Buscador del Conocimiento

Entrevista a la Lic. Fernanda Pizzuto:

Realizada por: Don Manuel García Coppola

"Todo lo que necesitas saber sobre Sueños Lúcidos"

Diálogos

Muy buen día a todos, hoy es importante pues iniciaremos una serie de cavilaciones sobre las potencialidades de la mente, a todos nos llama la atención la telequinesis, telepatía, clarividencia, viaje astral y otras pero a la hora de investigar y tratar de poner en práctica dichas habilidades lo primero que nos viene a la mente es el “yo no puedo” “solo es para superdotados” y en general negamos la capacidad o capacidades que desde que nacemos tenemos.

En algún momento de la vida, sobre todo en la niñez, la adolescencia o en la vida adulta, nos ha sucedido que de pronto sabemos que es lo que va a pasar, no entendemos de donde nos llega ese conocimiento pero cuando se cumple la predicción a unos les llama la atención, a otros les asusta pero en general no nos atrevemos a comentarlo por miedo a que se burlen los demás no importando que ellos también lo hayan vivido. Esto anula el poder socializar el hecho y así darnos cuenta que no somos a los únicos que le ha pasado, por lo mismo preferimos tratar de olvidar y hasta anular dicha capacidad.

Sin embargo por otro lado leemos que desde hace tiempo se han llevado a cabo experimentos para reproducir todas y cada una de las potencialidades de la mente, en laboratorios. Incluso sabemos que podemos practicarlas por medio de un entrenamiento para desarrollarlas, el problema es la auto descalificación, la inversión de tiempo y en muchos casos el miedo a lo que pudiese ser desconocido.

Por este medio hablaremos de los potenciales de la mente y será de gran importancia la participación de los lectores para retroalimentar el conocimiento, quede bien claro que no soy poseedor de la sabiduría más bien soy un buscador del conocimiento y por lo mismo puedo ser muy acertado o totalmente equivocado, de ahí la importancia de la participación para que en el camino todos ganemos en el saber.

Lo primero que debemos recordar es algo que en todas las religiones se repite y que lamentablemente lo tomamos como un símbolo externo de nuestra existencia o ser. En el templo de Apolo en Delfos, en el frente decía “conócete a ti mismo”; el templo era el símbolo y la recomendación, la sabiduría, luego ampliaremos esto.

Pero ¿cómo puedo conocerme a mí mismo? si toda la vida se han encargado de decirnos “pon los pies sobre la tierra”, solo existe lo que ves y tocas “ubícate en la realidad” ¿cuál es la realidad? Bien yo pregunto ¿alguien puede describir el color rojo? Por más que traten de dar explicaciones, no es posible describirlo, ni el rojo ni cualquier color que escojan y esto es debido a que es una percepción. Sabemos que es porque lo vemos pero si tomamos en cuenta que el color es la forma en que inciden los rayos de luz sobre un objeto y la manera en que lo capta el ojo humano, esto nos dice como se produce pero no lo describe. El color rojo lo nombro así porque así nos han enseñado que se llama a esa percepción, pero ahora surge una duda ¿si mi ojo no es igual al de los demás, en realidad vemos lo mismo todos, lo que llamamos rojo? Por más que discutamos esto no llegaríamos a conclusión alguna o por lo menos una bien fundamentada, lo que si pudiéramos decir es que a partir de esto no percibimos, lo que llamamos mundo real, de la misma forma todos.

De ahí el que seamos tan diferentes, podemos ser parecidos en la forma de pensar o físicamente, pero jamás iguales, somos una unidad y a la vez la humanidad es una unidad, como un gran sistema compuesto de millones de partículas que al funcionar al unísono son un mismo universo y nuestro cuerpo también es un universo. De ahí la frase hermética “lo mismo que es arriba es abajo, por lo que para conocernos debemos buscar en nuestro universo para de igual forma empezar a saber quiénes somos.

Retomando camino diríamos, tenemos cinco sentidos pero olvidamos otros que están en nuestro ser y que tenemos bloqueados ¿no lo creen? Pues empecemos con la telepatía ¿Cómo se comunican una madre y su hijo mientras está dentro del vientre materno? Aunque no lo crean, por medio de la mente y si no, cuando una madre tiene a su bebe y está lejos este, cuando el bebé llora por hambre ¿por qué las glándulas mamarias producen leche en ese momento? quienes son madres me lo pueden confirmar ¿porque una madre siempre percibe cuando algo anda mal con sus hijos aunque no los tenga a su lado?

