Tú no vales más que yo. Música y género.

"Tú no vales más que yo. Música y género" es una propuesta integrada en nuestro Proyecto de Innovación, que pretende trabajar la convivencia mediante el respeto de las diferencias entre las personas y la igualdad de derechos y oportunidades de hombres y mujeres. Trabajamos entorno a la música, desarrollando procesos de discusión y reflexión, igual que en una banda de jazz en la que todos los músicos tienen un papel fundamental y nos pueden aportar muchas cosas, desde un ritmo constante a una melodía sorprendente, independientemente de que sean interpretados por un hombre o una mujer, un saxofonista o una pianista.

Nos pusimos en marcha en el mes de febrero, desarrollando actividades que nos enseñan en qué nos parecemos y en qué nos diferenciamos, realizaremos actividades musicales, porque una de las dimensiones que posee la música es la de transmisión de estereotipos de género y debemos saber que cuando estamos cantando, bailando o escuchando música podemos estar transmitiendo un mensaje que fomenta la desigualdad.

¡Atención! ¡dos alumnas del CPIFP Los Enlaces van a venir a grabar un documental! En próximas entradas lo colgaremos aquí.


Aquí podéis escuchar la canción de La Oreja de Van Gogh "Tú no vales más que yo":

¿Sabes quiénes son estas mujeres?

¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?

¿Sabías que Mozart tuvo una hermana que también era músico?

Maria Anna, conocida también como “Nannerl” o “Marianne”, era la mayor de los cuatro hijos del matrimonio Mozart. Nació el 30 de julio de 1751. A los siete años, ante la atenta mirada de Wolfgang, su padre Leopoldo empezó a enseñarle a tocar varios instrumentos. Pronto destacó como genial intérprete en clave y piano. A sus clases se uniría pronto su hermano pequeño, compañero también de sus juegos en los que crearon un mundo de fantasía y se hicieron inseparables.

Antes del estreno del documental os dejamos un pequeño "trailer":

¡Salimos en el Heraldo!

Aquí os dejamos la presentación que vimos en clase sobre el papel de la mujer a lo largo de la historia de la música.

MÚSICA Y GÉNERO.pptx

Fue la pianista más importante del siglo XIX

Sin embargo, una vez escribió en su diario:

"Alguna vez creí que tenía talento creativo, pero he renunciado a esta idea; una mujer no debe desear componer. Ninguna ha sido capaz de hacerlo, así que ¿por qué podría esperarlo yo?" :(

Entrevista en la Universidad de Zaragoza

El pasado jueves 15 de junio, Lorena Tiberio Mazas se interesó por nuestro proyecto e incluirá alguna de nuestras ideas en su Trabajo de Fin de Grado.

Adjunto la transcripción de la entrevista.

Para comenzar, he estado echándole un vistazo a la página web sobre el proyecto titulado “Tú no vales más que yo. Música y género” que habéis puesto en marcha en el CEIP Hispanidad. Cuénteme. ¿En qué consiste?, ¿cómo y cuando surge este proyecto?, ¿surge a raíz de unas necesidades detectadas en la escuela?, ¿qué actividades realizáis?

Tendríamos que hablar de dos cosas distintas: del Proyecto de Innovación del Centro “Creciendo en relación: la banda de Jazz”, y de mi proyecto “Tú no vales más que yo. Música y género”. Este último está integrado en el primero. Son dos cosas diferentes pero que se complementan.

El proyecto “grande” es el de la banda de Jazz. El origen de esta idea es pensar en la nueva educación como un grupo de Jazz, en contraposición a una educación más tradicional que representaría la música clásica. En una banda de Jazz, los músicos son libres para poder improvisar, para interactuar entre ellos. Hay un líder que guía la banda, pero no tiene un papel tan ubicuo como el director de una banda de música clásica.

De ahí se deducen distintas maneras de enseñar que puede tener un profesor: el papel del docente como dinamizador del aula, o el papel del profesor como alguien estricto que explica a los alumnos desde una posición más elevada.

Dentro de este programa de innovación se habla de la inclusión del alumnado: se parte de que todos los alumnos son diferentes, pero tienen que estar integrados dentro de un mismo grupo social. Esta integración la podemos ver reflejada en niños de diferentes culturas, diferentes capacidades, diferentes etnias, etc. pero también en la evidente diferencia entre niños y niñas.

Ahí es donde entra en juego el proyecto “Tú no vales más que yo. Música y género”. Vamos a hablar de igualdad de derechos a partir de la música y lo vamos a hacer en colaboración con un centro vecino, el Instituto Los Enlaces.

¿Qué espera conseguir con el proyecto?

Me gustaría que, aparte de los objetivos planteados en términos de igualdad de derechos, mis alumnos fueran capaces de entender la música con un criterio más amplio que el puramente estético. Me gustaría darles la oportunidad de ser críticos con el arte y con la sociedad.

