PENSAMIENTOS

Estoy al lado de los hombres dispuestos a donar su sangre al crepúsculo y su ejemplo de luz a la alborada.


Dicen que soy cuento, epopeya, fantasía, patraña, fábula, mito y leyenda. Yo sé que soy viento, oído y lengua universal. Hijo de la imaginación, hace siglos que vivo y muero en la primera esperanza narrada alrededor de una hoguera.

Estoy hecho de verdad, de historia y de leyenda. Por eso soy Alfa de mi destino sin Omega.

Cualquiera que sea la verdad vivo entre los hombres, y amo y sufro por ellos. Quizás por eso mi corazón de cedro o bronce me late buenamente en medio del pecho de montañas cuando lo pulsa el bien, o se altera indignado igual que semental desbocado si es testigo de injusticia humana.

El arma es una buena razón sólo cuando la razón es la mejor de las armas.

El hombre que tiene razón es aquel al que no escuchan los sordos; señalan los ciegos y difaman a toda voz los mudos.

Hay quienes sólo aportan a la herencia el deseo de gastarla.

La vida no es siempre una manera agónica de morir.

El olvido está hecho a partir de las cenizas.

Tenía la virtud de olvidar sus defectos, y el defecto de olvidar las virtudes de los demás.

El diplomático ha de ser una persona capaz de sembrar una flor en el corazón de una roca, y al mismo tiempo liarse a golpes contra el Empire State sin dañarse las manos.

A los 20 años no nos inquieta en qué invertimos el tiempo; a los 40 nos preocupa cómo invertirlo mejor; a los 70 nos recriminamos el haberlo invertido tan mal.

Hay que sembrar relámpagos con que iluminar la tierra y hacer que los hombres crezcan.

Un buen vendedor no es aquel que es capaz de ofertar a buen precio terrenos parcelados en Júpiter o Neptuno; sino el que logra que la gente los compre.

Para saber si una gota de agua es más poderosa que una roca, hay que preguntarle a la insistencia.

Cumplía con tanta “religiosidad” los planes dietéticos para adelgazar, que cuando se tomaba un helado le parecía estar cometiendo un “pecado de chocolate”.

Los términos jurídicos han cambiado. La gente ya no piensa que todo hombre es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad; sino que todo hombre es culpable hasta que se demuestre su inocencia.

La urgencia de vivir erosiona el recuerdo.

Los inocentes no requieren de la verdad, sino de la astucia.

Gana tiempo quien no lo pierde en lamentaciones.

Hay quienes pretenden pasar inadvertidos, igual que una mujer desnuda en un baile de disfraces.

Eructó igual que un leopardo después de un festín de cebras.

Nadie que se enfrente a una mujer desnuda suele mirarla a los ojos.

La vida del humano es un epílogo que casi siempre escribe otro.

El sol sale siempre por el oriente... aunque esté nublado.

Hay políticos que antes de retirarse a vivir de una profesión decente, sólo toman en serio una cosa: enriquecerse malversando el erario público.

La fortaleza del hombre se mide en la misma proporción que la debilidad de las mujeres.

ARQUIMEDES MODERNO: --- ¡Eureka! ¡Hoy encontré un hombre honesto, una mujer fiel y un niño educado!

MANUAL DE HISTORIA NATURAL:

HOMO SAPIENS: Animal vertebrado que durante algún tiempo se caracterizaba por su honestidad, amor al prójimo y buenos sentimientos. Su mejor virtud era amar. Hace años no se encuentra un ejemplar como el descrito, por lo que se cree es una especie extinguida. Si por casualidad halla alguno, favor de avisar al Departamento de Asuntos Extraordinarios.

En el presente de ayer pensaba que cuando llegara el mañana (hoy) iba a vivir el futuro de ayer. Y así fue. Es por eso que mañana, tal y como pensé ayer, viviré el presente de mañana.

Experiencia: hechos de los cuales debemos aprender, y que no utilizamos cuando más falta nos hace.

Memoria: método que solemos emplear para no acordarnos de la experiencia.

Cuando usted levante el brazo derecho y su sombra el izquierdo, desconfíe de su sombra.

Esperanza: oportuna tabla para mantenerse a flote en el peor de los naufragios. Sentimiento que acompaña al hombre desde que nace y que no lo abandona hasta la última de sus muertes.

La peor ilusión es aquella que se teje con los hilos del desengaño.

Democracia: sistema que se usa en los países libres y que emplean los dictadores para tomar el poder y luego anularla y destruirla.

Enemigo de los eclipses, voy regando auroras entre las sombras.

No duermo, vivo en el sobresalto del insomnio y mi protoplasma es de acero y de bondad.

Dueño de la palabra, soy látigo verbal y adjetivo de obsidiana.

Prefiero arroyo que pasa a permanencia de mar, alegro de río que ola moribunda.

No cambio Rocinante por Bucéfalo.

Viajo en constante lucha sobre un semental de fuego, y llevo en la punta de mi lanza el mañana..

Cuando transito por el más terrenal de los caminos es cuando más sueño, y de los ojos me brotan gaviotas que van a anidar en los ojos de otros hombres.

Deudor de lo real, de sus raíces me nutro, pero soy

tronco de maravilla, rama encantada, mágica

flor de sueño y fantasía.

Amo la libertad como el aire y prefiero ser gorrión de parque que oropéndola de mercado. No mendigo, no ruego, no imploro cuando se trata de la libertad, sino que avivo el fuego del horno donde funde su coraje.

Odio la tristeza porque soy amigo de todos los colores.

MI pensamiento es transparente y está hecho con materia inmortal. Al paso de mi imaginación se abren montañas, y dejo detrás polvo de estrellas y ciudades violadas por el vuelo de ángeles.