De igual forma la capacidad de comunicación madre – hijo se amplía a las parejas que en realidad se aman y se manifiesta, primero, en aparente adivinar lo que piensa uno y el otro percibe sin haberlo platicado antes y cada vez es más profundo hasta saber que pasa a su pareja, ya sea bueno o malo, en la amistad también se llega a dar estos casos y en ocasiones hasta con personas que aparentemente son ajenas a nuestra vida pero que en el fondo apreciamos ¿apreciamos...? más bien amamos. Esto es muy importante pues esta es la causa que mueve al mundo y por supuesto al universo, el amor. Habrá que entender lo que se nos ha enseñado desde siempre pero que repetimos incansablemente sin entender “el amor crea y mueve al universo” el creador ha creado a partir del amor y nosotros como creación suya portamos dicha capacidad, pero antes debemos aprender a amar, si no todo esfuerzo por despertar nuestro potencial paranormal y/o extrasensorial resulta inútil.

Primero debemos entender ¿qué es el amor…? Amar es aceptar, no controlar, amar es comunicar no tratar de cambiar, los hijos, pareja y/o amistades, son seres prestados que al desarrollarse partirán a su propia existencia, no son un muñeco controlable, le podemos guiar más no manipular pues a corto o largo plazo se revelarán. El niño o niña reconoce cuando en verdad se le ama y crece sano, desarrolla sus capacidades y en la medida de las mismas será una gran persona, de igual forma una mascota reacciona al amor y aunque no lo crean, las plantas mismas reaccionan al amor, pero amar no es solamente decir “yo te amo” es realmente sentir ese amor y el amor no es una conducta aprendida, es más que un sentimiento, es una forma de vida generada desde lo más profundo del ser. Amar es sentir, no depender, de la otra persona, es acompañar y convivir, saber que en verdad, el amor mueve, crea, saber que al nacer lo único seguro que tenemos es que vamos a morir y la muerte es el principio del vivir.

Bien hasta aquí lo que ya sabemos pero que no entendemos ¿cómo empezar? La meditación es un gran camino para la comprensión de lo que estamos tratando pero ¿Qué es la meditación? El principio de la meditación está cuando nos llama la atención algún objeto, cosa o acontecimiento, nos ponemos a pensar en ello y muchas veces hasta investigamos de que se trata, pues bien, la meditación es eso exactamente, ver, observar, tratar de aclarar todas las dudas que surgen de lo que tenemos en mente, de tal forma que se amplíe el conocimiento de lo que me llama la atención hasta poder llegar a sentirlo, tratar de saber la importancia de su existencia y como interactúa con el entorno y la tremenda importancia de que exista.

Ecología, palabra tan repetida y tan poco entendida, nos preocupa el calentamiento global, la desaparición de las especies como las ballenas y no entendemos porque hay cucarachas en la casa ¿para qué sirven, que importancia tienen tan molestos y contaminantes animalitos? Pues tienen una función y una razón de ser y existir si no, no existirían y de igual forma me pasaría la vida poniendo ejemplos de muchas cosas y no llegaríamos a nada mientras no entendamos.

Después de todo esto, empecemos, lo primero es tener una mente en calma, debo adueñarme de mis pensamientos, pero el entorno se encarga de que no pueda pensar libremente, pues bien debemos alejarnos de la publicidad, los noticieros y todo aquello que me provoque preocupación y no me permita la calma para poder tratar de conocer, entender, comprender lo que me rodea, si no conozco mi entorno mucho menos podré llegar a conocerme a mí mismo (valga la redundancia).

Es urgente re-despertar la capacidad de asombro que es característica del infante y que tenemos dormida por dejarnos llevar de los comentarios de los demás.

La capacidad de asombro es, por decirlo de esta manera, el hecho de que todo lo que nos rodea cotidianamente debemos analizarlo. Ejemplo de ello pudieran ser los pájaros ¿cómo y porque vuelan? ¿Cómo es que caminamos, que es lo que nos mantiene de pie? ¿Por qué una persona es de esta u otra forma, de qué manera me afecta y/o beneficia? ¿Qué es lo que desde niño me gustaba hacer y que la vida me cambió por lo que soy ahora? ¿Cómo es que funciona un celular? ¿Por qué los árboles y las plantas crecen, cuál es su función? Y así, de manera infinita, buscar respuestas es lo importante, pero más importante es no dejar pasar nada de lado, de tal manera que todo sea novedad y búsqueda.

