¿Qué es la contaminación lumínica?

La contaminación lumínica es un concepto que indica la suma de todos los efectos negativos de la luz artificial mal empleada.

Uno de los aspectos más perjudiciales para la astronomía es el brillo o resplandor de luz en el cielo nocturno.
 
Esto es producido por la reflexión y difusión de luz artificial en los gases y partículas de aire por el uso de
luminarias inadecuadas.
 
Los artefactos de iluminación o luminarias inconvenientes son las que envían luz directa hacia el cielo o fuera de la zona a iluminar.
 
Prevenir la contaminación lumínica genera beneficios. Los más inmediatos son:
  • Ahorro de energía
  • Seguridad vial
  • Mejora del medioambiente
  • Disfrute del cielo estrellado

Si colaboras, ayudarás a:

  • Disminuir la perturbación nocturna de hábitats naturales (animales, plantas y procesos ecológicos). Protección de aves nocturnas, como la pardela en Canarias.
  • Reducir el deslumbramiento a usuarios de vehículos aumentando con ello la seguridad vial.
  • Impedir el deslumbramiento del tráfico aéreo y marítimo.
  • Evitar molestias a vecinos.
  • Permitir la observación astronómica, tanto a astrónomos profesionales como a aficionados.
  • Preservar la oscuridad de la noche de acuerdo con la Declaración universal de los derechos de las generaciones futuras (UNESCO): "Las personas de las generaciones futuras tienen derecho a una Tierra indemne y no contaminada, incluyendo el derecho a un cielo puro."

Fuente: Instituto Astrofísico de Canarias  www.iac.es - imagen con autorización de Aaron Logan