Santidad.es

TwitterInstagramEmail

30 de Noviembre: San Andrés fue uno de los apóstoles de Jesucristo, conocido por ser el hermano de San Pedro. Se estima que nació en el siglo I a.C. y murió como mártir en el siglo I d.C. San Andrés era pescador en Betsaida, Galilea. Fue llamado por Jesús para ser uno de sus doce apóstoles, y junto con su hermano Pedro, dejó su trabajo como pescador para seguir a Jesús. San Andrés es mencionado en varios pasajes del Nuevo Testamento como testigo de varios eventos, incluyendo la multiplicación de los panes y los peces. Aunque no se le da un papel principal en los Evangelios, su papel como apóstol fue significativo. Estuvo presente en la Última Cena. Después de la resurrección de Jesús, fue testigo de la Ascensión. Después de la ascensión de Jesús, se cree que San Andrés predicó en regiones como Escitia y Acaya (parte de Grecia). Su labor misionera es también asociada con el Mar Negro y la región que ahora es Ucrania. Según la tradición, San Andrés fue martirizado en Patras, Grecia, alrededor del año 60 d.C. La forma tradicional del martirio de San Andrés es que fue crucificado en una cruz en forma de "X", conocida como la cruz de San Andrés. Es venerado tanto en la Iglesia Católica como en la Iglesia Ortodoxa. Es considerado el patrón de Escocia y de Rusia, entre otros lugares. 

29 de Noviembre: San Saturnino, también conocido como San Sernin o Saturnin de Tolosa, fue un mártir cristiano venerado en la Iglesia Católica. Se estima que vivió en el siglo III. San Saturnino es tradicionalmente considerado el primer obispo de Tolosa (hoy Toulouse, Francia) en la región de la Galia (actual Francia). Se le atribuyen actividades de evangelización y la conversión de muchos al cristianismo. Durante la persecución de los cristianos bajo el emperador romano Decio en el siglo III, San Saturnino fue arrestado y sometido a torturas debido a su fe. Se dice que fue atado a un toro salvaje durante una procesión pagana, pero el toro se negó a atacarlo. Luego fue decapitado, marcando su martirio. La veneración de San Saturnino creció rápidamente después de su martirio, y se construyó una iglesia en su honor en Tolosa. Su tumba se convirtió en un lugar de peregrinación, y se dice que se realizaron milagros en el sitio.  San Saturnino es uno de los santos más venerados en la región de Tolosa y en la Iglesia Católica en general. La basílica de Saint-Sernin en Tolosa es uno de los lugares de peregrinación más importantes dedicados a San Saturnino. Es importante tener en cuenta que, como con muchos santos antiguos, la información específica sobre la vida de San Saturnino puede incluir elementos legendarios y piadosos, ya que las fuentes históricas a veces son limitadas.

28 de Noviembre: Santa Catalina Labouré fue una religiosa francesa, miembro de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, conocida por recibir visiones de la Virgen María que resultaron en la creación de la Medalla Milagrosa. Nació el 2 de mayo de 1806 en Fain-lès-Moutiers, Borgoña, Francia, y falleció el 31 de diciembre de 1876 en Enghien-Reuilly, Francia. Catalina nació en una familia campesina y fue la novena de once hijos. A una edad temprana, perdió a su madre, y a los nueve años, experimentó la primera comunión y sintió la llamada a una vida religiosa. A los 22 años, Catalina ingresó al convento de las Hijas de la Caridad en París. Durante sus primeros años, no destacó particularmente en su vida religiosa. El 18 de julio de 1830, Catalina tuvo la primera de tres apariciones de la Virgen María en la Capilla de la Rue du Bac en París. En estas visiones, la Virgen le encomendó la tarea de acuñar una medalla, que se conoció como la Medalla Milagrosa. La medalla llevaba la imagen de la Virgen y las palabras "Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti". Después de algunas dificultades y oposiciones, la Medalla Milagrosa fue acuñada y se difundió rápidamente. Se informaron numerosos milagros y conversiones asociados con el uso de la medalla. Catalina continuó su vida religiosa en la Casa Madre de las Hijas de la Caridad en París. Aunque evitó la publicidad personal, su papel en la difusión de la Medalla Milagrosa fue reconocido. Catalina falleció el 31 de diciembre de 1876. Fue beatificada en 1933 por el Papa Pío XI y canonizada por el Papa Pío XII en 1947. Santa Catalina Labouré es venerada por su papel en la difusión de la Medalla Milagrosa, que se ha convertido en una de las devociones marianas más populares en la Iglesia Católica. La Medalla Milagrosa ha sido utilizada por millones de personas en todo el mundo, y la capilla donde tuvo las visiones se ha convertido en un lugar de peregrinación.

27 de Noviembre: San Virgilio de Salzburgo fue un destacado clérigo y misionero irlandés que desempeñó un papel crucial en la cristianización y el desarrollo cultural en la región de Baviera y Salzburgo. Se estima que nació alrededor del año 700 en Irlanda y murió el 27 de noviembre de 784 en Salzburgo, Baviera (actual Austria). Virgilio recibió una educación monástica en Irlanda, donde se destacó en estudios religiosos y clásicos. Ingresó en la vida monástica y se convirtió en monje. En algún momento del siglo VIII, Virgilio fue enviado como misionero a Baviera, una región que abarcaba partes de la actual Alemania y Austria. Su tarea era cristianizar la región y establecer instituciones educativas y religiosas. Virgilio fue nombrado obispo de Salzburgo alrededor del año 745, convirtiéndose en el primer obispo conocido de la ciudad. Durante su episcopado, trabajó en la construcción de iglesias y monasterios, contribuyendo al desarrollo de la infraestructura eclesiástica. Se le atribuye a Virgilio la introducción de prácticas litúrgicas y educativas más avanzadas en la región. Contribuyó al establecimiento de una biblioteca en Salzburgo y promovió la enseñanza de las artes liberales. Virgilio se vio involucrado en una controversia teológica con respecto a la forma de la Tierra. Se especula que Virgilio podría haber sostenido la idea de que la Tierra podría ser redonda, aunque la evidencia histórica es limitada. Esta controversia atrajo la atención del papa Zacarías y del rey franco Carlomagno. Virgilio murió el 27 de noviembre de 784. 

26 de Noviembre: San Silvestre Gozzolini fue un monje y fundador italiano, conocido por su papel en la reforma monástica y por fundar la Orden de los Silvestrinos. Nació el 11 de noviembre de 1177 en Osimo, Italia, y falleció el 26 de noviembre de 1267 en Montefano, Italia. Silvestre Gozzolini nació en una familia noble en Italia. Después de experimentar una profunda conversión, abandonó su vida de nobleza y se retiró a la ermita de Montefano, donde vivió como ermitaño durante varios años. Silvestre, buscando una vida más contemplativa y austera, reunió a un grupo de ermitaños en Montefano. En 1231, obtuvo la aprobación papal para fundar la Orden de los Silvestrinos, una orden monástica que seguía la Regla de San Benito con énfasis en la contemplación y la vida eremítica. La Orden de los Silvestrinos se comprometió a seguir un estilo de vida riguroso y centrado en la oración. Silvestre se convirtió en el prior del monasterio de Montefano y lideró a los monjes en la observancia de una forma austera de la Regla de San Benito. La Orden de los Silvestrinos atrajo la atención y el reconocimiento por su dedicación a la oración y a la vida monástica. La orden creció y se expandió a otros lugares. San Silvestre Gozzolini murió el 26 de noviembre de 1267. Fue canonizado por el Papa Clemente VIII en 1598. La Orden de los Silvestrinos, aunque menos conocida que algunas otras órdenes religiosas, ha contribuido a la vida espiritual de la Iglesia. Su legado perdura en la memoria de aquellos que buscan una vida monástica más contemplativa y austera.

25 de Noviembre: Santa Catalina de Alejandría se cree que vivió a principios del siglo IV. Catalina fue una mujer sabia y culta que vivió en la ciudad de Alejandría, una ciudad importante en el Imperio Romano. Según la tradición, era de noble linaje y desde joven mostró una profunda devoción a la fe cristiana. Entre los aspectos más conocidos de la leyenda de Santa Catalina se encuentra su encuentro con el emperador Maximino Daza. Según la tradición, Catalina lo confrontó por perseguir a los cristianos y defendió valientemente su fe en un debate filosófico. La sabiduría y elocuencia de Catalina impresionaron al emperador, pero él no renunció a su persecución y la sometió a torturas. Se dice que durante su encarcelamiento, Catalina fue visitada por ángeles y consolada por visiones divinas. Además, la leyenda sostiene que cuando intentaron ejecutarla en una rueda de cuchillos afilados, la rueda se rompió milagrosamente. Finalmente, Catalina fue decapitada por orden del emperador. Según la tradición, después de su martirio, sus restos fueron llevados por ángeles al Monte Sinai, donde más tarde se construyó el famoso Monasterio de Santa Catalina. Santa Catalina de Alejandría es venerada como una mártir y sabia defensora de la fe cristiana. Se la considera una de las Catorce Santas Auxiliadoras, un grupo de santas invocadas en la tradición católica en tiempos de necesidad. Su vida y martirio son recordados como un ejemplo de valentía y firmeza en la fe.

24 de Noviembre: San Andrés Dung-Lac fue uno de los mártires vietnamitas que dieron su vida por la fe católica durante una época de persecución religiosa en Vietnam en el siglo XIX. Nació alrededor del año 1795 y fue martirizado el 21 de diciembre de 1839. Andrés Dung-Lac fue un sacerdote católico vietnamita que ejerció su ministerio durante un periodo tumultuoso en la historia de Vietnam. La persecución contra los católicos en Vietnam fue intensa durante el reinado del emperador Minh Mang, quien buscaba erradicar la influencia del cristianismo en el país. Andrés Dung-Lac fue arrestado y torturado en varias ocasiones debido a su fe. Sin embargo, continuó predicando y ministrando a la comunidad católica a pesar de las dificultades y los peligros que enfrentaba. Finalmente, fue arrestado junto con otros cristianos. Fue llevado ante el emperador Minh Mang y se le dio la oportunidad de renunciar a su fe. Andrés Dung-Lac se mantuvo firme en su creencia cristiana y se negó a apostatar. Como resultado, fue condenado a muerte. El 21 de diciembre de 1839, San Andrés Dung-Lac fue martirizado. Su ejecución, como la de muchos otros mártires vietnamitas en ese tiempo, fue un testimonio de su valentía y devoción a su fe en medio de la persecución. Andrés Dung-Lac fue canonizado por el Papa Juan Pablo II junto con otros mártires vietnamitas el 19 de junio de 1988. Estos mártires son recordados y venerados como héroes de la fe católica en Vietnam y en la Iglesia Católica en general.

23 de Noviembre: San Clemente I fue el tercer Papa después de San Pedro. Se estima que vivió a fines del siglo I y principios del siglo II, posiblemente entre los años 35 y 100 d.C. Tercer Papa de la Iglesia Católica, sucediendo a San Pedro y San Lino. Se cree que Clemente era romano y es conocido por su epístola, conocida como "La Epístola de Clemente a los Corintios" o simplemente "Primera Epístola de Clemente". Esta carta es uno de los primeros documentos cristianos no canónicos que han llegado hasta nosotros y fue escrita a la comunidad cristiana de Corinto en el año 96 d.C., aproximadamente. La carta aborda cuestiones de desorden y desobediencia en la comunidad de Corinto y ofrece enseñanzas sobre la humildad, la obediencia y la paz. La tradición cristiana también sostiene que Clemente fue un discípulo de los apóstoles Pedro y Pablo. Según algunas leyendas, Clemente fue desterrado por el emperador Trajano a la ciudad de Quersoneso, en la península de Crimea, donde murió como mártir alrededor del año 100 d.C. La información sobre el martirio de San Clemente también está envuelta en leyendas. Algunas versiones dicen que fue arrojado al mar con una áncora alrededor del cuello. Otras versiones sugieren que fue ejecutado en tierra firme. A pesar de las incertidumbres sobre los detalles específicos, se le considera un mártir de la fe cristiana.

23 de Noviembre: San Clemente I fue el tercer Papa después de San Pedro. Se estima que vivió a fines del siglo I y principios del siglo II, posiblemente entre los años 35 y 100 d.C. Tercer Papa de la Iglesia Católica, sucediendo a San Pedro y San Lino. Se cree que Clemente era romano y es conocido por su epístola, conocida como "La Epístola de Clemente a los Corintios" o simplemente "Primera Epístola de Clemente". Esta carta es uno de los primeros documentos cristianos no canónicos que han llegado hasta nosotros y fue escrita a la comunidad cristiana de Corinto en el año 96 d.C., aproximadamente. La carta aborda cuestiones de desorden y desobediencia en la comunidad de Corinto y ofrece enseñanzas sobre la humildad, la obediencia y la paz. La tradición cristiana también sostiene que Clemente fue un discípulo de los apóstoles Pedro y Pablo. Según algunas leyendas, Clemente fue desterrado por el emperador Trajano a la ciudad de Quersoneso, en la península de Crimea, donde murió como mártir alrededor del año 100 d.C. La información sobre el martirio de San Clemente también está envuelta en leyendas. Algunas versiones dicen que fue arrojado al mar con una áncora alrededor del cuello. Otras versiones sugieren que fue ejecutado en tierra firme. A pesar de las incertidumbres sobre los detalles específicos, se le considera un mártir de la fe cristiana.

22 de Noviembre: Santa Cecilia vivió en el siglo II, posiblemente a principios del siglo III. Se cree que nació en Roma. Cecilia era una joven noble romana convertida al cristianismo. A pesar de la presión para casarse, según las leyendas, hizo un voto de virginidad y dedicó su vida a Dios. Según la tradición, ella convenció a su esposo, Valeriano, para que respetara su voto y también se convirtiera al cristianismo. Durante su boda, mientras los músicos tocaban, Cecilia, que amaba la música, cantaba en su corazón a Dios. Se dice que tenía un ángel que la protegía y que, a pesar de la persecución cristiana en Roma en ese momento, ella distribuía alimentos y ayuda a los mártires y los necesitados. La leyenda más conocida sobre Santa Cecilia es su martirio. Según la tradición, fue arrestada por su fe y sometida a torturas. Incluso después de intentos de matarla por asfixia, no murió, y finalmente fue decapitada. La historia cuenta que después de intentar decapitarla tres veces sin éxito, Cecilia permaneció viva durante tres días, tiempo que aprovechó para encomendar sus bienes a la Iglesia y convertir a algunos paganos al cristianismo. La historia también sostiene que, mientras estaba en su lecho de muerte, continuó alabando a Dios y predicando. Santa Cecilia es conocida como la patrona de los músicos debido a la leyenda que la vincula con la música durante su boda. También es considerada una de las santas mártires más veneradas en la tradición católica. Es importante señalar que, si bien su devoción ha persistido durante siglos, los detalles precisos de su vida pueden estar mezclados con elementos legendarios y simbólicos que han evolucionado a lo largo del tiempo.

21 de Noviembre: La Presentación de María, también conocida como la Presentación de la Virgen María en el Templo, es un evento venerado en la tradición cristiana. La celebración conmemora el hecho de que, según la tradición cristiana, los padres de la Virgen María, San Joaquín y Santa Ana, la llevaron al Templo de Jerusalén cuando era una niña para dedicarla al servicio de Dios. La historia se basa en relatos apócrifos, específicamente el "Protoevangelio de Santiago". Según esta tradición, la pequeña María fue presentada en el Templo a una edad muy temprana, donde creció en un ambiente de oración y devoción. Esta presentación al Templo se considera un acto de consagración a Dios. En la liturgia católica, la solemnidad de la Presentación de María se celebra el 21 de noviembre. Esta celebración destaca la importancia de la dedicación y consagración a Dios, y la Virgen María se convierte en un modelo de total entrega y disposición a la voluntad divina desde su infancia. La Presentación de María es también un recordatorio de la importancia de la familia en la vida espiritual y el papel fundamental que desempeña la Virgen en la historia de la salvación.

20 de Noviembre: San Félix de Valois nació en Francia, alrededor del año 1127. Se dice que desde joven mostró una profunda piedad y dedicación a la vida espiritual. Después de recibir una herencia, Félix eligió retirarse a una vida de ermitaño en una región boscosa. Aquí buscó la soledad y la contemplación. Durante su retiro, según la tradición, San Juan Bautista se le apareció a Félix y le instó a unirse a San Juan de Mata para trabajar en la redención de los cautivos cristianos. Junto con San Juan de Mata, Félix fundó la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos (Trinitarios) alrededor del año 1198. La orden tenía como objetivo principal rescatar a los cristianos cautivos por los musulmanes. Los Trinitarios desarrollaron un sistema para recaudar fondos y canjear a los prisioneros cristianos. San Félix de Valois falleció el 4 de noviembre de 1212. Fue canonizado por el Papa Urbano IV en 1262. La vida de este santo está estrechamente vinculada a la obra de redimir a los prisioneros cristianos y brindar apoyo espiritual a aquellos que estaban en cautiverio.

19 de Noviembre: San Abdías es considerado un profeta menor en la tradición judía y cristiana. La mayoría de la información sobre su vida proviene del Libro de Abdías en la Biblia. Su nombre significa "siervo de Yahweh" o "adorador de Yahweh". El Libro de Abdías es el libro más corto del Antiguo Testamento, con solo 21 versículos. La profecía se centra en la condena de la nación de Edom por su orgullo y su participación en la destrucción de Jerusalén. Se cree que Abdías profetizó durante el reinado del rey Ajab en Israel, alrededor del siglo IX a.C., aunque las fechas exactas son difíciles de determinar. La profecía de Abdías condena la arrogancia de Edom y predice la destrucción de la nación por su comportamiento hostil hacia el pueblo de Dios. También contiene mensajes de consuelo para Israel. A diferencia de otros profetas, Abdías no proporciona detalles personales sobre sí mismo en su libro. La atención está centrada en el mensaje profético. La relevancia de Abdías radica en su papel como portavoz de la palabra de Dios en un momento específico de la historia bíblica.

18 de Noviembre: San Odón de Cluny, también conocido como Santo Odón o San Odo, fue un destacado líder monástico y reformador durante la Edad Media. Nació en una familia noble el año 878 en Aquitania, Francia. Desde joven, mostró inclinaciones hacia la vida religiosa. Recibió una educación sólida en las artes liberales y las Sagradas Escrituras. En 909, Odón ingresó al monasterio benedictino de Baume-les-Messieurs. Su vida monástica estaba marcada por una profunda devoción y estudio. En 909, fue elegido abad de Cluny, un pequeño monasterio en Borgoña. Odón buscó reformar la vida monástica, enfocándose en la estricta observancia de la Regla de San Benito. Cluny se convirtió en un centro monástico importante bajo su liderazgo. San Odón abogó por la autonomía de los monasterios y la centralización bajo una única autoridad abacial. Esta idea fue fundamental para la posterior Orden de Cluny y otras reformas monásticas. A lo largo de su vida, Odón mantuvo buenas relaciones con la nobleza y los gobernantes de la época, lo que le permitió obtener donaciones y privilegios para su monasterio. Dejó un legado significativo en la historia monástica. La reforma que inició en Cluny se extendió a otros monasterios, dando lugar a la Orden de Cluny y a un renacimiento monástico en la cristiandad medieval. San Odón fue canonizado en 994 por el papa Juan XV.

17 de Noviembre: Santa Isabel de Hungría, también conocida como Santa Isabel de Turingia, fue una princesa húngara y una franciscana que vivió en el siglo XIII. Nació en julio de 1207 en Sárospatak, Hungría, siendo hija del rey Andrés II de Hungría. A la edad de cuatro años, fue enviada a Turingia para casarse con Luis IV de Turingia, un príncipe alemán. Isabel se casó con Luis IV a la edad de 14 años. Tuvieron tres hijos. Su esposo murió en una cruzada cuando ella tenía solo 20 años, dejándola viuda con tres hijos pequeños. Después de la muerte de su esposo, Isabel renunció a las comodidades de la corte y dedicó su vida a la caridad y la ayuda a los necesitados. Distribuía alimentos, ropa y cuidados a los pobres, a menudo incluso dando su propio lecho para quienes no tenían uno. Isabel fue atraída por la espiritualidad franciscana y se unió a la Tercera Orden Franciscana, adoptando un estilo de vida de pobreza y servicio a los demás. Fundó un hospital en honor a San Francisco de Asís. Su estilo de vida generó conflictos con algunos miembros de su familia y la nobleza, que no entendían su dedicación a los pobres y su renuncia a la riqueza. A pesar de esto, Elizabeth siguió adelante con su compromiso de servicio a los necesitados. Santa Isabel falleció el 17 de noviembre de 1231 a la edad de 24 años. Fue canonizada en 1235 por el Papa Gregorio IX, convirtiéndose en una de las santas más veneradas de la Edad Media. Santa Isabel de Hungría es recordada como un modelo de caridad y servicio a los pobres. Su vida refleja el espíritu franciscano de desprendimiento y amor hacia los menos afortunados, y su legado continúa inspirando a muchas personas en la actualidad.

16 de Noviembre: Santa Gertrudis la Grande, también conocida como Santa Gertrudis de Helfta, fue una mística y monja benedictina que vivió en el siglo XIII. Nació alrededor del año 1256 en Eisleben, Turingia (actual Alemania). Desde joven, mostró un profundo interés por la vida espiritual. A la edad de cinco años, sus padres la enviaron al monasterio de Helfta para recibir educación y formación religiosa. Gertrudis ingresó al monasterio de Santa María en Helfta, donde se unió a la Orden Benedictina. Durante su vida monástica, se destacó por su devoción a la oración, el estudio y el servicio a la comunidad. Gertrudis experimentó numerosas visiones y revelaciones místicas a lo largo de su vida. Su espiritualidad se centraba en el amor de Dios y la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Tuvo una relación especial con Jesús y la Virgen María. Bajo la dirección de su abadesa, Gertrudis comenzó a escribir sus experiencias y revelaciones espirituales. Sus escritos incluyen "Las Revelaciones", una obra que documenta sus encuentros con Dios y sus reflexiones teológicas. Gertrudis es conocida por su devoción al Sagrado Corazón de Jesús mucho antes de que esta devoción se popularizara en la Iglesia. Su énfasis en el amor divino y la misericordia influyó en la espiritualidad cristiana. Santa Gertrudis la Grande falleció el 17 de noviembre de 1302. Su legado perdura a través de sus escritos y su influencia en la espiritualidad cristiana. Sus enseñanzas fueron recopiladas y preservadas, contribuyendo a la riqueza espiritual de la Iglesia. Gertrudis fue canonizada por el Papa Clemente XII en 1677. Es recordada como una mística excepcional y una defensora del amor divino. Sus escritos han sido fuente de inspiración para muchos en su búsqueda de una relación más profunda con Dios.

15 de Noviembre: San Alberto Magno, también conocido como Alberto de Colonia, fue un destacado filósofo, teólogo, y científico del siglo XIII. Nació alrededor del año 1206 en Lauingen, Baviera, en el Sacro Imperio Romano Germánico. Pertenecía a una familia noble y recibió una educación en artes liberales y teología en Padua y Bolonia. A pesar de la oposición de su familia, Alberto se unió a la Orden de Predicadores (Dominicos) en 1223, influenciado por el ejemplo de Santo Domingo de Guzmán. Este fue un paso importante en su vida, ya que le permitió combinar sus estudios académicos con su vocación religiosa. Alberto Magno se convirtió en profesor de teología en Colonia, Alemania. Su reputación como erudito creció rápidamente, y sus enseñanzas abarcaron áreas como filosofía, teología, ciencias naturales y matemáticas. Uno de sus estudiantes más famosos fue Santo Tomás de Aquino. A pesar de sus contribuciones intelectuales, Alberto Magno renunció a su cargo como obispo de Ratisbona en 1262 para dedicarse a la enseñanza y a la vida religiosa. San Alberto Magno fue una figura clave en la síntesis de la filosofía aristotélica con la teología cristiana. Es conocido por sus extensos comentarios sobre las obras de Aristóteles y por sus contribuciones a la filosofía natural. Además, realizó observaciones en campos como la biología y la química. San Alberto Magno fue canonizado en 1931 por el Papa Pío XI. San Alberto Magno es venerado como el patrón de los científicos y filósofos. Su enfoque de la relación entre la fe y la razón, así como su contribución al pensamiento medieval, lo han convertido en una figura significativa en la historia intelectual de la Iglesia.

14 de Noviembre: San José Pignatelli, cuyo nombre completo es José Antonio Plácido Julián Baltasar Pignatelli y Roca, fue un jesuita y sacerdote español que vivió en el siglo XVIII. Nació el 27 de diciembre de 1737 en Zaragoza, España, en una familia noble. Desde joven mostró una inclinación hacia la vida religiosa y recibió una educación sólida. A la edad de 18 años, José ingresó a la Compañía de Jesús (Jesuitas) en Tarragona. La Compañía de Jesús estaba comprometida en la educación y la formación espiritual. En 1767, debido a la supresión de la Compañía de Jesús por parte del Papa Clemente XIV y las autoridades civiles en diversos países, José y otros jesuitas fueron expulsados de España. Durante este período, vivió en diversas ciudades europeas y experimentó la dura realidad del exilio. Después de la restauración de la Compañía de Jesús en 1814, José regresó a España y retomó su labor pastoral y educativa. Contribuyó a la reconstrucción de la Compañía y a la formación espiritual de jóvenes. San José Pignatelli falleció el 15 de noviembre de 1811 en Cagliari, Cerdeña. Fue beatificado por el Papa Pío IX en 1872. El proceso de canonización continuó, y finalmente, San José Pignatelli fue canonizado por el Papa Juan Pablo II el 21 de junio de 1992. San José Pignatelli es recordado por su fidelidad a la Compañía de Jesús, su resistencia durante los tiempos difíciles de la supresión y su dedicación al servicio pastoral y educativo. Su vida es un testimonio de fe y perseverancia.

13 de Noviembre: San Leandro fue un obispo y teólogo de gran importancia en la Iglesia católica. Nació alrededor del año 534 en Cartagena, España. Pertenecía a una familia cristiana distinguida, y sus hermanos Isidoro de Sevilla y Fulgencio de Écija también se destacaron como santos y obispos. Leandro recibió una educación sólida, influenciada por la cultura romana y la tradición cristiana. Desde joven mostró inclinaciones hacia la vida religiosa y la enseñanza. Leandro fue elegido como obispo de Sevilla alrededor del año 579. Durante su episcopado, trabajó arduamente para fortalecer la fe y la disciplina cristiana en su diócesis. Leandro participó activamente en varios concilios eclesiásticos, incluyendo el Concilio de Toledo, donde se tomaron decisiones importantes sobre cuestiones doctrinales y eclesiásticas en la España visigoda. San Leandro mantuvo una correspondencia significativa con el Papa San Gregorio Magno. A través de sus escritos y cartas, Leandro contribuyó al desarrollo de la teología y la liturgia en la Iglesia. San Leandro se destacó por su labor pastoral y educativa. Fundó escuelas monásticas y promovió la formación del clero. También desplegó esfuerzos para evangelizar a los judíos en la región. San Leandro falleció el 13 de marzo del año 600. Su legado perdura en la memoria de la Iglesia, especialmente por su contribución a la educación y la teología en la España visigoda. San Leandro es recordado como un líder eclesiástico sabio, educador diligente y defensor de la fe. Su influencia se extendió más allá de su tiempo, y sus contribuciones a la teología y la educación siguen siendo apreciadas en la historia de la Iglesia.

12 de Noviembre: San Josafat Kuncewicz fue un arzobispo de la Iglesia Católica y mártir, conocido por sus esfuerzos para promover la unidad entre las iglesias católica y ortodoxa. San Josafat nació el 3 de marzo de 1580 en Volinia, en la región de Lituania (actualmente parte de Ucrania). Fue educado en el rito oriental y entró al monasterio de la Orden Basiliana, que seguía las tradiciones de la Iglesia ortodoxa oriental. A pesar de sus raíces ortodoxas, San Josafat se convirtió a la Iglesia Católica. Después de su conversión, ingresó a la Orden Basiliana de San Josafat, que seguía las costumbres litúrgicas orientales pero estaba en comunión con Roma. Fue ordenado sacerdote y más tarde ascendió como arzobispo de Polatsk en 1617. Durante su episcopado, trabajó para mantener la unidad entre los católicos y ortodoxos, respetando las tradiciones orientales en la liturgia y la espiritualidad. San Josafat trabajó incansablemente para superar las divisiones entre los católicos y ortodoxos en su región. Su enfoque era una unidad que respetara las diferencias litúrgicas y culturales. En 1623, durante una tensa situación en la que algunos se oponían a su trabajo ecuménico, San Josafat fue asesinado en Vitebsk (actualmente en Bielorrusia). Su martirio fue el resultado de sus esfuerzos para buscar la unidad y reconciliación entre las iglesias. San Josafat fue canonizado por la Iglesia Católica en 1867. Es reconocido como mártir y defensor de la unidad entre las iglesias orientales y occidentales. Es el único santo canonizado de la Iglesia Bizantina de rito oriental. San Josafat de Lituania es un ejemplo de valentía y sacrificio en busca de la unidad cristiana. Su vida y martirio destacan la importancia de trabajar por la reconciliación y la fraternidad en la diversidad de expresiones cristianas.

