Críticas a la obra de Pere Ventura Julià


El blog de Pere Ventura Julià

Los dibujos y pinturas de P. Ventura Julià parecen surgir como del fondo de un sueño plácido y caliente, sin producir estilizaciones excesivamente deformantes que alejen al “durmiente” de un vago realismo clásico, tranquilizador; Sus personajes son siempre figuras de la delicadeza, de la discreción y el orden. Su significado, en definitiva, se halla en el fondo de estas coordenadas transparentes con las cuales adjetivar, ineludiblemente su producción.

                                                       P.S. ( Revista Artes Plásticas)

 

P. Ventura Julià acredita poseer una capacidad de síntesis asombrosa, un extraño poder sugerir ideas, pensamientos, sensaciones, a través de los mas mínimos recursos expresivos. sus obras tienen misterio y tienen grandeza. En ellos reside una extraña morbidez, una sensación de serenidad, de equilibrio y al propio tiempo de acusada placidez y de silencio.

                                                    Eugenio Molero (Diari de Vilanova)

 

Arte que nace de un saber utilizar el lápiz y el pincel, que le permite realizar unas obras que aparecen soñadamente reales en los paisajes y en las figuras que presenta. Sensiblemente le permite ir a estas figuras y paisajes a buscarles algo mas que su exterior; su alma. Alma que lejos de desdibujar configura las realidades que repite con poética interpretación.

                                                      Francesc Galí (Mundo Diario)


Hay una estática serenidad en estas obras tan amorosamente trabajadas como un minúsculo mosaico en el cual cada mínima tesela está en su sitio justo, con su justa vibración y su justa intensidad. Las figuras, los personajes se nos antojan seres incapaces de hablar en voz alta para no quebrar ese juego de colores unidos por una armonía interior, por un secreto vínculo, como en una microscópica arquitectura.

                                                        Fernando Gutiérrez (La Vanguardia)

 

Figurativo en su camino conceptual, subjetiviza y elimina todo lo accesorio de modo que aparezcan como estáticas, sus figuras, al propio tiempo emana de ellas una viva emoción tierna y cálida

                                                      Lina Font (Radio Barcelona)

 

 ........., podria decirse que, sea cual sea su forma y contenido, la luz contenida, la sombra sin contrastes agudos y una muy personal manera de usar la perspectiva, los convierten en logros de gran belleza.
Sin precisar detalles, usando superficies planas y figuras torneadas, de fondos unidos y con cierto aire irreal el autor nos ofrece unas imágenes entre evanescente realismo y vocación de signo, con sugerencias de símbolo,
Algunas veces, la referencia del natural se pierde casi totalmente, para dejar campo libre a un geometrizar fondos y planos distintos, en seguimiento de unos ritmos casi musicales, hasta llegar a oponer una figura recortada en blancos absolutos a campos de cuidada descripción.
No hablemos de realismo, muy lejos de la intención de Ventura Julià, frente a la verdad anatómica, encontramos aquí las sensaciones que el natural levantó en el sentimiento del autor y el artista sabe presentarnos adecuadamente las “razones” de su sensibilidad. Da forma y contradice lo que ven sus ojos, para darnos una versión lo mas exacta posible, de su lectura del mundo al entorno.
Encontramos en estas obras un hacer sereno, un tratamiento meditado y sentido de cada elemento, un perseguir valores de esquema, una valorización de  texturas y un suave individualizar, dentro de la unidad absoluta de la composición, las características de cada imagen. Junto a ello, una poética indecisión abre horizontes al imaginar.
Por esta condición última de cierta vaguedad en los temas, de algo indefinido que flota en cada cuadro, de mas aéreo, los cuadros de Ventura Julià actúan sobre la sensibilidad del espectador como lo haría una composición musical, hablando a los sentidos con espontaneidad y de forma directa, sin mediar razones.
En su trabajo se hace verdad el aforismo de Ingres que hablaba del dibujo como honradez en el arte.
 
