CONSULTA Y ASESORIA

COURSES

&

CONSULTATION AND ADVICE

ASESORIA

Arnoldo Tauler

CONSULTA Y ASESORIA

Filmes, telenovelas y programas

dramáticos

PROGRAMAS DRAMATICOS.

Nuestra política de consulta y asesoría parte de una selección muy rigurosa de los originales, con temas y personajes que tengan una proyección internacional, el elenco actoral que interpreta los personajes, y en la integración profesional del equipo técnico de producción, de manera que se garantice el éxito del producto.

La asesoría que ofrecemos está avalada por un trabajo profesional y amplios conocimientos de las concepciones estéticas que rigen los mecanismos técnico-artísticos de la TV, y una visión comercial acertada acerca de las reglas de juego del marketing (no sólo en el aspecto comercial, sino en el de lograr una buena tele audiencia, aunque no se emitan comerciales en el programa).

El Departamento realiza trabajos de consultoría y asesoramiento en todo lo relacionado con el mundo del cine y la televisión, incluyendo todo tipo de programa, desde musicales, infantiles, informativos, dramáticos, etc. Como quiera que los programas dramáticos son los más difíciles de escribir, producir y evaluar, centramos este informe en dicho género, haciendo énfasis en las telenovelas y en los seriados.

Una correcta evaluación ha de tener en cuenta tres factores fundamentales: el aspecto literario (script); el técnico-artístico (la producción); y el mercadeo del producto realizado. En esta ocasión dejamos el punto del mercadeo para un análisis posterior.

Los servicios de asesoría abarcan la correspondiente evaluación de guiones (scripts), así como análisis de los demos o primeros capítulos de la obra.

Las evaluaciones se llevan a cabo asumiendo una serie de principios que son inherentes a las telenovelas:

Aunque los hombres no son discriminados, la telenovela parece estar dirigida fundamentalmente a la mujer.

La obra ha de contener, dentro de su estructura como melodrama, un centro o eje fundamental acerca del amor. O sea, debe narrar una historia, o sub-tramas donde el amor entre las personas sea su línea dramática principal.

Los conflictos derivados de la trama melodramática no deben ser tampoco un mar de lágrimas, como también debe evitarse el uso reiterado de las trajinadas historias de Cenicienta y La Caperucita Roja que se nos muestran camufladas sólo porque les cambian el nombre o el vestuario.

La búsqueda de temas originales y diferentes es indispensable para lograr una mayor variedad argumental en la telenovela. La repetición de “el mismo perro con diferente collar” debe dar paso a historias de nueva factura, aunque conserven el esqueleto melodramático del cual se nutren.

La telenovela, al reflejar un mundo ideal en contrapunto al realista del espectador, y tratar de satisfacer con ello las aspiraciones y deseos del televidente; debe contener un final feliz donde, en líneas convergentes, el malo o la mala sufra su castigo, y el bueno, o la buena, logre el triunfo deseado.

El melodrama de la telenovela no ha de acudir solamente a la emoción, sino que debe dar espacio al raciocinio y análisis de los problemas de una sociedad moderna. Se trata de tocar las puertas del corazón, pero también las de la mente.

Aunque en la mayoría de las telenovelas los personajes se desenvuelven en un mundo demasiado ideal, donde a veces el contexto social está totalmente escamoteado de la trama, el televidente trata de reconocerse por medio de los personajes de la historia, haciendo “suya” esa historia, y ubicándola en su contexto real,

La telenovela busca, por medio de la identificación del televidente con la trama, que éste asuma un proceso compensatorio, el cual viene muy de acuerdo con su concepto de que lo que ocurre en la obra es precisamente lo que el televidente desea que suceda.

La fascinación que la novela ejerce sobre el mundo femenino ha de extenderse al masculino para lograr un mayor volumen de televidentes. Se trata, quizás, de incorporar más acción, agresividad (no violencia gratuita) y personajes masculinos con fuerza dramática, y no meros galanes bonitillos como contrafiguras que sirvan para el rejuego amoroso y de celos conque están super-condimentados estos argumentos.

