Introducción


¿Te has preguntado alguna vez si te ves de la misma forma en la que te ven los demás? ¿Te has parado a pensar que quizás la imagen que te devuelve el espejo cada vez que te miras en él no es exactamente la misma que perciben las personas de tu alrededor?

Lo cierto es que, en ocasiones, tenemos una visión distorsionada de nuestra propia imagen y vemos cosas en nosotros mismos que los demás no son capaces de percibir; y al revés: los demás ven en nosotros aspectos de los que nunca nos habíamos percatado. De hecho, si escucháramos a las personas de nuestro alrededor tal vez descubriríamos que somos mejores que lo que creemos, y tal vez descubriríamos también que tenemos algo que cambiar, algo que mejorar, algo que, eliminándolo  o puliéndolo un poco, nos ayudaría a ser mejor personas.