JESUITINOS POR EL MUNDO

¿Quieres saber qué ha sido de nuestros antiguos alumnos?

¿Cómo les va tras su paso por el colegio?

¿Qué recuerdan con más cariño de Jesuitinas Miralba?

O meu nome é Iris e son xornalista e estudante de Historia da Arte. A día de hoxe, vivo en Londres e traballo como guía turístico. Fago tours nos que se percorren os principais lugares e monumentos da cidade e tamén polo British Museum.

Cantos anos estudaches en Xesuitinas?

Todos os posibles! Entrei no cole en Infantil e marchei ao rematar o Bacharelato...así que 15 anos.

Cal foi o teu último curso e en que ano remataches o colexio?

O meu último curso foi segundo de Bacharelato, polo que rematei no 2008.

Que é o que lembras con máis cariño do colexio?

Lembro moitas cousas con cariño, a verdade. En termos xerais, diría o feliz que sempre me sentín dentro do cole, as amizades que fixen, os bailes que botei nos playbacks, os xeados que mercaba nos postos de comida que se montaban nas clases de Infantil durante a festa de fin de curso... Pero se tivera que elixir algo en concreto, diría sen dúbida os bailes que faciamos con Esther. Participar dese grupo de rapazas fíxome aprender moito de cada unha delas. Bailar e expresarme co corpo sempre me encantou, e se aínda por riba o facía guiada por unha adestradora coma Esther (miña nai!) pois mellor que mellor.

Completa a frase: Non es xesuitino se... non cantaches a canción do Mil Albricias mentres axitabas unha campá ou non tes cicatrices permanentes nos xeonllos de caer no patio mentres xogabas. Tampouco creo que sexas xesuitino se nos tempos nos que a zona dos columpios tiña pedras, non levabas unha ducia delas en cada zapato para casa ao rematar o día.

O meu recuncho favorito do colexio era...o ximnasio grande. Sempre me gustou moito aquel lugar, pois alí pasei moi bos momentos e me sentía moi libre para pendurarme das espaldeiras ou saltar nas colchonetas. Gustábanme moito tamén a biblioteca principal e a biblioteca de libros en galego que levaba Ana María Fernández del Riego.

Cando saiches do colexio, que perspectivas de futuro tiñas? correspóndense co presente?

Cando saín do cole ía coa perspectiva de estudar Xornalismo en Santiago, cousa que rematei facendo. E quería dedicarme a esa profesión, cousa que tamén acabei facendo. Sen embargo, a miña visión sobre o que me gustaría facer laboralmente cambiou bastante dende aquela. Xa hai uns anos que cheguei á conclusión de que eu o que quero é dedicarme á comunicación cultural e ao mundo da arte (museos, galerías...).

Con que te quedas do colexio que che leva servido no futuro?

O sentido da solidaridade sentino sempre moi forte no cole, tanto mediante campañas puntuais, coma con proxectos a longo prazo. Creo que é un centro que lle pon especial ilusión a axudar aos demais e iso lévoo gravado.

Que fas polo mundo?

Aprender da experiencia de coñecer outra cultura. Sempre que se teña a oportunidade de coñecer outras realidades, creo que hai que aproveitala. Tamén estou tratando de mellorar o meu inglés, que foi un dos motivos polos que viñen a Londres. Ademais esta é unha cidade chea de museos (gratuitos a meirande parte deles!) e eu son moi feliz de poder coller un metro e en media hora estar diante da Cariátide do British Museum ou observando a Venus do espello de Velázquez na National Gallery.

Que che levou a exercer a túa profesión? Que é o que máis che enriquece dela?

O de ser guía turístico non entraba nos meus plans iniciais, pero cando vin a oportunidade non o dubidei e quixen probar. Creo que foi un acerto aventurarme a exercer esta profesión. Levo aprendido moito da cidade e da xente que confía en min para percorrela.

Un consello para os actuais xesuitinos....

O meu consello é que aproveiten cada segundo que pasen no cole. Algúns dos meus mellores amigos os fixen alí e son persoas que a día de hoxe considero da familia.

