Los siglos XVIII y XIX

Primero de Bachillerato

El siglo XVIII introduce dos importantes novedades en el panorama literario europeo: por un lado, la reflexión y el análisis racional de la vida y las sociedades humanas; por otro, el protagonismo que cobra en las obras la clase burguesa en detrimento de la nobleza. Estos dos hechos transforman completamente la manera de entender la creación literaria, en la que adquiere prioridad el carácter utilitario, frente al puramente artístico. Los autores dieciochescos expusieron con claridad e intención combativa sus ideas sobre las transformaciones necesarias para que el hombre pudiese alcanzar la felicidad, oponiéndose así a la creencia, dominante en el pasado, de que el mundo era tan solo un lugar donde prepararse para la vida eterna.

Durante los primeros años del siglo XIX, el instinto, lo oscuro, lo más íntimo del hombre buscan protagonismo. Sin embargo, al bucear en su humanidad, muchos artistas románticos encuentran solamente el vacío y la desesperanza. Al malestar romántico se llega no solamente por el descenso a la intimidad, sino también por el enfrentamiento de esos deseos individuales con la sociedad de su tiempo. Las ansias de libertad individual y colectiva nacidas de la Revolución Francesa chocan contra la involución que supone la restauración monárquica. La burguesía, que ha luchado contra los privilegios de la nobleza, termina moderando sus reclamaciones políticas e instaurando un modelo social que numerosos artistas románticos entienden como represivo.

La realidad y, en concreto, la sociedad es el asunto sobre el que gira la literatura de la segunda mitad del siglo XIX. Unos autores dedicaron sus obras a reflejarla de la manera más objetiva posible; otros, en cambio, quisieron ir un paso más allá y seleccionaron aquellas cuestiones sociales que debían ser denunciadas y transformadas. Hubo quienes partieron de esa denuncia para incitar a la rebelión política; mientras que algunos escritores negaban esa función utilitaria del arte e intentaron comunicar los sentidos ocultos en lo aparente. En cualquier caso, en el período que nos ocupa, la realidad en un sentido u otro es la principal referencia.

Un poco de historia

José María González-Serna Sánchez — gonzalezserna.wordpress.com