Y mucho más



…y desperté y sentí Hambre

un hambre profunda y antigua

como nunca antes conocí…

…y desde ahí comprendí

los lazos fuertes e indisolubles

del ALIMENTO con la VIDA…

…y abro las manos…

respirando profundo

para quedarme vacía

y poder llenarme de conciencia

…y compartirme

con todo lo que me rodea…

…Así quiero comer…

¡Con la VIDA ABIERTA!