Historia de Alte. Brown


El territorio se fue poblando y transformando el entorno de rural a urbano, junto con este proceso se fueron realizando divisiones de gobierno acordes a las necesidades de los vecinos. En 1873 se propicia la fundación del Municipio de Campaña.
En el año 1862, el Sr. Esteban Adrogué, importante comerciante del vecino Pueblo de Lomas de Zamora, compra gran parte de la tierra que hoy es el casco urbano de Adrogué a Tomás Paredes; el motivo de esta compra es establecerse en forma independiente de su familia y también desarrollar la creación de un pueblo; con este objetivo en mente manda plantar árboles frutales en una amplia zona. 
Años mas tarde inicia la construcción de dos edificios: uno para habitar con su esposa y sus hijos solteros,  y otro para sus dos hijas casadas: Dolores y Sofía. Estas primeras construcciones de Esteban Adrogué fueron conocidas con el nombre de Hotel “La Delicia” y “La Cucaracha”. El primero ocupaba las manzanas donde ahora está el Colegio Nacional Almirante Brown y fue demolido a fines de la década del ‘50. El otro, “La Cucaracha”, hoy es edificio histórico, sede del Museo y Archivo Histórico de la Municipalidad de Almirante Brown. 
Estas casas no ocupaban toda la propiedad, con las tierras restantes Esteban Adrogué decide formar un pueblo con un trazado original determinando los lotes en que se podía construir las plazas, calles y ubicación para los principales edificios públicos que iban a ser necesarios. Encarga el diseño de este pueblo al arquitecto Canale y realiza un remate para vender los lotes.
El 30 de septiembre de 1873 se dicta la Ley Nº 856 de la provincia que crea el nuevo partido, detallando sus límites pero sin hacer referencia al nombre y a la localidad cabecera del mismo, ya que en Ministro Rivadavia solicitaban también esta categoría, siendo necesario un decreto complementario un año mas tarde para solucionar la cuestión a favor de los vecinos de Almirante Brown, quienes inmediatamente después de recibido el primer decreto forman una comisión para la construcción de edificios públicos.
La forma de gobierno municipal de la época consistía en un cuerpo colegiado de tres o cinco integrantes con funciones judiciales, de policía y administrativas. Estas personas eran elegidas alternativamente, según las diferentes épocas, por el gobierno provincial propuestos por los partidos políticos en forma indirecta, o votados directamente. Con las sucesivas modificaciones que sufrió la Ley de Municipalidades, se fueron separando los poderes, judiciales y de policía, se creó el Concejo Deliberante como poder legislativo, hasta llegar a nuestro sistema actual, que consiste en un Intendente electo por votación directa y un Concejo Deliberante, también electo en forma directa. El Intendente dura en la función cuatro años y los concejales son renovados por mitades cada dos años.