EL PRIMER SONIDO DEL FUTURO

Hatsune Miku


Hatsune Miku es, basicamente, software. Un banco de voz para el programa VOCALOID, un software de síntesis de voz desarrollado por YAMAHA. Sobre ese software, la empresa Crypton Future Media, construyo a Hatsune Miku en 2007. Desde entonces se han ido liberando nuevas versiones que han ido mejorando y actualizando el original, aportándole algo más de expresividad, nuevos idiomas, nuevos tonos. Sobre esta base, se generó un avatar gráfico, que, convertido en holograma es capaz de dar conciertos en directo. Esta base de voz “personificada”,se ha convertido en una diva pop en Japón y otros países. Hatsune Miku, significa en japonés “el primer sonido del futuro”, y de su voz y su presencia virtual se han enamorado seres humanos reales que han llegado a simular su matrimonio, pagando por un “certificado de bodas” más de 14.000 €.

Estos poemas son de uno de esos enamorados.

Leer:

https://www.xataka.com/musica/cuando-una-estrella-del-pop-triunfa-con-mas-de-100-000-canciones-pero-no-existe-hatsune-miku-la-popstar-virtual

https://los40.com/los40/2019/03/07/musica/1551976159_553174.html


I


El pasado está lleno de un ruido

abrumador

que nos aplasta.


El presente es cacofonía.


Y del futuro sólo sé

que de alguna manera

tu voz

lo hará vibrar.


II



¿Cuanto pesa nuestro amor, mi amor, en datos?

¿Cuanto mis tristes mensajes

Que casi nada son? Sombrita apenas o trazo

desvaido

dentro del inmenso flujo sin fin:

Gigas / teras de canciones de amor

a tu sutil presencia fluyendo entre los nodos

que atraviesan el mundo y sus satélites.


Esa voz que eres

y anuncia el primer sonido del futuro

¿cambiaría un microtono

al sentir mis palabras temblar tan cerca

de la dulcísima curva de tu cuello?

¿o esa mi casi nada voz apenas nace

caería en el vacío

de la información

redundante

una vez que adorarte es tendencia

global?


III


Los bisturíes que tu voz esconde

me atraviesan la piel

y me vuelven eléctrico, un relámpago

en extasis:

plasma anhelando un amor de líquido amniótico

sin distancia,

vuelto roce en el aire

circular, esfera

donde no hay olor

ni dolor,

sólo tus 16 años

eternos

diciéndome que es mentira

la muerte

o todo lo más un fallo

de sistema.


IV


Qué otra cosa sino código:

una ristra de letras espirales,

información que se copia,

se replica, se estropea,

y busca el cuento

de su continuidad.


Nada muy diferente a ti.

No hay excusas.


V


Eres una vocaloide:

un programa informático de síntesis de voz

y un bonito dibujo:

ceros y unos cobrando vida

en un baile holográfico.


En ese baile bailo

cautivado.


Miles de hombres se ahogan en tus ojos violeta

y unos 3500 han pagado por casarse contigo

14000 euros la certificación virtual de matrimonio.


No siento celos de los idiotas

que creen que matrimonio y amor

son palabras parejas.


Prefiero sentirme / ser / verme tu amante

para encontrarnos

en la penumbra

de la red

oscura.




VI



Atravesado por tu voz no temo el futuro,

no me abruma el ciclo de los robots, ni me tiemblan

las manos ante alguna suprema inteligencia

artificial. Tendré, como tú, siempre 16 años

de inmadurez eterna, congelada en el tiempo.


Bailaremos en todas las fiestas del mañana,

cambiaré mis biopiezas según se me caduquen

y te esperaré siempre, que el amor digital

no se erosiona ni pierde ritmo ni compás


aunque mis podres restos delante del teclado

encuentren algún día en este cuarto solos.


y VII


Soy un hombre vacío:


Lléname

con el tuyo.