Toponimia

Al analizar el topónimo ‘Villel de Mesa’, es fácil ver que el apellido ‘Mesa’ viene dado por el río que pasa por la villa. Fue a mediados del siglo XIX cuando el pueblo pasa de llamarse ‘Villel’ a ser ‘Villel de Mesa’. Por lo tanto habrá que detenerse en el término ‘Villel’.

En primer lugar hay que tener en cuenta que el emplazamiento actual de Villel de Mesa tiene su origen en la Repoblación. Anteriormente, según atestiguan los restos arqueológicos, los árabes ocupaban la zona conocida como El Villar, en la entrada de Villel de Mesa por Mochales, junto al río.

Este cambio de ubicación tendría como fin buscar la protección ofrecida por el castillo en tiempos de guerra, bien porque ya tuvieran los árabes alguna edificación de carácter militar-estratégico, o bien porque se tuviera el proyecto. El origen del castillo de Villel o de los Funes, se discutirá más adelante.

Partiendo de este hecho, el origen del topónimo, o el nombre del lugar, puede tener varias explicaciones. Hay autores que señalan que el nombre de ‘Villel’ es de origen latino y otros, de origen árabe.

La primera hipótesis, y la más intuitiva, es decir que el nombre de esta villa deriva del antiguo poblado árabe de El Villar, Esta hipótesis supone que el nombre del asentamiento árabe era ‘Villar’ y tras la Reconquista y el traslado anteriormente comentado, lo cambian a ‘Villel’. Siguiendo esta línea, Eusebio Monge indica que el nombre ‘Villel’ es de origen latino, y que deriva de ‘villa’ debido a su historia, al tratarse de un lugar estratégico o por algún privilegio del rey. Otro autor que también afirma que el topónimo ‘Villel’ deriva de ‘villa’, es Morana.

La otra posibilidad es que el nombre original, el nombre de ese poblado árabe, fuese ‘Villel’. Según algunos autores el término ‘Villel’, traducido del árabe, significa «casa de sombra» y lo relacionan con las amplias alamedas o choperas que se extienden por las márgenes del río Mesa. Tras la toma de la zona por los cristianos, estos situarían el nuevo caserío junto a la fortaleza. En esta situación, llamarían al asentamiento original ‘el Villar’, que significa «aldea o pueblo pequeño». Ejemplos de esta relación los podemos encontrar sin salir de la provincia: Cobeta – Villar de Cobeta y Jadraque – Villares de Jadraque.