Y a quiénes beneficia?

Toda persona es potencialmente beneficiaria, debido a que el vehículo tiene la capacidad de transitar por las ciudades y las rutas, llegando incluso a pueblos y casas de campo. Tanto adultos como niños pueden sorprenderse descubriendo una escultura que parece caída de otro planeta, y por supuesto presenciar las proyecciones que se realicen. Poco a poco se espera trasladar este trozo de arte nacido en la ciudad a cada rincón de Argentina.

Como objetivo central la obra busca fomentar un acercamiento al arte de personas con dificultades para acceder a él, es decir aquellos que por diferentes razones (económicas, sociales, culturales, geográficas) no acceden a los ámbitos que centralizan gran parte de la producción artística (galerías, museos, teatros comerciales, cines). Desde el punto de vista de este proyecto, la necesidad de esta población mayoritaria de tener un acercamiento al arte no mediado a través de la televisión, es prioritaria. En base a esto, una demanda práctica que surge de este público potencial, es la de un arte que se acerque a sus hogares, a sus lugares de trabajo y a los ámbitos que frecuenta: la vía pública resulta el lugar elegido para compartir la experiencia con nuestro público. El automóvil es el medio de transporte. La escultura es la encargada de generar el vínculo inicial. El cine, como hecho colectivo, es lo que finalmente se comparte y reúne.




















Comments