Una vez que se empieza a cuestionar todo, debemos buscar respuestas y sobre todo ¿en qué me afecta o en qué medida afecto yo a todo? Notaremos entonces que por cada respuesta surgen más preguntas. ¿Dónde buscar las respuestas? Primeramente en las enciclopedias, libros especializados y aunque no todo es fidedigno, el internet. Conforme vallamos adquiriendo conocimiento nuestra visión será holística o para decirlo de otra forma, poco a poco nuestra mente empezara a encontrar las relaciones de lo conocido con lo que vamos conociendo.

Al iniciar este proceso podremos meditar sobre lo conocido y lo desconocido pero ¿Qué es meditar? En muchas partes nos dicen que primero hay que equilibrar el alma a través de los mantras, previo a esto buscar un lugar aislado, el incienso, una vela, etc., etc., pues bien, el meditar todos lo hemos hecho, algunos más u otros menos pero nadie escapa a ello. Meditar es cuando sin sentir conscientemente nos metemos en un pensamiento que de alguna manera, nos inquieta de tal forma que cuando tomamos reaccionamos pareciera que estábamos aislados de todo lo que nos rodea. Eso es meditar, es llegar a analizar algo y ser tan profundos que de alguna forma (valga la redundancia) nos aísla de la aparente realidad.

En conclusión, hay dos formas de entrar a la meditación, por algún objeto o problema y la otra es espontanea en la medida que nos concentremos en algo. Es muy importante el meditar pues es muy necesario para poder desarrollar las capacidades extrasensoriales o paranormales que todo ser humano tiene y que por alguna circunstancia o motivo han sido inhibidas. El prefijo “para...” significa paralelo a… lo normal y el prefijo “extra…” significa extra… a los sentidos. Por lo que podemos concluir, por hoy. Debemos meditar, fomentar esta actividad en nosotros y en nuestros seres queridos y recordar, alejarnos de noticieros, televisión y otros distractores que puedan alterar nuestra concentración y/o meditación.

Ahora y como tema de meditación, debemos pensar ¿Qué compone el universo que conocemos? La respuesta rápida, es materia, pero ¿de qué está compuesta la materia? De partículas, átomos y así hasta llegar a lo que conocemos como cuarks o quarks y de ahí a los hadrones que junto con los leptones, son los constituyentes fundamentales de la materia. Estos últimos son tanta energía que no podemos decir que sean materia y tanta materia que no nos atreveríamos a nómbralos como energía. Es la parte intermedia entre materia y energía por lo que podemos deducir que en realidad la materia es una forma de energía modificada. No existen los sólidos, pues si tan solo nos quedáramos en los átomos, hay vacíos entre partícula y partícula y todo se mueve en forma de órbitas de donde se deduce que “lo mismo que es arriba es abajo” o lo que es lo mismo, el macro Universo es igual al micro Universo. Nosotros somos universos trabajando en sincronía con todo.

No existe nada que no esté en movimiento, aunque no lo percibamos a simple vista, es un movimiento armónico, equilibrado y ha sido creado por amor, por lo que, lo natural, es que nuestra vida gire alrededor o más bien en amor; recordando que amor no significa sometimiento, dependencia y/o permitir que te traten de cambiar o tratar de cambiar a los demás. La palabra Amor, viene de armonía. “Mahatma Gandhi” nunca se sometió y en el amor venció al imperio más poderoso de su época; “Jesús” tampoco se sometió y hasta corrió a los mercaderes del templo a latigazos ¿más ejemplos? “Teresa de Calcuta” “Buda” y muchos, pero muchos más.

Pero decíamos, los grandes distractores como son deudas, noticias, inseguridad y demás cosas que no nos permiten concentrarnos pues padecemos de una preocupación crónica o más bien el entorno se las ingenia para que, así estemos y no reaccionemos en el amor. Es entonces cuando buscamos ayuda, si tomamos en cuenta que somos universos, pues en nuestro universo también está el creador y por lo mismo tenemos dentro de nosotros las soluciones que no encontramos. Dejaremos este tema para ampliarlo más adelante.