                                                               F. González Cirer
                                     (Fragmento de “El dibujo como honradez en el Arte) 


Arte y sentimiento (fragmento)
Más allá y por encima de las grises y vacías presencias participativas, de las numerosas neo-vanguardias que no han dejado más que huellas sobre su estela en el panorama de las artes figurativas, la pintura de Ventura Julià tiene contenidos y formas dignos de ser profundizados y aprendidos por la critica internacional. Mi acercamiento al mundo artístico y espiritual del artista constata la singularidad de las emociones que sus obras han suscitado en mi a través de la dote humana que lo caracteriza.
Dotado de una personalidad y espiritualidad fuertemente comunicativa el artista te envuelve totalmente a través de la delicadeza de las atmósferas recreadas y sobretodo por la sinceridad con la que se dirige al mundo de la naturaleza. Asimismo describe un mundo de sentimientos dulcísimos, vivos, de desolación, de miseria material y espiritual de dramatismo existencial de la infancia abandonada o de la suerte de los que están obligados a mendigar, configurándose de este modo un conflicto entre realidades diferentes. Su obra está desprovista de ideas abstractas, narrando a través de su pintura la desconcertante situación de la realidad que le envuelve. Sus cuadros son trozos de vida, de escenas familiares en las cuales nos identificamos nosotros mismos.
Desde el punto de vista de la calidad es necesario reconocer a Ventura Julià la notable riqueza de sus módulos expresivos. El resultado de su trabajo se debe a un conocimiento excelente del dibujo y a la exquisita representación de luces y sombras rememorando a través de su paleta y pincelada la lección de los pintores impresionistas.
Profundo conocedor de las variadas técnicas pictóricas el artista sabe expresar la multiplicidad de sus estados de animo, así desde la tenuidad de las atmósferas puramente paisajísticas nos empuja hacia el dramatismo de sus figuras.
Por todo ello me ha parecido obligado el atento análisis de la personalidad artística de Ventura Julià ya que a mi juicio, la critica no ha resaltado suficientemente la excelente calidad de su pintura. (Traducción del Italiano)
 

                                                              Antonio Malmo (Nápoles-1999)


Para el cuadro ”Nen amb ocell”

 

Po stromej górze wspinam się powoli.
Nie oglądam się za siebie.
Na tej drodze jestem sama.
Szczyt zdobywa się samotnie.
To co za sobą zostawiam już się nie liczy, jest jedynie bolesnym
wspomnieniem, które jak pieczęć odcisnęło ślad na mojej pamięci.
W oddali widzę promyk światła.
Światło nadaje życiu mojemu kolor.
Bez światła kolor nie istnieje.
Pere dziękuję, że skierowałeś mój wzrok na światło.
Dziękuję, że mogłam do niego przybliżyć się i zobaczyć jego jasność.
Światłem, które nigdy nie zgaśnie jest prawdziwa przyjaźń i miłość
duchowa.
Przyjaźń i miłość są wieczne ponieważ: "Deus est amicitia. Deus est caritas".

               Magdalena Czubak

      (Doctora en Filosofía - Universidad de Varsovia)

......................                .....................

  (Traducción del Polaco)

  Ante la abrupta montaña subo despacio.
  No miro atrás.
  En este camino estoy sola.
  La cumbre se conquista en la soledad.
  Lo que detrás de mi dejo ya no cuenta, es únicamente un doloroso recuerdo
  Que como un sello deja impresa su huella en mi memoria.
  A lo lejos veo un rayo de luz.
  La luz da a mi vida el color.
  Sin luz el color no existe.
  Pere, gracias porqué dirigiste mi vista hacia la luz.
  Gracias porque pude a ella arrimarme y ver su claridad.
  La luz que nunca  se apagará es la amistad verdadera y el amor 
  espiritual.
  La amistad y el amor son eternas porque: "Deus est amicitia. Deus est caritas".

            Magdalena Czubak

          
              (Doctora en Filosofía -Universidad de Varsovia

------------------------------------------------------------------------- 

Los azules de Ventura Julià

Dejar unas líneas sobre la Obra Artística del pintor Pere Ventura Julià es, inevitablemente, hablar de azules. No se limita el artista a extender el color azul por el lienzo sin antes haberlo tratado cuidadosamente para dejar diferentes tonalidades hasta encontrar la que dará el tono perfecto e inigualable a distintas escenas, ya sean de paisajes o figuras creando con ello esa firma característica a la que ya algunos de sus colegas se refieren como “Los azules de Pere”.
Es la figura humana femenina, sin edad ni tiempo, la que desmenuza armónicamente consiguiendo arropar sus desnudos en emociones cálidas y delicadas que ponen de manifiesto la sensibilidad tanto creativa como personal del artista. Y si hablamos de niños encontraremos la ternura que deposita en sus obras al dejarlos allí plasmados donde cuida hasta el mínimo detalle para transmitirnos con emotividad esos pequeños que se quedan sin crecer en sus lienzos.
Enmarca el artista los trazos de sus obras entre luces y sombras hasta llegar a conseguir delicadas formas que se extienden más allá de lo que los ojos perciben a simple vista, para adentrarnos en un mundo de sensaciones poéticas escritas a golpes de color y pincel en sus telas.
La Obra Artística de Pere Ventura Julià es no solo de un claro Realismo con tendencia al Impresionismo, sino además un maravilloso juego en el que hace cómplice al espectador invitándole de una forma sutil a pensar.
El Arte solo es Arte cuando implica emocionalmente a quien lo contempla, Ventura Julià no deja de hacerlo en cualquiera de sus trabajos.
(M. Poblete García)