Para los que crían alacranes en el corazón, para los que siembran odios y huracanes; para los incapaces de amar, los mutilados mentales, los crueles, disfrazados, envidiosos y arribistas, tengo una fosa abierta en el tiempo de la historia. A su entrada los espero con pala de sepulturero al hombro.

Ese es mi desafío, mi reto, mi osadía.

He andado medio mundo en busca de verdades para mis razones, y he oído gritos desesperados de los que fueron y de los que son. Con el pecho lleno de ajena miseria humana, toqué en el corazón de la vida y ésta me abrió las puertas de sus venas. Navegando en rojo mar, temporal de latidos impulsó mi barca de esperanza hasta llegar a riberas de la fantasía. Un pensamiento que esperaba me llevó en sus alas al país de lo posible. Desde entonces mi presencia cabalga por estos lares, montado en una burbuja de tiempo.

Cuando alguien toca la inocencia de mi corazón, brotan chispas para quemar la tristeza del mundo.

Todo es posible, y del centro de una roca puede surgir una hoguera de ideas.

Maravillosas.

Tempestad de razón es mi fuerza, hoguera de ideas mi voluntad de fuego, bien de todos mi ternura. Por eso reparto a todos la verdad, la clave por la cual se mueve el mundo: el amor.

Rechazo la adulación y la amistad falsa. Para acercarse a mí basta sonrisa de niño, vuelo de mariposa, o perfume de flor.

El único oro que me compra es el sol en las pupilas de un niño feliz.

Sé del valor insuperable del ejemplo, por eso siembro semilla de gloria en las entrañas del verso, y voy claveteando con golpes de corazón la espina de mi magisterio en la última de las conciencias.

Como Icaro, voy hacia el sol, pero mis alas son de fuego.

Si no haces lo pensado, piensa lo que vas a hacer.

Quien dice lo que piensan otros, no sabe lo que piensa ni sabe lo que hace.

No dejes que otros piensen por ti lo que debes hacer.

Hacer es la mejor forma de decir; decir es la mejor forma de pensar.

Dime lo que quieres que te diga para decirte lo que no quieres oír.

Cada vez que aprendo algo me doy cuenta de lo poco que sé.

El creer que somos grandes no nos permite darnos cuenta de lo pequeño que somos en realidad.

El camino más recto hacia la Gloria parte desde la osadía.

Hay que acorazar el corazón con el desenfado que proporciona la confianza.

No evadas el riesgo si tienes voluntad para sortear sus abismos.

El éxito pertenece a la cofradía de los desvelados.

El hombre deviene imperfecto cuando se cree perfecto.

Mientras ofrezcas la otra mejilla siempre habrá otro bofetón en el ambiente.

La fe es dogmática hasta que el creyente comienza a pensar.

El pintor y el escritor tienen diferentes lenguajes, pero un idéntico mensaje. El pintor crea palabras con las imágenes; el escritor crea imágenes con la palabra.

Como Cervantes voy cabalgando sobre el Rocinante de la palabra.

¿Qué sería de dios si no existiera la ignorancia?

El crítico objetivamente bueno, es aquel que analiza la obra ajena como si no fuera la suya.

La diferencia entre un adulto y un niño no es la edad, sino sus sueños.

Ignorante no es el que comete un error porque no sabe; ignorante es el que, sabiendo, comete el mismo error.

El primero es un inocente desafortunado; el segundo un estúpido culpable.

Dale a un niño un palo de escoba y te devolverá un caballo blanco de crin dorada.

Para ser buen escritor hay que tener la fantasía de los niños.

Soñar dormido es interpretar los deseos del subconsciente. Soñar despierto es interpretar nuestros propios deseos.

La verdadera felicidad no está al final, sino en el camino.

No indagues de dónde vengo; pregunta adónde voy.

No se trata de decir lo que se sabe; sino saber lo que se dice.

Todos los caminos de la vida conducen, inexorablemente, hacia el último de los silencios.

La fidelidad está representada por la muerte: siempre nos espera al final del camino

Nacemos para comenzar a morir.

La vida es una novela cuyo epílogo siempre lo escribe otro.

No quiero las palomas del aplauso, sino la admiración del ruiseñor.

Nunca está uno más solo que cuando está mal acompañado.

Amigo no es el que te da una palmada en la espalda del éxito; amigo es el que te brinda su mano para salvar el abismo del fracaso.

Estoy en paz con el hombre; mi conflicto es con el dios de ese hombre.

El día que aceptes por fe lo que otros dicen, habrás perdido la libertad de pensar por ti mismo.

Las religiones son el mejor argumento para el sabio.

Las religiones están hechas para los que no quieren o no pueden pensar.

Si yo sé que tú sabes; pero tú no sabes que yo sé. Entonces, ¿quién es el sabio?

Uno de los grandes principios religiosos es hacer de la verdad una misteriosa mentira.

Alí Babá y los cuarenta políticos.

Lo imposible es el dogma de las religiones.

Dios es el personaje de ficción más perdurable creado por el hombre.

La fantasía nos permite obtener gratis todo lo que anhelamos.

El secreto es algo desconocido que la curiosidad suele descubrir.

EPITAFIO PARA MI TUMBA.

Siempre viví disparándole

amor a las trampas de la vida.

Aquí se me acabaron

las balas.

Arnoldo Tauler

Si me dieran a escoger entre un millón de dólares y un millón de años, escogería un millón de amigos.

¿Somos una bacteria en el laboratorio del Universo?

El hombre se define no por la piel que habita, sino por los sentimientos que lo habitan.

Trabajo para sobrevivir; escribo para vivir.

Los fracasos son muy útiles, pues si bien no nos indican el camino correcto, si nos señalan los que no debemos recorrer.

A la hora de escoger el menos malo, debemos seleccionar al mejor.