11 de Noviembre: San Martín de Tours nació alrededor del año 316 en Sabaria, Pannonia (actualmente Szombathely, Hungría), en una familia pagana romana. Su padre era un oficial del ejército. A pesar de su origen no cristiano, desde joven Martín mostró inclinaciones hacia la fe cristiana. A los 15 años, Martín se unió al ejército romano para seguir los pasos de su padre. Durante su servicio militar, tuvo un encuentro que marcó su vida: encontró a un mendigo casi desnudo en Amiens, Francia, durante el invierno. Martín cortó su capa militar por la mitad y la compartió con el mendigo. Esa noche, tuvo un sueño en el que Jesús le decía que el mendigo era Él mismo. Este evento influyó en su decisión de convertirse al cristianismo. Después de dejar el ejército, Martín buscó el bautismo y se convirtió en discípulo de San Hilario de Poitiers. Se dedicó a una vida de oración y servicio, adoptando una vida monástica en Ligugé y luego en la isla de Gallinaria. Aunque inicialmente rechazó la idea de convertirse en obispo, Martín fue elegido obispo de Tours alrededor del año 371. Asumió la responsabilidad pastoral con humildad y dedicación. San Martín trabajó incansablemente en la evangelización de la región de Tours. Fundó varios monasterios y centros de estudio, contribuyendo significativamente a la expansión del cristianismo en la Galia. Durante su vida, se le atribuyeron varios milagros, incluyendo la curación de enfermos y la expulsión de demonios. Su humildad y generosidad también lo convirtieron en un santo muy querido por la población. San Martín de Tours falleció el 8 de noviembre del año 397. Es venerado como patrono de los pobres, de los que buscan refugio y de los soldados. Es uno de los santos más populares en la tradición católica, y su vida refleja la importancia de la caridad y el servicio hacia los demás.

10 de Noviembre: San León Magno, también conocido como León I, fue Papa de la Iglesia católica y es considerado uno de los Padres de la Iglesia. San León nació alrededor del año 400 en Toscana, Italia. Fue elegido como Papa en el año 440. Su papado se extendió desde el 29 de septiembre de 440 hasta su fallecimiento el 10 de noviembre de 461. San León es conocido por su profundo pensamiento teológico y su habilidad para abordar asuntos doctrinales importantes. Fue un firme defensor de la ortodoxia cristiana y desempeñó un papel crucial en el Concilio de Calcedonia en el año 451, donde se formuló la doctrina de la "comunicación de las propiedades" de las dos naturalezas de Cristo (divina y humana). Durante su papado, San León se enfrentó a varias herejías, incluyendo el nestorianismo y el monofisismo. Sus escritos y cartas pastorales son valiosos documentos teológicos que ayudaron a aclarar y defender la fe católica. San León también desempeñó un papel importante en la defensa de Roma contra las incursiones de los bárbaros, especialmente durante la invasión de Atila en el año 452 y la defensa de la ciudad contra los vándalos en el año 455. San León Magno falleció el 10 de noviembre de 461 en Roma. Es recordado como uno de los Papas más importantes y teólogos destacados en la historia de la Iglesia. Sus escritos y enseñanzas siguen siendo estudiados y apreciados en la actualidad. El título de "Magno" se le otorgó a San León en reconocimiento a su importancia teológica y a las contribuciones significativas que hizo a la Iglesia.

9 de Noviembre: La Dedicación de la Basílica de San Juan de Letrán conmemora la consagración y dedicación de la Basílica de San Juan de Letrán en Roma. Esta basílica es una de las cuatro basílicas papales principales y es considerada la "madre y cabeza de todas las iglesias de la Ciudad y del Mundo".  Oficialmente conocida como Archibasílica de San Juan de Letrán, es la catedral de la diócesis de Roma y una de las iglesias más antiguas de la cristiandad. Fue fundada por el emperador Constantino el Grande en el siglo IV, aproximadamente en el año 324 d.C. La basílica tiene una importancia teológica especial, ya que es vista como el lugar donde el obispo de Roma (el Papa) tiene su cátedra o sede episcopal. Por esta razón, se le considera la catedral de la diócesis de Roma y la Iglesia madre de todas las iglesias del mundo. La celebración de la Dedicación de la Basílica de San Juan de Letrán tiene un significado espiritual profundo. Marca el reconocimiento de la importancia de la unidad y la comunión dentro de la Iglesia católica. La basílica sirve como un símbolo de la unidad de la Iglesia bajo el liderazgo del Papa, quien es el sucesor de San Pedro y el obispo de Roma. La ceremonia de dedicación de una basílica es una liturgia solemne que implica la consagración del edificio como un lugar sagrado de adoración. Incluye ritos de purificación, unción con aceite sagrado y la dedicación del altar. La dedicación de una basílica no es solo un evento arquitectónico, sino un acto litúrgico que simboliza la consagración de las personas a Dios y el establecimiento de un lugar sagrado donde la comunidad cristiana se reúne para adorar. Se invita a los fieles a reflexionar sobre la importancia de la comunión y la unidad en la Iglesia. Nos recuerda que, como miembros del cuerpo de Cristo, somos llamados a estar unidos en la fe y en la adoración a Dios. También destaca el papel del Papa como líder espiritual de la Iglesia universal.

8 de Noviembre: San Godofredo de Amiens, también conocido como San Gotardo, fue un obispo francés que vivió en el siglo VI. Nació alrededor del año 500 en Soissons, Francia. Provenía de una familia noble y desde joven mostró una profunda devoción religiosa. Después de la muerte de sus padres, Godofredo distribuyó sus bienes entre los pobres y se retiró a vivir como ermitaño en una cueva cerca de la abadía de Nogent-sous-Coucy. Pasó varios años dedicado a la oración y la penitencia. Después de recibir la ordenación sacerdotal, Godofredo se dedicó al servicio pastoral en la región de Nogent-sous-Coucy. Fue conocido por su caridad hacia los necesitados y su fervor en la predicación del Evangelio. Aunque inicialmente rechazó el cargo, Godofredo fue nombrado obispo de Amiens alrededor del año 549. Aceptó con humildad y se dedicó con fervor al cuidado espiritual de su diócesis. Durante su episcopado, se le atribuyeron numerosos milagros, incluyendo curaciones y actos de liberación espiritual. También continuó su labor caritativa, ayudando a los pobres y necesitados. San Godofredo falleció el 8 de mayo de 573 en Nogent-sous-Coucy. Su legado perdura en la memoria de la Iglesia, y su ejemplo de dedicación pastoral y caridad hacia los menos afortunados continúa siendo una fuente de inspiración para los fieles. 

7 de Noviembre: San Ernesto de Zwiefalten, también conocido como San Ernesto de Alemania, fue un monje benedictino y abad que vivió en el siglo XI. Nació alrededor del año 1020 en Suabia, una región de Alemania. Desde joven, mostró un profundo interés por la vida religiosa y se sintió llamado al servicio de Dios. San Ernesto ingresó al monasterio benedictino de Zwiefalten, situado en la actual Baden-Wurtemberg, Alemania. Aquí inició su vida monástica, dedicándose a la oración, el estudio y el trabajo manual. Por su dedicación y virtudes, San Ernesto fue elegido como abad del monasterio de Zwiefalten. Durante su liderazgo, se destacó por su celo en la observancia de la Regla de San Benito y por promover la vida monástica en su comunidad. San Ernesto vivió una vida de austeridad y pobreza, compartiendo con los necesitados los recursos del monasterio y ayudando a los pobres y enfermos de la región. A pesar de sus responsabilidades como abad, San Ernesto no descuidó la labor pastoral. Impartió enseñanzas y predicó en la región circundante, llevando el mensaje del Evangelio a la comunidad. San Ernesto falleció el 7 de noviembre de 1078 en Zwiefalten, Alemania. Su legado perdura en la memoria de la Iglesia, y su ejemplo de vida monástica y pastoral continúa siendo una fuente de inspiración para los fieles.

6 de Noviembre: San Pedro Poveda Castroverde fue un sacerdote y pedagogo español del siglo XX, conocido por su dedicación a la educación y la promoción de los derechos de la mujer. Nació el 3 de diciembre de 1874 en Linares, España. Creció en una familia católica y desde joven mostró interés por la educación y la fe. Estudió en el Seminario de Jaén y luego en la Universidad de Granada. Fue ordenado sacerdote en 1897. Después de su ordenación, sirvió como párroco en varias localidades de España. Se destacó por su dedicación a la educación y la formación de jóvenes. En 1911, fundó el Instituto Teresiano, una institución educativa que tenía como objetivo la formación integral de la juventud, promoviendo valores cristianos y humanos. El Instituto Teresiano se expandió en España y luego se extendió a otros países, incluyendo Guatemala. San Pedro Poveda se dedicó a la formación de educadores y a la promoción de la educación de la mujer en un momento en que esto no era común. Durante la Guerra Civil Española (1936-1939), Poveda fue arrestado debido a su fe y asesinado el 28 de julio de 1936 en Madrid. San Pedro Poveda fue canonizado por el Papa Juan Pablo II el 4 de mayo de 2003. Es reconocido como un mártir de la fe y un apóstol de la educación y la promoción de los derechos de la mujer. San Pedro Poveda es un ejemplo inspirador de compromiso con la educación y la promoción de valores cristianos en la sociedad. Su legado continúa siendo una fuente de inspiración para educadores y defensores de la educación de calidad y la igualdad de género.

5 de Noviembre: Santa Ángela de la Cruz Guerrero González, conocida comúnmente como Santa Ángela de la Cruz, fue una religiosa y fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Cruz. Santa Ángela de la Cruz nació el 30 de enero de 1846 en Sevilla, España, en una familia humilde. Fue la cuarta de seis hermanos. Desde joven, Ángela sintió una fuerte inclinación hacia la vida religiosa. Después de una juventud vivida de manera un tanto mundana, experimentó una profunda conversión espiritual. En 1875, junto con un grupo de mujeres comprometidas con la caridad y el servicio a los más necesitados, Ángela fundó la Congregación de las Hermanas de la Cruz, con el objetivo de dedicarse al cuidado de los enfermos, ancianos y niños desfavorecidos. El carisma de las Hermanas de la Cruz se basa en la imitación de Cristo crucificado y en el servicio a los más pobres y marginados. Santa Ángela enfatizó la importancia de la humildad, la obediencia y la caridad en la vida religiosa. Las Hermanas de la Cruz abrieron hogares para los más necesitados en Sevilla, proporcionando cuidados a los enfermos y educación a los niños. Su labor se extendió rápidamente y ganó reconocimiento por su dedicación y amor al prójimo. Santa Ángela de la Cruz falleció el 2 de marzo de 1932. Fue beatificada en 1982 por el Papa Juan Pablo II y canonizada por el Papa Francisco el 4 de mayo de 2003. Santa Ángela de la Cruz es considerada una de las figuras más importantes de la Iglesia en España del siglo XIX y XX. Su trabajo y carisma continúan inspirando a las Hermanas de la Cruz y a muchas otras personas en todo el mundo a dedicarse al servicio de los más necesitados.

4 de Noviembre: San Carlos Borromeo nació el 2 de octubre de 1538 en la ciudad de Arona, en el Ducado de Milán (que en ese entonces formaba parte del Sacro Imperio Romano Germánico). Fue uno de los líderes de la Contrarreforma y desempeñó un papel importante en la Iglesia católica del siglo XVI. Carlos Borromeo provino de una familia noble y recibió una educación de alta calidad. Estudió leyes en la Universidad de Pavía, donde obtuvo su doctorado en leyes civil y canónica a una temprana edad. A pesar de su educación legal, Carlos decidió seguir una carrera en la Iglesia. En 1559, fue nombrado cardenal por su tío, el Papa Pío IV, lo que lo llevó a dejar sus estudios legales y enfocarse en asuntos eclesiásticos. Carlos Borromeo jugó un papel crucial en el Concilio de Trento (1545-1563), un evento clave en la Contrarreforma. Ayudó a redactar y promover reformas importantes en la Iglesia católica en respuesta a la Reforma Protestante. En 1560, a la edad de 22 años, Carlos Borromeo fue nombrado arzobispo de Milán, una de las diócesis más grandes y significativas de la Iglesia católica en ese momento. Se dedicó a implementar reformas y a mejorar la vida espiritual y moral en la región. Carlos Borromeo implementó una serie de reformas pastorales en Milán, incluyendo la promoción de una predicación más efectiva, la supervisión de la educación de los sacerdotes y la promoción de una vida cristiana más auténtica entre los fieles. Durante la epidemia de peste que azotó Milán en 1576, Carlos Borromeo demostró gran valentía y caridad al liderar esfuerzos de ayuda a los afectados, a menudo arriesgando su propia vida. Carlos Borromeo falleció el 3 de noviembre de 1584 a los 46 años. Fue canonizado como santo en 1610 por el Papa Paulo V. Es conocido por su dedicación a la reforma de la Iglesia y su servicio a los necesitados. San Carlos Borromeo es venerado como uno de los santos más importantes de la Contrarreforma y es considerado un modelo de vida sacerdotal y episcopal. También es patrón de la arquidiócesis de Milán y de los seminaristas. 

3 de Noviembre: San Martín de Porres fue un santo peruano que vivió en el siglo XVI y es conocido por su dedicación a la caridad y el servicio a los más necesitados. Nació el 9 de diciembre de 1579 en Lima, Perú. Fue hijo de un caballero español y una mujer africana libre. San Martín vivió en una época de fuertes divisiones raciales y sociales en la colonia española. La población estaba segregada por clases sociales y etnias, y las personas de ascendencia africana o indígena solían ser marginadas. San Martín se unió al convento de los Dominicos en Lima a una edad temprana. Inicialmente, fue recibido como donado, una especie de aprendiz o sirviente, debido a su origen racial mixto. Sin embargo, con el tiempo, fue admitido como fraile. San Martín se encargó de diversas tareas en el convento, incluyendo la portería, el cuidado de los enfermos y la atención a los más pobres. También se dice que tenía dones milagrosos de sanación. San Martín es conocido por su caridad y generosidad hacia los menos afortunados. Usaba gran parte de su tiempo y recursos para ayudar a los pobres, enfermos y esclavos. San Martín fue venerado como un santo incluso durante su vida. Después de su fallecimiento el 3 de noviembre de 1639, su fama de santidad se extendió. Fue beatificado por el Papa Gregorio XVI en 1837 y canonizado por el Papa Juan XXIII en 1962. San Martín de Porres es considerado el patrono de la justicia social, de los pobres, de los afrodescendientes y de los trabajadores de la salud. San Martín de Porres es un ejemplo inspirador de servicio, humildad y amor hacia los más necesitados.

2 de Noviembre: La Conmemoración de los Fieles Difuntos, también conocida como Día de los Difuntos o Día de los Muertos, es una celebración cristiana destinada a recordar y orar por los seres queridos que han fallecido y se cree que están en el purgatorio, esperando la entrada al cielo. En esta fecha, es común que los fieles asistan a misas especiales en memoria de los difuntos y visiten cementerios para rezar y colocar flores en las tumbas de sus seres queridos. También se encienden velas y se ofrecen oraciones por el descanso de las almas de los difuntos. Es importante señalar que la Conmemoración de los Fieles Difuntos y la Festividad de Todos los Santos (1 de noviembre) son celebraciones diferentes pero relacionadas en la liturgia católica. Ambas tienen como objetivo recordar y orar por los fieles difuntos, pero se centran en aspectos distintos.

1 de Noviembre: La Festividad de Todos los Santos es una celebración cristiana que honra a todos los santos, conocidos y desconocidos, que han alcanzado la santidad y la vida eterna junto a Dios en el cielo. La fecha del 1 de noviembre fue establecida por el Papa Gregorio III en el siglo VIII para honrar a todos los mártires. Posteriormente, el Papa Gregorio IV extendió la festividad a toda la Iglesia en el siglo IX. Esta celebración es una oportunidad para los fieles de recordar y agradecer a todos aquellos que han vivido una vida santa y han dejado un ejemplo de virtud y devoción. Se rinde homenaje a santos canonizados y a aquellos que, aunque no hayan sido oficialmente canonizados, se cree que están en el cielo. En muchas culturas, las personas visitan cementerios y llevan flores a las tumbas de sus seres queridos fallecidos, además de asistir a misas especiales en memoria de los santos y seres queridos que han fallecido.

31 de octubre: San Alonso Rodríguez fue un jesuita español del siglo XVI. Aunque su vida no estuvo marcada por eventos extraordinarios, su humildad y servicio cotidiano lo llevaron a ser venerado como santo. Nació el 25 de julio de 1532 en Segovia, España, en una familia humilde. Desde joven, mostró inclinaciones hacia la vida religiosa. A una edad temprana, Alonso se casó y tuvo varios hijos. Sin embargo, después de la muerte de su esposa, decidió ingresar a la Compañía de Jesús. En 1571, a los 39 años, ingresó a la Compañía de Jesús. Pasó gran parte de su vida en el cargo de portero del colegio jesuita en Palma de Mallorca, España. Aunque no ocupó cargos importantes ni realizó grandes gestas, Alonso fue conocido por su humildad, su devoción a la oración y su servicio abnegado a todos los que lo visitaban en la portería. Practicó de manera ejemplar los principios de la espiritualidad ignaciana, enfocándose en la importancia de encontrar a Dios en todas las cosas, incluso en las tareas más simples y cotidianas. Durante su vida, Alonso fue conocido por su fama de santidad, y muchos lo consideraban un hombre de Dios. San Alonso Rodríguez falleció el 31 de octubre de 1617 en Palma de Mallorca. Fue beatificado en 1825 y canonizado por el Papa León XIII en 1888. San Alonso Rodríguez es venerado como el patrón de los porteros y porteras, y su vida sirve como ejemplo de cómo la santidad se puede vivir en la vida cotidiana, a través de la humildad y el servicio.

30 de octubre: San Marcelo de León, también conocido como San Marcelo de Tánger, fue un mártir cristiano que vivió en el siglo III. Nació en León, España, en el siglo III. Se convirtió al cristianismo y vivió su fe de manera ferviente. Fue un centurión del ejército romano, destacado en Tánger. La leyenda dice que estaba casado con Santa Nonia, con la que tuvo doce hijos, todos varones. Durante el gobierno del emperador Diocleciano, se desató una feroz persecución contra los cristianos en el Imperio Romano. Marcelo fue arrestado por profesar su fe. San Marcelo demostró una gran valentía y firmeza en su fe durante su juicio y martirio. Se mantuvo inquebrantable en su testimonio cristiano, incluso frente a la amenaza de torturas y la muerte. Fue llevado a Tánger, una ciudad en la actual Marruecos, donde finalmente fue martirizado por su fe en Cristo. La fecha exacta de su martirio no está registrada, pero se estima que ocurrió a principios del siglo IV. San Marcelo es venerado como mártir y santo en la Iglesia católica y en la Iglesia ortodoxa. Su testimonio de valentía y fidelidad en medio de la persecución lo convirtió en un ejemplo de fortaleza para los cristianos.

29 de octubre: Santa Narcisa de Jesús Martillo Morán fue una religiosa ecuatoriana reconocida por su vida de devoción y servicio a Dios. Nació el 29 de octubre de 1832 en Nobol, Guayaquil, Ecuador. Provenía de una familia católica y creció en un ambiente de fe. Desde joven, Narcisa mostró una profunda devoción religiosa y un deseo de servir a Dios. Se dice que dedicó mucho tiempo a la oración y a la práctica de la caridad. A los 21 años, se trasladó a Quito, Ecuador, donde continuó su vida de oración y servicio. Se dedicó especialmente a cuidar a los enfermos y necesitados. Durante su vida, se le atribuyeron los estigmas de Cristo, es decir, las marcas de las heridas de la crucifixión en su propio cuerpo. Esto la hizo conocida por su profunda unión con la Pasión de Cristo. Santa Narcisa llevó una vida de gran austeridad y penitencia, dedicándose a la oración y la contemplación, así como al servicio a los más necesitados. Fue canonizada por el Papa Benedicto XVI el 12 de octubre de 2008. Es la primera santa ecuatoriana. Su vida y legado continúan siendo una fuente de inspiración para los fieles en Ecuador y en todo el mundo. 

28 de octubre: San Simón y San Judas Tadeo son dos de los doce apóstoles de Jesús. Aunque no se dispone de abundante información sobre sus vidas, se les reconoce por su papel en la difusión del cristianismo. Aquí está la información conocida sobre cada uno:

- San Simón, también conocido como Simón el Cananeo o Simón el Zelote, fue uno de los doce apóstoles seleccionados por Jesús para ser sus discípulos cercanos. Aunque es uno de los apóstoles, hay relativamente poca información disponible sobre la vida y actividades específicas de San Simón en los Evangelios. Se cree que su apodo "el Zelote" podría indicar que tuvo alguna afiliación con el grupo político-religioso conocido como los Zelotes, que abogaban por la independencia de Judea del dominio romano. Sin embargo, esta asociación no está confirmada históricamente. Después de la ascensión de Jesús, San Simón participó en la propagación del evangelio. Se dice que llevó el mensaje de Cristo a regiones como Egipto y Persia. Según algunas tradiciones, murió como mártir.

- San Judas Tadeo es a veces confundido con Judas Iscariote debido a los nombres similares. Para evitar esta confusión, se le conoce también como Judas Lebeo o Judas el Hermano de Santiago. Judas Tadeo fue uno de los doce apóstoles elegidos por Jesús. Es conocido por haber escrito la Epístola de Judas en el Nuevo Testamento, en la que advierte sobre la necesidad de mantener la fe y evitar la apostasía. Al igual que los demás apóstoles, después de la ascensión de Jesús, Judas Tadeo participó en la difusión del cristianismo. Según la tradición, llevó el mensaje de Cristo a regiones como Persia y Armenia. Se cree que murió como mártir, aunque los detalles exactos del martirio varían en las tradiciones.

27 de octubre: San Frumencio, también conocido como Abune Selama o Kesate Birhan (Revelador de Luz), es una figura cristiana importante, especialmente en Etiopía y Eritrea. Nació en Tiro (actual Líbano) en el siglo IV d.C. Junto con su hermano Aedesius, viajó con su tío Meropius a Etiopía. Durante su viaje, la flota ancló en una bahía etíope. Sin embargo, los habitantes locales atacaron a la tripulación, matando a todos, incluido Meropius. Frumencio y su hermano fueron los únicos supervivientes. Frumencio, debido a su educación cristiana, se destacó y fue reconocido como alguien que podía guiar espiritualmente a la comunidad. Frumencio se convirtió en un líder espiritual en Etiopía y jugó un papel crucial en la difusión del cristianismo en la región. Es conocido por haber instruido al rey Ezana, convirtiéndolo al cristianismo, y contribuyendo a la conversión del país en el primer reino cristiano en el mundo. Después de la conversión de Ezana, Frumencio fue consagrado obispo por Atanasio de Alejandría. Luego, regresó a Etiopía y se convirtió en el primer obispo de Aksum. San Frumencio falleció en el siglo IV d.C. y es venerado como santo en la Iglesia ortodoxa etíope, la Iglesia ortodoxa eritrea y la Iglesia católica. San Frumencio es considerado el "Apostol de Etiopía" y su contribución a la expansión del cristianismo en esta región del África Oriental es muy significativa. Su legado perdura en la fe de las comunidades cristianas en Etiopía y Eritrea.

26 de octubre: San Evaristo, también conocido como San Evaristo I, es considerado el quinto Papa de la Iglesia católica. Aunque la información sobre su vida está sujeta a interpretaciones y leyendas debido a la antigüedad de los eventos, se le atribuyen algunas contribuciones significativas a la Iglesia primitiva. Se cree que ocupó el cargo de Papa en Roma desde alrededor del año 97 d.C. hasta su fallecimiento. Durante su pontificado, San Evaristo se dedicó a fortalecer la organización interna de la Iglesia. Se le atribuye haber establecido órdenes dentro del clero y haber designado sacerdotes y diáconos en diferentes regiones. Se dice que San Evaristo murió como mártir por su fe cristiana. Sin embargo, las circunstancias exactas de su martirio no están completamente documentadas. Se le atribuye a San Evaristo la fundación del Cementerio de Calixto y Santa Cecilia en Roma, donde muchos mártires y papas posteriores fueron enterrados. Tras el fallecimiento de San Evaristo, fue sucedido por el Papa San Alejandro I.

25 de octubre: Santa Tabita, también conocida como Dorcas, es una figura bíblica mencionada en el Libro de los Hechos en el Nuevo Testamento. Su historia se encuentra en Hechos 9:36-43. En arameo, Tabita significa "gacela", mientras que en griego, Dorcas tiene un significado similar. Era una discípula cristiana que vivía en Jaffa, una ciudad costera que hoy en día es parte de Tel Aviv, Israel. Formaba parte de una comunidad de creyentes. Tabita era conocida por su dedicación a las obras de caridad y la ayuda a los necesitados. Se destacó por su generosidad y su habilidad para confeccionar vestimenta para los pobres y necesitados. En un momento dado, Tabita enfermó gravemente y falleció. Cuando los discípulos de Jaffa se enteraron de su muerte, enviaron mensajeros a la cercana ciudad de Lida para buscar al apóstol Pedro. Este, tras llegar a Jaffa, fue llevado a la habitación donde estaba el cuerpo de Tabita. Después de orar, Pedro se volvió hacia el cuerpo y dijo: "Tabita, levántate". Tabita abrió los ojos y se levantó, viva. La resurrección de Tabita tuvo un gran impacto en la comunidad de Jaffa. Muchos creyeron en el Señor como resultado de este milagro. La historia de Tabita ilustra el poder de la oración y la intervención divina en la vida de los creyentes. También resalta la importancia de las obras de caridad y la generosidad hacia los necesitados. Esta es la información conocida sobre Santa Tabita basada en las Escrituras. Su historia es una de las narraciones más destacadas de milagros de resurrección en el Nuevo Testamento. 

24 de octubre: San Antonio María Claret fue un sacerdote, misionero y arzobispo español del siglo XIX. Nació el 23 de diciembre de 1807 en Sallent, cerca de Barcelona, España. Provenía de una familia campesina y creció en un entorno de fe católica ferviente. Estudió para convertirse en sacerdote en el Seminario de Vic y fue ordenado en 1835. En 1849, fundó la Congregación de los Hijos del Corazón Inmaculado de María, conocidos como los Claretianos, una congregación religiosa dedicada a la evangelización y a la formación de sacerdotes. San Antonio Claret se destacó como misionero y predicador. Realizó misiones populares en Cataluña y en las Islas Canarias. Escribió numerosos libros y folletos, abordando temas de espiritualidad, catequesis y formación cristiana. Fue confesor y consejero espiritual de la Reina Isabel II de España durante su exilio en Francia. En 1850, fue nombrado Arzobispo de Santiago de Cuba. Durante su episcopado, trabajó incansablemente para mejorar la formación religiosa y moral de la población. Debido a sus posturas firmes contra la esclavitud, sufrió amenazas y persecuciones. Finalmente, en 1857, tuvo que exiliarse a Francia. Participó en el Concilio Vaticano I, donde defendió los dogmas de la fe católica. Después de la Revolución de 1868 en España, regresó a su país natal y continuó su labor pastoral. Falleció el 24 de octubre de 1870 en Fontfroide, Francia. Fue canonizado como santo por el Papa Pío XII en 1950.