Tamén creo que, aínda que ás veces da preguiza estudar, hai que aproveitar a educación que se nos ofrece. Aprender proporciona as ferramentas necesarias para poder construir os noso futuro ao noso xeito. Nese sentido creo que cómpre valorar un pouco máis a labor que fan os profesores.

Por último, diríalles que se porten ben cos seus compañeiros. Ninguén merece ser rexeitado ou tratado de xeito inadecuado. Pois, ao fin e ao cabo, todos temos sentimentos.

Que desexas para o futuro do colexio?

Que siga sendo un centro inclusivo e onde se respeta a diversidade. E tamén que sexa un lugar onde se siga ensinando aos estudantes a ser individuos que, no día de mañá, poidan pensar por si mesmos e respectar aos demais.

Algo que engadir?

Simplemente quixera agradecer o arroupada que sempre me sentín no cole e o cariño que recibo cando paso de visita. Non sei que ten, pero eu alí síntome na casa. E moitas gracias por ofrecerme participar desta iniciativa de xesuitinos polo mundo, foi todo un pracer colaborar.

Me llamo Alejandra Alonso y soy profesora de español en una escuela de comercio en Caen (Francia). Al terminar bachillerato no tenía muy claro mi futuro y decidí estudiar la carrera de Lenguas Extranjeras a pesar de que los idiomas no han sido nunca mi punto fuerte. Sin embargo, descubrí una pasión por la comunicación y por los idiomas que nunca antes habría imaginado. A continuación, realicé el master de enseñanza para ESO y Bachillerato ya que considero que aunque la enseñanza no sea el objetivo final nunca viene mal tener ese master para algún día realizar oposiciones o trabajar como profesor en algún centro escolar.

Actualmente resido en Francia, desde hace 2 años pero no descarto regresar a Vigo. Después de unos años en el extranjero tengo ganas de volver a mi tierra.

¿Cuántos años estidiaste en Jesuitinas?

Desde los 3 años hasta los 18 años. Toda una vida! Todas mis buenas amistades son gracias a las Jesuitinas y la mayoría comenzamos el colegio desde muy pequeños.

¿Cuál fue tu último curso y en qué año terminaste en el colegio?

Mi último curso fue 2º de Bachillerato en 2010. Me parece que fue ayer pero ya han pasado ni más ni menos que 8 años.

¿Qué es lo que recuerdas con más cariño del colegio?

Siempre les guardaré mucho cariño a todos los profesores, a las horas en el patio cuando era pequeña (quién se acuerda de la famosa Casa de la Bruja al otro lado del colegio). Las convivencias y excursiones han sido momentos muy especiales también pero sobre todo me llevo las amistades que he hecho allí.

Completa la frase:

No eres jesuitino si... no ibas emocionado al Día del Bocata pensando de que sería el bocadillo de ese año y que película pondrían en el salón de actos.

Mi rincón o espacio favorito del colegio era el antiguo club y el salón de actos. He pasado muy buenos momentos allí como convivencias, charlas, obras de teatro, actuaciones, etc.

Cuando saliste del colegio, ¿qué perspectivas de futuro tenías? ¿se corresponden con el presente?

Como ya he contado, mi futuro era un poco incierto y aún me faltaba todavía madurar un poco. Ser profesora no es algo que tuviese en mente pero la vida me ha llevado por este camino. Sin embargo, me considero joven para poder cambiar mi rumbo cuando quiera y no descarto reorientar y focalizar mi dominio con los idiomas para aplicarlo en otros campos como el turismo o el comercio internacional. A lo largo de la vida se descubren nuevas cosas y siempre es positivo evolucionar.

¿Con qué te quedas del colegio que te ha servido en el futuro?

Me quedo con las anécdotas entre clase y clase, el equipo de profesores, la confianza que tenía con todo el mundo, el reconocimiento por todo lo que te esforzabas y sobre todo con los buenos valores que se transmitían y que han hecho que haya crecido y madurado como la persona que soy hoy en día.

¿Qué haces por el Mundo?