¿A qué edades va destinado?

“Creciendo en relación” va dirigido a toda la comunidad educativa, mientras que mi proyecto, va dirigido principalmente a alumnos de 5º y 6º de primaria, aunque tiene más destinatarios.

Encontré una actividad que me llamó especialmente la atención, sobre el reggaetón y sus letras. ¿En qué consistía?, ¿analizabais sus letras?, ¿las cambiabais?

Se parte de una reflexión: ¿de qué sirve enseñar el valor de una semicorchea si no les educas en valores?

Yo soy consciente de que los niños escuchan lo que los medios de comunicación les ofrecen, y tampoco soy estricto en ese sentido porque cada uno escucha lo que le apetece. Yo les digo: “A veces escucho lo que busco, pero normalmente escucho lo que hay”. Cuando voy a un bar a tomar algo con mis amigos escucho lo que ponen en el bar, y lo bailo y me gusta. Por lo tanto, no se trata se interferir en los gustos de los alumnos, sino de que sean conscientes de que la música tiene un emisor, un receptor y un mensaje, y tenemos que saber cuál es ese mensaje. La música no solo la determinan sus límites estéticos, hay algo más, es una construcción social.

En la primera evaluación trabajamos la música de la publicidad y yo les decía: “¡nos engañan!”. Les silbaba músicas de, por ejemplo, McDonald’s o Mercadona, y ellos sabían a qué hacía referencia.

Con la música del Reggaeton o el Electrolatino tenemos problemas más graves. No es música adecuada para ciertas edades. ¿Sería muy radical por mi parte decir que hay música censurable a rangos de edad? Igual que hay videos y películas que están recomendadas para mayores de 18 años, habría videoclips que también lo deberían estar. Igual parece una mirada excesivamente tradicionalista, pero yo creo que los niños tienen que vivir su infancia, su adolescencia y después su juventud, sin adelantar acontecimientos.

Al hilo de eso, en mi experiencia de prácticas en un colegio con niños de tres años, ya puede comprobar cómo cantaban perfectamente ese tipo de canciones.

Pienso que hay música para niños y música para mayores, pero no hay una oferta intermedia. Cuando llegan a cierto rango de edad se les acaban las opciones. Si escuchan música de niños pequeños son demasiado mayores, y al revés. Para eso estamos los profesores de música, para ofrecerles un abanico de posibilidades, a veces encontramos una escapatoria en la música tradicional.

¿Cómo ha llegado a interesarse por estos temas?

Pretendiendo educar en base a necesidades reales, sacando la cabeza a la superficie y olvidándome por un momento de estándares, competencias e indicadores.

¿Qué opinas de los roles estereotipados como femeninos y aquellos masculinos que han sido socialmente transmitidos?

En la etapa de infantil, los roles masculinos y femeninos no están del todo delimitados, ya que la naturaleza no entiende de estereotipos. Sin embargo, las expectativas que tenemos los maestros y sobre todo los padres sobre cómo deben actuar y sentir niños y niñas van determinando esos roles. Socialmente, desde que son muy pequeños, vamos iniciando a las niñas a desenvolverse mejor en un ámbito doméstico y a los niños en un ámbito productivo.

Otro de los aspectos de esa masculinidad patriarcal establecida socialmente es el hecho de que los chicos deben mostrarse siempre fuertes, y por ello deben ocultar sentimientos de dolor, tristeza, miedo, etc. ¿Cómo gestiona sus emociones en su entorno personal?, ¿es capaz de emocionarse en público?, ¿ante que situaciones?

Soy maestro y músico, me tengo que emocionar en público todos los días. En este sentido la sociedad va avanzando, lo contrario sería volver a vivir en una cueva.

A la hora de trabajar estos aspectos, ¿el tipo de centro, la motivación por parte profesor, la diversidad del alumnado, etc., favorece el llevar a cabo estos proyectos?

Claro, imagino que un colegio privado con un ideario y de una determinada confesión religiosa, donde acudan modelos tradicionales de familia, ni siquiera se lo plantearán. Por suerte podemos elegir que nuestros hijos sean educados en centros con distintos modelos educativos.

¿Le han facilitado llevar a cabo este proyecto?

Sí, además, no solo me han impulsado, sino que hemos acabado viéndolo como una necesidad. Hay que trabajar la igualdad de derechos. Además es que en un marco normativo hay que hacerlo también, según la LOMCE, según el Currículo, en los PAD… Es normativo, pero también es moral. Y lo haces no solo porque te lo diga la ley, o porque sea más innovador o más moderno, si no porque tú a tus alumnos les vas a aportar los valores que tienes.

¿Qué quieres hacer de los niños?, quieres que aprendan a sumar, a restar a dividir, que lean bien, etc., pero realmente, lo que decía mi abuelo: “quiero que seas una persona de bien”. Cada uno entiende lo del bien y el mal de diferente manera, pero yo quiero que mis alumnos, ante el día a día se enfrenten de una forma, digamos saludable.