23 de octubre: San Juan de Capistrano, cuyo nombre de nacimiento fue Giovanni da Capistrano, fue un fraile franciscano italiano conocido por su ferviente predicación y su compromiso con la reforma de la Iglesia Católica en el siglo XV. Nació el 24 de junio de 1386 en Capistrano, en el Reino de Nápoles (ahora en Italia). Inicialmente, estudió derecho en la Universidad de Perugia y se convirtió en abogado exitoso. Tras una experiencia de conversión, dejó su carrera legal y se unió a la orden franciscana, donde abrazó la vida de pobreza y dedicación a Dios. San Juan de Capistrano se destacó como predicador itinerante, recorriendo diversas ciudades de Europa para difundir la fe cristiana y promover la devoción a la Virgen María y la Pasión de Cristo. Participó activamente en la defensa de la fe católica, especialmente en el contexto de los conflictos religiosos y las herejías que surgieron en su época. Durante la Batalla de Belgrado en 1456, San Juan de Capistrano acompañó a las fuerzas cristianas en su lucha contra el Imperio Otomano. Su presencia fue una fuente de inspiración y motivación para los soldados. San Juan de Capistrano murió el 23 de octubre de 1456 en Villach, Austria, a causa de la peste que contrajo durante la batalla. Fue canonizado como santo por el Papa Alejandro VIII en 1690. San Juan de Capistrano es considerado el patrón de los juristas, abogados y predicadores.

22 de octubre: San Juan Pablo II, cuyo nombre de nacimiento fue Karol Józef Wojtyła, fue el 264.º Papa de la Iglesia Católica y el líder espiritual de la Iglesia desde 1978 hasta su fallecimiento en 2005. Karol Józef Wojtyła nació el 18 de mayo de 1920 en Wadowice, Polonia. Provenía de una familia devota y perdió a su madre, padre y hermano mayor antes de cumplir los 21 años. Estudió filosofía y teología en la Universidad Jagellónica de Cracovia y en el seminario clandestino de Cracovia durante la ocupación nazi. Fue ordenado sacerdote el 1 de noviembre de 1946 y luego obtuvo un doctorado en teología. En 1958, fue nombrado obispo auxiliar de Cracovia, y en 1964 se convirtió en arzobispo de esa ciudad. Karol Wojtyła fue un participante activo en el Concilio Vaticano II (1962-1965), donde contribuyó a la redacción de importantes documentos conciliares. Fue elegido Papa el 16 de octubre de 1978, tomando el nombre de Juan Pablo II en honor a sus predecesores Juan XXIII y Pablo VI. Juan Pablo II fue conocido por su extenso pontificado, que abarcó casi 27 años. Durante su papado, realizó numerosos viajes apostólicos y canonizó a un gran número de santos. Jugó un papel importante en la caída del comunismo en Europa del Este y promovió la paz y la reconciliación en varias partes del mundo. Sufrió un intento de asesinato en 1981, del cual milagrosamente sobrevivió. Fue beatificado por el Papa Benedicto XVI en 2011 y canonizado por el Papa Francisco en 2014. Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005 en Ciudad del Vaticano a los 84 años de edad. Es recordado por su carisma, su compromiso con los derechos humanos y la dignidad de la persona, así como por su devoción a la Virgen María. San Juan Pablo II es uno de los papas más influyentes de la historia reciente y su legado perdura en la Iglesia Católica y en el mundo en general.

21 de octubre: Santa Úrsula es una santa venerada en la Iglesia Católica y en algunas tradiciones anglicanas y luteranas. La leyenda de Santa Úrsula y las Once Mil Vírgenes es una de las más conocidas en la hagiografía cristiana. Según la leyenda, Santa Úrsula era una princesa cristiana de Britania (posiblemente de Cornualles) en el siglo IV. A una edad temprana, Úrsula hizo una promesa de castidad y se comprometió a casarse con un príncipe pagano. Sin embargo, antes de la boda, ella y once mil vírgenes emprendieron una peregrinación a Roma. Durante su peregrinación, Úrsula y su séquito llegaron a Colonia, Alemania, donde enfrentaron la persecución de los hunos. Se dice que Úrsula y las once mil vírgenes fueron martirizadas por negarse a renunciar a su fe cristiana y a aceptar propuestas matrimoniales de los invasores. A lo largo de los siglos, la leyenda de Santa Úrsula y las Once Mil Vírgenes ha inspirado obras de arte, poesía y devoción popular. Aunque la historicidad de la leyenda es incierta, Santa Úrsula es venerada en la Iglesia Católica. Santa Úrsula es considerada la patrona de las jóvenes, las estudiantes y de las ciudades de Colonia, Inglaterra y Florencia, entre otros lugares.

20 de octubre: San Pablo de la Cruz, cuyo nombre de nacimiento fue Paolo Francesco Danei, fue un sacerdote católico italiano y el fundador de la Congregación de la Pasión de Jesucristo, también conocidos como los Padres Pasionistas. Nació el 3 de enero de 1694 en Ovada, en el norte de Italia. Provenía de una familia devota y adinerada. Desde joven, San Pablo mostró una inclinación hacia la vida espiritual y la oración. A los dieciséis años tuvo una experiencia mística que marcó su vida y lo llevó a dedicarse completamente a Dios. En 1720, San Pablo fundó la Congregación de la Pasión, una orden religiosa cuyo objetivo principal era promover la devoción a la Pasión de Cristo y la contemplación de su sufrimiento. San Pablo y sus seguidores se dedicaron a predicar misiones, especialmente en zonas rurales y entre las personas más pobres y necesitadas. San Pablo de la Cruz enfatizó la contemplación de la Pasión de Cristo como una fuente de gracia y transformación espiritual. Promovió la devoción al Crucifijo como un símbolo del amor de Dios. San Pablo dejó una serie de escritos que incluyen cartas, oraciones y reflexiones espirituales. Su legado es conocido por su enfoque en la devoción a la Pasión de Cristo y la importancia de la contemplación en la vida espiritual. San Pablo de la Cruz falleció el 18 de octubre de 1775 en Roma, Italia. Fue canonizado como santo por el Papa Pío IX en 1867. San Pablo de la Cruz es el patrono de las vocaciones sacerdotales y religiosas, así como de las personas que sufren de problemas en las piernas. San Pablo de la Cruz es recordado por su profunda devoción a la Pasión de Cristo y su dedicación a la evangelización. La Congregación de la Pasión, fundada por él, continúa su obra en todo el mundo.

19 de octubre: San Pedro de Alcántara fue un santo franciscano español conocido por su vida de austeridad, oración y devoción. Nació el 1 de octubre de 1499 en Alcántara, España. Su nombre de nacimiento fue Juan García de Yepes. Provenía de una familia noble, pero optó por una vida de sencillez y renunció a su herencia para seguir a Cristo en la orden franciscana. Ingresó en el convento franciscano de Santa María de los Ángeles en Pedrosa del Rey a una edad temprana. San Pedro de Alcántara se destacó por su austeridad y estilo de vida ascético. Practicó rigurosas penitencias y se dedicó a la oración contemplativa. A lo largo de su vida, Pedro de Alcántara fue un ferviente defensor de la reforma de la Orden Franciscana, buscando un retorno estricto a los ideales de pobreza y simplicidad promulgados por San Francisco de Asís. San Pedro tuvo una estrecha relación con Santa Teresa de Jesús, otra destacada figura espiritual y mística de su tiempo. Juntos colaboraron en la reforma de los conventos carmelitas y franciscanos en España. Estableció numerosos conventos en España, especialmente en la región de Extremadura. Su énfasis en la vida contemplativa y austera atrajo a muchos discípulos. San Pedro de Alcántara falleció el 18 de octubre de 1562 en Arenas, España. Fue canonizado por el Papa Clemente IX en 1669. San Pedro de Alcántara es recordado por su radical compromiso con la vida cristiana, su amor por la oración y su dedicación a la reforma de la Iglesia.

18 de octubre: San Lucas Evangelista nació en Antioquía, una antigua ciudad en la región que ahora corresponde a Turquía, alrededor del año 10 d.C. También se cree que fue de ascendencia griega y que pertenecía a la profesión médica, lo que se infiere de algunas referencias médicas en sus escritos. No hay relatos bíblicos que mencionen directamente el encuentro entre Lucas y Jesús. Sin embargo, se presume que Lucas se convirtió al cristianismo y pudo haber conocido personalmente a Jesús o haberse unido al movimiento cristiano poco después de la crucifixión y resurrección de Cristo. La relación más conocida de San Lucas es su asociación con el apóstol Pablo. Según las epístolas de Pablo y algunas tradiciones, Lucas fue uno de los compañeros más cercanos de Pablo. A menudo se le refiere como el "médico amado" en las cartas de Pablo, lo que indica su profesión médica. A San Lucas se le atribuye la autoría del Evangelio de Lucas y del libro de los Hechos de los Apóstoles en el Nuevo Testamento. El Evangelio de Lucas se centra en la vida, enseñanzas y milagros de Jesús, mientras que los Hechos de los Apóstoles narran los primeros días de la Iglesia Cristiana y la expansión del mensaje cristiano. Según las tradiciones, Lucas viajó con Pablo en algunos de sus viajes misioneros, brindando apoyo y documentando los eventos que ocurrieron en la expansión del cristianismo. La fecha y las circunstancias de la muerte de San Lucas no están bien documentadas. Se cree que falleció en Grecia o en la ciudad de Tebas, en Beocia, alrededor del año 84 d.C. Se le considera el patrono de los médicos, cirujanos, artistas y escritores.

17 de octubre: San Ignacio de Antioquía fue un obispo y mártir cristiano que vivió en los primeros siglos del cristianismo. Nació alrededor del año 35 d.C. en Siria y murió alrededor del 107 d.C. Es conocido por sus cartas, que son valiosas fuentes de información sobre la vida y creencias de los primeros cristianos. Se cree que Ignacio fue discípulo de San Juan, uno de los apóstoles de Jesucristo. Esta conexión directa con los apóstoles le otorga un lugar especial en la historia de la Iglesia primitiva. Ignacio llegó a ser el tercer obispo de Antioquía, una importante sede cristiana en el mundo antiguo. Fue sucedido por San Evodio y luego por San Pedro. En algún momento alrededor del año 107 d.C., Ignacio fue arrestado por su fe cristiana. Fue llevado a Roma, donde enfrentó un juicio y finalmente fue condenado a morir en el anfiteatro, siendo devorado por leones. Durante su viaje hacia Roma, Ignacio escribió una serie de cartas a varias comunidades cristianas y a individuos. Estas cartas ofrecen valiosas perspectivas sobre la vida y creencias cristianas en los primeros años del cristianismo. También proporcionan evidencia histórica de la estructura y organización de la Iglesia primitiva. En sus cartas, Ignacio enfatizó la importancia de la unidad dentro de la Iglesia. Instó a los cristianos a estar en comunión con sus obispos y a evitar divisiones y herejías. Ignacio destacó la importancia de la Eucaristía como el cuerpo y la sangre de Cristo. Su comprensión teológica de la Eucaristía influyó en el desarrollo posterior de la teología sacramental. Las cartas de San Ignacio de Antioquía siguen siendo estudiadas y valoradas por los teólogos y los historiadores de la Iglesia como un recurso invaluable para comprender la vida y la fe de los primeros cristianos. Además, su martirio y su firmeza en la fe lo han convertido en un ejemplo de valor y devoción para los cristianos de todas las épocas.

16 de octubre: Santa Eduvigis, también conocida como Santa Jadwiga, fue una noble y reina de Polonia.  Nació el 18 de febrero de 1373 en Hungría, en el seno de una familia noble. En su juventud, fue comprometida en matrimonio con Jagellón, el gran duque de Lituania y futuro rey de Polonia. Se casaron en 1386, cuando ella tenía 13 años. Tras su matrimonio, Eduvigis se convirtió en la Reina de Polonia y Gran Duquesa de Lituania, ya que Lituania y Polonia estaban unidas en una unión personal. A pesar de su alta posición, Eduvigis mantuvo una vida piadosa y se dedicó a la oración y la caridad. Eduvigis mostró un profundo compromiso con los más necesitados. Fundó hospitales, monasterios y centros de atención para los pobres y enfermos. Pasó gran parte de su tiempo y recursos ayudando a los menos afortunados y promoviendo la educación y la cultura. Eduvigis tuvo varios hijos, pero lamentablemente, muchos de ellos fallecieron jóvenes. Su único hijo sobreviviente fue Ladislao III de Polonia. Eduvigis falleció el 17 de julio de 1399 a la edad de 26 años. Fue canonizada como santa por el papa Juan Pablo II en 1997. Es considerada patrona de Polonia y de la realeza polaca. También es venerada como patrona de las viudas y huérfanos debido a su dedicación a los necesitados.

15 de octubre: Santa Teresa de Jesús, también conocida como Santa Teresa de Ávila, fue una mística, escritora y reformadora religiosa española del siglo XVI. Es una de las grandes figuras del misticismo cristiano y una de las doctoras de la Iglesia. Teresa de Cepeda y Ahumada, conocida como Santa Teresa de Jesús, nació el 28 de marzo de 1515 en Gotarrendura, provincia de Ávila, España. Creció en una familia acomodada y desde joven mostró interés por la vida religiosa. A los 20 años, ingresó al Convento de las Hermanas Agustinas de la Encarnación en Ávila, buscando una vida de oración y contemplación más profunda. Afectada por una enfermedad de la que se tienen escasas referencias, Teresa volvió a su casa. El 2 de noviembre de 1535, Teresa entró como postulanta en el Convento de la Encarnación, de carmelitas, en Ávila. A lo largo de su vida, Santa Teresa experimentó una serie de éxtasis y visiones místicas, lo que la llevó a profundizar en su relación con Dios y a explorar la vida interior del alma. En 1562, Santa Teresa fundó el primer convento de la Orden de las Carmelitas Descalzas, conocido como el Convento de San José, en Ávila. Este fue el inicio de su labor de reforma dentro de la Orden Carmelitana. La reforma se centró en volver a las raíces contemplativas y de simplicidad de la vida religiosa. Santa Teresa es conocida por sus escritos espirituales, los cuales incluyen obras como "El Libro de la Vida" y "Las Moradas" ("El Castillo Interior"). Estas obras son consideradas clásicos de la literatura espiritual. Santa Teresa de Jesús falleció el 4 de octubre de 1582 en Alba de Tormes, España. Fue canonizada en 1614 y proclamada Doctora de la Iglesia en 1970. Santa Teresa de Jesús es recordada como una maestra espiritual, mística y reformadora que dejó un legado perdurable en la Iglesia. Su enseñanza sobre la vida de oración y la contemplación sigue siendo una fuente de inspiración para muchas personas en todo el mundo.

14 de octubre: San Calixto I fue el decimosexto Papa de la Iglesia Católica. Nació en Roma, posiblemente en el siglo II, aunque la fecha exacta de su nacimiento no está claramente documentada. Fue elegido Papa alrededor del año 217 d.C. y sirvió como líder de la Iglesia hasta su fallecimiento en el año 222 d.C. Durante su papado, San Calixto I enfrentó desafíos significativos en la Iglesia, incluyendo controversias teológicas y cuestiones disciplinarias. Fue conocido por sus esfuerzos en organizar y establecer reglas claras para la administración de los sacramentos, particularmente en lo que respecta al perdón de los pecados. San Calixto I sufrió el martirio y es venerado como mártir de la fe cristiana. Fue martirizado alrededor del año 222 d.C., aunque los detalles específicos de su martirio no están completamente documentados. Es recordado como un líder que promovió la reconciliación y el perdón en la Iglesia, así como por sus esfuerzos para establecer un sistema de registro de los fieles bautizados.

13 de octubre: San Eduardo el Confesor, también conocido como Eduardo el Santo (c. 1003-1066), fue el rey de Inglaterra desde 1042 hasta su muerte en 1066. Es venerado como santo tanto por la Iglesia Católica como por la Iglesia Anglicana. Eduardo nació en Islip, Oxfordshire, Inglaterra, y era hijo de Etelredo el Indeciso y Emma de Normandía. Tras la muerte de su hermano, Hardecanuto, Eduardo se convirtió en rey. Es conocido por su piadosa devoción y se le atribuye la construcción de la Abadía de Westminster en Londres. Aunque no tuvo hijos, Eduardo nombró a Harold Godwinson como su sucesor antes de morir en enero de 1066. Sin embargo, esto llevó a la disputa por el trono, culminando en la Batalla de Hastings en octubre de 1066, donde Guillermo el Conquistador derrotó a Harold y se convirtió en el rey de Inglaterra. Eduardo fue canonizado en 1161 por el Papa Alejandro III. Se le conoce como "el Confesor" debido a su fama de haber llevado una vida santa y piadosa. La figura de San Eduardo el Confesor ha tenido un impacto duradero en la historia y cultura de Inglaterra, y su legado es recordado a través de la arquitectura de la Abadía de Westminster, donde muchos monarcas ingleses han sido coronados y enterrados.

12 de octubre: La festividad de Nuestra Señora del Pilar conmemora una aparición de la Virgen María en Zaragoza, España. Según la tradición católica, en el año 40 d.C., la Virgen María se apareció a Santiago el Mayor, quien estaba predicando en España. La aparición tuvo lugar en un lugar donde ahora se encuentra la Basílica del Pilar. Durante esta aparición, la Virgen María se presentó sobre un pilar de piedra y le dio a Santiago un pequeño objeto hecho de jaspe conocido como el "Pilar". La Virgen le encomendó a Santiago la construcción de un templo en ese lugar en su honor. Esta festividad es particularmente significativa en la cultura y la religión española, y Nuestra Señora del Pilar es una de las advocaciones marianas más veneradas en España y en muchos países de habla hispana. La Basílica del Pilar, ubicada en Zaragoza, es un importante lugar de peregrinación y devoción mariana. La estructura actual de la basílica es una mezcla de estilos arquitectónicos y alberga el Pilar original sobre el cual se apareció la Virgen.

11 de octubre: Santa María Soledad Torres Acosta, también conocida como Santa Soledad, fue una religiosa y fundadora de congregación religiosa. Nació el 2 de diciembre de 1826 en Madrid, España. Era la hija de un militar y pasó su infancia en un ambiente religioso. Desde joven, mostró interés por la vida religiosa y la ayuda a los menos afortunados. A los 23 años, Soledad decidió dedicar su vida a servir a Dios y a los necesitados. En 1851, junto con otros compañeros, fundó la Congregación de las Hermanas de la Caridad del Sagrado Corazón de Jesús. Su objetivo era proporcionar educación, cuidado médico y apoyo a los pobres y enfermos. La congregación creció rápidamente y se expandió a otras partes de España. Santa Soledad y su congregación trabajaron incansablemente durante las epidemias de cólera y fiebre amarilla, proporcionando atención médica y consuelo a los enfermos. También establecieron escuelas y orfanatos para niños desfavorecidos. Santa María Soledad Torres Acosta falleció el 11 de octubre de 1887 en Madrid. Fue beatificada por el Papa Pío XI en 1950 y canonizada por el Papa Juan Pablo II el 25 de enero de 1970. Su legado perdura a través de la Congregación de las Hermanas de la Caridad del Sagrado Corazón de Jesús, que continúa su obra caritativa en varios países alrededor del mundo, brindando educación, atención médica y apoyo a los necesitados, siguiendo el ejemplo de amor y servicio que dejó Santa Soledad Torres Acosta.

10 de octubre: Santo Tomás de Villanueva fue un destacado fraile agustino, teólogo y obispo español nacido el 10 de octubre de 1488 en Fuenllana, Ciudad Real, España. Fue conocido por su profundo compromiso con la caridad y su incansable trabajo en favor de los más necesitados. Tomás García Martínez, conocido como Tomás de Villanueva, nació en una familia acomodada. Desde joven, demostró una gran inclinación hacia la vida religiosa y el servicio a Dios. A los 16 años, ingresó al Monasterio de los Agustinos en Villanueva de los Infantes, donde inició su formación como fraile agustino. Desarrolló una profunda vida espiritual y se destacó por su dedicación a la oración y el estudio de las Escrituras. Tras completar sus estudios de filosofía y teología, fue ordenado sacerdote en 1518. Fue reconocido como un predicador elocuente y sabio, y su reputación llegó a oídos del emperador Carlos V, quien lo nombró predicador de la Casa Real. Tomás de Villanueva se esforzó por llevar la palabra de Dios y el mensaje de caridad a las personas, especialmente a los menos privilegiados. Mostró una atención especial a los pobres, a quienes ayudaba de diversas maneras, distribuyendo comida y recursos materiales. En 1544, fue nombrado Arzobispo de Valencia. Durante su episcopado, continuó con su labor de caridad y se empeñó en reformar y revitalizar la vida espiritual en la diócesis. Impulsó la creación de instituciones de caridad y asistencia social, como hospitales y albergues para los necesitados. Luchó activamente contra el abuso y la opresión de los indígenas americanos que habían llegado a España como esclavizados. Santo Tomás de Villanueva falleció el 8 de septiembre de 1555 en Valencia, España y fue canonizado por el papa Inocencio X en 1658. Santo Tomás de Villanueva es recordado como un ejemplo de caridad y dedicación a los menos afortunados. Su obra y enseñanzas siguen siendo una fuente de inspiración para aquellos que buscan vivir una vida de servicio y compasión hacia los más necesitados. Es considerado el patrón de los pobres y de los habitantes de Valencia, España.

9 de octubre: San Dionisio de París fue un santo y mártir cristiano que vivió en los primeros siglos del cristianismo. Su vida y martirio están envueltos en la tradición y la leyenda, por lo que se debe tener en cuenta que algunos detalles pueden ser simbólicos o legendarios. Según la tradición, Dionisio llegó a París desde Roma en el siglo III para predicar el Evangelio. Fue uno de los primeros obispos de la Iglesia en París y jugó un papel importante en el establecimiento y difusión del cristianismo en la región. En el año 251, durante la persecución del emperador Decio, Dionisio fue arrestado junto con algunos de sus compañeros cristianos. Se negaron a renunciar a su fe, lo que llevó a su condena a muerte. Dionisio fue llevado a Montmartre, una colina en las afueras de París, donde fue ejecutado por decapitación. Según la leyenda, después de su ejecución, San Dionisio recogió su cabeza y caminó con ella durante cierta distancia antes de finalmente caer y descansar en el lugar donde ahora se encuentra la Basílica de Saint-Denis, en la que se erigió una iglesia en su honor. 

8 de octubre: San Pelagio, también conocido como San Pelayo en español, fue un mártir cristiano que vivió en el siglo III. Aunque se sabe relativamente poco sobre su vida, su historia se ha transmitido a través de tradiciones y relatos posteriores. Según la leyenda, San Pelagio nació en la región de Asturias, en el norte de España, alrededor del año 285. Fue criado en una familia cristiana y desde joven mostró una fuerte devoción por su fe. Sin embargo, su vida cambiaría drásticamente durante la persecución del emperador romano Diocleciano (c. 303-311), un período en el que los cristianos eran perseguidos por su creencia. A la edad de 12 años, Pelagio fue arrestado por las autoridades romanas debido a su fe en Cristo. Fue llevado ante el gobernador Daciano, quien intentó persuadirlo para que renunciara a su fe cristiana y adorara a los dioses romanos. Sin embargo, Pelagio se mantuvo firme en su creencia y se negó a renunciar a Cristo. Daciano, al ver la firmeza de Pelagio, ordenó que fuera sometido a torturas para intentar quebrantar su fe, pero el joven mártir soportó valientemente todas las pruebas. Finalmente, fue decapitado el 26 de junio del año 298. 

7 de octubre: Festividad de Nuestra Señora del Rosario. Según la historia, apareció en julio de 1200, a Domingo de Guzmán, en una capilla con un rosario en las manos, el cual le enseñó a rezar y le dijo que lo predicara entre los hombres. Además, le ofreció diferentes promesas referidas al rosario. El santo se lo enseñó a los soldados liderados por su amigo Simón IV de Montfort antes de la Batalla de Muret, cuya victoria se atribuyó a la Virgen María. Por ello, Montfort erigió la primera capilla dedicada a esta advocación. En el siglo xv, la devoción al rosario había decaído. Alano de Rupe declaró que la Virgen se le apareció y le pidió que reviviera su devoción y que recogiera en un libro todos los milagros del rosario; le recordó además las promesas que siglos atrás había dado a santo Domingo. Esta festividad conmemora la victoria de la Batalla de Lepanto el 7 de octubre de 1571, en la que la flota cristiana, liderada por la Liga Santa, derrotó a la flota otomana en el Golfo de Lepanto. Se atribuye esta victoria a la intercesión de la Virgen María a través de la oración del Rosario. En esta festividad, los fieles católicos honran a la Virgen María, especialmente en su advocación de Nuestra Señora del Rosario, y rezan el Rosario como una forma de agradecer por la protección y la victoria obtenida en la batalla. Luego de muchos años, en 1917, se apareció Nuestra Señora del Rosario en la Cova da Iria, en un pueblo llamado Fátima, a tres pastorcitos. La humilde señora se apareció en muchas oportunidades, pidiendo oración, y reparación por los pecados a Dios y a su Hijo Jesús. Hizo unas 20 promesas a los que portaran el rosario de forma física con mucha fe y devoción (llevándolo en el cuello, cintura o en forma de anillo o brazalete).

6 de octubre: San Bruno de Colonia fue un destacado eremita y fundador religioso del siglo XI. Nació alrededor del año 1030 en Colonia, Alemania, en una familia noble. Estudió en la escuela catedralicia de Reims, donde se convirtió en discípulo de San Urbano, un influyente maestro y líder eclesiástico. Después de completar sus estudios, Bruno se convirtió en profesor y más tarde en director de la escuela de Reims. Era conocido por su erudición y piedad. En búsqueda de una vida de mayor contemplación y simplicidad, Bruno dejó su cargo como director y se retiró junto a un grupo de seguidores a una zona montañosa cercana a Grenoble, Francia. Allí fundaron la primera comunidad de lo que se convertiría en la Orden de los Cartujos. Los cartujos llevan una vida de profunda contemplación y austeridad. Su jornada está marcada por la oración y el trabajo manual. La Regla de San Bruno es conocida por su rigor y énfasis en el silencio. San Bruno vivió en la Cartuja durante seis años. Después de su muerte en 1101, la Orden de los Cartujos continuó expandiéndose y hoy en día sigue siendo una de las órdenes religiosas contemplativas más importantes en la Iglesia Católica. San Bruno de Colonia fue canonizado por el Papa León X en 1514. Su legado perdura en la vida contemplativa de los monjes cartujos y en la espiritualidad de aquellos que buscan la paz y la cercanía a Dios a través del silencio y la oración.

5 de octubre: Santa Faustina Kowalska, nacida como Helena Kowalska, fue una religiosa polaca que vivió en el siglo XX y es conocida por ser la apóstol de la Divina Misericordia. Su vida se caracterizó por su profunda espiritualidad y su dedicación a difundir el mensaje de la misericordia de Dios. Nació el 25 de agosto de 1905 en Głogowiec, Polonia, en una familia campesina. Desde joven, mostró una profunda piedad y un fuerte deseo de consagrarse a Dios. A los 20 años, Helena ingresó al convento de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia en Varsovia, donde tomó el nombre de Sor María Faustina. Pasó su vida religiosa en la oración, el servicio y la obediencia. A lo largo de su vida, Sor Faustina tuvo visiones y experiencias místicas en las que Jesucristo le reveló su deseo de que el mundo conociera y confiara en su infinita misericordia. Siguiendo la dirección de sus superiores y confesores, Sor Faustina comenzó a escribir un diario espiritual en el que registró sus experiencias y las enseñanzas recibidas de Jesús sobre la Divina Misericordia. Sor Faustina dedicó su vida a difundir el mensaje de la Divina Misericordia, que enfatiza la confianza en Dios y la necesidad de practicar la misericordia hacia los demás. Faustina Kowalska fue canonizada por el Papa Juan Pablo II el 30 de abril de 2000, el mismo día en que se estableció la Fiesta de la Divina Misericordia en el calendario litúrgico católico. Su diario, "La Divina Misericordia en mi Alma", se ha traducido a numerosos idiomas y ha inspirado a millones de personas en todo el mundo. Santa Faustina es venerada como una apóstol de la misericordia de Dios y su legado continúa inspirando a las personas a confiar en la infinita misericordia de Dios y a practicar obras de caridad y compasión hacia los demás.

