Consiste en la escalada en roca sobre las formaciones de mayor tamaño en los valles, laderas y cotas de menor altitud que en la escalada en montaña, pero con las características de ésta. Normalmente el objetivo no es la cima pero sí la escalada de esa gran pared o pilar. Las aperturas de estas rutas se realizan desde abajo, previa observación.

Por su longitud requiere técnicas y sistemas de aseguramiento y progresión específicos, así como el material adecuado. Conviene dominar las técnicas de autoprotección y autorescate. Es aconsejable preparar y planificar esta actividad.

Aquí encontrareis información sobre rutas de estas características, principalmente de los grandes valles con formaciones rocosas abundantes y destacadas. 

Cuenca del Deva Cuenca del Besaya Cuenca del Miera Cuenca del Asón Cuenca del Ebro
 


Volver a página principal 
Volver a la página principal