¿Qué es el Aikidô?

El Aikidô es un Arte Marcial de origen japonés creado por O Sensei Morihei Ueshiba. En su aspecto físico-técnico es un arte que tiene sus raíces en las clásicas escuelas de Jiu Jitsu y de Kenjutsu, lo que hace del Aikidô un sofisticado método de defensa personal. En un nivel más amplio, constituye una disciplina que desarrolla nuestro potencial físico y mental, convirtiendo a quien lo práctica en un ser humano más plenamente integrado.

El Aikidô se basa en usar y absorber la fuerza o energía del oponente y conducirla hacia su dispersión o inmovilización, esto hace del Aikidô un arte ideal para transformar situaciones de violencia y agresión en situaciones de paz y armonía. Puesto que en Aikidô no hay golpes se hace especial hincapié en neutralizar el ataque del oponente, ya que no estamos en oposición con uke, compañero que propone la acción, sino que intentamos formar una unidad con él, según los principios éticos y espirituales que O Sensei introdujo y tal como la máxima existente en el Budô nos indica; “Hazte uno con el oponente”.

Morihei Ueshiba

Jesus Ramirez Barbero

En la práctica, los movimientos del Aikidô se realizan exentos de rigidez, de forma relajada y con trayectorias circulares. No nos oponemos a la fuerza del ataque sino que esta es dirigida a través de nuestro movimiento circular en un circuito de neutralización, para así desequilibrar y desestabilizar el centro de gravedad del oponente.

A través de la práctica continuada, el aikidôka irá modificando sus respuestas y maneras de actuar habituales, tales como contraerse, arremeter y empujar con movimientos bruscos y sin coordinación, por otras pautas de actuación mucho más sofisticadas, naturales y óptimas.

Uno de los aspectos mas importantes del Aikidô es su ética, y es claramente en la etiqueta donde hallamos tal manifestación. Desde este enfoque es cuando el Aikidôcomo arte marcial, se convierte en una armoniosa interacción entre dos o mas personas, cumpliéndose así la intención del Maestro Ueshiba, la de aplicar la ética más elevada a situaciones de conflicto. Donde el objetivo que en un principio es la de acabar con la vida del oponente, se trasciende, a la relación de los practicantes trabajando y marchando juntos hacia un estado de autorealización y perfecta paz.

“El arte de la paz comienza contigo. Todos tenemos un espíritu que puede ser refinado, un cuerpo que puede ser entrenado de cierta manera, un sendero conveniente para seguir. Alimenta la paz en tu propia vida y luego aplica el arte a todo lo que te encuentres.”

O Sensei Morihei Ueshiba