4 de octubre: San Francisco de Asís, cuyo nombre de nacimiento fue Giovanni di Pietro di Bernardone, es uno de los santos más queridos y conocidos en la historia del cristianismo. Francisco nació en Asís, Italia, alrededor de 1181 o 1182, en una familia adinerada de comerciantes de telas. Durante su juventud, Francisco disfrutó de una vida despreocupada y se ganó una reputación como un joven alegre y amante de la diversión. A los 25 años, durante una peregrinación a Roma, Francisco experimentó una profunda conversión espiritual. Allí, escuchó la voz de Cristo en la iglesia de San Damián, quien le dijo: "Repara mi Iglesia, que está en ruinas". A partir de ese momento, Francisco renunció a su herencia y a sus posesiones, abrazando una vida de radical pobreza y dedicándose a la predicación del Evangelio. Francisco y sus seguidores fundaron la Orden de los Hermanos Menores, conocidos como franciscanos. Su regla se basaba en la simplicidad, la humildad y la dedicación a la predicación y el servicio a los pobres y necesitados. Francisco y los franciscanos viajaron extensamente, llevando el mensaje del amor de Dios y la importancia de la humildad y la pobreza. Fueron a Egipto, Siria y otros lugares, buscando la paz y el encuentro con otras culturas. El Papa Inocencio dio una autorización verbal a la regla presentada por Francisco y concedió al santo y a sus compañeros salir a predicar el arrepentimiento en todas partes. Antes de partir de Roma todos ellos recibieron la tonsura eclesiástica, y Francisco fue ordenado diácono posteriormente. En 1224, durante un período de profunda oración en La Verna, Francisco recibió los estigmas, las marcas de la crucifixión, en su propio cuerpo. Murió el 3 de octubre de 1226 en la Porciúncula, una pequeña iglesia cerca de Asís. San Francisco de Asís fue canonizado por el Papa Gregorio IX en 1228. Es conocido por su amor a la naturaleza y los animales, su humildad y su profunda espiritualidad centrada en Cristo crucificado. Es el patrono de los animales y del medio ambiente. 

3 de octubre: San Francisco de Borja, cuyo nombre completo era Francisco de Borja y Aragón, nació el 28 de octubre de 1510 en Gandía, España. Fue un noble, militar y religioso español que vivió en los siglos XVI y XVII. Nació en una familia noble y poderosa. Fue educado en la corte de los Reyes Católicos y se casó con Leonor de Castro, con quien tuvo ocho hijos. Durante esta época, ocupó importantes cargos en la corte y en la administración, llegando a ser virrey de Cataluña y duque de Gandía. En 1539, Francisco tuvo un encuentro que marcó profundamente su vida. Al presenciar los restos mortales de la emperatriz Isabel de Portugal, que ya estaban en avanzado estado de descomposición, se enfrentó a la realidad de la muerte y la transitoriedad de la vida terrenal. Esto lo llevó a un profundo proceso de conversión espiritual. Después de la muerte de su esposa en 1546, Francisco decidió ingresar a la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola. Fue uno de los primeros nobles en unirse a esta orden religiosa, renunciando a su posición y riquezas. A lo largo de su vida religiosa, San Francisco de Borja desempeñó roles significativos dentro de la Compañía de Jesús. Fue superior en España, y posteriormente, en Roma, llegando a ser el tercer General de la Compañía de Jesús tras la muerte de San Ignacio y San Diego Laynez. San Francisco de Borja dejó escritos que reflejaban su profunda vida espiritual y su compromiso con la formación de los miembros de la Compañía de Jesús. Sus escritos influyeron en la espiritualidad de la orden y en la Iglesia en general. San Francisco de Borja fue canonizado por el Papa Clemente X en 1671.

2 de octubre: Los Santos Ángeles Custodios son una creencia en la Iglesia Católica que afirma que cada persona tiene asignado un ángel específico enviado por Dios para proteger y guiar a lo largo de su vida terrenal. Esta creencia se basa en varias referencias bíblicas que hablan sobre la protección divina y la asistencia de los ángeles. El Salmo 91:11 es uno de los versículos más citados en relación con esta creencia: "Pues a sus ángeles dará órdenes acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos." La creencia en los Santos Ángeles Custodios promueve la idea de que cada persona es valiosa y digna de la atención personalizada de Dios, quien envía un ángel para cuidar de ellos. Se cree que estos ángeles están presentes en momentos de peligro, tentación o necesidad, y actúan como intercesores y protectores. 

1 de octubre: Santa Teresa de Lisieux, también conocida como Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz, fue una monja carmelita francesa que vivió en el siglo XIX. Es una de las santas más populares y queridas en la Iglesia Católica. Teresa Martín nació el 2 de enero de 1873 en Alençon, Francia. Fue la última de nueve hijos en una devota familia católica. Perdió a su madre a una edad temprana y fue criada principalmente por sus hermanas mayores y por su padre. Desde una edad temprana, Teresa sintió una profunda llamada a la vida religiosa. A los 15 años, ingresó al Carmelo de Lisieux, una orden contemplativa de monjas. Tomó el nombre de Teresa del Niño Jesús. A pesar de su vida de clausura, Teresa buscó la santidad en lo ordinario y en las pequeñas cosas de la vida cotidiana. Desarrolló su "Caminito de la Infancia Espiritual", una forma de vivir la fe con humildad y sencillez. Teresa escribió sus memorias, conocidas como "Historia de un alma", en las que compartió sus reflexiones espirituales y su camino hacia la santidad. Su enfoque en la confianza en Dios y en el amor a través de pequeños actos de caridad dejó una marca duradera en la espiritualidad católica. Santa Teresa murió el 30 de septiembre de 1897 a la edad de 24 años, tras sufrir una agonía de tuberculosis. Fue canonizada en 1925 y declarada Doctora de la Iglesia en 1997. Es conocida como la "Pequeña Flor" y es patrona de los misioneros, aviadores y de Francia.  Santa Teresa de Lisieux es venerada en todo el mundo y su espiritualidad de confianza en Dios y amor a través de pequeños actos ha inspirado a innumerables personas en su camino hacia la santidad. Su vida y enseñanzas siguen siendo una fuente de inspiración para muchos fieles.

30 de septiembre: San Jerónimo, cuyo nombre completo es Eusebio Sofronio Jerónimo, nació alrededor del año 347 en Estridón, una localidad que se encontraba en la actual Croacia. Fue un erudito, teólogo y sacerdote cristiano que vivió en los siglos IV y V. A lo largo de su vida, San Jerónimo se destacó por su profundo conocimiento de las Sagradas Escrituras y su habilidad para las lenguas. Es conocido principalmente por su monumental obra, la Vulgata, que fue una traducción de la Biblia al latín y se convirtió en la versión estándar utilizada en la Iglesia Católica por muchos siglos. San Jerónimo llevó una vida de intensa oración y estudio. Pasó muchos años en el desierto de Siria, dedicado a la vida monástica y al estudio de las Escrituras en su lengua original. También escribió numerosos comentarios y tratados teológicos que influyeron significativamente en el desarrollo del pensamiento cristiano. A pesar de su erudición y dedicación a la fe, San Jerónimo no fue ajeno a controversias y desafíos en su tiempo. Tuvo enfrentamientos con otros teólogos y líderes de la Iglesia, pero su legado como traductor y comentarista de las Escrituras es incuestionable. San Jerónimo falleció el 30 de septiembre del año 420 en Belén, Palestina, donde pasó los últimos años de su vida. Es venerado como Doctor de la Iglesia y su festividad se celebra el 30 de septiembre. Es patrón de los traductores y de los estudiosos de las Sagradas Escrituras. Su influencia en la interpretación y estudio de la Biblia perdura hasta hoy.

29 de septiembre: Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. son los tres arcángeles mencionados en la Biblia.

San Miguel: Es considerado el líder de los ejércitos celestiales y el defensor en la lucha contra el mal. Su nombre significa "¿Quién como Dios?". Se le representa a menudo venciendo a Satanás en el cielo. San Miguel es el patrón de los militares y de aquellos que luchan contra fuerzas malignas.

San Gabriel: Es conocido como el mensajero de Dios. Anunció a la Virgen María que sería la madre de Jesús. Su nombre significa "Fuerza de Dios". Es el patrón de los comunicadores, mensajeros y trabajadores de los medios de comunicación.

San Rafael: Es conocido como el ángel de la curación y la protección. En el Libro de Tobías, se le atribuye la curación de la ceguera de Tobías padre y la guía del joven Tobías en su viaje. Su nombre significa "Medicina de Dios". Es el patrón de los enfermos y los viajeros.

La festividad de los Santos Arcángeles es una oportunidad para reflexionar sobre la protección y guía espiritual que se cree que brindan estos poderosos ángeles. Los fieles pueden participar en misas especiales y oraciones dedicadas a cada uno de los arcángeles. Es común también en esta festividad hacer oraciones pidiendo la intercesión de los arcángeles en asuntos de protección, sanación y guía espiritual. Además, en algunas tradiciones, se realizan procesiones y actividades litúrgicas especiales para conmemorar a estos importantes seres celestiales.

28 de septiembre: San Wenceslao fue un príncipe bohemio que gobernó la región que hoy conocemos como la República Checa en el siglo X. Nació alrededor del año 907 y fue educado en la fe cristiana por su abuela, Santa Ludmila. Wenceslao se destacó por su devoción religiosa y su generosidad hacia los pobres y necesitados. Fue un líder comprometido con la justicia y la promoción de los valores cristianos en su reino. Tras la muerte de su abuela Ludmila, Wenceslao asumió el trono y continuó gobernando con sabiduría y rectitud. Sin embargo, su reinado se vio amenazado por facciones contrarias al cristianismo y a su gobierno. El 28 de septiembre del año 935, Wenceslao fue asesinado en un complot, convirtiéndose en mártir de la fe. Su muerte lo convirtió en un símbolo de la lucha por la fe cristiana y la justicia en Bohemia. San Wenceslao es venerado como el patrón de Bohemia y de la República Checa, así como un ejemplo de valentía y compromiso con los valores cristianos.

27 de septiembre: San Vicente de Paul fue un sacerdote francés nacido el 24 de abril de 1581 en Pouy, Francia. Es conocido por su profunda caridad y dedicación a los pobres y necesitados. Después de estudiar teología y ser ordenado sacerdote, San Vicente fue capturado por piratas y pasó un tiempo como esclavo antes de lograr escapar. Esta experiencia marcó profundamente su vida y lo inspiró a dedicarse a la ayuda de los menos afortunados. Fundó la Congregación de la Misión, también conocida como los Padres Lazaristas, para entrenar a sacerdotes y llevar el Evangelio a los más pobres y marginados. También co-fundó las Hijas de la Caridad, una orden de religiosas dedicada al servicio de los enfermos y necesitados. San Vicente de Paul trabajó incansablemente durante su vida para aliviar el sufrimiento de los desfavorecidos. Estableció hospitales, asilos y orfanatos, y se convirtió en un defensor de los derechos de los pobres. Falleció el 27 de septiembre de 1660 y fue canonizado en 1737. Es venerado como el patrón de las obras de caridad y de los desamparados. La obra de San Vicente de Paul continúa a través de las organizaciones y comunidades que llevan su nombre, así como a través del trabajo caritativo en todo el mundo que se inspira en su legado de amor y servicio a los más necesitados.

26 de septiembre: Los Santos Cosme y Damián fueron hermanos gemelos nacidos en el siglo III en la región de Arabia, en lo que hoy es Siria. Eran médicos de profesión y se ganaron una gran reputación por su habilidad y caridad, ya que atendían a los enfermos sin cobrarles. Eran cristianos devotos y creían en la importancia de usar sus habilidades médicas para servir a Dios y ayudar a los necesitados. Se les atribuyen numerosos milagros de curación, incluyendo casos considerados imposibles por la medicina de la época. Durante la persecución del emperador romano Diocleciano contra los cristianos, Cosme y Damián fueron arrestados por su fe, pero no renegaron de ella. Fueron sometidos a torturas y finalmente decapitados en el año 287. Su culto se extendió rápidamente y se les venera como patronos de los médicos, cirujanos y farmacéuticos. Son conocidos por su lema "Gratuitamente recibisteis, dad gratuitamente", que enfatiza su dedicación a ayudar a los demás sin esperar recompensa. La festividad de los Santos Cosme y Damián se celebra el 26 de septiembre en el santoral católico y en diversas tradiciones cristianas. Son honrados y recordados como ejemplos de servicio desinteresado y fe en Cristo. Su legado ha perdurado a lo largo de los siglos y su influencia es especialmente notable en el campo de la medicina y la atención médica.

25 de septiembre: San Cleofás es un personaje del Nuevo Testamento, mencionado en el Evangelio de Lucas. Se le identifica como uno de los dos discípulos que caminaban hacia el pueblo de Emaús en el momento en que Jesús resucitado se les unió en el camino. En el relato bíblico, Cleofás y otro discípulo estaban desconsolados después de la crucifixión de Jesús y se dirigían a Emaús cuando Jesús se les acercó, aunque inicialmente no lo reconocieron. Durante la conversación, Jesús les explicó las Escrituras y al partir el pan en la posada, se les reveló. Este encuentro fue un momento crucial en la experiencia de los discípulos con la resurrección de Jesús. La identidad exacta de Cleofás y su relación con otros personajes del Evangelio no está completamente clara. Algunas interpretaciones sugieren que podría haber sido pariente cercano de Jesús, posiblemente tío o cuñado. Sin embargo, la Biblia no proporciona detalles adicionales sobre su vida o ministerio después de este episodio. A pesar de su papel relativamente breve en el relato bíblico, su participación en el evento de los discípulos de Emaús lo ha convertido en una figura importante en la narrativa de la resurrección de Jesús.

24 de septiembre: La festividad de Nuestra Señora de las Mercedes, o Virgen de las Mercedes, está dedicada a la Virgen María bajo el título de "Nuestra Señora de las Mercedes", patrona de la Orden de los Mercedarios. Esta orden religiosa fue fundada en el siglo XIII por San Pedro Nolasco con el propósito de redimir a los cristianos que estaban cautivos en tierras dominadas por musulmanes. La devoción a Nuestra Señora de las Mercedes se ha extendido a lo largo de los siglos y es especialmente importante en países de tradición católica, donde se celebran procesiones, misas y otras actividades religiosas en su honor. Esta festividad es una oportunidad para los fieles de expresar su amor y devoción a la Virgen María bajo este título específico, y para los mercedarios es una ocasión para recordar y renovar su compromiso con la redención y liberación de aquellos que están en situaciones de opresión o cautiverio.

23 de septiembre: San Pío de Pietrelcina, también conocido como Padre Pío, nació el 25 de mayo de 1887 en Pietrelcina, Italia. Desde joven, demostró una profunda devoción religiosa. Ingresó a la Orden de los Frailes Menores Capuchinos y fue ordenado sacerdote en 1910. En 1918, Padre Pío experimentó los estigmas, marcando su cuerpo con heridas semejantes a las de Cristo en manos, pies y costado. Esto lo convirtió en un fenómeno espiritual y objeto de peregrinación para muchos fieles. Padre Pío dedicó su vida a la oración, la confesión y la dirección espiritual. Fundó un hospital en San Giovanni Rotondo y una casa para los necesitados. Su fama de santidad se extendió por todo el mundo y se le atribuyeron numerosos milagros y dones espirituales. Falleció el 23 de septiembre de 1968 y fue canonizado en 2002 por el Papa Juan Pablo II. Es venerado como un santo muy querido y poderoso intercesor en la Iglesia Católica, y su legado espiritual continúa influyendo en la vida de los fieles.

22 de septiembre: Santo Tomás de Villanueva fue un sacerdote y obispo español nacido el 10 de octubre de 1488 en Fuenllana, Ciudad Real, España, y fallecido el 8 de septiembre de 1555 en Valencia, España. Tomás de Villanueva nació en una familia noble, pero humilde. Desde joven mostró inclinaciones hacia la vida religiosa y la caridad hacia los pobres. Estudió Humanidades y Teología en la Universidad de Alcalá de Henares, donde demostró un excepcional talento académico y una profunda devoción religiosa. Ingresó a la Orden de los Agustinos, donde continuó sus estudios y profundizó en su vida espiritual y de oración. Fue ordenado sacerdote y se destacó por su elocuencia y habilidades como predicador, lo que le valió el reconocimiento y admiración de muchos. San Tomás de Villanueva se caracterizó por su compromiso con la caridad hacia los necesitados. Usó su posición y recursos para ayudar a los pobres, los enfermos y los marginados. Fundó hospitales y estableció programas de asistencia social para aquellos que lo necesitaban, lo que le valió el título de "Padre de los Pobres".Fue nombrado arzobispo de Valencia en 1544. Durante su episcopado, continuó su labor caritativa y pastoral, preocupándose especialmente por los más vulnerables. Luchó contra el abuso de los indígenas y defendió sus derechos, abogando por una evangelización más auténtica y compasiva. San Tomás de Villanueva fue canonizado por el Papa Alejandro VII en 1658. Es venerado como el patrono de las obras de caridad y de los pobres. Su legado de servicio a los más necesitados continúa inspirando a la Iglesia y a la sociedad en general. San Tomás de Villanueva es recordado como un ejemplo excepcional de santidad y generosidad. Su dedicación a los menos afortunados y su profunda vida espiritual lo convierten en un modelo a seguir para aquellos que buscan vivir el mensaje de amor y compasión de Jesucristo.

21 de septiembre: San Mateo, también conocido como Levi, fue un apóstol y evangelista que desempeñó un papel crucial en los primeros días del cristianismo. Era un recaudador de impuestos en Cafarnaúm, una profesión que no era muy popular entre los judíos, ya que a menudo implicaba colaborar con la ocupación romana y cobrar impuestos a sus compatriotas. Un día, mientras estaba en su oficina de recaudación, Jesús pasó por allí y lo invitó a seguirlo: "Sígueme". Mateo, respondiendo al llamado, se levantó y lo siguió. Este acto de Jesús de elegir a un recaudador de impuestos como uno de sus discípulos fue visto como un gesto controvertido en la sociedad de ese tiempo. Mateo se convirtió en uno de los doce apóstoles de Jesús, lo que significa que fue uno de los miembros más cercanos y confiables del círculo íntimo de Jesús. Viajó junto a Jesús durante su ministerio terrenal, presenciando sus enseñanzas, milagros y encuentros con las multitudes. Después de la Resurrección de Jesús, Mateo se convirtió en un evangelista. Escribió el Evangelio según San Mateo, uno de los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento. Su evangelio presenta la vida, enseñanzas, milagros, pasión y resurrección de Jesucristo. San Mateo enfatizó la importancia de Jesús como el Mesías esperado, y mostró cómo las profecías del Antiguo Testamento se cumplieron en su vida y ministerio. Destacó la enseñanza ética y moral de Jesús, incluido el famoso Sermón del Monte, donde Jesús presentó las bienaventuranzas y enseñó sobre temas como la humildad, la justicia y el amor al prójimo. La tradición afirma que Mateo predicó el Evangelio en varias regiones antes de su martirio. Se dice que murió como mártir, pero las circunstancias exactas de su muerte no están documentadas en las Escrituras. El legado de San Mateo perdura a través de su Evangelio, que sigue siendo una fuente esencial de enseñanza y guía espiritual para los cristianos en todo el mundo.

20 de septiembre: San Andrés Kim Taegon y compañeros mártires son un grupo de santos y mártires católicos coreanos que murieron por su fe durante las persecuciones religiosas en Corea en el siglo XIX. Gobernada por la dinastía Joseon, que promulgó políticas anti-cristianas debido a la creciente influencia de la Iglesia Católica en la región, los católicos coreanos enfrentaron persecuciones y prohibiciones de practicar su fe abiertamente.

San Andrés Kim Taegon nació en 1821 en Corea. Provenía de una familia de cristianos convertidos y creció en un ambiente de fe. A pesar de las dificultades y restricciones, Andrés decidió estudiar para el sacerdocio en el seminario en Macao, China. Fue ordenado sacerdote en 1845. Regresó a Corea como misionero, sabiendo que enfrentaría persecución y peligro debido a su condición de sacerdote católico. Durante su ministerio en Corea, San Andrés Kim Taegon celebró misas en secreto y bautizó a numerosos fieles en condiciones de clandestinidad. En 1846, fue arrestado y sometido a torturas brutales en un intento de que renunciara a su fe, pero se mantuvo firme en su compromiso con el cristianismo. Finalmente, en 1846, fue ejecutado por decapitación en Seúl. Tenía solo 25 años. Junto a San Andrés Kim Taegon, fueron martirizados muchos otros fieles católicos coreanos durante esta época de persecución. En total, se estima que alrededor de 10,000 católicos coreanos murieron como mártires entre los siglos XVII y XIX. San Andrés Kim Taegon y sus compañeros mártires fueron beatificados en 1925 y canonizados como santos por el Papa Juan Pablo II en 1984. Son venerados como héroes de la fe en Corea y en toda la Iglesia Católica. Su martirio es un testimonio de su valentía y fidelidad a pesar de la persecución. La historia de San Andrés Kim Taegon y los mártires coreanos es un recordatorio poderoso del sacrificio y la valentía de aquellos que enfrentan la persecución por su fe, y continúa siendo una fuente de inspiración para los católicos de todo el mundo.

19 de septiembre: San Jenaro fue un obispo y mártir cristiano que vivió en los primeros siglos del cristianismo. Nació en el siglo III en Benevento, Italia, y se crió en una familia cristiana. Fue ordenado sacerdote y posteriormente consagrado como obispo de Benevento. Se destacó por su celo pastoral y su dedicación a la comunidad cristiana. Durante el reinado del emperador Diocleciano, San Jenaro enfrentó una feroz persecución contra los cristianos. Fue arrestado y sometido a torturas por su negativa a renunciar a su fe. El evento más conocido asociado con San Jenaro es el milagro de la liquefacción de su sangre. Según la tradición, una reliquia con la sangre de San Jenaro, conservada en Nápoles, se vuelve líquida en ciertas ocasiones, lo cual es considerado un signo de su intercesión. San Jenaro es venerado como el santo patrón de Nápoles y de los volcanes. La devoción a San Jenaro y el milagro de su sangre han tenido un profundo impacto en la cultura y la religiosidad del sur de Italia. La reliquia de su sangre sigue siendo objeto de veneración y atracción de peregrinos de todo el mundo. La figura de San Jenaro representa el coraje y la fidelidad de los primeros cristianos frente a la persecución. Su martirio y el milagro de su sangre continúan siendo fuente de inspiración para muchos fieles.

18 de septiembre: San José de Cupertino, cuyo nombre de nacimiento era Giuseppe Maria Desa, fue un fraile franciscano italiano conocido por sus experiencias místicas y extáticas. Nació el 17 de junio de 1603 en Cupertino, Italia, y falleció el 18 de septiembre de 1663. San José nació en una familia humilde y desde temprana edad demostró ser un niño piadoso, pero también tenía dificultades en su educación formal debido a su limitado intelecto. Durante su adolescencia, sufrió desafíos académicos y fue objeto de burlas de sus compañeros debido a su aparente falta de inteligencia. A pesar de sus dificultades intelectuales, José sintió una fuerte llamada a la vida religiosa y deseaba ingresar en la Orden Franciscana. Sin embargo, fue rechazado por varias órdenes religiosas debido a sus limitaciones intelectuales. Finalmente, fue aceptado como lego (hermano laico) en la Orden Franciscana Conventual y tomó el nombre de José de Cupertino en honor a la ciudad de su nacimiento. Fue conocido por sus experiencias extáticas y místicas, en las que a menudo experimentaba levitaciones y estados de éxtasis durante la oración. Uno de los aspectos más destacados de la vida de San José de Cupertino fueron sus frecuentes levitaciones, en las que se elevaba del suelo durante la oración. Estos fenómenos eran bien documentados y presenciados por muchas personas. También se le atribuyeron otros milagros, como curaciones y profecías. A pesar de sus experiencias extraordinarias, José mantuvo una profunda humildad y una actitud de servicio hacia los demás. Era conocido por su amor por los pobres y su dedicación a la vida de oración. San José de Cupertino fue canonizado por el Papa Clemente XIII en 1767. Es reconocido como el patrono de los estudiantes, especialmente aquellos que enfrentan dificultades en los exámenes, así como de los aviadores y astronautas debido a sus levitaciones. La vida de San José de Cupertino es un ejemplo de cómo la gracia divina puede manifestarse a través de individuos aparentemente limitados, recordándonos que la verdadera grandeza no siempre se encuentra en las habilidades intelectuales, sino en la humildad y la devoción hacia Dios y los demás.

17 de septiembre: Santa Hildegarda de Bingen fue una figura destacada del siglo XII en la Iglesia Católica y una de las mujeres más influyentes de la Edad Media. Nacida el 17 de septiembre de 1098 en Alemania, Hildegarda fue monja, abadesa, mística, compositora, escritora y experta en medicina natural. A lo largo de su vida, Hildegarda afirmó tener visiones y experiencias místicas que abordaban temas religiosos y espirituales. Documentó estas visiones en obras literarias como "Scivias" y "Liber Divinorum Operum". Se convirtió en monja y luego en abadesa del monasterio de Disibodenberg. Fue conocida por su sabiduría y liderazgo espiritual. Hildegarda fue una compositora prolífica, conocida por sus himnos y antífonas. Su música refleja su profunda devoción religiosa y es una expresión de su espiritualidad. Escribió tratados sobre medicina y ciencias naturales, explorando el uso de hierbas medicinales y tratamientos naturales. Sus escritos fueron innovadores para su época y reflejaban un profundo conocimiento de la naturaleza y la salud. Mantuvo correspondencia con figuras destacadas de la Iglesia y la sociedad de su tiempo, incluyendo papas y emperadores. Fue canonizada como santa en 2012 y es reconocida como Doctora de la Iglesia. Su legado perdura a través de sus escritos, música y su influencia en campos como la medicina y la espiritualidad. Hildegarda de Bingen es una figura inspiradora cuya vida y contribuciones siguen siendo estudiadas y admiradas en la actualidad. Su multidisciplinaridad y su profundo compromiso con la espiritualidad y la naturaleza la convierten en una de las personalidades más notables de su tiempo y un modelo a seguir para generaciones posteriores.

16 de septiembre: San Cornelio y San Cipriano son dos santos cristianos que vivieron en el siglo III y jugaron roles significativos en la Iglesia primitiva, particularmente durante tiempos de persecución.

San Cornelio fue el vigésimo primer Papa de la Iglesia Católica. Fue elegido como Papa en el año 251 d.C. durante un tiempo de gran dificultad para la Iglesia debido a las persecuciones. Su papado se destacó por su dedicación a mantener la unidad de la Iglesia y por su lucha contra las divisiones y las herejías de la época. Uno de los momentos más destacados de su papado fue el tratamiento de la cuestión de los lapsi, que eran personas que habían apostatado de la fe durante las persecuciones y que ahora deseaban regresar a la Iglesia. Cornelio defendió una postura de reconciliación y misericordia, lo que provocó cierta controversia entre algunos miembros de la comunidad cristiana. San Cornelio es conocido por su valentía y firmeza en la fe, así como por su deseo de mantener la unidad en la Iglesia, incluso en tiempos difíciles.

San Cipriano: San Cipriano fue un obispo de Cartago, en la actual Túnez, y fue contemporáneo de San Cornelio. Fue un prominente líder de la Iglesia en África del Norte y un prolífico escritor teológico. Es especialmente conocido por sus escritos sobre la unidad de la Iglesia, la oración y la importancia del martirio. Durante su episcopado, Cipriano enfrentó desafíos similares a los de Cornelio, incluida la persecución. Abogó por una disciplina estricta en la Iglesia, especialmente en lo que respecta a los lapsi, pero también promovió la reconciliación y el perdón. San Cipriano también jugó un papel crucial en las controversias teológicas de su tiempo, particularmente en el debate sobre el bautismo de los herejes y cismáticos. 

Ambos santos fueron martirizados por su fe durante el reinado del emperador Valeriano. San Cornelio fue desterrado a Centumcellae (hoy Civitavecchia, Italia) y murió allí en el exilio. San Cipriano fue decapitado en Cartago. Estos santos son recordados por su valentía, su compromiso con la unidad de la Iglesia y su testimonio de fe en medio de la persecución. Su festividad conjunta es una ocasión para reflexionar sobre la importancia de la unidad y la fidelidad en la Iglesia.

