Uno de mis principios favoritos del coaching dice así: cada uno de nosotros es más brillante y más sabio de lo que aparentamos ser.

El coaching -entre otros beneficios- nos permite enfrentar nuestros miedos, inseguridades, y creencias limitantes para poder transformarnos en la mejor versión de nosotros mismos.

¿Qué es el coaching?

Empecemos por aclarar que el coaching NO ES aconsejar, asesorar, una forma de terapia, o decirle a alguien lo que debe de hacer.

La federación internacional de coaching (International Coach Federation o ICF) define el coaching como una colaboración entre coach y cliente - un proceso creativo y estimulante que invita a la reflexión y motivación para que la persona alcance su máximo potencial tanto en el campo personal como en el profesional.

En esta colaboración el coach ayuda al cliente a enfocarse, a realizar metas de común acuerdo, a generar soluciones a sus problemas, a simplificar trabajos complejos en procesos prácticos, a encontrar claridad y confianza en sí mismo, a identificar su pasión y propósito en la vida, a trabajar en forma creativa y efectiva, y a vivir una vida más plena y gratificante.


¿Qué es el coaching de bienestar emocional y crecimiento personal?

El bienestar emocional abarca el cuidado personal, la relajación, la reducción del estrés, y el desarrollo de fortaleza interna. El bienestar emocional también implica estar consciente y aceptar nuestras emociones en vez de negarlas o evitarlas, tener una actitud optimista hacia la vida, y disfrutar la vida con todas sus altas y bajas.

El crecimiento personal abarca la resolución de retos personales y profesionales así como de circunstancias difíciles y transiciones en la vida. Al incrementar la autoconfianza, la buena comunicación y firmeza, y al mejorar las relaciones personales, profesionales, y con nosotros mismos, podemos superar obstáculos y limitaciones, y escoger un plan de acción para alcanzar nuestras metas y sueños.


¿Cómo es una sesión de coaching?

Antes de empezar a trabajar juntos, my cliente y yo planeamos una sesión de descubrimiento de 20 minutos para empezar a conocernos, establecer expectativas, y asegurarnos de que el coaching es la mejor opción para mi cliente.

A continuación mi cliente y yo agendamos sesiones de una hora cada semana y conversamos por teléfono o en forma virtual (por ejemplo FaceTime, Skype, Google Hangout). Cuando es posible, las sesiones pueden ser en persona. El tema de la conversación varía según las necesidades y metas de cada cliente. Las sesiones son 100% privadas y confidenciales.

El cliente decide el enfoque de cada sesión y la meta que quiere alcanzar. Al trabajar juntos, podemos explorar una o más de las siguientes áreas:

      • Identificar tus valores y quién eres en lo más profundo de tu ser
      • Identificar tus puntos fuertes y prioridades en la vida
      • Formular tu misión y visión personal
      • Establecer mecanismos de renovación para el manejo del estrés y la prevención del agotamiento
      • Aprender y crecer a partir de las experiencias del pasado
      • Desarrollar una práctica de cuidado personal y amor a tí misma
      • Identificar miedos, preocupaciones, dudas, y culpas que interfieren con los cambios que quieres hacer en tu vida
      • Identificar pensamientos negativos, patrones de conducta, y creencias limitantes que te perjudican
      • Abrir tu mente a diferentes puntos de vista y posibilidades
      • Extender tu zona de confort y abrirte a opciones diferentes
      • Establecer metas y dividirlas en actividades razonables que te ayuden a avanzar
      • Decidir la mejor forma de mantenerte motivada y asumir responsabilidad por tus resultados


Como tu coach, mi trabajo es escucharte profundamente, hacerte preguntas, actuar como una caja de resonancia objetiva, y mantenerte enfocad@ y encaminad@. Mi trabajo también consiste en ayudarte a superar barreras internas y a desarrollar nuevos hábitos para que puedas alcanzar tus metas.

Al terminar cada sesión generamos una tarea o lista de actividades que estén ligados a la meta final en preparación para la siguiente sesión.


¿Qué beneficios tiene el coaching?

El coaching te ofrece un espacio y tiempo para compartir tus sueños, miedos, esperanzas, y deseos sin que nadie te juzgue. Este espacio sagrado te va a permitir

      • Crear más consciencia
      • Soltar culpas, vergüenza, e inseguridades y celebrar tus éxitos
      • Conquistar el síndrome del impostor
      • Volverte más enfocada, activa, involucrada, y productiva en el trabajo
      • Descubrir tu sabiduría y confiar en tu intuición
      • Mejorar la comunicación y fortalecer tus relaciones con los demás
      • Mejorar tu salud y bienestar, e inyectarle diversión a tu vida
      • Tomar las riendas y enfrentar lo que quieres superar
      • Descubrir la mejor versión de tí misma (y sorprenderte)
      • Hacer cambios sustentables y disfrutar la vida al máximo


¿Quién necesita coaching?

Las personas que se deciden por el coaching están motivadas a hacer cambios sustentables en su vida y su trabajo. Tal vez se sienten atoradas e inseguras de tomar decisiones, tienen problemas de salud, o están viviendo situaciones caóticas e insoportables, y necesitan ayuda.

Al escoger el coaching, estos individuos se comprometen consigo mismos a vivir una vida más saludable, balanceada, y plena.


¿Cuánto dura el proceso del coaching?

Para que el cliente logre resultados duraderos y dependiendo del progreso de cada individuo, el promedio es de 6 a 12 sesiones de coaching (en algunos casos el proceso es más largo). El cliente decide si desea prolongar el número de sesiones, agregar una o dos sesiones de seguimiento, o descontinuar las sesiones.

El cliente es el único responsable de cómo manejar situaciones personales, incorporar el coaching en diferentes aspectos de su vida, y tomar decisiones.


¿Cómo trabaja el coaching?

Los seres humanos tenemos un promedio de 60,000 pensamientos diarios de los cuales el 90% son siempre los mismos. Nuestra forma de pensar genera ciertas emociones, las emociones nos hacen actuar de cierta manera, y nuestras acciones nos conducen a los resultados que obtenemos.

Los pensamientos negativos crean resultados negativos; por lo tanto si queremos obtener resultados diferentes, el punto de partida debe de ser la raíz de la cadena - el pensamiento en nuestra mente. Los pensamientos que se generan en la corteza cerebral activan el sistema nervioso simpático o el parasimpático, causando cambios neurológicos y fisiológicos importantes en el organismo. Por eso cuando pensamos en forma diferente nos sentimos diferente. El sentirnos mejor nos ayuda a generar un tipo de energía que nos sana, nos hace evolucionar, y nos inspira.