Llevo viviendo en Francia desde hace dos años y también he pasado un año de Erasmus en el Reino Unido. Vivir en el extranjero nunca ha estado entre mis planes pero gracias a esta experiencia he cambiado como persona y se lo aconsejo a todo aquel que desee madurar y ver el mundo de otra forma.

¿Qué te llevó a ejercer tu profesión? ¿Qué es lo que más te enriquece de ella?

Al terminar mi carrera, la salida más lógica es la enseñanza y por eso realicé el master en enseñanza. He tenido otras experiencias curiosas como un año de Servicio de Voluntariado Europeo en una asociación para jóvenes en Caen (Francia) gracias al cual realicé diversas actividades como la promoción de programas Europeos de movilidad, entrevistas, conferencias, debates, ferias o incluso intervenciones en la radio francesa. En definitiva, lo que más me enriquece de la enseñanza y de mi experiencia como voluntaria es sin duda alguna el contacto con la gente. Siempre digo que gracias a mi experiencia en el extranjero, me he vuelto mucho más abierta y más independiente. Hablar otra lengua en tu día a día te hace reflexionar mucho más pero también te hace atreverte a hacer cosas que nunca antes habías pensado a hacer.

Un consejo para los actuales jesuitinos....

Les aconsejo que no se preocupen si se sienten un poco perdidos al terminar el colegio. Que incluso realicen algún tipo de voluntariado como yo he hecho para que se orienten mucho más. Yo he tenido la suerte de acertar y descubrir un mundo que me apasiona como son los idiomas. Pero tener dudas es lo más normal del mundo y que lanzarse a la aventura de vivir en el extranjero es sin duda una experiencia que se debe intentar al menos una vez en la vida.

¿Qué deseas para el futuro del colegio?

Deseo que sigan con los valores de siempre, que sigan innovando en todos los aspectos y que el colegio sea un lugar de apoyo para todos los estudiantes como siempre lo ha sido.



Mi nombre es Andres Obeso, aunque quizás en el colegio me conocían más por mi primer nombre Gerardo. Vigués de nacimiento y Cirujano Torácico de profesión. Actualmente resido con mi familia en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos) donde aterrizamos por motivos laborales en Septiembre del 2016.



¿Cuántos años estudiaste en Jesuitinas?


Pues 15 años, casi media vida… Jesuitinas fue mi primer y único colegio. Empecé a los 3 años de edad en lo que por entonces se llamaba Jardines y allí me quede hasta los 17 años antes de entrar en la universidad.


¿Cuál fue tu último curso y en qué año terminaste en el colegio?


COU 2001, grupo de ciencias puras. Lo equivalente a 2° de Bachillerato en el actual plan educativo. Lo recuerdo como un curso corto, intenso y lleno de incógnitas. Era algo así como un año de transición entre el fin de una etapa y el comienzo de otra. El año de la famosa Selectividad, nuestra primera gran prueba y de la que iba a depender nuestro futuro durante los próximos 40 años. La verdad es que visto así da un poco de vértigo, pero al final todos la pasamos.



¿Qué es lo que recuerdas con más cariño del colegio?


Sin duda alguna las amistades que hice. Aunque no siempre es fácil por el tiempo y la distancia, intento seguir en contacto con la mayoría de mis excompañeros de clase ya sea por redes sociales, teléfono etc. y siempre procuro quedar con ellos cuando estoy por Vigo. Crecer juntos y vivir infinidad de experiencias siempre une. Incluso hoy en día cuando nos juntamos seguimos recordando momentos e historias vividas durante nuestro paso por Jesuitinas.


Completa la frase:


No eres jesuitino si... no has cantado el “Mil albricias”


Mi rincón o espacio favorito del colegio era... Es complicado escoger una sola opción. Cada rincón tenía alguna peculiaridad. El aula de Madera, el laboratorio de Química, el gimnasio… aunque si tengo que elegir uno, claramente me quedaría con lo que antes llamábamos “El Patio Cubierto”. Creo que estaba situado en lo que ahora sería el salón de actos, aunque cuando éramos pequeños aquello parecía un espacio inmensamente grande. Era nuestro patio particular donde pasar el recreo cuando llovía, es decir casi todo el invierno.