15 de septiembre: La Festividad de Nuestra Señora de los Dolores está dedicada a honrar y recordar los sufrimientos y dolores que la Virgen María experimentó a lo largo de su vida, especialmente durante la Pasión y Muerte de Jesucristo. La festividad destaca el papel de María como la madre compasiva que sufrió junto a su hijo. El origen de esta devoción se remonta al siglo XIII, aunque la conmemoración formal de Nuestra Señora de los Dolores fue establecida en el siglo XVIII por el Papa Benedicto XIII. La fiesta fue posteriormente extendida a toda la Iglesia por el Papa Pío VII en el siglo XIX. Durante esta festividad, los católicos recuerdan los "Siete Dolores" de la Virgen María, que son los siguientes:

1. La profecía de Simeón: Cuando María y José llevaron al niño Jesús al Templo, Simeón profetizó que una espada atravesaría el corazón de María.

2. La huida a Egipto: Para escapar de la persecución de Herodes, la Sagrada Familia tuvo que huir a Egipto.

3. La pérdida del Niño Jesús en el Templo: Cuando Jesús tenía 12 años, se quedó en el Templo en Jerusalén sin que María y José lo supieran.

4. El encuentro con Jesús en el camino de la cruz: María se encontró con Jesús cargando la cruz en el camino al Calvario.

5. La crucifixión y muerte de Jesús: María estuvo presente en la crucifixión y sufrió junto a su hijo.

6. La toma del cuerpo de Jesús de la cruz: Después de la crucifixión, María sostuvo el cuerpo de Jesús en sus brazos.

7. El entierro de Jesús: María acompañó el cuerpo de Jesús al sepulcro.

La festividad de Nuestra Señora de los Dolores es una ocasión para reflexionar sobre el sufrimiento y el papel de María como la madre compasiva que compartió los dolores de su Hijo por la salvación de la humanidad. Muchas iglesias celebran esta festividad con procesiones, misas especiales y devociones centradas en la Virgen María.

14 de septiembre: La Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz es una celebración cristiana que conmemora la elevación y exaltación de la cruz en la que Jesucristo fue crucificado. La historia detrás de esta festividad se remonta al siglo IV. Según la tradición cristiana, en el año 326, la madre del emperador Constantino, Santa Elena, realizó una peregrinación a Tierra Santa en busca de los lugares sagrados asociados con la vida de Jesús. Durante esta peregrinación, se dice que Santa Elena descubrió los restos de la cruz de Cristo. La festividad conmemora este evento y celebra el hecho de que la cruz, que fue utilizada como un instrumento de tortura y muerte, se convierte en el símbolo de la redención y la victoria sobre el pecado y la muerte a través del sacrificio de Jesucristo. La celebración de la Exaltación de la Santa Cruz incluye diversos rituales y ceremonias en la liturgia cristiana. Se pueden llevar a cabo procesiones con una cruz, se leen pasajes bíblicos relacionados con la crucifixión y se enfatiza la importancia espiritual y redentora de la cruz para los creyentes. En muchas iglesias, es común bendecir cruces y ofrecer a los fieles la oportunidad de adorar y venerar una cruz especial durante la celebración.

13 de septiembre: San Juan Crisóstomo nació alrededor del año 347 en Antioquía, que en aquel entonces formaba parte del Imperio Romano y se encuentra en la actual Turquía. Fue hijo de una familia acomodada y quedó huérfano de padre siendo muy joven. Estudió retórica y filosofía en su juventud y, aunque inicialmente se inclinó hacia la ley, se sintió atraído por la vida religiosa. Después de un período de retiro espiritual, se convirtió en monje y llevó una vida ascética en las montañas cercanas a Antioquía. Su fama como predicador y maestro lo llevó a ser ordenado sacerdote y, más tarde, nombrado arzobispo de Constantinopla en el año 397. Durante su episcopado, San Juan Crisóstomo se destacó por su elocuencia en la predicación y su dedicación a la enseñanza de la Palabra de Dios. Sin embargo, su estilo directo y sus críticas a la élite de la iglesia y la sociedad de su tiempo generaron conflictos y enemistades. Fue exiliado en varias ocasiones y enfrentó persecuciones, especialmente por parte de figuras poderosas en la iglesia. San Juan Crisóstomo es conocido por sus homilías y escritos teológicos, los cuales han tenido una influencia duradera en la Iglesia Católica y en la Iglesia Ortodoxa Oriental. Es venerado como un Doctor de la Iglesia y su apodo "Crisóstomo" significa "boca de oro" en griego, en reconocimiento a su habilidad para comunicar de manera elocuente la Palabra de Dios. Murió en el exilio en el año 407.

30 de junio: Los Protomártires de la Iglesia Romana son un grupo de cristianos que fueron martirizados en Roma durante el reinado del emperador Nerón en el año 64 d.C. Estos mártires son considerados los primeros en morir por su fe en la ciudad de Roma y son reconocidos como un testimonio valiente de su creencia en Jesucristo. La persecución de Nerón contra los cristianos fue desencadenada por el Gran Incendio de Roma en el año 64 d.C., un evento que devastó gran parte de la ciudad. Nerón culpó a los cristianos y los utilizó como chivo expiatorio para desviar la atención de su propio posible papel en el incendio. Esto llevó a un aumento en la persecución y el martirio de los cristianos en Roma. Entre los Protomártires de la Iglesia Romana se encuentran los apóstoles Pedro y Pablo, quienes fueron ejecutados en Roma durante este período. También se incluyen otros hombres y mujeres que fueron arrestados, torturados y martirizados por su fe, entre ellos, varios discípulos de los apóstoles y fieles seguidores de Jesús. Los Protomártires de la Iglesia Romana son honrados y recordados como valientes testigos de la fe cristiana. Su martirio representa la firmeza y el compromiso de los primeros cristianos, quienes enfrentaron persecuciones y sacrificios extremos por su creencia en Jesucristo.

29 de junio: La fiesta de San Pedro y San Pablo conmemora la vida y el martirio de dos de los apóstoles más prominentes de Jesús: San Pedro y San Pablo. San Pedro, cuyo nombre original era Simón, fue uno de los discípulos más cercanos de Jesús y es considerado el líder de los apóstoles. Jesús le dio el nombre de Pedro, que significa "roca", y le dijo: "Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia" (Mateo 16:18). San Pedro es reconocido como el primer Papa y como el guardián de las llaves del Reino de los Cielos. San Pablo, antes conocido como Saulo de Tarso, era un ferviente perseguidor de los primeros seguidores de Jesús hasta que tuvo una experiencia transformadora en el camino a Damasco. Se convirtió en uno de los apóstoles más influyentes y viajó extensamente para predicar el Evangelio. Sus cartas, que forman parte del Nuevo Testamento, son ampliamente valoradas por su enseñanza teológica y espiritual. Además de su liderazgo y enseñanzas, su testimonio de fe hasta el martirio es recordado y celebrado. Se les considera pilares fundamentales de la Iglesia y ejemplos de entrega y fidelidad a Jesucristo. En Roma, la Basílica de San Pedro y la Basílica de San Pablo Extramuros son lugares de peregrinación importantes en esta fecha. Se destaca la importancia de su legado y su contribución al crecimiento y difusión del cristianismo. Es un momento para reflexionar sobre su ejemplo de fe y para renovar el compromiso con la misión de la Iglesia en el mundo. Ambos murieron aproximadamente el año 67.

28 de junio: San Ireneo, cuyo nombre completo era Ireneo de Lyon, fue un destacado obispo y teólogo cristiano del siglo II. Nació alrededor del año 130 en Esmirna, Asia Menor (hoy en día Turquía). Es conocido por su defensa de la fe cristiana ortodoxa y por su lucha contra las herejías de su tiempo. Ireneo recibió una sólida formación cristiana y fue discípulo de Policarpo, quien a su vez había sido discípulo del apóstol Juan. Esta conexión directa con los primeros tiempos del cristianismo le otorgó un profundo conocimiento de las enseñanzas apostólicas y una firme base para defender la fe. En el año 177, Ireneo se convirtió en obispo de Lyon, una ciudad en la Galia romana (hoy en día Francia). Durante su episcopado, enfrentó la propagación de diversas herejías, en particular el gnosticismo, una corriente de pensamiento que mezclaba elementos cristianos con creencias gnósticas y especulaciones filosóficas. Para combatir el gnosticismo y defender la fe ortodoxa, San Ireneo escribió su obra más conocida, "Contra las herejías" (también conocida como "Adversus Haereses"). En ella, refutó las enseñanzas erróneas de los gnósticos y presentó una exposición clara y coherente de las verdades fundamentales de la fe cristiana. Ireneo también enfatizó la importancia de la sucesión apostólica y la unidad de la Iglesia. Sostenía que la Iglesia de Roma, como sucesora de los apóstoles Pedro y Pablo, ocupaba un lugar destacado en la comunión cristiana y tenía una función especial en la preservación de la doctrina ortodoxa. San Ireneo murió como mártir alrededor del año 202. Su testimonio y enseñanzas siguen siendo reconocidos y valorados como una voz importante en la defensa y transmisión de la fe cristiana primitiva. 

27 de junio: San Cirilo de Alejandría, cuyo nombre completo era Cirilo Teófilo, fue un destacado obispo y teólogo cristiano del siglo V. Nació alrededor del año 376 en Alejandría, Egipto. Es conocido por su papel en la defensa de la fe cristiana ortodoxa y por su liderazgo en la Iglesia de Alejandría. Cirilo se convirtió en el patriarca de Alejandría en el año 412 y desempeñó un papel destacado en los conflictos teológicos de su tiempo. Uno de los desafíos más significativos que enfrentó fue el nestorianismo, una herejía que afirmaba que Jesucristo tenía dos personas distintas: una divina y una humana. Cirilo se opuso firmemente a esta enseñanza y trabajó para defender la doctrina de la unidad de la persona de Cristo, quien es plenamente Dios y plenamente humano. Cirilo también tuvo un papel importante en el Concilio de Éfeso en el año 431, donde se proclamó la doctrina de la maternidad divina de María, conocida como Theotokos o Madre de Dios. Él defendió ardientemente esta enseñanza y fue reconocido como uno de los principales defensores de la fe en el concilio. Además de su labor teológica y pastoral, Cirilo también se preocupó por el cuidado de los pobres y necesitados. Trabajó para aliviar el sufrimiento de los más vulnerables y promovió la justicia social en su comunidad. San Cirilo de Alejandría fue un prolífico escritor y se le atribuyen numerosas obras teológicas y pastorales. Sus escritos han tenido una influencia duradera en el pensamiento cristiano y se le considera uno de los Padres de la Iglesia. Falleció el 27 de junio de 444.

26 de junio: San Josemaría Escrivá de Balaguer fue un sacerdote y santo español nacido el 9 de enero de 1902 en Barbastro, España. Es conocido como el fundador del Opus Dei, una institución de la Iglesia Católica dedicada a la difusión de la enseñanza de la santidad en la vida cotidiana. Desde joven, San Josemaría Escrivá sintió una llamada a buscar la santidad en medio del mundo. Fue ordenado sacerdote en 1925 y comenzó su ministerio pastoral en varias parroquias en España. Durante este tiempo, desarrolló su visión de la vocación universal a la santidad y la importancia de encontrar a Dios en el trabajo y las actividades ordinarias de la vida diaria. En 1928, San Josemaría Escrivá fundó el Opus Dei, una organización que tenía como objetivo promover la vida cristiana en la sociedad y en todos los ámbitos del trabajo y la vida cotidiana. A través de su predicación y escritos, transmitió su mensaje de la llamada universal a la santidad y la importancia de la búsqueda de la excelencia en todas las tareas. San Josemaría Escrivá fue un defensor de la importancia de la familia, la educación y el apostolado laical. Enseñó que todos los cristianos están llamados a buscar la santidad y a llevar el mensaje del Evangelio a todas las esferas de la sociedad. Su legado continúa inspirando a muchos fieles a buscar la santidad en su vida diaria y a encontrar a Dios en todas las circunstancias. Falleció el 26 de junio de 1975 en Roma, Italia. En 2002, San Josemaría Escrivá fue canonizado por el Papa Juan Pablo II, quien lo describió como el "santo de lo ordinario".

25 de junio: Santa Orosia, también conocida como Aurea o Auscia, es una santa venerada en la tradición católica, especialmente en España. Sin embargo, se debe tener en cuenta que la información sobre su vida histórica es limitada y en ocasiones está mezclada con elementos legendarios. Según la tradición, Orosia era una joven noble del siglo IX que vivía en Huesca, España, durante la ocupación musulmana. Se dice que se negó a casarse con un príncipe musulmán y optó por defender su fe cristiana. Según la leyenda, Orosia fue arrestada y torturada por las autoridades musulmanas, pero mantuvo su fe inquebrantable. Finalmente, fue decapitada en el año 714 y su cuerpo fue arrojado al río Aragón. Sin embargo, el río no dejó que su cuerpo se hundiera, y este flotó milagrosamente hasta la ermita de Santa María de Bescós, donde fue enterrada. El culto a Santa Orosia se mantuvo a lo largo de los siglos, y su santuario en Santa María de Bescós se convirtió en un lugar de peregrinación. Se le atribuyen milagros y se la considera una protectora en la lucha contra los enemigos de la fe.  Murió el año 870

24 de junio: San Juan Bautista es una figura principal en el cristianismo y una de las figuras más importantes en el Nuevo Testamento de la Biblia. Su vida y ministerio están intrínsecamente ligados al anuncio y la preparación del camino para la venida de Jesucristo. Juan Bautista nació en el primer siglo d.C. en una familia sacerdotal judía. Era hijo de Zacarías, un sacerdote del templo de Jerusalén, y su esposa Isabel. Según los relatos bíblicos, Juan fue concebido milagrosamente después de que un ángel anunciara su nacimiento a Zacarías. Desde joven, Juan Bautista se dedicó a una vida austera y de oración en el desierto. Se le describe usando vestimentas de piel de camello y subsistiendo con una dieta simple de langostas y miel silvestre. A medida que su fama crecía, la gente acudía en masa para escuchar su mensaje y recibir el bautismo de arrepentimiento. Juan Bautista predicaba la necesidad de arrepentimiento y la llegada del Reino de Dios. Él proclamaba que el Mesías estaba por venir y que debían prepararse para su venida. Juan también bautizaba simbólicamente a aquellos que buscaban un nuevo comienzo y un cambio en sus vidas. Uno de los momentos más conocidos de la vida de Juan Bautista fue su encuentro con Jesús en el río Jordán. Juan reconoció a Jesús como el Mesías y lo bautizó, cumpliendo así la profecía del precursor del Mesías. Juan declaró: "Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo". Desafortunadamente, el ministerio de Juan Bautista también atrajo la atención de las autoridades religiosas y políticas de la época. Fue encarcelado por confrontar el matrimonio ilegítimo del rey Herodes Antipas, lo cual culminó en su ejecución. San Juan Bautista murió como mártir decapitado. Su fiesta se celebra el 24 de junio, conocida como la solemnidad del Nacimiento de San Juan Bautista. Su vida de humildad, valentía y fidelidad a Dios lo convierte en un ejemplo de testimonio cristiano.

23 de junio: San José Cafasso, cuyo nombre completo era Giuseppe Cafasso, fue un sacerdote italiano nacido el 15 de enero de 1811 en Castelnuovo d'Asti, Italia. Es conocido por su trabajo pastoral y su dedicación a los pobres y marginados. Desde joven, San José Cafasso mostró un gran interés por los estudios y la vocación sacerdotal. Fue ordenado sacerdote en 1833 y comenzó su ministerio en la ciudad de Turín, donde se hizo conocido por su compromiso con la evangelización y el servicio a los necesitados. San José Cafasso es especialmente reconocido por su trabajo con los presos, visitándolos regularmente en la cárcel y brindándoles apoyo espiritual y material. Fue un defensor de la justicia y la misericordia, y buscó la reforma del sistema penitenciario para asegurar una mayor humanidad y dignidad para los prisioneros. Además de su labor con los presos, también se dedicó a la formación de futuros sacerdotes y al trabajo pastoral en general. Fue maestro y mentor de San Juan Bosco, fundador de los Salesianos, y desempeñó un papel importante en la formación y el acompañamiento espiritual de muchos otros sacerdotes y seminaristas. San José Cafasso falleció el 23 de junio de 1860 en Turín, Italia. Su legado perdura como modelo de caridad y entrega a los más necesitados. Fue canonizado como santo por el Papa Pío XII en 1947. Su fiesta se celebra el 23 de junio. La vida de San José Cafasso nos inspira a ser compasivos y solidarios con aquellos que están en situaciones de vulnerabilidad, recordándonos que todos merecen amor y dignidad, sin importar sus circunstancias.

22 de junio: San Paulino de Nola, también conocido como Paulino Nolano, fue un santo y poeta cristiano nacido en la ciudad de Burdeos, Francia, alrededor del año 354. Se destacó tanto por su vida piadosa como por su habilidad literaria. Paulino provenía de una familia noble y recibió una excelente educación. Después de una juventud marcada por la participación en la vida social y política de su tiempo, se convirtió al cristianismo en el año 390 y decidió dedicar su vida a Dios. En ese momento, decidió renunciar a su posición social y a sus riquezas, donándolas a los pobres, y se retiró a la ciudad de Nola, en Italia, donde se convirtió en monje y más tarde en sacerdote. Allí, vivió una vida de humildad, austeridad y dedicación a la oración y la caridad. San Paulino fue conocido por su profunda espiritualidad y su amor por los demás. Era un generoso benefactor y ayudaba a los necesitados en su comunidad. Además, se destacó por su poesía religiosa, siendo uno de los grandes poetas cristianos de su tiempo. Sus escritos poéticos reflejaban su fe y devoción, y muchos de sus poemas eran himnos litúrgicos que se utilizaron en la Iglesia. Además, escribió cartas y obras teológicas que abordaban cuestiones morales y espirituales. La veneración de San Paulino de Nola como santo creció rápidamente después de su muerte en el año 431.

21 de junio: San Luis Gonzaga, cuyo nombre completo era Luigi Gonzaga, fue un joven santo italiano nacido el 9 de marzo de 1568 en el seno de una noble familia en Castiglione delle Stiviere, Italia. Es conocido por su vida de santidad y su dedicación a Dios desde una edad temprana. A pesar de provenir de una familia adinerada y tener un futuro prometedor en la corte, San Luis Gonzaga renunció a sus privilegios y riquezas para seguir una vida de humildad y servicio a Dios. A los doce años, después de haber recibido la primera Comunión de manos de San Carlos Borromeo, resolvió entrar en la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola. Pero necesitó otros dos años para vencer la oposición del padre, que lo envió a las cortes de Ferrara, Parma y Turín. A los catorce años entró al noviciado romano de la Compañía de Jesús, bajo la dirección de San Roberto Belarmino. Olvidó totalmente su origen noble y escogió para si los encargos más humildes, dedicándose al servicio de los enfermos. San Luis Gonzaga fue conocido por su profunda vida de oración y su devoción a la Virgen María. Practicaba la penitencia y la mortificación corporal, y buscaba servir a los pobres y necesitados. Además de sus prácticas espirituales, también se destacó por su dedicación al estudio y al servicio a los demás. Sin embargo, su vida fue truncada a una edad temprana. A los 23 años, mientras asistía a las víctimas de una epidemia de peste en Roma, contrajo la enfermedad y murió el 21 de junio de 1591. San Luis Gonzaga fue canonizado en 1726 y es considerado el patrón de la juventud y los estudiantes.

20 de junio: San Silverio, cuyo nombre completo era Silverio de Frosinone, fue el Papa de la Iglesia Católica desde el año 536 hasta su muerte en el año 537. Su papado estuvo marcado por las luchas políticas y religiosas de la época. Silverio nació en Italia, pero gran parte de su vida temprana es desconocida. Fue elegido Papa en un momento de gran inestabilidad tanto en el Imperio Romano de Oriente como en el Imperio Romano de Occidente. Durante su pontificado, se enfrentó a diversas controversias teológicas y políticas. Una de las principales disputas en la época de San Silverio fue el cisma entre la Iglesia de Roma y el patriarcado de Constantinopla. Silverio se encontró en medio de esta tensión y se negó a aceptar la condena del Papa anterior, Agapito I, por parte del emperador bizantino Justiniano I. El emperador Justiniano deseaba controlar la Iglesia y nombrar a sus propios candidatos como papas. Silverio se resistió a esta interferencia y se mantuvo firme en la defensa de la autonomía y la autoridad del papado. Sin embargo, el emperador lo exilió a una isla en Grecia, donde Silverio murió en el año 537.

19 de junio: San Romualdo de Rávena nació en Italia alrededor del año 950. Es conocido como el fundador de la Orden Camaldulense, una rama de la Orden de San Benito. La vida de San Romualdo estuvo marcada por su ferviente búsqueda de la santidad y la vida monástica. Después de una juventud mundana, decidió abandonar la vida cortesana y buscar una vida de retiro y penitencia. Se retiró a una ermita en el monte Apennino, en Italia, donde llevó una vida de oración y meditación. Después de un tiempo, Romualdo se dio cuenta de que necesitaba una vida más estructurada y fundó la Orden Camaldulense en el año 1012. Esta orden se basaba en la Regla de San Benito y tenía un enfoque particular en la vida solitaria y la contemplación. La espiritualidad de San Romualdo se caracterizaba por la búsqueda de la soledad y el silencio como medios para una mayor unión con Dios. Fomentó la vida eremítica y promovió la práctica de la lectio divina (lectura orante de la Biblia) y la oración continua. También se destacó por su celo apostólico y su compromiso con la reforma eclesiástica. Fue conocido por sus esfuerzos para promover una vida más austera y disciplinada en los monasterios y para luchar contra la simonía y otras prácticas corruptas dentro de la Iglesia. Su legado perdura en la Orden Camaldulense, que sigue existiendo en la actualidad. Falleció en  el año 1027.

18 de junio: San Gregorio Barbarigo, cuyo nombre completo era Gregorio Giovanni Gaspare Barbarigo, fue un santo italiano nacido el 16 de septiembre de 1625 en Venecia. Es reconocido como un obispo ejemplar y defensor incansable de la fe católica durante la Contrarreforma. Nació en una familia noble y recibió una excelente educación. Destacó por su inteligencia y virtud desde una edad temprana. Estudió derecho civil y canónico en la Universidad de Padua y fue ordenado sacerdote en 1655. Después de su ordenación, San Gregorio se dedicó a la predicación y la enseñanza de la teología. Era conocido por su elocuencia y sabiduría en la explicación de la doctrina católica. También se destacó por su caridad hacia los pobres y los necesitados. En 1657, San Gregorio fue nombrado obispo de Bergamo, una diócesis en el norte de Italia. Durante su episcopado, trabajó incansablemente para reformar la diócesis y promover una vida cristiana más auténtica. Fomentó la formación de los sacerdotes, estableció escuelas y se preocupó por la atención pastoral de los fieles. San Gregorio fue un firme defensor de los decretos del Concilio de Trento y luchó contra las herejías y los abusos religiosos de su tiempo. Se destacó por su compasión y misericordia hacia los pecadores, buscando siempre la reconciliación y la conversión. Además de su trabajo pastoral, San Gregorio fue un líder en el ámbito eclesiástico. Fue nombrado cardenal en 1660 y participó en importantes reuniones y comisiones en defensa de la fe católica. También fue un defensor de la educación y la formación de los sacerdotes. Es considerado un modelo de obispo y pastor, un hombre de profunda fe y celo apostólico que dejó un impacto duradero en la Iglesia. Murió el 18 de junio de 1697 en Padua.

16 de junio: La solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús se celebra en honor al corazón humano de Jesús como símbolo del amor y la compasión que Él tiene por la humanidad. Esta devoción se originó en la Iglesia católica y se popularizó a partir de las visiones de Santa Margarita María de Alacoque en el siglo XVII. La solemnidad se celebra el viernes siguiente al segundo domingo después de Pentecostés y tiene como objetivo recordar el amor incondicional de Jesús hacia todas las personas. Es un día de reflexión y devoción para los católicos, quienes expresan su gratitud y buscan acercarse más al amor de Cristo. La devoción al Sagrado Corazón de Jesús promueve la adoración y la imitación de su amor, invitando a los fieles a cultivar una relación personal con Cristo y a vivir de acuerdo con los principios de amor, compasión y perdón que Él enseñó. 

15 de junio: Santa María Micaela del Santísimo Sacramento fue una religiosa que nació el 16 de abril de 1809 en Madrid, España. Su nombre de nacimiento era María Micaela Desmaisières López. Desde muy joven, María Micaela sintió una gran vocación religiosa y un fuerte deseo de servir a los demás. En 1829, ingresó a la Congregación de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul en Madrid. Fue una hermana ejemplar y se destacó por su dedicación en el cuidado de los enfermos y los más necesitados. En 1846, fundó la Congregación de las Adoratrices del Santísimo Sacramento y de la Caridad, también conocida como las Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad. Esta congregación se dedicaba a la adoración perpetua del Santísimo Sacramento y a la atención de mujeres que habían sido víctimas de la prostitución, brindándoles apoyo espiritual, educación y capacitación laboral para que pudieran reintegrarse a la sociedad de manera digna. Durante su vida, Santa María Micaela enfrentó numerosos desafíos y dificultades, pero siempre perseveró en su labor caritativa y evangelizadora. Fue reconocida por su profundo amor a Dios y a los más necesitados. Santa María Micaela falleció el 24 de enero de 1865 en Valencia, España. Fue canonizada por el Papa Juan Pablo II el 4 de marzo de 2001. Su vida y obra continúan siendo un ejemplo de entrega, caridad y compasión hacia los más vulnerables. 

14 de junio: San Metodio fue un santo y erudito bizantino del siglo IX. Nació alrededor del año 827 en Tesalónica, en la región de la Macedonia Bizantina (actualmente en Grecia). Junto con su hermano Constantino, más tarde conocido como San Cirilo, Metodio se destacó como misionero y teólogo. Juntos, desarrollaron el alfabeto glagolítico, que se convirtió en la base del alfabeto cirílico utilizado en muchas lenguas eslavas orientales. Los hermanos Cirilo y Metodio son reconocidos por su labor misionera entre los eslavos y por su traducción de la liturgia y los textos religiosos al antiguo eslavo eclesiástico, lo que permitió la difusión del cristianismo en la región. Su trabajo fue fundamental para la evangelización de los pueblos eslavos y la consolidación de la fe cristiana en Europa del Este. San Metodio fue consagrado como obispo y se convirtió en el arzobispo de Sirmio, en la actual Serbia. Sin embargo, su labor misionera y sus escritos fueron objeto de controversias y enfrentamientos con otros líderes eclesiásticos. Después de enfrentar diversas dificultades y persecuciones, San Metodio falleció el 14 de abril de 885 en Velehrad, en la actual República Checa. Su legado perdura como uno de los grandes santos y eruditos de la Iglesia Ortodoxa, y es recordado como uno de los padres de la cultura eslava y la tradición cristiana en Europa del Este. Su memoria se celebra el 14 de junio.

13 de junio: San Antonio de Padua nació en Lisboa, Portugal, alrededor del año 1195. Ingresó en la Orden Franciscana y se trasladó a Marruecos como misionero, pero debido a una enfermedad tuvo que regresar a Europa. Durante un viaje, llegó a la ciudad italiana de Padua, donde desarrolló una gran reputación como predicador y taumaturgo. San Antonio era conocido por su profundo conocimiento de la Biblia y su elocuencia en la predicación. Atraía a multitudes con sus sermones y se le atribuyen numerosos milagros, incluyendo la curación de enfermedades y la realización de prodigios. Además de su labor como predicador, San Antonio también se dedicó a la enseñanza y escribió sermones y tratados teológicos. Fue uno de los primeros teólogos franciscanos y desempeñó un papel importante en la difusión del franciscanismo en Europa. San Antonio es venerado como el santo patrón de los objetos perdidos, y muchos devotos acuden a él en busca de ayuda en la recuperación de lo extraviado. Se le representa con el Niño Jesús en sus brazos, ya que según la tradición, tuvo una visión en la que el Niño Jesús se le apareció y descansó en sus brazos durante una oración. San Antonio de Padua murió el 13 de junio de 1231 en Padua, Italia. Fue canonizado apenas un año después de su fallecimiento por el papa Gregorio IX. Su fiesta se celebra el 13 de junio en la Iglesia católica y es reconocido como uno de los santos más queridos y populares en todo el mundo.