Tratar de suprimir en las telenovelas el “síndrome radial”. Se trata de un uso excesivo del diálogo y el desaprovechamiento de la imagen como forma expresiva de insuperable valor. Hay un proverbio chino que dice: “una imagen vale por mil palabras”.

ASPECTO LITERARIO.

EL SCRIPT ( o guión) es el elemento más importante de una telenovela. La historia o argumento que abarca el script constituye la base sobre la que todos los demás factores erigen y desarrollan su trabajo, el cual puede denominarse “la estructura artístico-técnica”. Sin el script ningún programa dramático (en este caso la telenovela) puede existir.

Reulta de positiva referencia el hecho de que el autor del script sea un escritor reconocido, con experiencia en el medio televisivo, pues ello garantiza en cierto modo la calidad de la obra; pero esto no quiere decir que se mire con indiferencia el trabajo de otros autores aunque no tengan un background de renombre. Lo que determina el valor del script es la calidad del argumento, el cual, a su vez, está constituido por una serie de factores importantes tales como: estructura lógica de progresión dramática; trabajo profundo en los elementos etopéyicos de los personajes; ritmo en el montaje de las escenas; buen concepto topográfico como elemento contextual de la obra; lenguaje apropiado con un uso acertado del diálogo, y otros.

En el análisis del script se tiene en cuenta:

Ÿ El tema.

Ÿ El tema como hilo conductor.

Ÿ El argumento. Su origen y contenido local, y su posible proyección internacional.

Ÿ Originalidad del argumento.

Ÿ La fundamentación histórica, cultural e informativa del drama.

Ÿ Los conflictos que en el mismo se presentan.

Ÿ Los niveles y locación del conflicto en la obra.

Ÿ El tiempo, el lugar y los personajes como factores que incrementan la tensión en el conflicto.

Ÿ Análisis de las leyes dramáticas de la escena: ley de tensión sicológica; ley de progresión dramática y ley de expresión ideológica.

Ÿ La exposición, el nudo y el desenlace de los acontecimientos.

Ÿ El tratamiento de la escena y su montaje (lineal, montaje paralelo de acciones simultáneas, y de acciones no simultáneas).

Ÿ La presencia y ausencia de elementos en la escena para garantizar su ruptura y continuidad.

Ÿ El uso del monólogo teatral y del playback.

Ÿ El empleo del cutback o retrospectiva.

Ÿ El elemento topográfico: escenografía de estudio y exteriores naturales..

Ÿ Formas de pasar de una escena a otra.

Ÿ El sonido. La música, los efectos sonoros utilizados, el silencio y la asincronía, pero sobre todo el diálogo.

Ÿ El diálogo y sus funciones básicas de: definir el caráter de los personajes, su naturaleza, y revelar sus emociones y sentimientos; como factor que suministra información necesaria para comprender la historia y hacerla avanzar, así como elemento clave para elevar la tensión emocional.

Ÿ La brevedad, unidad, sencillez, consistencia, ritmo y consistencia en el diálogo.

Ÿ El vocabulario empleado, nacionalidades, regionalismos, jergas, acentos, así como los niveles del lenguaje según la profesión u origen del personaje.

Ÿ El diálogo y su relación con el estatismo y movimiento de los personajes. El denominado “lenguaje del cuerpo”.

Ÿ Las transiciones

Ÿ El aspecto nominal de los personajes.

Ÿ Su caracterización a partir de los elementos estáticos, dinámicos y sicológicos.

Ÿ Su definición a partir de lo que piensan, dicen y hacen.

Ÿ La violencia física y síquica.

ASPECTO TECNICO-ARTISTICO

Ÿ La Dirección (Producción). Hay que tener en cuenta los valores de la producción, los cuales pueden ser un factor determinante en la calidad de la obra. No debe olvidarse que el Director y todo su elenco técnico-artístico (incluyendo a los actores) serán los encargados de llevar al “lenguaje de las imágenes” lo plasmado en el texto literario.

Hay sólo tres caminos definitorios en este sentido:

1.= Un buen guión y un mal Director darán como resultado una telenovela mediocre.

