Objetivos


  • Generar una interacción entre académicos e historiadores de alto nivel nacional e internacional a través de la puesta en común de sus estudios para enriquecer la actividad.

  • Despertar en la sociedad guatemalteca el interés por conocer más de su historia a través de los temas que se aborden en el Simposio, para profundizar en nuestra identidad como país.

  • Incentivar a los historiadores guatemaltecos y centroamericanos a profundizar en los estudios que estén realizando o que tengan interés de realizar a través de los contactos que logren hacerse en el Simposio.



Algunas reflexiones generales sobre la independencia

Juan B. Amores Carredano

Todos los pueblos o comunidades han alcanzado el estatus de naciones o Estados a lo largo de la historia, de un modo acelerado en los últimos doscientos años, tanto en el Oriente como, especialmente, en el Occidente (Europa y América). Para comprender su estado actual, cada nación debe conocer, comprender y asumir todo ese pasado histórico –lo que hoy juzgamos como “bueno” y lo que juzgamos como “malo”–, que le ha llevado a conformarse finalmente como un país claramente diferenciado de los demás, con personalidad propia.

En el caso de Guatemala y los demás países que surgieron de la disgregación de la monarquía hispánica a principios del siglo XIX, es esencial entender que la mal llamada “época colonial”[1] fue, sin ninguna duda, la fase más decisiva en ese proceso de formación de la nueva nación, tanto en su conformación interna (política, social, económica y cultural) como en sus relaciones con los países de su entorno y con el mundo.

Seguir leyendo...

NOTICIAS


PUBLICACIONES de la colección economía para todos



El libro 200 Años de Historia a Través de la Arquitectura y el Arte, contiene la recopilación histórica de dos centurias en la ciudad de Guatemala, en conmemoración del Bicentenario de la Independencia. La coordinadora general de este proyecto de investigación fue la decana de la facultad la arquitecta Ana María Cruz de García y la coordinadora ejecutiva fue la arquitecta Stefanie Marroquín. Para la elaboración de este documento participaron profesionales de la materia de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Istmo.

Se resume a continuación un extracto del libro, señalando entre paréntesis el número de página.

Rosario Monzón de Schlesinger y Stefanie Marroquín autoras del capítulo titulado Muebles Guatemaltecos señalan que Guatemala, a través de su historia, ha sido un país que ha recibido múltiples influencias culturales; entre ellas, la Maya y la española. Con el transcurso del tiempo también otros países europeos y Estados Unidos de América influyeron, y sus culturas han estado presentes en la vida artística de la nación; su influencia ha sido especialmente notable en muchos ámbitos, principalmente en la decoración de interiores. (233)

En este periodo se evidenció la evolución del mueble pues estos se adaptaron a nuevos materiales como la madera curvada y el acero. El traslado sin duda supuso un reto arquitectónico, pero también del diseño y planificación de los espacios interiores donde el mobiliario cobra cierto protagonismo enfatizando los movimientos estilísticos emergentes de la época. (238)

Posteriormente, la producción en grandes cantidades fue característica de la Revolución Industrial, lo que significó la elaboración mucho más importante, numéricamente hablando, de productos de toda índole incluidos los muebles. Este nuevo tipo de producción tuvo un impacto de carácter negativo en lo que respecta a los muebles finos. Los artesanos que crean muebles de estilos antiguos, como los muebles victorianos, no pudieron competir con quienes construían muebles con maquinaria por lo que poco a poco fueron disminuyendo en número. (240)

Algunos de los fabricantes de muebles famosos de la Ciudad de Guatemala fueron los ebanistas Juan Leal, Francisco Guerrero, Bernardo Gómez, entre otros. A finales del Siglo XIX había en Guatemala cerca de 10 ebanistas fabricantes e importadores. Los más destacados son Agustín Pinagel, fabricante y especialista en sillas de petatillo, Julio Vassaux, fabricante e importador de muebles. (242) La industria de fabricación de muebles de madera en Guatemala tuvo una transformación durante el siglo XX, De 1944 a 1950 se empiezan a formar las primeras fábricas de muebles de tipo no artesanal. En los años 60 surgen fábricas de gran capacidad para la producción de muebles, debido al incremento de la demanda como consecuencia del aumento de la población. Estas fábricas se dedican a producir productos de madera tales como torneados, chapados y piezas talladas, las cuales eran utilizadas por otros fabricantes ensambladores, para la elaboración de productos terminados. (249) En la época contemporánea han surgido muchos y talentosos diseñadores de muebles, que han sido reconocidos mundialmente; entre ellos podemos encontrar al maestro de la plástica Luis Díaz, a empresas reconocidas como Antología, a los diseñadores industriales Juan Carlos Rizo y Maritza de León o al diseñador Fabrizio Constanza. La tecnología ha jugado un rol importante durante el proceso de diseño de mobiliario, por lo que, muchas empresas en la actualidad fabrican muebles utilizando cortadoras láser y diseños digitales. (249)

En 2018 la industria del mueble generó empleo formal para 50 mil guatemaltecos, el 2.56% del PIB. (234)

Fuente: El mueble guatemalteco en el Bicentenario: https://www.prensalibre.com/opinion/columnasdiarias/el-mueble-guatemalteco-en-el-bicentenario/ a través de @prensa_libre




Correo electrónico:

bicentenario@unis.edu.gt