12 de junio: San Juan de Sahagún, también conocido como Juan González de Castrillo, fue un sacerdote y reformador español nacido en Sahagún, León, en el año 1419. Es venerado como santo y es considerado uno de los principales predicadores y ejemplos de virtud en la Iglesia católica. Juan de Sahagún se destacó por su dedicación a la predicación y su profundo compromiso con la vida religiosa. Ingresó a la Orden de los Eremitas de San Agustín y fue ordenado sacerdote. Se distinguió por su elocuencia y su habilidad para llegar a las personas con sus sermones y enseñanzas. Su predicación se caracterizaba por su fervor, su énfasis en la penitencia y la reforma de vida, y su llamado a la reconciliación y el perdón. Además de su labor como predicador, San Juan de Sahagún fue un ejemplo de caridad y servicio hacia los necesitados. Se preocupaba especialmente por los pobres, los enfermos y los marginados, dedicando su tiempo y esfuerzo a ayudarles y brindarles consuelo. San Juan de Sahagún murió el 11 de junio de 1479 en Salamanca, España. Fue canonizado en 1690 por el Papa Alejandro VIII. Su fiesta se celebra el 12 de junio, día en el que se conmemora su vida y su legado de amor, predicación y servicio a los demás.

9 de junio: San Efrén, también conocido como Efrén el Sirio, fue un santo y poeta nacido alrededor del año 306 en Nisibi, una ciudad ubicada en la provincia romana de Mesopotamia (en lo que hoy es Turquía). Es considerado uno de los Padres de la Iglesia y uno de los escritores más destacados del cristianismo oriental. Se sabe poco sobre los detalles de la vida temprana de San Efrén. Se cree que provenía de una familia cristiana y que recibió una educación sólida en su juventud. Después de completar su educación, se convirtió en diácono en la Iglesia de Edesa, una importante comunidad cristiana en la región. Fue un ardiente defensor de la fe cristiana y un destacado teólogo. Pasó gran parte de su vida escribiendo himnos, poemas y tratados teológicos en los que defendía y explicaba las doctrinas cristianas. Sus obras fueron muy influyentes y ayudaron a difundir el cristianismo en el Oriente Medio. Efrén también fue un predicador y maestro elocuente. Utilizó su talento literario para componer himnos y sermones en lengua siríaca, la cual era ampliamente entendida en la región. Sus sermones eran populares y atraían a grandes multitudes. Además de su labor como escritor y predicador, San Efrén también se destacó por su generosidad y caridad. Se preocupaba por los pobres y los necesitados, y se dedicó a ayudarlos de diversas formas. Se dice que renunció a su propia propiedad y vivió una vida austera para poder ayudar a los menos afortunados. San Efrén también tuvo un papel importante en la lucha contra la herejía del arrianismo, que negaba la divinidad de Jesucristo. Defendió firmemente la doctrina de la Trinidad y la divinidad de Cristo en sus escritos y enseñanzas. El legado de San Efrén fue muy significativo. Sus obras poéticas y teológicas han influido en la tradición cristiana oriental hasta el día de hoy. Fue venerado tanto por los cristianos ortodoxos como por los cristianos siríacos y se le considera uno de los pilares del cristianismo en el Oriente Medio. Falleció el 9 de junio del año 373 en Edesa, donde pasó la mayor parte de su vida sirviendo a la comunidad cristiana.

1 de junio: San Justino fue un filósofo y apologista cristiano del siglo II que nació en Samaria (de familia pagana). Trató de hacer una síntesis de la provisional sabiduría humana y de las inalterables afirmaciones de la revelación cristiana. El itinerario de su conversión a Cristo pasa a través de la experiencia estoica, pitagórica, aristotélica y neoplatónica. De aquí el desemboque casi inevitable, o mejor providencial, hacia la Verdad integral del cristianismo. El mismo cuenta que, insatisfecho de las respuestas que le daban las diversas filosofías, se retiró a un lugar desierto, a orillas del mar, a meditar, y que un anciano al que le había confiado su desilusión le contestó que ninguna filosofía podía satisfacer al espíritu humano, porque la razón es incapaz por sí sola de garantizar la plena posesión de la verdad sin una ayuda divina. Así fue como Justino descubrió el cristianismo a los treinta años; se convirtió en convencido predicador y, para proclamar al mundo este feliz descubrimiento, escribió sus dos Apologías. La primera se la dedicó en el año 150 al emperador Antonino Pío y al hijo Marco Aurelio, y también al Senado y al pueblo romano. Escribió otras obras, por lo menos unas ocho. Entre ellas la más importante es la titulada Diálogo con Trifón, y se la recuerda porque abre el camino a la polémica antijudaica en la literatura cristiana. Pero las dos Apologías siguen siendo el documento más importante, pues gracias a estos escritos sabemos cómo se explicaba el cristianismo en ese tiempo y cómo se celebraban los ritos litúrgicos, sobre todo la administración del bautismo y la celebración de la Eucaristía. Aquí no se encuentran argumentos filosóficos, sino testimonios conmovedores de vida en la primitiva comunidad cristiana, de la que Justino está feliz de pertenecer: “Yo, uno de ellos...”. Semejante afirmación podía costarle la vida. Y, en efecto, Justino pagó con la vida su pertenencia a la Iglesia. Había ido a Roma, y allí fue denunciado por Crescencio, un filósofo con quien Justino había disputado mucho tiempo. El magistrado que lo juzgó, Rústico, también era un filósofo estoico, amigo y confidente de Marco Aurelio. Pero para el magistrado, Justino no era más que un cristiano, igual a sus compañeros, todos condenados a la decapitación por su fe en Cristo. Fue martirizado en Roma en el año 165.

31 de mayo: Fiesta de la Visitación de la Virgen María a su prima Santa Isabel y de esta forma concluye el mes mariano. Según narra el Evangelio de Lucas (1, 39-56), el ángel Gabriel le dijo a María que así como ella iba a ser la Madre de Jesús, su prima Isabel también estaba encinta de Juan el Bautista, y la Virgen fue en ayuda de su pariente durante tres meses. María, iluminada por el Espíritu Santo, comprendió que debería ir a visitar a aquella familia y ayudarles y llevarles las gracias y bendiciones del Hijo de Dios que se había encarnado en Ella. San Ambrosio anota que fue María la que se adelantó a saludar a Isabel puesto que es la Virgen María la que siempre se adelanta a dar demostraciones de cariño a quienes ama. San Bernardo señala que desde entonces María quedó constituida como un "Canal inmenso" por medio del cual la bondad de Dios envía hacia nosotros las cantidades más admirables de gracias, favores y bendiciones. Además, nuestra Madre María recibió el mensaje más importante que Dios ha enviado a la tierra: el de la Encarnación del Redentor en el mundo, y en seguida se fue a prestar servicios humildes a su prima Isabel. No fue como reina y señora sino como sierva humilde y fraterna, siempre dispuesta a atender a todos que la necesitan. La fiesta fue introducida en 1263 por san Buenaventura, general de la Orden Franciscana, específicamente para su práctica en esa orden mendicante. Fue instituida en 1389 por el papa Urbano VI.

30 de mayo: San Fernando III Rey de Castilla y León, miembro de la Tercera Orden de San Francisco, nacido en 1198 cerca de Salamanca, fue un verdadero modelo de gobernante, de creyente, de padre, esposo y amigo. Fue hijo de Alfonso IX, Rey de León y de Berenguela, hija de Alfonso III, Rey de Castilla. Su reinado se enfocó en unificar el reino de Castilla y el reino de León por medio de los tratados de paz y la unión que fomentó entre dos reinos. San Fernando protegió mucho a las comunidades religiosas y se esforzó porque los soldados de su ejército recibieran educación en la fe. Instauró el castellano como idioma oficial de la nación y se esmeró para que en su corte se le diera importancia a la música y al buen hablar literario. Fue el fundador de la famosa Universidad de Salamanca. Sus enfrentamientos tuvieron por fin, liberar a España de la esclavitud en la que la tenían los musulmanes, y por ende liberar también a la religión católica del dominio árabe. Como todos los santos fue mortificado y penitente. Propagaba por todas partes la devoción a la Santísima Virgen y en las batallas llevaba siempre junto a él una imagen de Nuestra Señora. Y le hacía construir capillas en acción de gracias, después de sus inmensas victorias. Para agradecer a Dios tan grandes victorias levantó la hermosa catedral de Burgos y convirtió en templo católico la mezquita de Sevilla. Murió el 30 de mayo de 1252

29 de mayo: María, Madre de la Iglesia. El lunes siguiente al domingo de Pentecostés, la Iglesia celebra la memoria de la “Santísima Virgen María, Madre de la Iglesia”. Se trata de una excelente ocasión para profundizar en una dimensión muy importante de nuestra fe: la Iglesia que Cristo fundó está ligada íntimamente a su Madre y al papel que Ella desempeña en el plan salvífico de Dios. María vela por cada uno de sus hijos con amor maternal, los protege de las insidias del maligno y los acompaña durante su peregrinar por esta tierra. El Papa Francisco, en 2018, fijó esta memoria en el lunes siguiente a la solemnidad de Pentecostés, el día en que nace la Iglesia. Pero este título no es nuevo. Ya San Juan Pablo II, en 1980, invitó a venerar a María como Madre de la Iglesia; e incluso antes, San Pablo VI, el 21 de noviembre de 1964, al concluir la Tercera Sesión del Concilio Vaticano II, declaró a la Virgen "Madre de la Iglesia..

28 de mayo: Pentecostés celebra la venida del Espíritu Santo y el inicio de las actividades de la Iglesia. Por ello también se le conoce como la celebración del Espíritu Santo. En la liturgia católica es la fiesta más importante después de la Pascua y la Navidad. En el Antiguo Testamento, a los 50 días de la Pascua, los judíos celebraban la «Fiesta de las siete semanas» que era la festividad de la recolección, día de regocijo y de acción de gracias, en que se ofrecían las primicias de lo producido por la tierra. También se celebra la entrega de la Ley (mandamientos) al pueblo de Israel. En el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo aparece moviendo a Jesús durante toda su vida. Fue el Espíritu Santo quien cubrió el seno materno de María antes de que Jesús naciera. Más tarde, descendió de forma visible en el momento del bautismo de Jesús, y posteriormente lo condujo al desierto​ para devolverlo luego a Galilea. El primer sermón de Cristo comienza así: «El Espíritu del Señor está sobre mí». De allí que el Espíritu Santo aparezca en la Biblia operando en la misma línea que Jesús.​ Pentecostés es la confirmación de la promesa de Jesús: «Dentro de pocos días seréis bautizados en el Espíritu Santo». Esto pone de manifiesto varios aspectos, entre los que se destacan: La unidad espiritual de todos los que recibieron el Espíritu de Jesús. La constitución de una comunidad abierta a todos los pueblos: todos oían hablar a los apóstoles en su propio idioma. Si alguien tiene el Espíritu de Jesús, realiza los mismos gestos de Jesús: anuncia la palabra de Jesús; repite la oración de Jesús; perpetúa en la fracción del pan la acción de gracias de Jesús​ y vive unido con los demás creyentes, compartiendo con ellos.

27 de mayo: San Agustín de Canterbury es considerado uno de los más grandes evangelizadores, al lado de San Patricio de Irlanda y San Bonifacio en Alemania. Tiene el gran mérito de haber dirigido la evangelización de Inglaterra. Era superior del convento benedictino de Roma, cuando el Sumo Pontífice San Gregorio Magno se le ocurrió en el año 596 tratar de evangelizar a la isla de Inglaterra que era pagana. Conociendo el espíritu generoso y emprendedor de Agustín, que no se acobardaba ante ninguna dificultad, y además sus grandes virtudes, el Papa lo envió con 39 monjes más a tratar de convertir a esos paganos sajones. En Inglaterra mandaba el rey Etelberto que tenía una esposa muy santa (que después se llamó Santa Berta). Este los recibió muy cariñosamente y les pidió que le enseñaran la religión, y tanto le agradó que pronto se hizo bautizar y les regaló su palacio real para que les sirviera de convento a los misioneros y les dio un templo en Canterbury para que allí enseñaran. Y en ese sitio está ahora la más famosa catedral de Inglaterra: la Catedral de Canterbury. El rey dejó en libertad a los súbditos para que escogieran la religión que quisieran, pero les recomendó que se instruyeran en la religión de Jesucristo y tanto les agradaron a aquellas gentes las enseñanzas de Agustín y sus monjes, que en la Navidad del año 597 se hicieron bautizar 10,000 ingleses y entre los nuevos bautizados estaban los que ocupaban los cargos más importantes de la nación. Agustín envió a dos de sus mejores monjes a Roma a contarle al Sumo Pontífice tan hermosas noticias, y el Papa en cambió le envió el nombramiento de arzobispo, y otro buen grupo de misioneros, y cálices y libros para las celebraciones y muchas imágenes religiosas que a esas gentes recién convertidas les agradaban en extremo. Convirtió templos paganos en cristianos y dividió el país en tres diócesis: Canterbury, Londres y York. Fue nombrado por el Papa, jefe de toda la Iglesia Católica de Inglaterra (Arzobispo Primado). Después de haber trabajado por varios años con todas las fuerzas de su alma por convertir al cristianismo el mayor número posible de ingleses, y por organizar de la mejor manera que pudo, la Iglesia Católica en Inglaterra, San Agustín de Canterbury murió santamente el año 605.

26 de mayo: San Felipe Neri recibió sus primeras enseñanzas religiosas de parte de los frailes dominicos del Monasterio de San Marcos de Florencia en Italia. A los 16 años fue enviado a San Germano para ayudar en el negocio del primo de su padre. Hizo tan bien aquella labor que su pariente decidió hacerlo heredero de su fortuna. Felipe tuvo una experiencia mística en una capilla que pertenecía a los benedictinos de Monte Cassino y descubrió su vocación al sacerdocio. Pronto decidió alejarse de la opulencia y los bienes materiales para ir en 1533 a Roma y servir a Dios.Tras abandonar sus estudios de filosofía y teología –cerca del 1540–, decidió hacer apostolado y enseñar el catecismo a los pobres. En aquel tiempo el Colegio Cardenalicio era gobernado por los Medici y por ello muchos Purpurados se comportaban como príncipes seculares. Roma se encontraba en un estado de ignorancia religiosa, los sacerdotes abandonaban a la feligresía y las iglesias, y las costumbres de la época no eran las mejores. Felipe recibió de Dios el don de la alegría y la amabilidad. Como era tan simpático en su modo de tratar a la gente, se hacía fácilmente amigo de obreros, empleados, vendedores y niños de la calle. Una de sus preguntas más frecuentes era: "¿Y cuándo vamos a empezar a volvernos mejores?". Si le demostraban buena voluntad, solía explicar los modos más sencillos para llegar a ser más piadosos y comenzar hacer la voluntad de Dios. También tuvo por amigos a varios Cardenales y príncipes que lo estimaban por su gran sentido del humor y humildad. Solía pasar la noche en el pórtico de alguna iglesia o en las catacumbas de San Sebastián, cerca de la Vía Appia, para entrar en profunda oración. En 1548, junto a su confesor y 15 laicos, fundó la Cofradía de la Santísima Trinidad, que se reunía para realizar ejercicios espirituales y socorrer a los peregrinos necesitados. Con ello fundó el célebre hospital de Santa Trinita dei Pellegrini, en el cual fueron atendidos y cuidados 145 mil peregrinos en el año jubilar de 1575. A los 36 años, fue ordenado sacerdote. Al poco tiempo fue a vivir a la iglesia de San Jerónimo de la Caridad (Italia), donde se dedicó principalmente a la Confesión. Solía confesar desde la madrugada hasta mediodía, algunas veces hasta las horas de la tarde, para atender a una multitud de penitentes de toda edad y condición social. No sólo confesaba muy bien, sino que tenía el don de leer el pensamiento de sus penitentes y los guiaba con compasión en el camino de la santidad. También celebraba con gran devoción la Misa diaria que muchos sacerdotes habían abandonado. Con frecuencia experimentaba el éxtasis durante la Eucaristía y se le vio levitar en algunas ocasiones. Felipe tenía el don de curación y le devolvió la salud a muchos enfermos. En varias ocasiones también predijo el futuro y vivía en estrecho contacto con lo sobrenatural. En 1544 Felipe se hizo amigo de San Ignacio de Loyola, a quien quiso seguir como misionero en Asia, pero al final desistió porque deseaba continuar con su labor en Roma. Fue así que constituyó el núcleo de lo que después se convirtió en la Hermandad del Pequeño Oratorio. Su salud siempre fue frágil. En cierta ocasión, la Santísima Virgen se le apareció y lo curó de una dolencia en la vesícula. A la medianoche del 25 de mayo de 1595, día del Corpus Christi, le dio un ataque y, levantando la mano para bendecir a sus sacerdotes que lo rodeaban, expiró dulcemente.

25 de mayo: San Beda el Venerable fue un monje benedictino que nació en el año 672 de una modesta familia obrera de Newcastle y recibió su formación en dos monasterios benedictinos de Wearmouth y Jarrow, en donde fue ordenado a los 22 años. Fue escritor, maestro y erudito. Su obra más famosa, Historia eclesiástica del pueblo inglés, le valió el título de «Padre de la Historia inglesa». También escribió sobre música y poesía. Otra de sus áreas de estudio fue la disciplina académica del computus, conocida por sus contemporáneos como la ciencia del cálculo de las festividades del calendario. Ayudó a establecer la práctica de datar desde el nacimiento del Cristo (Anno Domini, «en el año de nuestro Señor»), costumbre que finalmente arraigó en la Europa medieval. Las dos más grandes satisfacciones de su vida las condensó él mismo en tres verbos: aprender, enseñar, escribir. La mayor parte de su obra de escritor tiene su origen y finalidad en la enseñanza. Pero san Beda es ante todo un teólogo, de estilo sencillo, accesible a todos. Terminó su voluminosa obra histórica con esta oración: “Te pido, Jesús mío, que me concediste saborear con delicia las palabras de tu sabiduría, concederme por tu misericordia llegar un día a ti, fuente de sabiduría, y contemplar tu rostro”.  Después de haber dictado la última página de su Comentario a san Juan, le dijo al monje escribano: “ahora sosténme la cabeza y haz que pueda dirigir los ojos hacia el lugar santo donde he rezado, porque siento que me invade una gran dulzura”. Fueron sus últimas palabras. Murió el año 735

24 de mayo:  María Auxiliadora es una advocación dedicada a la Virgen María que procede de cristianos de la Iglesia de la antigüedad. En Grecia, Egipto, Antioquía, Efeso, Alejandría y Atenas acostumbraban llamar a la Santísima Virgen con el nombre de Auxiliadora. Ya San Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla nacido en 345, la llama "Auxilio potentísimo" de los seguidores de Cristo. Los dos títulos que más se leen en los antiguos monumentos de Oriente (Grecia, Turquía, Egipto) son: Madre de Dios y Auxiliadora. San Juan Damasceno, famoso predicador, año 749, es el primero en propagar esta jaculatoria: "María Auxiliadora rogad por nosotros". Y repite: "La Virgen es auxiliadora para conseguir la salvación. Auxiliadora para evitar los peligros, Auxiliadora en la hora de la muerte". En el siglo XVI, ante los ataques de musulmanes a Europa, el Papa Pío V, gran devoto de la Virgen María, convocó a los Príncipes Católicos para que salieran a defender a sus colegas de religión. Entonces nuestros soldados dieron una carga tremenda y en poco rato derrotaron por completo a sus adversarios en la batalla de Lepanto. En agradecimiento de tan espléndida victoria San Pío V mandó que en adelante cada año se celebrara el siete de octubre, la fiesta del Santo Rosario, y que en las letanías se rezara siempre esta oración: "María auxilio de los cristianos, ruega por nosotros". El 9 de junio de 1868, se consagró en Turín, Italia, la Basílica de María Auxiliadora. La historia de esta Basílica es una cadena de favores de la Madre de Dios. Su constructor fue San Juan Bosco. La Santísima Virgen se le había aparecido en sueños mandándole que adquiriera "ciencia y paciencia", porque Dios lo destinaba para educar a muchos niños pobres. Nuevamente se le apareció la Virgen y le pidió que le construyera un templo y que la invocara con el título de Auxiliadora. San Juan Bosco decía: "Propagad la devoción a María Auxiliadora y veréis lo que son milagros" y recomendaba repetir muchas veces esta pequeña oración: "María Auxiliadora, rogad por nosotros"

23 de mayo:  San Juan Bautista de Rossi representa el triunfo de la voluntad sobre la fragilidad física, del generoso empeño apostólico sobre los obstáculos de la enfermedad. A pesar de su doble enfermedad, la epilepsia y una enfermedad de los ojos, multiplicó el trabajo cotidiano en beneficio de los pobres de la ciudad de Roma y de los recogidos en los hospicios. Había nacido en Génova, el 22 de febrero de 1698, pero a los trece años se estableció definitivamente en Roma, en casa de un primo sacerdote, para poder estudiar en el colegio romano de los jesuitas. En 1714 siguió los estudios eclesiásticos, y terminó los estudios de teología con los dominicos. Fue ordenado sacerdote el 8 de marzo de 1721, pero desde antes ya había comenzado su intenso apostolado. Antes de su ordenación había dirigido varios grupos de estudiantes, y de esta experiencia nació la idea de la fundación de la Pía Unión de Sacerdotes Seculares, anexa al hospicio de San Gala que él dirigió. Además del hospicio de San Gala, sólo para hombres, quiso ampliar el radio de su apostolado fundando el hospicio para mujeres, dedicado a san Luis Gonzaga, su santo predilecto. Ayudado por su confesor, a pesar de su delicada salud redobló su actividad. Parecía omnipresente en cualquier parte en donde había que animar, instruir, socorrer, a cualquier hora del día o de la noche. No era raro verlo en las plazuelas romanas improvisar un sermón entre los desocupados o por la noche cuando la gente regresaba del trabajo. La simpatía que despertaba entre la gente humilde de los barrios atraía a su confesonario largas filas de penitentes. Era, efectivamente, un maestro de espiritualidad y en cualquier parte donde promovía una iniciativa, imprimía un ritmo de santo fervor. Cuando fue elegido canónigo de Santa María en Cosmedin, quedó dispensado de la obligación del coro para poderse dedicar con más libertad a sus compromisos apostólicos. En los últimos meses de su vida, la gravedad de la enfermedad lo sometió a un verdadero calvario. Murió el 23 de mayo de 1764.

22 de mayo:  Santa Rita de Casia nació en 1381 en Roccaporena, Italia. Su nombre de nacimiento fue Margherita Lotti. Sus ancianos padres la educaron en el temor de Dios, y ella respetó a tal punto la autoridad paterna que abandonó el propósito de entrar al convento y aceptó unirse en matrimonio con Pablo, un joven violento y revoltoso. Las biografías de la santa nos pintan un cuadro familiar muy común: una mujer dulce, obediente, atenta a no chocar con la susceptibilidad del marido, cuyas maldades ella conoce, y sufre y reza en silencio. Su bondad logró finalmente cambiar el corazón de Pablo, que cambió de vida y de costumbres, pero sin lograr hacer olvidar los antiguos rencores de los enemigos que se había buscado. Una noche fue encontrado muerto a la vera del camino. Los dos hijos, ya grandecitos, juraron vengar a su padre. Cuando Rita se dio cuenta de la inutilidad de sus esfuerzos para convencerlos de que desistieran de sus propósitos, tuvo la valentía de pedirle a Dios que se los llevara antes que mancharan sus vidas con un homicidio. Su oración, humanamente incomprensible, fue escuchada. Ya sin esposo y sin hijos, Rita fue a pedir su entrada en el convento de las agustinas de Casia. Pero su petición fue rechazada. Regresó a su hogar desierto y rezó intensamente a sus tres santos protectores, san Juan Bautista, san Agustín y san Nicolás de Tolentino, y una noche sucedió el prodigio. Se le aparecieron los tres santos, le dijeron que los siguiera, llegaron al convento, abrieron las puertas y la llevaron a la mitad del coro, en donde las religiosas estaban rezando las oraciones de la mañana. Así Rita pudo vestir el hábito de las agustinas, realizando el antiguo deseo de entrega total a Dios. Se dedicó a la penitencia, a la oración y al amor de Cristo crucificado, que la asoció aun visiblemente a su pasión, clavándole en la frente una espina. Este estigma milagroso, recibido durante un éxtasis, marcó el rostro con una dolorosísima llaga purulenta hasta su muerte, esto es, durante catorce años. La fama de su santidad pasó los limites de Casia. Las oraciones de Rita obtuvieron prodigiosas curaciones y conversiones. Para ella no pidió sino cargar sobre sí los dolores del prójimo. Murió en el monasterio de Casia en 1457.

21 de mayo:  En el día de la Ascensión del Señor, recordamos a San Cristóbal Magallanes, presbítero, y a sus compañeros, mártires, que, perseguidos en diversas regiones de México en odio al nombre cristiano y a la Iglesia católica, por haber confesado fielmente a Cristo Rey, fueron martirizados entre los años 1915 a 1937. Cristóbal era un sacerdote piadoso y servicial. Llevó una vida tranquila, y estuvo al frente de la población de Totatiche, cerca de su lugar de origen. Sin embargo sus mismos fieles y los de la región, lo llevaron a ser perseguido por el ejército federal durante la Guerra de los Cristeros. En vida, el cura se distinguió por su piedad, honradez y aplicación. Desapegado de los bienes materiales, procuró mejorar el nivel de vida de sus paisanos. Entre muchas y notorias obras, legó a la comarca la introducción de la agricultura de riego gracias a la construcción de la presa La Candelaria; para incrementar el patrimonio material de las familias, tuvo la iniciativa de fraccionar algunos predios o solares en las goteras de Totatiche, que fueron distribuidos entre las familias insolventes. Predicó entre los indígenas huicholes en varias misiones populares, uno de cuyos frutos fue la repoblación del pueblo de Azqueltán después de su destrucción durante los levantamientos de Manuel Lozada. Fundó un hospicio para huérfanos de "Nuestra Señora del Refugio" y un asilo para ancianos; esto en Totatiche y dotó de capillas los ranchos de su jurisdicción. En materia educativa, estableció varios colegios y escuelas de primeras letras. En 1916 fundó el Seminario Auxiliar de Nuestra Señora de Guadalupe. Así mismo implementó las obras de arte: pintura, literatura y música en el pueblo y fundó La Banda Musical Municipal en 1921. Con la suspensión del culto público decretada por los obispos el 1º de agosto de 1926, los católicos del lugar y de la región, apoyados por la Unión Popular, asociación de activistas unidos a la Liga Nacional Defensora de la Libertad Religiosa, se organizaron para restaurar los derechos que consideraban conculcados. Cristóbal Magallanes Jara reprobó que se recurriera a las armas y publicó un artículo en su periódico en el que desechó la violencia: “La religión ni se propagó, ni se ha de conservar por medio de las armas. Ni Jesucristo, ni los Apóstoles, ni la Iglesia han empleado la violencia con ese fin. Las armas de la Iglesia son el convencimiento y la persuasión por medio de la palabra”. La mañana del 21 de mayo de 1927 fue aprehendido por un grupo de soldados del ejército federal y fue acusado de sostener la rebelión contra el Gobierno. La mañana del 25 de mayo fue conducido a la casa municipal de Colotlán Jalisco junto al Padre Caloca para ser ejecutados. Después de recibir la absolución sacramental, San Cristóbal Magallanes Jara dijo en voz alta ante sus verdugos: «Soy y muero inocente; perdono de corazón a los autores de mi muerte y pido a Dios que mi sangre sirva para la paz de los mexicanos desunidos». Fue en 1927.

20 de mayo:  San Bernardino de Siena fue fraile Menor, misionero y reformador; frecuentemente se le llama el “Apóstol de Italia”. Nació el 8 de septiembre de 1380 en el seno de la noble familia de Albizzeschi, en Massa, un poblado sienés del que su padre era gobernador. El niño quedó huérfano de padre y madre a los siete años. Fue educado por una tía materna y por un sacerdote franciscano. A los 17 años ingresó en la Orden Franciscana. San Bernardino fue el más famoso predicador del 1400 y sus sermones sirvieron de modelos de predicación para muchos oradores en los siglos siguientes. Fue en 1417 que su don de elocuencia se hizo evidente, y al fin de ese año fue que verdaderamente comenzó su vida misionera. A partir de entonces varias ciudades se disputaban el honor de escucharlo, viéndose él obligado a predicar en los mercados, ante auditorios de más de 30,000 personas. Paulatinamente Bernardino fue ejerciendo cada vez mayor influencia en las turbulentas y lujosas ciudades italianas. Pio II, que en su juventud quedó más de una vez fascinado por la elocuencia de Bernardino, describe cómo el santo era escuchado como si se tratara de otro San Pablo. A pesar de su popularidad- o quizás a causa de ella- Bernardino hubo de sufrir persecución y oposición. Fue un gran reformador y trabajó incansablemente para restaurar la disciplina en la Iglesia y en la vida religiosa. Murió el 20 de mayo de 1444.

