Ciències Socials

Jordi Creus Expósito

jcreus24@xtec.cat


No lluitaven per ells, que sabien que moririen.

No lluitaven, tampoc, doncs, per sobreviure i, per tant, per la vida. Lluitaven perquè no volien morir resignats.

Lluitaven perquè no estaven disposats a morir sense lluita.

No hem pogut triar la manera de viure, però ara decidirem com hem de morir .

¿Qué simbolismo puede atribuirse a la figura del perro? ¿Qué presencia a su derecha parece intimidarlo? ¿O es un gesto de esperanza contrario a los efectos de la sinrazón presentes en la habitación?

A parte de la simplicidad y el ascetismo de la composición, del tratamiento de los colores, a pesar de las múltiples metáforas y símbolos de la figura del perro, ¿y si fuese un retrato humano o el último autorretrato del propio Goya?

No soy solamente un perro, sino también su propio autor y todos cuanto me contemplan, y ante todo pintura, ya que sin ella no existiría.




El alma del hombre es precisamente el hombre presente en los otros hombres.

Eso es su alma, su inmortalidad, su vida en los demás. ¿Y entonces?

Estuvo en los otros y en los otros permanecerá.


Muchas veces España negra es un viaje que recorre pueblos y aldeas: Andalucía y, sobre todo, Castilla.

Escritores, pintores, filósofos, cuentan lo que ven, claro que en lo que se ve interviene la subjetividad. Muchos llevaban a España negra en los ojos.

Sus obras contribuyeron de forma decisiva a fijar el imaginario colectivo.

Si el medio rural ha ganado el relato, las ciudades medias y pequeñas hace tiempo que lo perdieron ya que no son narradas, descritas o interpretadas de la misma manera.

Se han quedado en una especie de tierra de nadie. No llegan a estar tan puestas en valor como el medio rural ni tan cosmopolitas como las grandes ciudades.





La vida es como un tren de carga, no viste a la noche pasar un tren de carga, lento, no termina nunca, parece que no termina nunca de pasar, pero al final te quedás mirando la lucecita roja del último vagón que se aleja.



Yo no tengo nada de lo que avergonzarme, decía una prima de mi madre. Sí, vivimos en un piso de mierda de una sola habitación.

Pero tengo la carrera de Medicina, la de Periodismo, un doctorado y hablo tres idiomas, y aunque las tiendas estén vacías, se hacer tartas de cumpleaños sin harina, azúcar, levadura ni leche.




Escuela o Barbarie

Contra l'actual model pedagògic