Project updates‎ > ‎

Energía para el Desarrollo Sustentable en América del Norte

publicado a la‎(s)‎ 28 mar. 2012 13:41 por Adriano Romero   [ actualizado el 28 mar. 2012 14:01 ]
Logo

19-20 de marzo, 2009

Centro de Convenciones

Puebla, México.

 

La emergencia de un nuevo régimen energético en América del Norte, caracterizado por la integración creciente de sus respectivos mercados de energía, y la aparición de nuevas instancias de negociación y colaboración (como la Asociación para la Seguridad y la Prosperidad para América el Norte -ASPAN, y el North American Energy Working Group -NAEWG) que han dado una nueva dimensión geopolítica y de seguridad a los mismos, permiten sugerir que una nueva era de transición energética concertada y liderada principalmente por los Estados Unidos se ha iniciado. Una de las características principales de dicha transición– aunque no la única- será la entrada gradual de combustibles alternativos –principalmente biocombustibles- para el consumo en el sector de transporte. En el caso de los Estados Unidos, esta transición se perfila como una de las prioridades de la nueva administración del Presidente Barack Obama, que podría incluso convertirse en el eje de toda una reconversión tecnológica e industrial capaz de sacar de la recesión económica a este país y a sus principales socios.

 

El momento de transición que vive la industria energética mundial, aceleró también una reforma energética en México. Sin embargo, la recién reforma energética votada por el congreso mexicano hizo –una vez más- de la autosuficiencia de hidrocarburos bajo la tutela del estado el pivote de la seguridad energética del país, cuando a nuestro parecer, la verdadera naturaleza de la reforma mexicana radica en la nueva Ley de bioenergéticos aprobada por el Congreso a principios de 2008 y que claramente permite la generación de combustibles alternativos en manos de particulares, bajo la actividad reguladora del Estado y de acuerdo a las tendencias que imperan ya en los Estados Unidos y Canadá. En el caso de México además, los principales retos a enfrentar en materia energética en los próximos años será, además de lograr la autosuficiencia en hidrocarburos, el equilibrio entre seguridad y soberanía alimentarias –tal y como la propia ley de bioenergéticos las define- y las exigencias propias para desarrollar un mercado de biocombustibles a nivel continental.

 

Desde esta perspectiva, el Centro de Estudios de Desarrollo Regional y Estratégicos para el Diálogo Global A.C. (CERES), fundado en 2007, y el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología de Puebla (COMCE-Puebla) se han propuesto organizar un simposio, con la ayuda y el apoyo del Gobierno de Canadá, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY) y del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe, sobre la transición energética en América del Norte, de combustibles convencionales a no convencionales, y la manera que ha afectado y lo seguirá haciendo a la producción y consumo de energía sustentable en México. El evento pretende dar una visión general de las tendencias en la producción y consumo de energía en América del Norte y la entrada de combustibles alternativos y sustentables en el balance energético de la región y la manera en que estos podrían convertirse en una fuente muy dinámica de desarrollo económico sustentable para toda la región. Así mismo, subrayará la importancia de orientar las políticas públicas para el mejor desarrollo de las energías alternativas que coadyuven al mejoramiento del medio ambiente y que podrían dinamizar la participación del sector privado de los tres países.

Full Info: http://sites.google.com/site/energiaamericanorte/introduccion

Comments