19 de mayo:  San Pedro Celestino V era italiano y su nombre real era Pietro Angeleri di Murrone. Fue el undécimo hijo de una familia de campesinos. Cuando tenía ocho años, ingresó como monje en el monasterio benedictino de Santa Mará de Faifoli. En él mostró a sus compañeros su gran predisposición por el ascetismo, llevándole a convertirse en eremita en una cueva, donde permaneció durante cinco años. Junto con otros compañeros fundó la Orden de los Celestinos, la cual fue aprobada por el Papa Urbano IV. Cuando falleció Nicolás IV, el papado permaneció vacío durante más de dos años.  La fama del ermitaño, conocido por sus milagros y su íntegra conducta espiritual, lleva a los votantes a identificar en él al candidato ideal para superar el puesto. Encontrado en la cueva de Maiella por una delegación de prelados, Pedro al principio se niega, y luego comprende que es Dios quien lo llama a una responsabilidad tan alta. La elección de Celestino V fue aclamada. Rechazó los símbolos del poder imperial y de la escolástica, adoptando una posición simplista para predicar con el ejemplo de Cristo. Las reformas que cometió en esa línea le hicieron ganarse enemigos rápidamente entre la curia romana. En un contexto en el que el papado era dirigido por otros más poderosos, optó por renunciar al cargo tras cinco meses como pontífice. También, este papa alegó que estaba enfermo y que no poseía los conocimientos suficientes. Varias renuncias posteriores y el deseo de muchos cristianos para que recuperarse el mandato. Celestino deja las vestiduras y toma el viejo hábito. Solo once días después viene elegido el nuevo Papa, quien hace llevar a Pedro, que inicialmente había huido a lugares desiertos, al castillo de Fumone. Aquí, en una estrecha celda, el ermitaño muere en oración el 19 de mayo de 1296.

18 de mayo:  San Juan I nació en Toscana, y en el año 523 fue elegido Sumo Pontífice. En Italia gobernaba el rey Teodorico que apoyaba la herejía de los arrianos. Asimismo, el emperador Justino de Constantinopla decretó cerrar todos los templos de los arrianos de esa ciudad y prohibió que los que pertenecían a la herejía arriana ocuparan empleos públicos. El rey Teodorico obligó entonces al Papa a que fuera a Constantinopla a convencer al emperador de derogar las últimas leyes, pero el Papa Juan I se negó rotundamente. El Sumo Pontífice realizó una visita pastoral a Constantinolpla donde fue recibido por más de 15,000 fieles con velas encendidas en las manos, y estandartes. El Papa presidió solemnemente las fiestas de Navidad, y luego exhortó a los feligreses a mantenerse firmes en la fe, evitando caer en las herejías. Paralelamente, el emperador Justino se mantuvo firme en su decisión, lo cual enfureció al rey italiano quien mandó a llamar al Papa Juan y lo encerró en un oscuro calabozo. Los constantes maltratos y suplicios sufridos por el santo Papa en la cárcel, junto con otros mártires más, provocó su muerte a los pocos meses de haber sido tomado prisionero. Fue el 18 de mayo de 526.

17 de mayo: San Pascual Bailón nació el 16 de mayo de 1540 en Torrehermosa, Aragón (España). El segundo de seis hermanos. Le llamaron Pascual porque nació en la vigilia de Pentecostés. Desde el campo donde pastoreaba alcanzaba a ver el campanario de la iglesia del pueblo. De vez en cuando se arrodillaba para adorar al Santísimo Sacramento desde lejos. A los 24 años ingresó en el convento de los frailes menores (franciscanos) de Alvatera. Al principio no lo aceptaron por su poca instrucción. Apenas había aprendido a leer para rezar el pequeño oficio de la Santísima Virgen María que llevaba siempre mientras pastoreaba. Sus oraciones favoritas eran a Jesús Sacramentado y a la Santísima Virgen. Los franciscanos le asignaron oficios humildes. Fue portero, cocinero, mandadero y barrendero. Su tiempo libre lo dedicaba a la adoración Eucarística, de rodillas con los brazos en cruz. Por las noches pasaba horas ante el Santísimo Sacramento. Continuaba su adoración tarde en la noche y por la madrugada estaba en la capilla antes que los demás. Hablaba poco, pero cuando se trataba de la Sagrada Eucaristía, lo inspiraba el Espíritu Santo. Siempre estaba alegre, pero nunca se sentía tan contento como cuando ayudaba a Misa o cuando podía estarse un rato orando ante el Sagrario del altar. Al llegar a un pueblo iba primero a la iglesia y allí se quedaba por un buen tiempo de rodillas adorando a Jesús Sacramentado. En una ocasión, un hermano religioso se asomó por la ventana y vio a Pascual danzando ante una imagen de la Sma. Virgen y le decía diciéndole: "Señora: no puedo ofrecerte grandes cualidades, porque no las tengo, pero te ofrezco mi danza campesina en tu honor". El religioso pudo ver que el santo rebosaba de alegría. Pascual compuso bellas oraciones al Santísimo Sacramento. El Arzobispo San Luis de Rivera, al leerlas exclamó admirado: "Estas almas sencillas sí que se ganan los mejores puestos en el cielo. Nuestras sabidurías humanas valen poco si se comparan con la sabiduría divina que Dios concede a los humildes". Se destacó por su humildad y amor a los pobres y afligidos. Era famoso por sus milagros y su don para llevar las almas a Cristo. Entre los milagros que se le atribuyen destacan la multiplicación del pan para los pobres, la curación de enfermos, el don de profecía y el que narra cómo de una piedra salió agua para unos pobres. Cuando estaba moribundo oyó una campana y preguntó: "¿De qué se trata?". "Están en la elevación en la Santa Misa". "¡Ah que hermoso momento!", y quedó muerto en aquel preciso momento. Era el 17 de Mayo de 1592.

16 de mayo: San Honorato de Amiens patrón de los panaderos, fue obispo de la localidad francesa de Amiens allá por el siglo VI. Nació en Port-leGrand, en Pothieu. Era miembro de una de las familias más importantes del país y practicó desde la infancia la virtud. Fue San Beat su maestro y su guía espiritual, y fallecido su prelado, y en atención a sus altas virtudes fue escogido para sucederle, pese a su fuerte resistencia, ya que no creía merecer tal honor. Según cuenta la tradición, durante su consagración, Dios quiso confirmarle con un prodigio, y los asistentes vieron descender sobre su cabeza un rayo divino y un aceite misterioso. Cuando se supo en Port-leGrand que había sido proclamado al episcopado, su mamá, que estaba en esos momentos cociendo pan en la casa paterna, acogió la buena nueva con completa incredulidad, y dijo que sólo se lo creería si la pala para hornear que tenía en la mano echase raíces y se convirtiese en árbol. Fiel a su palabra, a continuación plantó en el patio de la casa la pala, convirtiéndose en una morera que pronto dio flores y frutos. Todavía en el siglo XVI se seguía enseñando este árbol en la casa paterna de San Honorato. Dicen también de San Honorato, que su obispado fue significado por una serie de prodigios que demostraron su santidad, siendo, además especialmente distinguido por el Señor. Murió el 16 de mayo del 650.

15 de mayo: San Isidro Labrador nació en Madrid el año 1082 y fue un labrador mozárabe que estuvo posiblemente al servicio de la familia Vargas principalmente en el área de Madrid y alrededores. Contrajo matrimonio con una joven procedente de la villa de Uceda, María Toribia (santa María de la Cabeza) con quien convivió en Torrelaguna (lugar de refugio durante las invasiones árabes en Madrid). Es posible que allí tuvieran a su hijo. Se le atribuyen cinco milagros: Milagro del molino - Isidro multiplica el trigo que ofrece a las palomas hambrientas. Milagro de los bueyes que aran y realizan las labores mientras Isidro reza. Al ser espiado por su amo, tras la acusación de que abandonaba el trabajo para rezar, este ve cómo los bueyes aran solos. Milagro del lobo: Unos niños le advierten a Isidro que hay un lobo que merodea a su burro, por lo que comienza a rezar y logra con esto salvarlo del inminente ataque. Milagro de la olla: ofreciendo comida consiguió multiplicar la comida que tenía en una olla metiendo un puchero repetidas veces. Milagro de la Cofradía. San Isidro es el primer laico casado llevado a los altares. Murió el año 1172.

14 de mayo: San Matías, según los Hechos de los Apóstoles, fue elegido apóstol después de la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret para sustituir a Judas Iscariote tras su traición a Jesús y su posterior suicidio.​ Su llamado como apóstol es único pues no fue hecho personalmente por Jesús, quien de acuerdo a la enseñanza cristiana ya había ascendido al cielo, y también se hizo antes de la venida del Espíritu Santo sobre la Iglesia primitiva. Matías debió de ser un discípulo de la primera hora y, en términos generales, seguir, en compañía de los Doce, las incidencias de la vida y ministerio de Jesús, de cuyos hechos y doctrinas debía dar testimonio. Murió el año 80.

13 de mayo: La Virgen de Fátima es una advocación con la que se venera a la Virgen María. Aunque es de origen portugués, su fama se ha extendido a todo el mundo gracias a sus numerosos milagros. Pero es verdaderamente conocida debido a la primera de sus apariciones. Esto sucedió cerca de la aldea de Fátima, en Portugal. Allí, un día como otro cualquiera, tres niños fueron al valle de la Cova de la Iría a llevar a pastar a sus ovejas. Se llamaban Lucía, de nueve años, Francisco, de ocho, y Jacinta, de seis. Fue durante el comienzo de la primavera y empezó a llover. Por ello, acudieron a buscar refugio a una cueva natural llamada Cabeço. Almorzaron, jugaron y comenzaron a rezar el rosario en el mismo lugar en el que pastoreaban a sus ovejas. La primera de ellas ocurrió en un 13 de mayo de 1917 y en total, la Virgen se apareció ante los pequeños otras cinco veces hasta el 13 de octubre de 1917. Lucía contó haber visto encima de una encina a "una mujer más brillante que el sol", vestía de blanco con rebordes dorados y un rosario. 

12 de mayo: San Pancracio había nacido en Frigia, de padres ricos y paganos. Al morir en último lugar su padre, lo encomendó a su hermano, llamado Dionisio. Tío y sobrino marcharon a Roma, estableciéndose en el monte Celio, donde estaba refugiado el papa Cornelio, que logra convertirlos. Muy pronto Pancracio se presenta a Diocleciano, que intenta hacerlo apostatar sin conseguirlo, por lo que lo condena a ser decapitado. La sentencia se cumple junto a la vía Aurelia. Una mujer llamada Octavila recogió su cuerpo y lo enterró en un cementerio de la zona, donde luego se edificó su basílica, la Basílica de San Pancracio. Fue uno de los mártires de los primeros tiempos del cristianismo que más fama alcanzaron posteriormente. Murió cuando aún tenía unos 15 años, el año 304.

11 de mayo: San Mayolo de Cluny, hijo de Foquer, señor rico y poderoso en Provenza. nació en el año 906, en la pequeña villa de Valenzola. Sus padres murieron pronto, cuando Mayolo era aún muy joven. Pronto le ronda por la cabeza el pensamiento de abandonar sus muchas posesiones y retirarse a la soledad; pero antes de tomar esta determinación le obligan a salir de sus tierras los sarracenos que van haciendo incursiones desde España. Esta es la razón de refugiarse en Mâcon donde le conociera el obispo Bernon, que le da la prebenda de un canonicato al ver sus buenas cualidades y disposiciones.Termina sus estudios en la entonces célebre escuela de Lyon de donde regresa para instruir en filosofía y teología al clero local, recibir el diaconado y ser nombrado arcediano, o sea, el primero del orden de los diáconos. Como el ministerio del diaconado lleva consigo preparar la mesa a los pobres, repartiéndoles las limosnas de la iglesia, su nuevo cargo le proporciona la ocasión de ejercitar la caridad limosnera de un modo poco común; de hecho, vende sus muebles, casas y tierras para repartirlos entre los más menesterosos, incrementando así las limosnas del obispo. Quieren nombrarlo obispo de Besanzon a la muerte de Guifredo; pero se resiste y, temeroso de que se presenten otras ocasiones que no pueda declinar, se retira al claustro. Cluny, la abadía recientemente fundada, será su casa desde entonces, cuando su tercer abad es Aymardo. Se observa estrictamente la Orden de San Benito. Allí le encargan de la biblioteca y le nombran apocrisario, una especie de legado para resolver asuntos fuera del convento y, de modo especial, los que se refieren a las relaciones con los nobles o los príncipes. Pasa a ser abad de Cluny al quedarse Aymardo imposibilitado para el gobierno por la ceguera. Con el abad Mayolo es cuando la abadía más resplandece por su rectitud, disciplina y espíritu de reforma, volviéndose hacia ella los ojos de los príncipes, emperadores y papas. La reforma propugnada por Cluny fue toda una labor apasionante y pletórica realizada solo en diez años. Claro está que nada de esto hubiera podido realizarse con un espíritu pusilánime o sin oración, sin penitencia y sin su piedad recia, que incluía el tierno amor a Santa María, como queda expresado en sus peregrinaciones a los santuarios de Nuestra Señora de Valay y de Loreto. El emperador Otón II quiso que fuera elegido papa, pero topó con su firme negativa. Cansado de trabajos y pensando que su misión estaba concluida, propone que se elija a su fiel discípulo Odilón para sucederle y renuncia a ser abad. Pero, aunque anciano ya, le queda todavía una última aventura reformadora; fue Hugo, el fundador de la dinastía de los Capetos, quien le pide como rey de Francia que regrese a París para introducir la reforma en la abadía de san Dionisio; no supo negarse, se puso en camino y muere en el intento generoso de mejorar ese monasterio para bien de la Iglesia; en Souvigni, el 11 de mayo del año 994.

10 de mayo: San Juan de Ávila nació en  Ciudad Real el 6 de enero de 1500 y fue un sacerdote y escritor ascético español. Es, desde 1946, santo patrón del clero secular español. Nació en una familia profundamente cristiana y estudió leyes en Salamanca. Durante sus estudios en Alcalá, murieron sus padres. Juan fue ordenado sacerdote en 1526, y quiso venerar la memoria de sus padres celebrando su Primera Misa en Almodóvar del Campo. La ceremonia estuvo adornada por la presencia de doce pobres que comieron luego a su mesa. Después vendió todos los bienes que le habían dejado sus padres, los repartió a los pobres, y se dedicó enteramente a la evangelización, empezando por su mismo pueblo. Quiso marchar para América en 1527 desde el puerto de Sevilla; con tal propósito se trasladó allí con su compañero de estudios en Alcalá, Fernando de Contreras, quien habló de su proyecto con el arzobispo de Sevilla, pero éste le ordenó a Juan de Ávila que abandonara esa idea y evangelizase Andalucía, labor a la que desde entonces se consagró de pleno y por la que será llamado "Apóstol de Andalucía". Su enorme ascendente como predicador provocó envidias y algunos clérigos lo denunciaron ante la Inquisición sevillana en 1531. Desde ese año hasta 1533, Juan de Ávila estuvo encarcelado en el Castillo de San Jorge, en Triana (Sevilla), y fue procesado por la Inquisición. Aprovechó ese tiempo para orar y redactar la primera versión del "Audi filia". Esta obra puede considerarse un verdadero compendio de ascética, y el rey Felipe II la tuvo en tanta estima que pidió que no faltara nunca en El Escorial; asimismo, el Cardenal Astorga, arzobispo de Toledo, dijo de esta obra que con ella "había convertido más almas que letras tiene". Este opúsculo marcó positivamente la literatura ascética, de manera que no hay en todo el siglo xvi autor de vida espiritual tan consultado como Juan de Ávila: revisó la obra Vida de santa Teresa, se relacionó frecuentemente con San Ignacio de Loyola y sus representantes, que querían hacerle jesuita, con San Francisco de Borja, San Pedro de Alcántara, San Juan de Ribera, fray Luis de Granada y otros. Fundó numerosos seminarios y colegios y animó a la creación de la Compañía de Jesús. Organizó la Universidad de Baeza. Enfermó en 1554, pero aún siguió en activo quince años, hasta que empeoró visiblemente en 1569 y murió el mismo año en Montilla, siendo enterrado en la Iglesia de la Encarnación de dicha localidad.

9 de mayo: San Pacomio fue un soldado romano del siglo IV, reconocido como fundador del monacato cenobita cristiano. Nació en el Alto Egipto el año 287, de padres paganos. Enrolado a la fuerza en el ejército Imperial a la edad de 20 años, acabó en prisión en Tebas con todos los reclutas. Protegidos por la oscuridad, los cristianos les llevaban un poco de alimento por la noche. San Pacomio se interesó por la religión cristiana y se convirtió al cristianismo. Habiendo permanecido algún tiempo con Palemón, se marchó a un poblado abandonado llamado Tabennisi, no necesariamente con la intención de quedarse allí para siempre. Pero después de algún tiempo se dio cuenta de que la vida eremítica no era para él y decidió fundar una comunidad monástica. Pacomio estableció su primer monasterio entre 318 y 323 en Egipto. Su hermano mayor Juan se le unió y pronto más de 100 monjes vivían cerca. Pacomio se dispuso a organizar estas celdas en una organización formal. Hasta entonces, el ascetismo cristiano había sido solitario o eremítico, y los monjes o monjas vivían en cabañas individuales o en cuevas y se reunían solamente para las misas ocasionales. Pacomio creó la comunidad u organización cenobita, en la cual los monjes o monjas vivían juntos y mantenían su propiedad en común bajo el liderazgo de un abad o abadesa. Pacomio se dio cuenta de que algunos, familiarizados solo con la vida eremítica, podían llegar a enojarse rápidamente si las preocupaciones distractoras de la vida cenobita les eran asignadas de manera demasiado abrupta. Por tanto, les permitió dedicar su tiempo entero a los ejercicios espirituales, haciéndose cargo él mismo de todas las tareas administrativas de la comunidad. La comunidad le aclamó como “Abba” (“padre” en Hebreo), de donde viene la palabra “Abad.” El monasterio de Tabennisi, si bien fue expandido varias veces, se volvió pronto demasiado pequeño y se fundó un segundo monasterio en Pabau (Faou). Después del año 336, Pacomio pasó la mayor parte de su tiempo en Pabau. Si bien Pacomio actuaba a veces como lector eclesiástico para los pastores cercanos, ni él ni ninguno de sus monjes se habían ordenado sacerdotes. Pacomio fue el primero en poner por escrito una regla. La primera regla estaba compuesta de oraciones conocidas y de uso general, como el Padre Nuestro. Los monjes debían rezarlas a diario. A medida que se desarrolló la comunidad, la regla se elaboró con preceptos tomados de la Biblia. Creó una regla que hacía las cosas más fáciles para los menos proficientes pero que no limitaba el ascetismo más extremo de los más proficientes. La Regla buscaba un balance entre oración y trabajo y entre la vida comunitaria y la soledad. El día se organizaba alrededor de la liturgia, con tiempo para el trabajo manual y las lecturas devocionales. Murió el 9 de mayo del año 347.

8 de mayo: San Bonifacio IV, papa, sucedió a Bonifacio III. En tiempos del Papa San Gregorio Magno, fue diácono de la Iglesia romana y tuvo el cargo de dispensator, esto es, el primer funcionario en lo relativo a la administración de los patrimonios. Bonifacio obtuvo el permiso del emperador Focas para convertir el Panteón en una iglesia cristiana, y el 13 de Mayo de 609 el templo erigido por Agripa a Júpiter Vengador, a Venus, y a Marte fue consagrado por el Papa a la Virgen María y a todos los mártires. Fue el primer ejemplo en Roma de transformación de un templo pagano en lugar cristiano de culto. Se dice que extrajo huesos sagrados de las Catacumbas y los hizo colocar en un recipiente bajo el altar mayor. Durante el pontificado de Bonifacio, Melitón, el primer obispo de Londres, fue a Roma "a consultar al Papa sobre cuestiones importantes relativas a la recientemente establecida Iglesia de Inglaterra". Mientras estaba en Roma asistió a un concilio que se estaba celebrando entonces referente a ciertas cuestiones de "la vida y paz monástica de los monjes", y, a su partida, se llevó consigo los decretos del concilio junto con cartas del Papa a Lorenzo, arzobispo de Canterbury, y a todo el clero, al rey Etelberto, y a todo el pueblo inglés "referentes a lo que tenía que observarse por la Iglesia de Inglaterra". Durante el pontificado de Bonifacio hubo mucha aflicción en Roma debido al hambre, la peste, y las inundaciones. El pontífice murió en retiro monástico el año 615 (había convertido su propia casa en un monasterio) y fue enterrado en el pórtico de San Pedro.

7 de mayo: San Agustín Roscelli fue el párroco que fundó las Hermanas de la Inmaculada. Nació en Bargone de Casarza Ligure (Génova, Italia) en el 1818 y fue bautizado inmediatamente después de nacer porque se temía por su vida. Se crío en el seno de un familia pobre criando rebaños de ovejas. Siendo ya adulto, sintió que su vida debía estar ligada a Dios. Se trasladó a Génova para estudiar Teología además de ordenarse como sacerdote. Consiguió su objetivo en el año 1846 y se le detinó a una iglesia del barrio de San Martín de Albaro, donde se dedicó a caridad. Pronto obtuvo una visión triste de la realidad a través de su labor como confesor, sobre todo de los jóvenes más desamparados. Sus labores como sacerdote se le quedaban cortas así que comienza a colaborar en la Obra de los Artesanitos. Asimismo, atendió a los presos de la cárcel y fue nombrado capellán en un orfanato. Bautizó a más de 8.000 niños que nacieron en el hospital de la ciudad. Es conocido por ayudar tanto a madres solteras como a jóvenes desamparadas que caían en redes de prostitución. Como última gran obra de si vida, consiguió aprobar la Orden de las Hermanas de la Inmaculada, cuyo fin era formar a estas mujeres para no caer en los mismos engaños. Falleció un día como hoy del año 1902.

6 de mayo: Santo Domingo Savio nació el 2 de abril de 1842 en Riva de Chieri, Italia. Fue un alumno de San Juan Bosco en el oratorio de Valdocco, en Turín. Con tan solo cinco años de edad acompañado de su madre Brigitta Savio tuvo su primer encuentro con la casa del Señor hecho que marcó un antes y después en el sentir de un niño que vino al mundo para dejar una huella. Luego de esa grandiosa experiencia decide dedicar su vida a la iglesia, comenzó como ayudante de párroco y tras un breve periodo aprende el oficio y comienza a cumplir funciones como monaguillo mientras su relación con la religión iba creciendo cada día más. En la primavera de 1855 se propuso ser santo al escuchar una prédica de Don Bosco sobre la facilidad para serlo. La madurez y comportamiento de este niño iba más allá de lo común, tan es así, que a los siete años de edad Domingo Savio cumplió una de sus metas, hacer la comunión. Veamos los rasgos de su santidad:

Perfil de su niñez: una vida en la presencia de Dios, a quien sentía vivo y presente en todo momento. El amor personal a Cristo y a su Madre. Esta vida en la presencia de Dios es puesta en evidencia desde su temprana Primera Comunión, con aquel propósito que es la clave de otros tres: “Mis amigos serán Jesús y María”. El cumplimiento heroico del humilde deber cotidiano. Con sus compañeros sobresale en dos actitudes: rechaza aprobarlos y seguirlos en sus comportamientos reprensibles; pero por otro lado irradia simpatía y “es la delicia de ellos”. Es decir: tiene firmeza unida a dulzura. Destaca en su adolescencia el exaltante descubrimiento y en el apasionado deseo de la santidad (“¡Yo quiero hacerme santo!”). Sin embargo, antes de cumplir los 15 años, la salud de Domingo empezó a decaer y en febrero de 1857 tuvo fortísimos accesos de tos que lo tumbaron inmediatamente a la cama hasta que luego de semanas dieron con el diagnostico, los pulmones padecían de graves procesos inflamatorios. «Estoy viendo cosas maravillosas» fueron las últimas palabras de Domingo quien alcanzó a decir a sus padres que recitaran las oraciones por los agonizantes.  Murió en 1857.

5 de mayo: San Hilario de Arlés fue un monje que llegó a ser nombrado arzobispo. Nació en el norte de la Galia entre 401 y 403 en el seno de una familia noble. Pese a que era un joven rico e instruido prefirió dedicarse a la vida religiosa, entrando en el monasterio de Lerins, que había sido fundado por san Honorato de Arlés. Fue nombrado obispo de Arlés en el año 429. En 444, y tras una reunión de varios obispos entre los que se encontraban san Euquerio de Lyon y san Germán de Auxerre, Hilario depuso al obispo de Besançon Celidonio por incapacidad, por ignorar su primacía, y por reclamar la dignidad metropolitana para Besançon. Tras el suceso, Celidonio interpeló a Roma, y el papa León I el Magno le reinstaló en su sede. Hilario pidió explicaciones al papa por su decisión pero no fue recibido, ni tampoco recibió respuesta tras enviar a varios vicarios a Roma. Varios enemigos de Hilario aprovecharon la ocasión para lanzar acusaciones contra Hilario, y León I terminó por desposeer a Hilario de sus derechos para consagrar obispos, convocar sínodos o supervisar la iglesia en la provincia, e incluso llegó a ser excomulgado, aunque se cree que posteriormente Hilario y León se reconciliaron. En vida tuvo gran fama de hombre piadoso, gran elocuencia y sabiduría. Se dice que incluso llegó a vender los ornamentos y el cáliz para obras de caridad. Falleció el año 449.

4 de mayo: San Florián de Lorch o Florián de Lorsch, es un santo cristiano, patrón de Polonia, de la ciudad de Linz. Florián vivía en Lauriacum en el tiempo de los emperadores Diocleciano y Maximiano. Comandaba el ejército imperial de Baviera. También era el responsable de las brigadas de bomberos. Los romanos luchaban contra la expansión del cristianismo, y enviaron al cónsul Aquilino para acelerar la persecución de los cristianos. Aquilino propuso a Florián ofrecer un sacrificio a una divinidad romana. Éste, siendo cristiano, se negó. Le perseguieron y torturaron. Al final, le arrojaron al río Enns con una gran piedra atada al cuello. Fue martirizado por su fe en tiempos de Diocleciano el 4 de mayo de 304.

3 de mayo: Santos Felipe y Santiago el menor, apóstoles de Jesús. El apóstol Felipe nació en Betsaida (igual que los apóstoles Simón Pedro y su hermano Andrés) y antes de seguir a Jesús también fue discípulo de Juan Bautista. Aparece en varios pasajes del Nuevo Testamento, aunque siempre se suele mencionar aquel de la Última cena, donde le pide a Jesús que le “muestre al Padre”. Después de la Ascensión, partió en su misión de evangelizar a la región de Frigia, que se encuentra en lo que hoy es Turquía, Hungría, Ucrania y el occidente de Rusia. Finalmente, el apóstol Felipe murió apedreado y crucificado en Hierápolis, al este de Turquía en el año 80.

Santiago el menor, por su parte, nació en Caná de Galilea, a pocos kilómetros de Nazaret. Los Evangelios destacan de Santiago la gran autoridad que había cultivado en Jerusalén, siendo conocido por la gente como “el que intercede por el pueblo”. Pablo llega a afirmar que “Santiago es, junto con Juan y Pedro, una de las columnas principales de la Iglesia”. Viendo la popularidad del apóstol entre el populacho, el sumo sacerdote Anás II le rogó que negara la afirmación de que Jesús era Dios hecho hombre. Sin embargo, lo que él hizo es presentarse ante todos para decir que “Jesús es el enviado de Dios para salvación de los que quieran salvarse. Y lo veremos un día sobre las nubes, sentado a la derecha de Dios”. Aquello no sentó bien a varios religiosos, que lo cogieron a la fuerza, lo llevaron a la parte alta del templo y, desde allí, lo arrojaron al vacío. Hay otras versiones que afirman que -en realidad- fue apedreado y golpeado hasta la muerte el año 62.

