Preguntas iniciales


A lo largo de la historia, los distintos movimientos artísticos y literarios se han ido generando principalmente como reacción ante la práctica establecida. Así ocurrió en el paso de la Edad Media al Renacimiento, de este al Barroco, etc. Sin embargo, el periodo entre las dos guerras mundiales del siglo XX es significativo por la facilidad y rapidez con que se suceden estas propuestas innovadoras y por la diversidad de soluciones que se da al problema planteado por las relaciones entre la realidad y la obra de arte.

Las llamadas vanguardias históricas (futurismo, cubismo, surrealismo...) intentan dar respuesta a ese descontento ante las manifestaciones del arte burgués y proponen actuaciones que unas veces quedaron solo en la gesticulación mientras que otras siguen teniendo una importante presencia en los planteamientos actuales de la obra de arte.

Si en la ReGeneración del 98 intentasteis dar una respuesta razonada y crítica a la situación actual de la sociedad española, os propongo ahora que hagáis lo mismo desde la literatura y el arte: promover un movimiento vanguardista que destruya lo viejo para crear algo nuevo, a la vez que sirva para denunciar determinados aspectos de la realidad española.

¿Comenzamos?