Reiki

El Reiki es un sistema ancestral, de gran sencillez, para sanar transmitiendo energía por imposición de manos.

Reiki es un término japonés que alude a una "Energía Vital Universal". Esta es la misma energía que ha sido conocida por distintas culturas, recibiendo denominaciones como "Prana", en la India, o "Chi" en la China, y que también algunos científicos han denominado "Bioenergía" o "Bioplasma".

El aura es el campo de energía sutil que rodea a todo ser viviente. Su aura, al igual que usted mismo, es única, y forma parte de su ser, reflejando su estado general, su afinidad hacia todo lo que le rodea. Se han realizado pruebas científicas mostrando que al conservar un aura en óptimo grado de limpieza y luminosidad, podremos mantener un alto nivel de salud física, mental y emocional.

El color del aura se relaciona con la calidad de vibración que emana de la persona, ya sea hacia lo material, social, emocional y espiritual, etc. La luminosidad nos indica los estados de ánimo y salud. Esta estrictamente compenetrada con la vitalidad del cuerpo, los pensamientos y emociones negativos pueden manchar o perforar el campo áurico. El tamaño del aura disminuye en la medida que decae la vitalidad y la salud del cuerpo.

Los Chakras, son los vórtices de absorción de energía que se encuentran repartidos en nuestro cuerpo. por los cuales entra la energía vital del universo, y se asimila por todos nuestros sistemas y órganos proporcionándonos energía de vida. En el cuerpo humano se tienen 7 Chakras mayores principales que reciben la energía, la reparten, la administran, y expulsan la energía excedente o sobrante. Estos vórtices están constantemente girando y trabajando para suministrarnos toda la energía vital que requerimos. Cuando giran en forma contraria, significa que hay desordenes hormonales y de metabolismo.; Cuando no giran en lo absoluto, muestra que existe un bloqueo o alguna anomalía, que puede ser la causa de molestias emocionales como temor, mal humor. alteraciones nerviosas, etc., y si persiste el bloqueo puede llegar hasta el cuerpo físico causando dolor, inflamación, padecimiento o algún mal funcionamiento de órganos.

Oculto para la humanidad durante mucho tiempo, el Reiki fue redescubierto a mediados del siglo pasado, por un japonés, Mikao Usui, sacerdote cristiano, profesor de teología y rector de la universidad cristiana de Doshisha, en la ciudad de Kioto en Japón.

Motivado por la interrogante de sus alumnos acerca de cuál era el método de curación mediante el cual Jesús sanaba a los enfermos, Usui emprendió por su cuenta una extensa investigación en fuentes cristianas y también budistas. Al cabo de diez años de intensa búsqueda, y tras vencer numerosas dificultades, logró redescubrir y develar la técnica del Reiki.

Técnica :

El terapeuta de Reiki coloca las manos en distintas partes del cuerpo del paciente, específicamente en el lugar de sus centros energéticos, llamados chakras. Los chakras son vórtices de energía rotatoria, que presentan distintas funciones y están ubicados sobre los 7 órganos más importantes del cuerpo humano. Por estar vibrando en distintas frecuencias estos centro energéticos no los podemos percibir pero sin embargo están asociados con aspectos del área emocional, mental y espiritual de las personas.

Para el Reiki todas las enfermedades constituyen desequilibrios y bloqueos en el correcto flujo de la energía, a través de una red de canales ubicados en estos centros vitales ó energéticos.

Al traspasar energía del terapeuta al enfermo, el aura o campo bioenergético de éste se limpia y se equilibra, permitiendo que pueda actuar su poder natural de auto curación.

En una sesión de Reiki son muy variadas las sensaciones que puede experimentar el paciente.

a) Algunos podrán percibir una sensación de calor, hormigueo, cosquilleo o vértigo.

b) Otros sentirán alivio de dolores, o se relajarán profundamente.

La esencia del Reiki es el amor, y las sesiones constituyen una experiencia por la cual se establece un contacto con la Energía Divina que se hace fácilmente perceptible.

El terapeuta de Reiki debe estar consiente que la curación procede siempre de planos superiores, y es un poder restituyente que no posee, sino que se permite que se manifieste a través de él.

El Reiki es también una útil herramienta coadyuvante en la terapia médica tradicional, a la que complementa estupendamente, sin contraponerse en ningún sentido, y acelerando fuertemente la recuperación integral del paciente.