2 de mayo: San Atanasio fue unos de los principales doctores de la Iglesia oriental y uno de los mayores defensores de la ortodoxia cristológica proclamada en el concilio de Nicea. Nació en el ambiente cosmopolita de Alejandría, donde recibió su formación filosófica y teológica. No se sabe nada de los primeros treinta años de su vida salvo que en el año 320, con veinticuatro años, fue ordenado diácono. Este cargo le permitió acompañar a su obispo, Alejandro de Alejandría, al concilio de Nicea I en 325. Desde esa fecha se convirtió en defensor a ultranza del símbolo niceno, y enemigo acérrimo de los arrianos. En el año 328, contando con treinta y cinco años, fue elegido obispo de Alejandría. En su cargo como obispo de Alejandría, sufrió el acoso de los arrianos, cuando el emperador se dejaba influir por estos. Fue detenido y desterrado hasta cinco veces, bajo los emperadores Constantino I, Constancio II, Juliano el Apóstata y Valente. De su etapa de destierro entre los monjes del desierto egipcio, adquirió un gran interés por el monacato, influyendo en el acceso de los monjes al sacerdocio, y convirtiéndose en biógrafo de Antonio Abad, de quien escribió la Vida de Antonio. Murió el año 373.

1 de mayo: San José Obrero, el esposo de María y padre terrenal de Jesús, hombre justo, trabajador humilde y honesto. Es conocido como el patrono de los trabajadores y carpinteros. José no lo tuvo nada fácil a pesar de la nobilísima misión recibida de Dios para la salvación definitiva y completa de todo hombre; es uno más del pueblo, el trabajador nato que entendió de carencias, supo de estrecheces en su familia y las llevó con dignidad, sufrió emigración forzada, conoció el cansancio del cuerpo por su esfuerzo, sacó adelante su responsabilidad familiar; es decir, vivió como vive cualquier trabajador y probablemente tuvo dificultades laborales mayores que muchos de ellos. Se le conoce en su tiempo como José «el artesano» y a Jesús se le da el nombre descriptivo de «el hijo del artesano». Y, por si fuera poco, los designios de Dios cubrían todo su compromiso. La fiesta de San José Obrero fue establecida por Pío XII en 1955. 

30 de abril: San Pío V fue el Papa que se esforzó con gran piedad y tesón apostólico en poner en práctica los decretos del Concilio de Trento acerca del culto divino, la doctrina cristiana y la disciplina eclesiástica, promoviendo también la propagación de la fe. Murió en 1572

29 de abril: Santa Catalina de Siena fue una laica dominica. Es considerada una de las grandes místicas de su tiempo (siglo XIV), destacó asimismo su faceta de predicadora y escritora. Es copatrona de Europa e Italia y doctora de la Iglesia. Murió en Roma el 29 de abril de 1380

28 de abril: San Luis María Grignion de Montfort nació en 1673 en Francia, recibió su educación en uno de los Colegios de la Compañía de Jesús y en 1700 se ordenó sacerdote. Evangelizó las regiones occidentales de Francia, anunciando el misterio de la Sabiduría Eterna, y fundó dos congregaciones (que no llegó a ver en vida), restauró templos de la Virgen ruinosos o abandonados y, sobre todo, luchó contra la herejía jansenista. Predicó y escribió acerca de la Cruz de Cristo y la devoción hacia la Santísima Virgen. Son conocidas sus obras tituladas:  'El tratado de la verdadera devolución a la santísima Virgen', 'El secreto de la Virgen' y 'El secreto del Rosario'. Su doctrina se podría resumir en: el Hijo de Dios ha querido salvarnos y glorificar al Padre haciéndose hombre y muriendo en la Cruz. Y todo esto lo realizó Por María, Con María, En María y Para María, porque a Ella se entregó primero y para Ella en primer lugar derramó su Sangre Preciosa. No ha querido venir a nosotros directamente, sino a través de María. 

Después de convertir a muchos, descansó de su peregrinación terrena en la aldea francesa de Saint-Laurent-sur-Sévre en 1716.

27 de abril: Santa Zita de Lucca fue una trabajadora doméstica y religiosa italiana que nació en 1218 en Monsagrati, una localidad de la provincia de Lucca. A los doce años entró a servir en la casa de la familia Fatinelli, una familia noble de Lucca, donde se destacó por su dedicación al trabajo, su paciencia, su humildad y su caridad con los pobres. Se dice que realizó varios milagros, como transformar panes en flores o ser ayudada por ángeles en la cocina. Zita murió en paz en la casa de los Fatinelli el 27 de abril de 1278. Tenía 60 años y había servido y edificado a la familia durante 48. Fue sepultada en la Basílica de San Frediano, donde su cuerpo incorrupto aún se conserva. 

26 de abril: San Anacleto o Cleto, fue el tercer Papa de la Iglesia. El apóstol San Pedro le conoció en Roma, le evangelizó, le bautizó y le ordenó presbítero de la Iglesia de Roma. Junto con Lino, Anacleto era uno de los principales discípulos y colaboradores del apóstol Pedro en el pastoreo de la Iglesia Madre de la Cristiandad. Después de que Pedro fuera martirizado, le sucedió como obispo de Roma, Lino, quién luego de doce años a la cabeza de la Iglesia, también pagó con su sangre su fidelidad al Señor. En estos tiempos tan difíciles para la Iglesia, la Providencia designó como segundo sucesor de San Pedro al presbítero Anacleto, quién gozaba entres sus hermanos de una merecida fama de santidad. Ya en la Sede de Pedro, se dedicó a socorrer con limosnas a los necesitados y a alentar con cartas a las cristiandades perseguidas. El emperador Domiciano, estaba furioso por el decaimiento del culto a los dioses paganos y viendo en ello un peligro para el Imperio, desencadenó la persecución contra los causantes de esta amenaza: los cristianos, quienes por miles decidieron entregar la vida antes que renunciar a su fe. San Anacleto fue arrestado y sufrió  el martirio en Roma el día 26 de abril del año 90. Su cuerpo se conserva en la Iglesia de San Pedro en el Vaticano.

25 de abril: San Marcos Evangelista (5 d.C. – 25 de abril de 68 d.C.) fue el fundador y primer obispo de la Iglesia de Alejandría y autor del Evangelio de Marcos. Nació en Cirene, Pentápolis norteafricana. Es conocido como el patrón de los abogados, los notarios y los cautivos. San Marcos fue discípulo de Pedro y Pablo y acompañó a San Bernabé en el primer viaje misionero que hicieron estos dos apóstoles.  Puesto que él no fue discípulo directo de Jesús, basó su relato en las enseñanzas de Pedro. La tradición dice que Marcos evangelizó como Obispo de Alejandría, en Egipto, donde realizó varios milagros y estableció una iglesia y su famosa escuela cristiana. Murió allí como mártir el lunes de Pascua 25 de abril del año 68.

24 de abril: San Fidel de Sigmaringen, presbítero y mártir, el cual, siendo abogado de los pobres, decidió entrar en la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, llevando una vida observante de vigilias y oraciones. Asiduo en la predicación de la Palabra de Dios, fue enviado a la región de Recia para consolidar la verdadera doctrina, y en Sevis, de Suiza, fue martirizado por los herejes a causa de la fe católica. Murió el año 1622

21 de abril: San Anselmo nació en Aosta, (Italia) el año 1033 y fue un teólogo y doctor de la Iglesia católica. Desde muy pequeño mostró inquietudes religiosas, en gran parte al trato continuo con su madre, quien le habría acercado a sus valores y prácticas religiosas. Sin embargo, su padre Gondulfo, noble longobardo, se nos presenta como pródigo y disipado, contrario a las aspiraciones de su hijo. Finalmente logra ingresar en el monasterio benedictino de Santa María de Bec (Normandía), en 1060 y tres años después fue su abad.  En 1093 llegó a ser arzobispo de Canterbury e intentó acabar con la influencia del rey en las elecciones episcopales y preservar la independencia de la Iglesia, lo que le valió el destierro en dos ocasiones. San Anselmo fue uno de los prelados más cultos de su tiempo. La especulación filosófica, según él, era una consecuencia exigida por la fe. Sostenía la necesidad de creer para comprender a fin de intentar luego comprender lo que se creía. No anteponer la fe, según Anselmo, era presunción; sin embargo, no apelar a continuación a la razón era negligencia. En la cuestión de los universales, se inclinó hacia la solución platónica. De este realismo proviene el valor de la llamada prueba ontológica de la existencia de Dios propuesta en el Proslogium (1078): tenemos la idea de un ser perfecto; entre los atributos que hacen perfecto a un ser se encuentra la existencia (si le falta la existencia, no es perfecto); luego el Ser Perfecto existe. Los monarcas británicos Guillermo el Rojo y Enrique I no harán fácil esta tarea que se había impuesto a sí mismo. Murió en Canterbury el año 1109

20 de abril: San Inés de Montepulciano nace en Gracciano Vecchio el año 1268, de la rica familia Segni. A los nueve años se retiró al monasterio de Montepulciano para servir con mayor libertad a Dios. Y fue tanto su progreso en el cumplimiento de la santa Regla, en las observancias monásticas y en el ejercicio de todas las virtudes, de tal manera brilló su prudencia sobrenatural, que a la edad de quince años fue elegida Priora de un monasterio en Procena (Viterbo) que ella misma había promovido. Su humildad, que le hacía considerarse incapaz para desempeñar tal oficio, le hizo renunciar al cargo. Pero intervino el Sumo Pontífice y tuvo que aceptarlo. Pasados veintidós años regresa a Montepulciano, llamada por sus ciudadanos para presidir un nuevo monasterio fundado por ella en 1306 y que puso bajo la Regla de San Agustín, y después de algunos años, "plena y totalmente" bajo la dirección de los dominicos, deseosa de caminar en la perfección bajo la regla de Santo Domingo. Su santidad iluminó toda la vida conventual: modesta, humilde, abnegada, caritativa; era modelo perfectísimo de una esposa de Jesucristo. Su amor y ternura para con Dios eran tan singulares como los favores con que era correspondida durante su oración, que era continua. Murió el 20 de abril del año 1317. 

19 de abril: San León IX se llamaba en realidad Bruno de Dagsburgo y estaba emparentado con la familia real de Alemania. Había nacido en 1002, en Alsacia, en un hogar cristiano y muy culto. A temprana edad comenzó a estudiar en la escuela episcopal de Toul, y ya en su juventud dio muestras de estar dotado de notables cualidades. En este tiempo, padeció de una grave enfermedad, cuya curación se atribuyó a san Benito. Desde entonces profesó una especial devoción al santo patriarca. Canónigo de la iglesia de san Esteban, en Toul, a la muerte del obispo de dicha ciudad fue designado para sucederlo. Bruno fue un obispo enérgico y austero, que restauró la disciplina un tanto alicaída de los monasterios y defendió con firmeza los derechos de la Iglesia. A la muerte del papa Dámaso II, en 1048, se eligió a Bruno para ocupar el solio pontificio, siendo coronado a comienzos del año siguiente con el nombre de León IX. En este nuevo y alto cargo desplegó una intensa actividad. Promovió la reforma del clero y las buenas costumbres del pueblo; convocó varios sínodos diocesanos que condenaron severamente la simonía y la venta de indulgencias, práctica entonces muy arraigada, y trató de intensificar la vida monacal. Se mantuvo en permanente contacto con san Hugo, abad de Cluny, y con Halinard, arzobispo de Lyon, organizador de uno de los movimientos reformistas de Francia. Al mismo tiempo, llamó a su lado como colaboradores a los hombres más eminentes del clero, entre ellos al monje Hildebrando, futuro san Gregorio VII, el pontífice más grande de su siglo y uno de los mayores en toda la historia de la Iglesia. Realizó numerosos viajes, visitando las distintas diócesis, en ocasiones, para reconciliar a soberanos enemistados. Cruzó los Alpes, llegó a Sajonia, luego a Colonia, a Toul, a Reims, a Metz, a Magnucia. San León IX había sido designado sumo pontífice por su pariente el emperador Enrique III, hijo y sucesor de Conrado II. Sin embargo, él fue el primero en proponer que en el futuro los papas fuesen elegidos entre los cardenales. Tal disposición se hizo definitivamente efectiva en 1059. Miguel Cerulario, patriarca de Constantinopla, censuró a la Iglesia de Occidente a causa de algunas normas disciplinarias y litúrgicas que diferían de las de Oriente. San León IX le escribió una notable carta y envió una embajada a Constantinopla, pero no pudo evitar el cisma, que se produjo en 1054. Enfermo, sintió que la muerte estaba cercana. Murió el 19 de abril de 1054.

18 de abril: San Perfecto fue hijo de padres cristianos y nacido en Córdoba, conocedor del idioma árabe, vinculado a la Iglesia de san Acisclo donde se formó y se ordenó sacerdote durante el dominio musulmán. En el año 850 se abre una etapa de mayor rigor e intransigencia musulmana que rompe la convivencia hasta el momento equilibrada entre las poblaciones monoteístas de la ciudad. Fue la persecución de Abd al-Rahman II, el emir de al-Andalus. Ese año a San Perfecto le rodea un malintencionado grupo de musulmanes que le preguntan su parecer acerca de Cristo y de Mahoma. Perfecto expresó con claridad su fe en Jesucristo: Jesucristo es el Señor, sus seguidores están en la verdad, y llegarán a la salvación; la Ley de Cristo es del Cielo y dada por el mismo Dios. "En cuanto a lo que los católicos piensan de vuestro profeta, no me atrevo a exponerlo, ya que no dudo que con ello os molestaréis y descargaréis sobre mí vuestro furor". Pero, ante su insistencia y con la promesa de impunidad, con la misma claridad expone lo que pensaba sobre quien ellos tenían como profeta. Sus interlocutores quedan atónitos, perplejos y enfurecidos. Le llaman traidor, le llevan al cadí y entra en la cárcel. Allá, junto al Gaudalquivir, murió mártir el 18 de abril del 850, en el sitio que se llamó "Campo de la Verdad".

17 de abril: San Roberto de Chaise-Dieu, abad francés nacido el año 1000. Estudió en Brioude cerca de la basílica de San Julián, en una escuela abierta para la nobleza de Auvergne, establecida por los cánones de la ciudad. Habiendo entrado en la comunidad, y habiendo sido ordenado sacerdote, Roberto se distinguió por su piedad, caridad, celo apostólico, elocuentes discursos y el don de los milagros. Durante cerca de cuarenta años, permaneció en Cluny para vivir bajo la norma de su compatriota también santo, Abbé Odilo. Tuvo mucho renombre en sus virtudes y atrajo a un gran número de discípulos, fue obligado entonces a construir un monasterio, el cual fue colocado bajo la norma de San Benedicto (1050). La Abadía de Chaise-Dieu llegó a ser uno de los emblemas del floreciente cristianismo y llegó a contar con 300 monjes. San Roberto murió el 17 de abril de 1067

16 de abril: San Bernardita de Lourdes fue una pastora, mística y religiosa francesa. Bernadette era la mayor de nueve hermanos, de los cuales solo algunos sobrevivieron a los primeros años de vida. Por la condición de extrema pobreza de sus padres, vivían en un sótano de un molino y después en una celda de la antigua prisión de Lourdes, por entonces fuera de uso. Desde muy pequeña Bernadette tuvo una salud delicada. Durante su niñez, el cólera causó 38 muertos y centenares de afectados en Lourdes. En otoño de 1855, esa enfermedad atacó a Bernadette dejándola sumamente debilitada. Más tarde contrajo asma. El clima y el ambiente en que residían no la ayudaban en su condición.

El 11 de febrero de 1858, y durante seis meses, Bernadette recibió las revelaciones de la Virgen María en la advocación de la Inmaculada Concepción en la pequeña gruta de Masse-Vieille (hoy llamada Massabielle). Una serie de dieciocho apariciones marianas que Soubirous afirmó haber tenido y los milagros que las sucedieron, terminaron por conferirle fama mundial ya al momento de su muerte. En ese lugar se levantó el Santuario de Lourdes, donde desde entonces han ocurrido numerosas curaciones inexplicables para la ciencia. Su festividad se celebra el 16 de abril, aniversario de su muerte en 1879. Su cuerpo permanece incorrupto en Nevers.

8 de abril: San Dionisio de Corinto fue uno de los más distinguidos hombres de la Iglesia del siglo II. Además de instruir y guiar a su grey, el santo escribió cartas a las Iglesia de Atenas, Lacedomonia, Nicomedia, Knosos y Roma, a los cristianos de Sortina y Amastris. Casi todas las herejías de los tres primeros siglos provenían de los principios de la filosofía pagana por lo que San Dionisio se dedicó a hacerlo notar entre sus fieles y a descubrir la escuela filosófica que había dado origen a cada herejía Por otro lado, San Dionisio exhortaba a menudo a sus fieles y a las otras iglesias a practicar la caridad y solidaridad con aquellas comunidades cristianas que más lo necesitaban. Sin moverse de Corinto, ejerció un fecundo apostolado epistolar que no conoció fronteras; el papel, la pluma y el mar Mediterráneo fueron sus cómplices generosos en la difusión de la fe. Murió en el año 180

7 de abril: en este Viernes Santo recordamos a San Juan Bautista de la Salle. Nació en Reims el 30 de abril de 1651 y fue un sacerdote, teólogo y pedagogo francés que consagró su vida a la educación y a la formación de maestros.  En 1679, frente al convento de las Hermanas del Niño Jesús, conoce a Adrián Nyel, un maestro que ha venido a Reims con el fin de abrir escuelas gratuitas para los niños pobres. Por medio de él empieza a entrar en contacto con el mundo escolar. Conmovido por la situación de estos pobres que parecían "tan alejados de la salvación" en una u otra situación, tomó la decisión de poner todos sus talentos al servicio de esos niños, "a menudo abandonados a sí mismos y sin educación". Después de un período de oración y discernimiento, decidió responder al llamado que DIos le hacía y en ese momento de su vida, intentó comprometerse con un grupo de jóvenes maestros, a fin de fundar escuelas para niños pobres y crear una comunidad de "hermanos cristianos".Para ser más eficaz, abandonó su hogar en Reims y se fue a vivir con los maestros, renunció a su canonjía y su fortuna y, a continuación, organizó la comunidad que hoy llamamos Hermanos de las Escuelas Cristianas, el primer instituto religioso católico masculino de carácter exclusivamente laico dedicado a la educación de niños y jóvenes, especialmente de los más pobres. Falleció en Ruan el 7 de abril de 1719.

6 de abril: Santa Gala de Roma, era hija de Aurelio Memmio Simmaco, miembro del senado, durante muchos años consejero del Rey Teodorico, que, sin embargo lo mandó matar en Ravenna (525) por sospechas infundadas de traición. Santa Gala fue entregada como esposa a un joven patricio del que no se conoce el nombre. Al año del casamiento enviudó, y pese a que querían casarla nuevamente, prefirió consagrarse a Dios, primero en el ejercicio de las obras de misericordia y más tarde retirándose a un monasterio cerca de la Basílica de San Pedro. Afirma San Gregorio que vivió muchos años "en la simplicidad del corazón, dedicada a la oración, distribuyendo grandes limosnas a los pobres". La decisión de la joven viuda causó gran impresión en Roma, y sus ecos llegaron lejos. Antes de morir la santa tuvo una visión del Apóstol San Pedro invitándola al cielo. Por esta razón San Gregorio en sus Diálogos, en el libro IV, dice que puede demostrarse la inmortalidad del alma, a través de las apariciones y visiones que tuvieron algunas almas selectas. Según la tradición, mientras la santa llevaba a cabo una de sus obras de caridad se le apareció la Virgen. La milagrosa aparición se recuerda en una pintura del siglo XI que se encuentra en la iglesia de Santa María en Portico en Campitelli.


5 de abril: San Vicente Ferrer fue un  gran predicador y misionero nacido en Valencia. Es recordado por su fervor religioso, su elocuencia y su capacidad para realizar milagros. El santo profesó en 1370 en la Orden de Predicadores (dominicos). Después, cursó estudios de filosofía y teología, que culminaron con un doctorado con la máxima calificación. A partir de entonces se dedicó a ejercer la docencia en las universidades de Valencia, Barcelona y Lérida. Cinco años más tarde fue ordenado sacerdote. Contó con un excelente recurso: su gran oratoria. Un poderoso imán para las muchedumbres. Además de su lengua nativa, dominaba el latín y tenía nociones de hebreo.El objetivo de Vicente era la conversión de los pecadores. Durante treinta años evangelizó incansablemente por el norte de España, Italia y Suiza, así como en el sur de Francia, siempre en lugares abiertos para acoger a millares de personas, con grandes frutos espirituales. Se cuentan por decenas de miles los musulmanes que convirtió.Sus sermones se prolongaban durante varias horas seguidas, pero nadie daba muestras de cansancio. Tenía la capacidad de mantener la atención en el auditorio con el tono y modulaciones de su voz. Pero, sobre todo, con la pasión que ponía en lo que decía. Huyendo de lenguajes artificiosos y recargados, supo traslucir a Dios. Murió en 1419


4 de abril: San Isidoro de Sevilla fue obispo, teólogo y erudito de la España visigoda. Fue arzobispo de la ciudad durante casi 40 años y es considerado uno de los grandes eruditos y recopiladores de su tiempo. Es autor de las famosas Etimologías, enciclopedia donde reunió todo el saber de su época. Además, San Isidoro es considerado el último gran padre de la Iglesia latina y uno de los más importantes teólogos del siglo VII. Su obra tuvo enorme importancia en el ámbito religioso y educativo. Fundó un colegio eclesiástico, prototipo de los futuros seminarios, dedicando mucho de su laboriosa jornada a la instrucción de los candidatos al sacerdocio. Considerado como Doctor de la Iglesia, autor de muchos libros que tratan de todo el saber humano: agronomía, medicina, teología, economía doméstica, etc. Murió en el año 636.


3 de abril: San Ricardo de Wyche fue obispo de Chichester (Inglaterra). Nació en una familia de campesinos y estudió en Oxford, París y Bolonia. En esa época, los obispos son "lores" y amantes de los cuidados humanos; los monjes abundan en la prosperidad y el lujo; los nobles son ambiciosos y en el trono se aprecia una corriente fuertemente regalista. La clase baja del pueblo es pobre y está sumida en la ignorancia y en la superstición. Ricardo es enérgico e intransigente cuando se tratan asuntos en los que está presente la injusticia, la inmoralidad o la avaricia. El Arzobispo de Canterbury lo nombra obispo de Chichester. Y aquí comienza una etapa de dificultades mayores y de vigoroso testimonio. El rey Enrique III, que se apodera por sistema de los beneficios eclesiásticos vacantes, se opone rotundamente a esta elección. Ha mandado cerrarle físicamente las puertas del palacio episcopal y ha prohibido darle cobijo y dinero. El temor de la gente a la venganza real lleva a que se vea a Ricardo-obispo vagabundo por su legítima diócesis, haciendo de obispo misionero, viajando a pie y desprovisto de servicio. Visita las casas de los pescadores y catequiza a los humildes con quienes comparte alimento. Murió el año 1235.

2 de abril: en este Domingo de Ramos recordamos a San Francisco de Paula, nacido en Italia en el año 1416. A los pocos años se enfermó gravemente de los ojos y obtuvo la curación de San Francisco. A los trece años vistió el hábito franciscano, pero dos años más tarde desapareció. Después de algunos años lo descubrió un cazador en un refugio en las ásperas montañas cerca de Cosenza. La fama de su santidad y de sus milagros atrajo a un buen número de jóvenes deseosos de seguir su ejemplo, con los cuales fundó la Orden de los Mínimos o Ermitaños de san Francisco de Asís, siendo uno de los más jóvenes fundadores de órdenes religiosas que recuerda la historia, aunque nunca fue ordenado sacerdote. Murió el año 1507.

1 de abril: San Hugo de Grenoble fue un eclesiástico nombrado canónigo en la ciudad de Valence. Como es bueno y lo ven piadoso, lo hacen obispo de Grenoble a los veintisiete años muy en contra de su voluntad por no considerarse con cualidades para el oficio. Al llegar a su diócesis se la encuentra en un estado deprimente: la moralidad de los fieles está bajo mínimos con los malos ejemplos que daban los clérigos, y sólo hay deudas por la mala administración del obispado. Hugo quiere poner remedio a todo, pero ni las penitencias, ni las visitas y exhortaciones a un pueblo rudo y grosero surten efecto. Después de dos años todo sigue en desorden y desconcierto. Hugo termina por marcharse a la abadía de la Maison-Dieu en Clermont y vestir el hábito de san Benito. Pero el papa le manda taxativamente volver a tomar las riendas de su iglesia en Grenoble. Al regresar, vendió las mulas de su carro para ayudar a los pobres porque no había de dónde sacar cuartos ni alimentos. Visitó la diócesis andando por los caminos y ayudó a san Bruno y sus seis compañeros a establecerse en la Cartuja que para él fue siempre remanso de paz y un consuelo.  Como él fue fiel y Dios es bueno, dio resultado su labor en Grenoble tras más de medio siglo de trabajo de obispo. Se reformaron los clérigos, las costumbres cambiaron, se ordenaron los nobles y los pobres tuvieron hospital para los males del cuerpo y sosiego de las almas. Murió el año 1132.

31 de marzo: San Benjamín de Persia era un joven diácono cristiano conocido por su espíritu caritativo con los más débiles y su elocuencia. Logró muchas conversiones entre los sacerdotes de Zaratustra. Fue encarcelado durante un año por su fe cristiana y lo utilizó para rezar y hablar de su religión en la prisión. Fue ejecutado el año 424, durante un período de persecución de los cristianos que duró cuarenta años y durante el reinado de dos reyes persas: Isdegerd I y su hijo y sucesor Varanes V. 

30 de marzo: San Leonardo Murialdo fue un sacerdote italiano conocido por haber fundado la Pía Sociedad de San José, para educar en la fe y la caridad cristianas a los niños abandonados. Su pedagogía se resume en el espíritu de dulzura, paciencia y familiaridad. Murió en 1900.

29 de marzo: San Eustasio de Luxeuil fue un abad y discípulo de San Columbano que fundó diversos monasterios en Francia en el siglo VII. Hombre de oración y penitencia; trató con caridad exquisita a los monjes, Hizo frente a las ideas del emperador Justiniano que quería controlar los temas religiosos del monasterio. De ahí que San Eustasio actualizara la regla de San Benito para proteger el centro religioso de ataques externos, pero fue traicionado por Agresto que se sublevó contra él y quiso que un concilio (que se tuvo en Macón) condenase la regla de san Columbano. San Eustasio logro impedirlo. Se le atribuyen varios milagros. Murió en el año 626

28 de marzo: San Sixto III nació en Roma y fue elegido Papa en el 432. Se vio envuelto permanente en la lucha doctrinal contra el pelagianismo (rechaza la necesidad de la redención de Cristo) y nestorianismo (que negaba la maternidad divina de la Virgen María). Como todo santo ha de ser piadoso, también se ocupó antes de su muerte de reparar y ennoblecer la antigua basílica de Santa María la Mayor que mandó construir el papa Liberio, la de San Pedro y la de San Lorenzo. Murió el año 440 

27 de marzo: San Ruperto fue el primer Obispo de Salzburgo, Austria. Fue contemporáneo de Childeberto III, rey de los Francos (695-711). Mientras él era Obispo de Worms, la fama de su enseñanza y piedad alcanzó un plano muy amplio. El informe de la habilidad del obispo llegó al Duque Theodo II de Baviera que se había puesto a la cabeza del movimiento eclesiástico en Baviera. Theodo envió sus mensajeros a Ruperto con la demanda que él debía venir a Baviera para reavivar, confirmar y propagar el espíritu de Cristiandad allí. San Ruperto accedió a la demanda de Theodo y fue recibido con gran ceremonia y honor por Theodo en el viejo pueblo residencial de Ratisbon (696). Él entró inmediatamente en su labor apostólica que se extendió del territorio del Danubio a las fronteras de baja Pannonia y en su acción misionera llegó hasta Lorch. Murió en Salzburgo un domingo de Pascua, el 27 de marzo del 718.

26 de marzo: San Braulio de Zaragoza fue obispo de Zaragoza y un notable clérigo erudito que vivió en el Reino de los Visigodos. Amigo de Isidoro de Sevilla. Es considerado uno de los referentes del desarrollo cultural del reino de Toledo. Murió el año 651

25 de marzo:  Fiesta de la Anunciación, la Fiesta de la Encarnación (Festum Incarnationis), o Conceptio Christi (Concepción de Cristo), conmemora la visita del arcángel Gabriel a la Virgen María, durante la cual le informó que sería la madre de Jesucristo, el Hijo de Dios. Este episodio aparece narrado en el Evangelio de Lucas (Lc 1:26-38).