Quiromasaje

El masaje a través del contacto directo con las manos y no de las máquinas, es lo que nos permite descubrir de cerca las dolencias y emociones que se han quedado bloqueadas en nuestro cuerpo físico.

Este tipo de masaje, unido a una adecuada movilización articular y un trabajo de elasticidad, no solo tiene un efecto físico para poder diluir dolores y contracturas, regenerar roturas fibrilares o recuperar esguinces, sino que además, tiene efectos sobre nuestro Sistema Nervioso, provocando una profunda relajación emocional y psicológica, actuando directamente sobre nuestro estado de ánimo y recuperando nuestra energía que se ha escapado durante los días.

Es una técnica que se adapta a la sensación de dolor del paciente y que, como todas las técnicas, tiene sus contraindicaciones, que conocemos perfectamente y la reconduciremos para poder ofrecerte otra técnica adecuada a tus necesidades.