2. = Un guión malo y un buen Director darán como resultado una telenovela mediocre.

3. = Un buen guión y un buen Director darán como resultado una telenovela exitosa.

Ÿ Es totalmente falso el criterio atribuido a las telenovelas brasileras en el sentido de que, como disponen de un mayor presupuesto, tienen mejores producciones. Se puede lograr una mejor producción con presupuestos modestos o standards, si el Director posee un concepto bien definido en cuanto a la calidad y a los principios cinematográficos que deben regir en su producción.

Ÿ Las telenovelas no poseen el bagaje tecnológico (ni los presupuestos económicos) de los estudios cinematográficos para la realización de sus obras, algunas de las cuales basan su éxito casi exclusivamente en el empleo de los efectos especiales, los valores de la imagen etc, marginando el aspecto dramatúrgico; pero las telenovelas pueden mejorar su calidad de producción con un mejor manejo de cámara, encuadres, angulaciones diferentes y el uso de la “cámara secuencia”, novedosas en su medio.

Ÿ En la dirección de actores los movimientos de éstos deben corresponder al momento sicológico de la escena. A veces vemos dos actores discutiendo “acaloradamente” un tema de innegable profundidad dramática, y están cinco minutos, de pie frente al otro, sin moverse, como si estuviesen clavados en el piso, sólo para propiciar el criss-cross entre dos cámaras que los toman en close-up o midium-shot, y que también permanecen “clavadas” en el piso.

En la valoración de la Producción y Dirección se tienen en cuenta diversos factores, entre ellos:

Los primeros capítulos de la telenovela. De la misma manera que las primeras páginas de un libro son las más importantes, pues del interés que contengan dependerá si el lector continuará su lectura, así los primeros capítulos (como las primeras páginas del libro) han de ser suficientemente fuertes para atraer con su imán dramático el interés del televidente.

Ÿ La presentación de la obra, tanto en las imágenes empleadas, las formas de paso, y la música, tienen una importancia extraordinaria, pues constituyen la cubierta, la portada del libro que acabamos de mencionar. Son las imágenes y la música que el espectador recibirá diariamente y con las cuales identificará el programa.

Ÿ El concepto cinematográfico en el manejo de las cámaras: encuadres, composición, movimientos, etc.

Ÿ La fotografía. Iluminación, etc.

Ÿ La unidad, variedad, balance y belleza en la imagen.

Ÿ Los fenómenos geométricos

Ÿ Los conflictos de imágenes: gráfico; de planos; de volúmenes; espacial; de luz; de tiempo; de sonido; entre la materia y su naturaleza espacial; entre un acontecimiento y su naturaleza temporal.

Ÿ El montaje. Sus cuatro leyes fundamentales:

1.= De secuencia material

2. = De tensión sicológica

3. = De progresión dramática

4. = De expresión ideológica

Ÿ Cómo pasar de una escena a otra teniendo en cuenta significaciones de analogía y contraste: de orden formal; estructural; y dinámico. Su contenido de orden sicológico e ideológico.

Ÿ Análisis de los tres movimientos de la imagen: el interno, el externo y el del montaje.

Ÿ El uso del tiempo dramático.

Ÿ Línea ascendente y descendente de las tomas.

Ÿ Escenografía (contexto geográfico) (tanto en interiores como en exteriores).

Ÿ El espacio ideal y el real.

Ÿ Vestuario.

Ÿ Ambientación.

Ÿ Utilería.

Ÿ Efectos pirotécnicos.

Ÿ Efectos especiales.

Ÿ Maquillaje.

Ÿ Sonido: música ambiental; efectos sonoros, background; diálogo y sus niveles, etc.

Ÿ La actuación.

Ÿ La dirección de actores. El lenguaje del cuerpo.

Ÿ Los finales de escenas y de capítulos como factor importante para garantizar el suspenso y la continuidad del interés en la trama.

ARNOLDO TAULER

Tel: 305 323 8400

www.arnoldotauler.net

tauler@bellsouth.net

santiagoarnoldo5@yahoo.com

taulerarnoldo@gmail.com