El trabajo no vale nada.

El trabajo bien hecho no tiene precio.


El Escriba del Tao



Nuevo curso de Otoño!

Unas palabras del autor:

"Desde niño, siempre he sido incapaz de hacer nada mínimamente decente con un lápiz o un pincel en mi mano, así que me aficioné a la fotografía porque fotografiar es pintar con la luz, y con la cámara sí veía resultados dignos.

En esta serie de imágenes, que yo llamo “lienzos de agua”, me apoyo en la luz, el agua y los reflejos proyectados en su superficie para, desde la fotografía, intentar una aproximación visual a la pintura.

Reflexiones frente a los reflejos, o reflejos reflexivos… la imaginación de cada persona toma protagonismo a la hora de mirar, ver y observar… te invito a ello… personalmente, me veo transportado a un “mundo secreto” en el que los límites y las fronteras de la realidad se diluyen y abren un espacio onírico en el que me dejo fluir."


El Tesoro del Puchero nace como un ofrecimiento, como se ofrece una semilla al germinar y con esfuerzo salir al mundo para dar fruto.

Como un lugar cálido en el que estar y compartir la experiencia de este viaje que llamamos vida.

Como un alimento para el camino y un condimento para los sinsabores.

Este es un proyecto vivo que es fruto y a la vez germen, cosecha de muchos años de aprendizaje y siembra para los que están por venir.

Es una invitación a disfrutar de las delicias de la madre tierra, respetando el amor que pone en cada uno de sus frutos, honrando en cada plato el esmero en elaborarlos y puesto el puchero al calor de nuestros corazones.

Ese es el gran Tesoro…


¡SEAN BIENVENIDOS!