Cuando saliste del colegio, ¿qué perspectivas de futuro tenías? ¿se corresponden con el presente?


Pues ya desde muy pequeño siempre quise ser médico. Era de aquellos niños de ideas fijas y que no contemplaba ninguna otra posibilidad. No había ninguna otra carrera que me llamara la atención. Recuerdo que envié cartas de solicitud a prácticamente todas las

Facultades de Medicina de España por si acaso no me daba la media para quedarme en Galicia aunque finalmente tuve suerte y me aceptaron en Santiago.



¿Con qué te quedas del colegio que te ha servido en el futuro?


Pues con muchísimos valores que tanto profesores como compañeros me han inculcado durante todos esos años. Posiblemente la responsabilidad, el sacrificio y el trabajo son los tres que me han sido más útiles en mi vida personal y profesional. Creo que muchas veces transmitir valores a los niños es mucho más importante que impartir conocimientos.


¿Qué haces por el Mundo?


Soy Cirujano de Tórax. Fundamentalmente opero pacientes con cáncer de pulmón y otras patologías torácicas mediante técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas. Después de trabajar en varios hospitales de España (Vigo, Santiago de Compostela y Madrid), Cleveland Clinic me ofreció formar parte de su nuevo proyecto en Abu Dhabi. Cleveland Clinic, junto con la Clínica Mayo, está considerado el mejor hospital del mundo, y nuestro Departamento en Ohio ha sido nombrado durante 22 años consecutivos el mejor Servicio de Cirugía Cardiotorácica en Estados Unidos. Así que cuando me llamaron no dude ni un segundo en aceptar la oferta.


¿Qué te llevó a ejercer tu profesión? ¿Qué es lo que más te enriquece de ella?


En mi caso, la mayor satisfacción es recibir la gratitud de los pacientes una vez que los operas y les resuelves su problema. Cuanto a un paciente le extirpas un cáncer de pulmón le estas regalando años de vida, digamos que les das una segunda oportunidad. Es indescriptible ver el estado anímico con el que llegan a tu consulta por primera vez, completamente preocupados y atemorizados, y ver su cara de felicidad cuando les das el alta después de operados. Ahí es cuando te das cuenta que todos tus sacrificios han valido la pena.


Un consejo para los actuales jesuitinos....


Lo primero es que luchen por sus sueños y que nadie les diga lo que tienen que ser o hacer en el futuro. La experiencia me ha demostrado que una persona solo consigue el éxito en aquello que le apasiona y motiva. Y segundo, que con esfuerzo, trabajo y sacrificio todo se puede conseguir. Que lo único imposible es aquello que no se intenta.


¿Qué deseas para el futuro del colegio?


Básicamente que se sigan manteniendo los valores fundamentales que han ido inculcando a tantas generaciones. La educación es uno de los pilares fundamentales de la sociedad y la respuesta a muchos de los problemas sociales que existen hoy en día. Mi enhorabuena y respeto a todos los profesores por el importante trabajo que están realizando.



¿Algo que añadir?


Muchas gracias por la invitación a esta entrevista. Es un orgullo poder participar y apoyar este tipo de actividades que nos siguen manteniendo tan cerca de Jesuitinas. Espero poder visitaros cuando este por España y seguir colaborando con vosotros. Aquí me tenéis para lo que necesites. Un fuerte abrazo a todos.


Soy Rocío Álvarez López, soy enfermera, viguesa y llevo ya 20 años viviendo en Santa María da Feira, Portugal. Surgió la oportunidad de venir aquí a trabajar a los pocos meses de acabar la carrera. Era un hospital nuevo que acababa de abrir y en el que necesitaban mucho personal. Llevo aquí desde entonces trabajando en la UCIN (unidad de cuidados intensivos neonatales) o Neonatos.


