto se puede encontrar en Leer.es. Desde la coordinación de este Plan, se hará lo posible por fomentar este tipo de prácticas lectoras. Aquí se enlazan algunos ejemplos de nuestro alumnado.

Además, promoveremos la inclusión de la lectura y la escritura en las Redes Sociales como parte de este Plan de Lectura. El uso en las aulas de este centro de Redes Sociales educativas, principalmente Edmodo, nos lleva a plantearnos la necesidad de incluir estas prácticas de escritura y lectura en la enseñanza de la competencia lectora. Escribir en una red social tiene sus características propias, no es igual que escribir en un diario o escribir un correo electrónico, por  ejemplo.

En CanalTIC se recogen 10 tareas TIC para fomentar la lectura que coinciden plenamente con el espíritu de este Plan:

  1. Lectura de un medio digital. Se pueden leer usando un eReader o bien el programa Calibre instalado en el ordenador en el caso de eBooks. Para documentos PDF se puede utilizar el programa Adobe Reader.

  2. Cuadernos digitales de trabajo. A partir de este cuaderno se pueden escribir las respuestas en un documento de texto aparte. Otra opción es completarlas en el propio documento usando el procesador de textos Libre Office si se dispone del cuaderno en formato DOC-ODT o bien usando programas como PDF Annotator si solo se tiene en formato PDF. Es el caso de archivos aportados por las editoriales. En las respuestas se puede proponer añadir imágenes, capturas de pantalla o enlaces con intención de poner en valor el soporte digital.

  3. Caza-tesoros. En torno a un libro se puede crear y poner en funcionamiento una actividad de este tipo donde el alumno/a debe investigar en el libro y en Internet a modo de ampliación para poder resolverla con éxito.

  4. Comentarios de lectura en un blog. El profesor/a puede publicar una entrada en el blog de clase con la ficha técnica del libro para que los alumnos/as envíen comentarios al mismo que incluyan resumen y opinión personal tras su atenta lectura. Otra posibilidad es que el alumno/a cree directamente el artículo en el blog: ficha, resumen y opinión personal.

  5. Envío de tweets. En torno a un tema de discusión sugerido por la lectura se puede organizar una actividad de intercambio de tweets en una red social escolar. Esta actividad puede incentivar la lectura de los mensajes de los demás, el respeto de normas de convivencia, el contraste de ideas y opiniones, etc.

  6. Lecturas en voz alta. Se pueden grabar las lecturas en voz alta usando el programa Audacity. Al permitir que el alumno/a se escuche, el ejercicio contribuye a mejorar la dicción, entonación, velocidad, precisión, etc.

  7. Subrayado y esquemas. Otra tarea interesante es subrayar lo importante de un texto usando los marcadores digitales del procesador de textos y con esta información diseñar un mapa conceptual usando por ejemplo el programa FreeMind.

  8. Narraciones. Elaborar una secuencia de dibujos donde se resuma el contenido del libro. Montar estas secuencias en una presentación de diapositivas o un video narrado añadiendo títulos, animaciones y audios. El producto final se puede publicar en el blog de clase.

  9. Multimedias interactivos. Gracias a herramientas de autor como Hot Potatoes, LIM o JClic el profesorado puede elaborar objetos digitales interactivos en torno a la lectura del libro. El alumno/a los utiliza para reforzar contenidos tratados en el libro.

  10. Contando historias. Se puede tomar como referencia alguno de los centros del interés apuntados en el propio libro. Se crea un documento de texto con una introducción y un nudo para que el alumno lo complete con un desenlace final inventado. Otra posibilidad es ordenar las partes de un relato para crear distintas historias. O bien aprovechar los marcadores de documento para redactar un cuento por nodos enlazados al estilo “elige tu propia aventura”: se sitúa el texto de cada nodo en una página independiente y al final de cada una se ofrecen dos enlaces a marcadores internos para que el lector elija la continuación de la aventura. También es posible elaborar la historia de forma colaborativa en modo síncrono o asíncrono del estilo “Continúa la historia …” usando una herramienta de ofimática en línea como Google Docs.