Historia de Alte. Brown

Almirante Brown es un Municipio del Conurbano Bonaerense que se fue forjando con el flujo poblacional de la ciudad de Buenos Aires, las inmigraciones internas y fundamentalmente las externas. A nuestro distrito llegaron grandes cantidades de italianos y vascos, entre otros extranjeros, que aportaron sus costumbres y su cultura durante la segunda mitad del siglo XIX, poblando esta tierra y trabajando en ella.

Aquí los recibieron una comunidad de argentinos, no todos de clase alta, con la mente abierta y el espíritu grande. Antes de su llegada, un grupo de vecinos había decidido solicitar a la provincia la formación de nuestro Municipio como entidad administrativa y desde ese año, 1873, se inicia oficialmente nuestra identidad local.
Esta identidad, que por supuesto está fundada en quienes vivían o eran propietarios de estas tierras anteriormente.


Como inicio podemos decir que su pueblo cabecera, como se le decía en aquel entonces, fue planteado con un concepto urbanista de avanzada para la época. Su diseño fue planificado por los arquitectos José y Nicolás Canale, padre e hijo, ambos de nacionalidad italiana, que incorporaron las diagonales y las plazas y boulevares, cortando con el hasta entonces, tradicional modelo español.


Es importante destacar que este diseño sirvió como antecedente para la fundación de la ciudad de La Plata, cuando algunos años más tarde se decidió separar la capital nacional de la provincial, que hasta 1880, convivieron en la ciudad de Buenos Aires.


Los primeros vecinos que solicitaron la formación municipal, encabezados por Esteban Adrogué, que fue el principal promotor de la idea, decidieron acerca de los edificios públicos a construir, siendo el primero en estar terminado el de la escuela en 1874. Marcando con esta decisión una política y una vocación por el progreso, tal como se lo entendía, que aún perdura en nuestra identidad.


Es también desde esa época, que nuestro distrito se caracteriza por la actividad cultural, ya desde 1873, en lo que fuera el “Hotel La Delicia”, se realizaban no solamente acontecimientos sociales, sino reuniones y actividades culturales y educativas, que trascendían las fronteras de Almirante Brown.


Con el correr de los años, otras ciudades fueron creciendo y adquiriendo sus características particulares. Todas unidas por un denominador común: la arboleda y la preservación de nuestro patrimonio natural, aún en el marco de un espacio urbano.


Finalmente, conservamos todavía un espacio semi rural, como en los años de nuestra fundación, en la localidad de Ministro Rivadavia, que preserva parte de sus construcciones y su encanto, junto a granjas y actividades que necesitan de extensiones más amplias para poder desarrollarse. Es así que podemos decir que desde nuestro origen hay una identidad propia y particular, formada en el respeto por el espacio urbano, la preservación de la vegetación, la importancia de la educación y las actividades culturales, que nos transforman en un polo de interés para todos aquellos interesados en el arte, las letras, las ideas y todo lo relacionado con  nuestra cultura y nuestras raíces, sin olvidar la incorporación de los nuevos elementos e ideas que la evolución aporta e integrándolos, como hicieron nuestros antecesores amalgamando lo mejor de cada uno para formar una unidad.El territorio se fue poblando y transformando el entorno de rural a urbano, junto con este proceso se fueron realizando divisiones de gobierno acordes a las necesidades de los vecinos. En 1873 se propicia la fundación del Municipio de Campaña.


En el año 1862, el Sr. Esteban Adrogué, importante comerciante del vecino Pueblo de Lomas de Zamora, compra gran parte de la tierra que hoy es el casco urbano de Adrogué a Tomás Paredes; el motivo de esta compra es establecerse en forma independiente de su familia y también desarrollar la creación de un pueblo; con este objetivo en mente manda plantar árboles frutales en una amplia zona. 


Años mas tarde inicia la construcción de dos edificios: uno para habitar con su esposa y sus hijos solteros,  y otro para sus dos hijas casadas: Dolores y Sofía. Estas primeras construcciones de Esteban Adrogué fueron conocidas con el nombre de Hotel “La Delicia” y “La Cucaracha”. El primero ocupaba las manzanas donde ahora está el Colegio Nacional Almirante Brown y fue demolido a fines de la década del ‘50. El otro, “La Cucaracha”, hoy es edificio histórico, sede del Museo y Archivo Histórico de la Municipalidad de Almirante Brown. 

Estas casas no ocupaban toda la propiedad, con las tierras restantes Esteban Adrogué decide formar un pueblo con un trazado original determinando los lotes en que se podía construir las plazas, calles y ubicación para los principales edificios públicos que iban a ser necesarios. Encarga el diseño de este pueblo al arquitecto Canale y realiza un remate para vender los lotes.

El 30 de septiembre de 1873 se dicta la Ley Nº 856 de la provincia que crea el nuevo partido, detallando sus límites pero sin hacer referencia al nombre y a la localidad cabecera del mismo, ya que en Ministro Rivadavia solicitaban también esta categoría, siendo necesario un decreto complementario un año mas tarde para solucionar la cuestión a favor de los vecinos de Almirante Brown, quienes inmediatamente después de recibido el primer decreto forman una comisión para la construcción de edificios públicos.La forma de gobierno municipal de la época consistía en un cuerpo colegiado de tres o cinco integrantes con funciones judiciales, de policía y administrativas. 

Estas personas eran elegidas alternativamente, según las diferentes épocas, por el gobierno provincial propuestos por los partidos políticos en forma indirecta, o votados directamente. Con las sucesivas modificaciones que sufrió la Ley de Municipalidades, se fueron separando los poderes, judiciales y de policía, se creó el Concejo Deliberante como poder legislativo, hasta llegar a nuestro sistema actual, que consiste en un Intendente electo por votación directa y un Concejo Deliberante, también electo en forma directa. El Intendente dura en la función cuatro años y los concejales son renovados por mitades cada dos años.