Existen, dentro del universo diversas dimensiones y dentro de estas, seres que nos pueden ayudar, llamémosles ángeles, seres de luz, grandes maestros o como se les conozca, pero siempre los buscamos, así como al creador, en todos lados menos dentro de uno mismo, muchas veces se manifiestan en sueños o también en sensaciones de saber o conocer algo pero no sabemos de donde proviene dicho conocimiento. Hay quien menciona que son premoniciones (intuición o sentimiento que presagia un hecho futuro o conocimiento de algo), pero definitivamente, lo correcto es la percepción. Lamentablemente en la vida cotidiana se va a manifestar así y sin control pero podemos hacerlo de manera consiente y a diario, estos seres nos pueden ayudar y guiar para llevar una mejor vida, salir de problemas y mejorar nuestra existencia tanto material como espiritual y de salud.

Ahora hablemos de cómo usar el Universo en favor a nosotros. Antes que nada hay que recordar que; no somos Dios, pero por ser una creación de él, conservamos algunos atributos que primero, no sabíamos que teníamos y segundo, no utilizamos conscientemente. También es de extrema importancia entender que estamos integrados por un cuerpo (parte material), alma u animación (lo que nos mueve) y espíritu (la parte esencial de nuestra existencia). Tengamos presente que Dios está en todas partes y en todo lugar por lo tanto, no debemos buscarlo hacia afuera sino dentro de cada uno. No creer, ver o imaginar que somos uno en Dios, es sentir; la clave es sentir. El Universo es la manifestación de Dios y como parte del Universo somos uno en Dios. Por lo tanto somos uno en el todo y todo forma parte de uno.

Anteriormente hablábamos de que nada es sólido y que todo está hecho de energía vibrante y que debemos vibrar en armonía, que mi sola existencia modifica lo que me rodea y a la vez yo puedo modificarlo, que así como percibo colores, existen gamas de los mismos que no alcanzo a percibir con mis sentidos, que hay cosas y seres que aunque no los puedo percibir conscientemente, eso no quiere decir que no existen.

Es de suma importancia hacer conciencia de que no estamos solos, que existen ayudantes espirituales que están observando y a la espera, dispuestos a participar en la parte creativa de nuestra divinidad, ser uno con nuestro espíritu, unificar universos y así dar dirección a mi mundo, modificando de manera positiva mi existencia ¿Cómo puedo comunicarme con ellos? Es muy sencillo y por lo mismo, por ser tan sencillo es tan difícil.

Empecemos: lo primero que tenemos que hacer es ubicarnos en un lugar tranquilo, puede ser cualquiera de la casa y de preferencia antes de dormir o al despertar, no importa si duermo en soledad o en compañía. De ser posible y de preferencia con audífonos (lo sugiero así para no molestar a los demás) poner una música relajante de preferencia New Age ¿Por qué esta? Para que la música no nos distraiga con recuerdos de algo, por el contrario cumpla su función relajante, en este caso recomiendo https://www.youtube.com/watch?v=adUHCAGYw0s pero cada quien puede escoger la que mejor le funcione, YouTube está lleno de esta música. La música es una ayuda para lograr más rápido nuestro objetivo, pero no es necesariamente indispensable.

Olvidemos los problemas; pongamos atención en sentir tranquilidad, sentir que poco a poco estamos dentro de la mente y cada vez más adentro. Sentir el universo dentro de mí, sentir como vibra todo armónicamente y en tranquilidad. Sentir que existen seres que me pueden ayudar, seres de luz, seres de amor e iniciar una plática y la iniciamos pidiendo su intervención para poder dar gracias al creador por existir, dar gracias por lo todo lo que tenemos. Luego de dar gracias hablemos de algún problema, no de todos, de alguno en especial y solicitemos su apoyo, sintamos que nos escuchan y que nos van a apoyar. Recuerden, es muy importante el sentir, no imaginar, creer o tratar de ver, simplemente sentir.

Al iniciar estas pláticas enfoquemos un problema primero y sintamos como me han escuchado y como poco a poco se irá resolviendo, primero uno y luego otro, ya habrá tiempo para los demás. Al final demos gracias porque nos han escuchado y sentir que en efecto todo funciona, que el Universo se alinea para la solución. Demos gracias y si es antes de dormir procedamos a descansar y si es al despertar a iniciar nuestras actividades.

En unos días o unas semanas notaremos como, al estar repitiendo este ejercicio, diario, se va resolviendo el problema. Cuando sintamos resuelto podemos solicitar ayuda para otro. Es sumamente importante hacerlo diario para que se cumpla, fijar solo una idea a resolver y no estar cambiándola cada que nos comunicamos, resolvamos primero una y una vez cumplida pidamos otra; adelante hablaremos de como ampliar esta actividad.

CONTINUARÁ