Estudié en Jesuitinas (no las de Gran Vía si no las de Barreiro) desde los 4 hasta los 13 años, pues hasta ese curso llegaban las Jesuitinas allí y me enorgullezco de decir que todavía mantengo las amistades que allí hice en su día a pesar de las distancias y las vueltas que da la vida.

Mi último curso fue octavo de lo antiguamente llamado EGB, en el año 1990, creo, porque ya hace tanto tiempo…Después empecé en un instituto público el bachiller.

Pues todo lo vivido con mis compañeros, aquellas excursiones maravillosas que hacíamos y que nos lo pasábamos tan bien, las fiestas de final de curso siempre en algún monte donde íbamos padres, profesores y alumnos y a los profesores que de un modo u otro dejaron huella en mí.

No eres jesuitino si… no te ha tocado alguna vez hacer una ofrenda en alguna de las misas a las que acudíamos durante el curso o si no has cantado Tus manos son…palomas de la Paz…

Mi rincón o espacio favorito del colegio era…pues tal vez una zona del patio que estaba cubierta, por donde se entraba a primaria y dónde pasé muchos recreos saltando a la goma, un juego que estaba de moda en aquella época y que se me daba bastante bien.

Cuando yo salí del cole tenía 13 años y mi perspectiva de futuro era acudir al instituto para poder después ir a la universidad, pero lo cierto es que no sabía todavía a que quería dedicarme. Se corresponde en parte porque fui a la universidad y terminé mi carrera de enfermería aunque por aquel entonces nunca se me hubiera ocurrido que me iría a trabajar y a vivir a otro país.

Pues me quedo con el tipo de educación y valores que allí se impartían y que de una forma u otra ha moldado mi carácter y mi forma de ser y de pensar. Y desde luego, me quedo también con las personas, compañeros y profesores porque muchos de ellos se han quedado en mi vida para siempre.

Soy enfermera en la UCIN, también conocida por Prematuros o Neonatos y es un área de la salud fascinante. La búsqueda de un futuro profesional estable y con buenas condiciones me trajo hasta Portugal y después acabé por encontrar aquí muchas más cosas que hicieron con que mi estancia se fuese prolongando hasta hoy. La relativa cercanía con Vigo ayudó en un primer momento a quedarme y poco a poco fui descubriendo las cosas buenas de vivir en otro país. Conocer una cultura e idioma diferente nos abre la mente, nos hace valorar de otra forma las cosas y es sumamente enriquecedor. Creo que vivir una temporada en el extranjero debería ser una asignatura obligatoria de la vida.

La enfermería, una vez terminada la carrera, tiene una gama muy amplia de opciones según el servicio en el que trabajes. En mi caso siempre me gustó el área pediátrica e intenté encaminar mis pasos hacia ella. Lo conseguí y aunque mayoritariamente he trabajado en la UCIN, también estuve en urgencias de pediatría y en consulta de pediatría. Hay muchas cosas enriquecedoras de trabajar en Neonatos… una de las cosas más fascinantes es poder poner por primera vez en los brazos de una madre a su bebé. Muchas veces estas madres llevan días o incluso semanas viendo a su hijo en la incubadora sin poder casi tocarlo. Es un momento realmente único y ver el agradecimiento y satisfacción en sus rostros no tiene precio. La relación que se establece con las familias muchas veces va más allá de lo puramente profesional.

Disfrutar de la época que están viviendo, aprovechar al máximo el tiempo, los consejos y el cariño que se recibe en el colegio pues difícilmente se encuentra algo así en los siguientes ámbitos educativos. Que mantengan una mente y un espíritu abiertos porque cada vez más somos ciudadanos del mundo y el futuro está lleno de posibilidades.

Deseo que continúen apoyando, enseñando y dando cariño a los alumnos. El cole para mí era mi segunda casa y me sentía allí muy a gusto. Creo que eso es tan importante como la materia que se enseña. Todo lo que allí vivimos va a formar parte de nuestros recuerdos de infancia para toda la vida

Pues agradecer la invitación para hacer esta entrevista y espero aportar así un pequeño granito de arena en esta área tan interesante de los Jesuitinos por el mundo.