Y, ¿cree que los profesores de hoy en día están lo suficiente cualificados para tratar estos temas en el aula? Yo como futura docente, ¿necesito algún tipo de formación?

Pues, con esto igual soy un poco polémico pero no se trata tanto de formar al profesorado, sino de que haya un cambio a nivel social que tampoco tiene que partir necesariamente de la educación.

Lo voy a asemejar un poco con las nuevas tecnologías. Llega la escuela 2.0, los Tablet PC y “corre, vamos a formar a los profesores porque tienen que enseñar a los alumnos”; llega el bilingüismo y “venga, todos a sacarnos el B2, C1” No. Creo que tiene que ocurrir antes un cambio social, porque no es lógico que los alumnos vayan en según qué cuestiones un paso por delante y los maestros se tengan que adaptar de la noche a la mañana a ese cambio.

Los cambios que conllevan años no se pueden hacer en un curso escolar con una sesión de formación. A mí me puede venir alguien a decirme como funciona una pizarra digital pero si yo no soy un consumidor tecnológico, eso no lo voy a poder llevar a cabo. Yo me puedo sacar un titulo de inglés y me pueden coger en un colegio concertado por tener un B2 o un C1, pero sin embargo no voy a ser bilingüe, no puedo estar integrado en un plan de bilingüismo porque no lo soy. Yo puedo explicar muy bien las ciencias naturales en castellano pero a lo mejor en inglés no.

Y en cuanto a cómo enseñar valores y cómo hablar de género, lo mismo. Si yo voy a un seminario y me dicen “trabájalo así”, según el enfoque que ellos le vayan a dar, yo no voy a aprender de eso si la sociedad no me ha enseñado a verlo así en un periodo largo de tiempo.

O sea, parte de que la sociedad tiene que cambiar para que nosotros podamos enseñar a los niños desde la escuela.

Claro, pero fíjate si es complicado el debate. Es decir, ¿partimos de que tenemos que cambiar la sociedad desde la educación?, o ¿tenemos que hacer un cambio social de forma más natural y adaptándonos todos?

Hay que trabajar todos estos ámbitos, pero entender una formación tradicional dentro de este contexto más amplio es un poco complicado. Aunque lo estamos haciendo, sin haber tenido una formación reglada en cuestiones de género, estamos educando en valores.

Si hicieran cursos de formación de esto, se haría de manera online, rellenarías un test o un cuestionario y ya está. Pero esto es otro tema…

Para ir terminando, ¿cómo me recomendaría trabajar estos temas en el aula?

No es que lo tenga claro, pero a mí lo que me ha funcionado es educar con pasión. Creerte realmente lo que estás diciendo. Sobrepasar el límite de “esto está bien” por el de “esto me encanta, esto es una pasada”.

Así se educan las emociones de los niños. Si no educas de una forma pasional, no vas a conseguir nada. Y no solo pensando en qué bonito es todo, si no, qué malo es también. Si tú a tu maestro le oyes decir: “esto es horrible, hay que cambiarlo”, ellos al final se van contigo. O sea, la clave es enamorar a tus alumnos.

A modo de resumen, ya lo hemos ido hablando durante la entrevista pero, ¿qué crees que se debería de trabajar con los niños que no se hace, y qué cosas habría que dejar de hacer? Más esta última pregunta.

Pues habría que dejar un poco de lado lo que nosotros consideramos como propio del rol masculino y femenino. Olvidarnos de separar a los niños y niñas, pero también de obligarles a juntarse por la fuerza. Deberíamos dejar que no se distancien.

Desde luego. Y una cosa está clara, y es que queda mucho camino por recorrer. ¿Algún comentario más que quiera aportar?

Nada más, que espero que te haya servido de algo para el trabajo y te haya respondido a lo propuesto.

Sí, todo perfecto, muchas gracias por prestarse a ser entrevistado.

A ti.

¡EXTRA, EXTRA!

El Servicio de Igualdad del Área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza se ha hecho eco de nuestro Proyecto; y cito de forma literal:

"Por nuestra parte, daremos difusión del mismo a través de nuestro listado de correo electrónico. Y si queréis hacer alguna presentación del trabajo o podemos ayudaros de alguna forma, contactad de nuevo con nosotros."

Por otro lado, en una reunión mantenida con Teresa Fernández-Turrado, Vicedecana de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza y perteneciente al grupo de investigación de Género y Ciencia GENCIANA y del Seminario Interdisciplinar de Estudios de la Mujer, SIEM; nos comprometemos a colaborar en las próximas Jornadas de Buenas Prácticas para explicar en qué consiste el Proyecto: Tú no vales más que yo. Música y género.

VIDEO DE PRESENTACIÓN DEL PROYECTO DE INNOVACIÓN CRECIENDO EN INCLUSIÓN: LA BANDA DE JAZZ